*

VIOLENCIA DE GÉNERO, LA GRAN MENTIRA.

Violencia de género, la gran mentira
- ¿Por qué no se habla nunca de que España ocupa el segundo lugar por la cola de los países de la Unión Europea en cuanto a violencia intrafamiliar? Por cierto, son los países supuestamente más civilizados los que tienen el “honor” de ocupar los primeros lugares: Gran Bretaña, Suecia, Dinamarca, Alemania…- ¿Por qué solamente se habla de la violencia ejercida sobre las mujeres y nunca o casi nunca sobre los ancianos, los niños, y mucho menos de cuando las víctimas son varones adultos?
- ¿Por qué no hablan del enorme número de varones que inmersos en procesos de separación y divorcio, acaban suicidándose? (Durante el año 2003 fueron más de 400 en España, y el año siguiente los suicidios fueron más de 600, siendo las cifras de suicidios de mujeres absolutamente anecdóticas)
- ¿Por qué ocultan los datos de denuncias falsas (contra varones) por malos tratos y abusos? Y lo más preocupante e importante ¿Por qué no se hace nada para evitarlas y para procurar que no queden sin castigo?
- La aplicación de la legislación relativa a “violencia de género”, órdenes de alejamiento y de protección, etc. supone la conculcación de preceptos constitucionales como el derecho a la tutela judicial efectiva, el derecho a un juicio justo, a la presunción de inocencia, el derecho a no ser discriminado por razón de sexo u otra circunstancia personal, etc.
El 26 de septiembre de 2002 se creó el Observatorio de la Violencia de “Género”, presidido por la Juez del Tribunal Supremo Montserrat Comas. El informe del Consejo General del Poder Judicial respecto del periodo 2001/2002 reflejaba que el 30% de muertes en el ámbito familiar fueron de varones y el 70% de mujeres (también se pueden consultar informes del Ministerio del Interior y otros como los de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, “casualmente” coincidentes) También el año 2000 el Instituto de la Mujer deja de publicar las muertes de hombres en el ámbito familiar; su último informe coincidente con el del Ministerio del Interior, reflejaba un 60% de muertes de mujeres, 40% de hombres… A continuación, algunos datos llamativos sobre personas muertas por violencia doméstica (información del Ministerio del Interior, ¡¡0jo!!)
Año 1987: 40 hombres, 52 mujeres. Año 1988: 50 mujeres, 44 varones. Año 1999: 37 hombres, 56 mujeres. Año 2000: 67 mujeres, 44 varones. Año 2001: 38 hombres, 68 mujeres. Año 2002: 77 mujeres, 52 varones. Año 2003: 49 hombres, 86 mujeres… ¡¡QUE CASUALIDAD!! EL AÑO 2003 COMIENZAN A APARECER “DISCREPANCIAS” ENTRE LOS DATOS QUE OFRECE EL MINISTERIO DEL INTERIOR Y LOS QUE APORTA EL CGPJ. Comienza la ocultación descarada de las muertes de varones con el “objetivo estratégico” de crear el binomio “mujer-víctima de la violencia de género” y lógicamente el de “hombre-maltratador”. Anuario Estadístico del Ministerio del Interior, año 2005: Personas adultas muertas por violencia doméstica <72 mujeres, 57 varones…> Para mayor información: “El varón castrado”, Editorial Planeta, Autor: José Díaz Herrera….
¿Por qué se oculta de manera premeditada que el maltrato a los ancianos y a los menores proviene de mujeres en más de un 60% de los casos?
En el Congreso de Psiquiatría Forense celebrado en Madrid en marzo de 2004 se reconoció por forenses de reconocido prestigio como García-Andrade que más del 85% de las denuncias contra hombres son falsas…
¿A QUIÉNES BENEFICIA TODO ESTO? Asuntos Sociales subvenciona con carácter ordinario o extraordinario a Asociaciones que se dedican a los “temas de la mujer”: se financian puntos de encuentro, casas de acogida , “acciones formativas”, supuestos “planes de igualdad”, “seminarios”, “simposios”,…Y, ¡¡qué casualidad!! Suelen coincidir los órganos de gobierno de determinadas “asociaciones” con las-los titulares de determinados despachos de abogad@s, psicólog@s, etc. que ¡¡será casualidad!! consiguen un enorme éxito en las solicitudes de órdenes de protección-alejamiento que promueven en los tribunales (de varones por supuesto) Todo ello genera un lucro inmenso, una ubre gigantesca…
Asociación de Padres y Madres Separados de Extremadura Custodia Compartida ¡¡Ya!!
Teléfono: 696000439

¡Qué malos somos los hombres, por el simple hecho de haber nacido con pene!

http://www.extremaduraaldia.com/cartas-al-director/nueva-replica-a-dona-milagrosa-carrero/67996.html

Nueva réplica a Doña Milagrosa Carrero
Carlos Caldito Aunión
12 nov 2008 actualizado 09:22 CET :: Leído 86 veces
Permítame que le reitere que lo suyo es una cuestión obsesiva, casi patológica, me refiero a su “fundamentalismo de género”; esta vez me refiero a último artículo que lleva por título”Si te meto una hostia te incrusto el anillo en la cara”…

Como le dije en la ocasión en que le repliqué en este mismo periódico, es rara la vez que no incurre usted en expresiones generalizadoras absolutamente injustas, rara es la ocasión en que no mete a todos los varones en el mismo saco, da igual el lugar donde vivan, da igual el momento histórico de que se trate, da igual su extracción social, su formación…
No para usted de insistir (de veras que ya aburre…) que los varones somos la causa de todos los males habidos desde que el mundo es mundo, y todos los males que puedan estar por llegar. Según se desprende de sus artículos, los hombres somos seres egoístas, perversos, sin sentimientos de clase alguna (¡¡¡Qué malos somos los hombres por el simple hecho de haber nacido con pene…!!!) No se priva usted de decir una y otra vez, cosas tan sensatas como que los hombres no saben hacer otra cosa que abusar de las mujeres, sojuzgarlas, discriminarlas, …
Lo suyo es una relectura del Génesis Bíblico, una forma de “creacionismo laico-progre de género”, absolutamente disparatado. En la nueva versión del Génesis Bíblico, de la que usted es una propagandista entusiasta, la raza humana ha sido expulsada del paraíso debido -solamente- a los pecados del hombre, no los de la mujer. En su fábula feminista, los varones son los únicos responsables de lo negativo, mientras que las mujeres representan todo lo positivo. Este planteamiento está presente una y otra vez en toda la doctrina feminista, de la que usted se manifiesta partidaria acérrima y fiel creyente, dando a entender sin tapujos, que la mujer es superior moralmente al hombre…

Permítame que le vuelva a formular la misma pregunta que le dirigí la vez anterior: ¿Su padre, su abuelo, sus ancestros también participaron en esa conspiración perversa, egoísta de la que usted no pierde ocasión de pontificar (eso sí, “laicamente” al estilo del telepredicador Al Gore y su matraca apocalíptica respecto del “calentamiento global”…) para que el mundo en que vivimos sólo sea maravilloso para los varones, obviando totalmente las necesidades y los intereses de las mujeres, o por el contrario estaban hechos de otra “pasta”?

Su disparatado discurso “feminazi”, o si le gusta más “hembrista”, “androfóbico”, “misándrico”, es una suma de disparates, un “totum revolutum”, e incluso cabría hablar llanamente de charlatanería, como en el caso de la astrología u otras pseudo-ciencias. Por supuesto, a cualquiera que se le ocurra hacer objeciones a la ortodoxia que usted predica, de la que usted es una entusiasta publicista, corre el riesgo de ser tildado de enemigo de la causa de las mujeres, de machismo, de misógina, de cómplice del patriarcado, etc.

Usted es de las que afirman -como dogma de fe- que las mujeres están “sojuzgadas, oprimidas, marginadas, etc.”, que hay una verdadera conspiración de lo que denominan “clase hegemónica del patriarcado masculino, heterosexual, capialista e imperialista” contra todas las personas de su sexo. Y también suele afirmar que las mujeres no tienen apenas acceso a las instituciones, que no se les permite tener capacidad de decisión, que no se las respeta, etc.

Pero, ¿Todo ello es realmente cierto? La consigna feminista de que la “mujer española, europea, occidental” es una “víctima” impotente es una idea absolutamente absurda, que se ha ido imponiendo con machaconería, acabando por instalarse como un axioma que nadie se atreve a cuestionar…

Por ponerle un ejemplo: Las mujeres españolas viven, en general siete años más que los hombres. Controlan de “facto” más del 80% de las rentas familiares y son ya más del 60% en la universidad. Las mujeres tienen alrededor del 55% de los votos en cualquiera del las elecciones que se convocan en España, motivo por el cual difícilmente pueden las feministas, como usted, afirmar que están siendo dejadas de lado en el proceso de toma de decisiones políticas…

Las mujeres tienen ganado anticipadamente, de manera sistemática cualquier contencioso referido a custodias de menores tras el divorcio. Las muertes ocurridas por accidentes laborales afectan escasamente a las mujeres (un 6% únicamente, el otro 94% es cosa de hombres)

Sólo en el 35% de los crímenes violentos las víctimas son mujeres; pese a ello, el Parlamento (especialmente presionado por gente respecto de la que usted se siente afín) ha legislado una normativa especial para castigar “la violencia contra las mujeres” como si ésta fuera un crimen más horrendo que el de “la violencia contra los hombres”. Llegándose incluso al disparate de que nuestro Código Penal castigue más severamente a un hombre que a una mujer, cuando ambos comenten el mismo delito (esto es lo que se conoce como “Derecho Penal de Autor”, a la manera de la Alemania Nazi…)

Dos de cada tres euros que gasta el Sistema Nacional de Salud, van destinados a las mujeres; e incluso, sin tener en cuenta los cuidados relacionados con la maternidad, las mujeres reciben más atenciones que los hombres. A pesar de ello feministas como usted, siguen gritando que la salud de las mujeres está “descuidada”…

De los 25 empleos peor considerados, teniendo en cuenta factores como salario, stress, seguridad y esfuerzo físico, 24 de ellos son predominantemente, si no son casi en su totalidad, masculinos. Evidentemente ésta es una de las explicaciones de por qué los varones suelen ser más propensos a suicidarse (80%)

Si se observa con las gafas apropiadas la realidad tal cual es, y no la caricatura, la imagen distorsionada que usted nos presenta desde su fundamentalismo/extremismo feminista, y todos aquellos a quienes han logrado manipular, se logra ver una situación completamente diferente: Las mujeres españolas, occidentales, constituyen el grupo social con mayores privilegios de la historia de la humanidad, ostentando (o ¿tal vez detentando?) una capacidad de influencia, un grado de poder, de bienestar, y salud nunca antes conocidos,…

La visión del mundo creada por el feminismo contemporáneo, y de la cual usted es una fiel creyente, tiene mucho en común con la de un ilusionista, que crea un escenario impresionante, que sólo es perceptible desde una determinado ángulo, y siempre y cuando todos los intentos de un estudio crítico sean abortados.

Uno de los mayores logros de apologistas, como usted, de esta nueva religión progre, es que los hombres han ido interiorizando que es un gran pecado, una barbaridad, “atacar a las mujeres”, incluso si esas mismas mujeres adoptan un discurso disparatado y delirante en su afán de atacar de forma virulenta a los hombres. Ni que decir tiene que el mayor fraude de esta “ideología” que usted divulga cual fanática predicadora, es proclamar que la agenda propuesta por las feministas, se realiza en verdad para beneficio de las mujeres. Si el feminismo fuera sinceramente liberador, promovería relaciones armoniosas entre ambos sexos y fortalecería la familia; sin embargo, la agenda feminista, al hacer lo contrario, perjudica a la mayoría de las mujeres, y por descontado a los hombres. Como resultado de una eficaz propaganda (todo hay que decirlo) divulgando falsedades y medias verdades, la gente de buena voluntad, la gente “educada” ha ido aceptando todo el discurso demencial del feminismo sin hacer apenas cuestionamientos…

Y ya para finalizar, cambiando de tópico y dogma: Si fuera realmente cierto que las mujeres estuvieran recibiendo 59 céntimos de euro (o cualquier otro número que usted elija) por cada euro que el hombre gana, por realizar el mismo trabajo y con el mismo nivel de habilidad-cualificación, entonces posiblemente ningún negocio sería rentable ni productivo si emplearan a algún hombre… (El Sr. Rodríguez Zapatero afirmó en su discurso de investidura, como candidato a la presidencia del gobierno de España, que su gobierno emprendería acciones para acabar con la discriminación salarial de las mujeres)

Aún sigue en pie el reto de la asociación que presido, a que alguien demuestre un caso de discriminación salarial por razón de sexo. Será recompensado con 6.000 euros…

Carlos Caldito Aunión. Presidente Nacional de Custodia Compartida, Padres y Madres en Igualdad.

UNA SOCIALISTA HOLANDESA PROPONE QUE EL ESTADO PUEDA IMPEDIR A LAS MUJERES SER MADRES

SE LAS OBLIGARÍA A USAR ANTICONCEPTIVOS

Una socialista holandesa propone que el Estado pueda impedir a las mujeres ser madres.

Forzar a la contracepción o “expropiar” bebés. Esta es la última propuesta presentada en Holanda por el partido laborista. Marjo Van Dijken es la política socialista responsable de la idea.

Noticia publicada el 07-11-2008

(Libertad Digital) Según la propia diputada, impulsar la norma para que las madres que no sean capaces de cumplir correctamente con su labor no vuelvan a tener hijos. La solución: forzarles a tomar anticonceptivos durante dos años o quitarles a sus bebés en el momento del nacimiento

La propuesta ya ha sido presentada al parlamento holandés y se dirige “a la gente que ha sido objeto de acción judicial por ser malos padres”, según explica la socialdemócrata Van Dijken.

La noticia –de cuya publicación en el diario The Guardian se ha hecho eco el blog “Contando estrellas“– señala que lo que busca la política es que el Estado sea capaz de impedir a una mujer ser madre. El método que se usaría para hacerlo sería sometiéndola a la fuerza a un método anticonceptivo durante dos años. En el caso de que la mujer tenga el bebé pese a eso, el Estado podría entonces quitárselo una vez nacido.

Dice la autora de la idea que “el objetivo es la gente que ha sido sujeta de alguna intervención judicial por su mala paternidad” y advierte: “En el caso de que rechace la contracepción y quede embarazada, el niño debe serle retirado directamente después de su nacimiento”.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/una-socialista-holandesa-propone-que-el-estado-pueda-impedir-a-una-mujer-ser-madre-1276342953/

¿Cuántos delitos de maltrato a mujeres se deben a inmigrantes?

http://blogs.periodistadigital.com/bokabulario.php/2008/10/28/icuantos-delitos-de-maltrato-a-mujeres-s

Cuántos delitos de maltrato a mujeres se deben a inmigrantes?
28.10.08 | 11:14. Archivado en Noticias, Imperio Progre

En Vizcaya más de la mitad de las mujeres protegidas por la Diputación son extranjeras. Y casi la mitad de las denuncias por malos tratos son falsas. Escrito lo anterior, me pongo el casco y corro antes de que venga Almudena Grandes a fusilarme porque la saco de quicio.

Uno de los grandes fracasos de ZP ha sido su política de lucha contra la violencia de género. Su ley, su ministerio, sus juzgados, sus cuotas, sus policías y sus subvenciones no han servido de nada. En la primera legislatura zapaterina del feminista hubo más mujeres muertas que en la segunda de Aznar. Lo único que ha cambiado el Gobierno progreta es el diccionario para introducir género como sinónimo de sexo. Y no sabemos cuántos hombres han muerto asesinados por mujeres.

Como vivimos bajo el Imperio Progre, hay asuntos de los que no se puede hablar. Por eejmplo, de que hay mujeres mentirosas e inmigrantes delincuentes. En la ideología progre tanto unas como otros son el sumo bien, sin mancha de mal. Pero la realidad es tozuda y a veces ante ella tienen que rendirse los sectarios, hasta el Ministerio de Igualdad.

(…) resulta desproporcionada la cifra de inmigrantes condenados por estos asesinatos respecto a la población de extranjeros que hay en España, alrededor de un 10%. Pues bien, en 2004 se contabilizaron 16 extranjeros responsables de muertes machistas (un 22,8%) mientras que este año los 22 que se han contabilizado ya suponen un 45,8% del total. Van 55 mujeres muertas, algo menos que el año pasado por estas fechas, cuando ya se contaban 63. Al Gobierno también le “preocupa” el incremento de víctimas extranjeras, que han pasado del 21% del total en 2004 a un 41,7%.

En Vizcaya el asunto es más serio:

La Diputación esconde de sus maltratadores a 108 mujeres, más de la mitad inmigrantes
Las víctimas que se acogen a este servicio de urgencia han aumentado un 20% en dos años

Otro asunto del que no se quiere hablar es de las denuncias falsas presentadas por algunas mujeres y por sus abogados para chantajear a sus maridos.

Así responde la abogada feminista María José Varela a una pregunta sobre la práctica de las denuncias falsas:

Nuestros lectores destacan el aumento de denuncias falsas y la desprotección de los hombres ante la Ley. Usted ¿qué opina?
- ¡Es mentira!. Una denuncia falsa es un delito contra la administración de justicia. Si un juez la detecta, inmediatamente abre diligencias penales y hay un juicio que comdena a la mujer. El hecho de que se absuelva al hombre acusado puede ser por la falta de pruebas.

Bueno, si no hay pruebas, no hay delito. Es así. Salvo que se trate de juzgar a Franco. En la España de ZP y Garzón el derecho ha dejado de existir como ciencia para convertirse en mecanismo de ingeniería social.

Los hechos:

Entre el 20 y el 40% de los hombres juzgados por violencia machista salen libres, debido a que la justicia se equivoca, a la existencia de denuncias que no se pueden probar o porque las mujeres, en algunos casos aconsejadas por sus abogados, utilizan la Ley de “forma abusiva” para obtener beneficios.

Y un amigo que está sufriendo un divorcio me subraya que el porcentaje verdadero puede ser mayor.

¿A ALGUIEN LE RESULTAN CREÍBLES TANTAS PATRAÑAS?

Señores cargos públicos y señoras ”cargas públicas”:
Soy funcionario de la Administración de Justicia (gracioso eufemismo) Trabajo en un Juzgado de Violencia sobre la Mujer, desde su creación.
Ha transcurrido el tiempo suficiente para poder hacer balance y sacar conclusiones sobre su funcionamiento… No voy a entrar a discutir su utilidad, voy a hablar de otra cuestión: la mayoría de las veces los juzgados son utilizados por las supuestas “víctimas de maltrato” para intentar conseguir alguna clase de ventaja basándose en falsedades contra sus esposos, compañeros, amantes, y generalmente convenientemente asesoradas por asociaciones de mujeres, o similares, que constituyen una verdadera “industria del maltrato” y con la cual consiguen pingüe, abundantes ganancias.
Con el debido respeto, y sin intención de ofender o hacer daño a nadie, para mí es un dilema moral seguir callando por más tiempo. No puedo continuar en silencio ante tanta falsedad, tanto descaro, tanta desfachatez. Ya es hora de llamar a las cosas por su nombre: Entre el 90 y el 95 por ciento de las “víctimas de violencia de género”, ¿casualmente? , no son de la nacionalidad española.
La mayoría son mujeres ecuatorianas, peruanas, bolivianas, etc. que acuden a los juzgados habiendo sido convenientemente “aconsejadas” por asociaciones de mujeres, asistentes sociales, casas de acogida, casas de la mujer, etc. respecto de los beneficios y el trato preferente que pueden obtener para acceder a guarderías, colegios, empleos públicos, viviendas de protección oficial, obtención rápida de permisos de residencia y trabajo, y sobre todo el archivo y la suspensión inmediata de cualquier orden de expulsión que les pueda acechar por estar ”ilegalmente” en España.
Hay mujeres que incluso llegan a estar más de dos años en refugios para “mujeres víctimas de maltrato”, gestionadas por supuesto, en la mayoría de los casos por ONGS (¿O tal vez habría que llamarlas O”Sí”GS?) a pensión completa para ellas y sus hijos, gratis total… y todavía recibiendo ayudas para buscar empleo, que ¿será también casualidad? después de dos años no han logrado encontrar…
Otro asunto respecto del que existe un “pacto de silencio” es que en un porcentaje alto de ocasiones, las supuestas mujeres maltratadas intentan retractarse y retirar la denuncia al percatarse de que los “beneficios” conseguidos no las compensan suficientemente, ya que implican inevitablemente la expulsión de su compañero… De todos modos, algo que estas mujeres suelen ignorar es que en España la retirada de la denuncia no está permitida, y en último extremo, el Ministerio Fiscal seguirá para adelante…
Pero hay cuestiones aún más perversas: El que una mujer presente denuncia en la Comisaría, o el puesto más cercano de la Guardia Civil, implica la detención inmediata de su esposo, que será conducido esposado y será puesto a disposición judicial después de pasar dos o tres días en el calabozo como un vulgar delincuente.
Ya en el juzgado, mediante un juicio rápido, muy rápido, después de muy pocos minutos y sin prueba alguna en la mayoría de los casos (solo la palabra de la supuesta mujer maltratada) se encontrará con una condena que lo expulsará de su casa, de sus hijos, a los que como mucho permitirán que vea una vez por semana o cada 15 días y por supuesto seguirá manteniéndolos a todos y pagando la hipoteca si la hubiera…
Después del Juicio, la policía lo acompañará a su casa para que recoja rápidamente algunas de sus pertenencias, y la mayoría de las veces no podrá regresar nunca más. Todo esto irá acompañado de una orden de alejamiento, que le impedirá acercarse a su hasta entonces mujer, a sus hijos, a su domicilio o lugar e trabajo. Por supuesto, el quebrantamiento de condena, el incumplimiento de la orden de alejamiento supone el ingreso en prisión.
Esta dinámica perversa lo único que ocasiona es la posibilidad de convertir una simple discusión familiar en una ruptura total del matrimonio y poner, a partir de entonces, en autentico peligro a “la víctima”… Es fácil imaginar lo que se le pasará por la cabeza a una persona que se vea envuelta en semejante “embolao”, cuando llegue a la conclusión de que una serie de canallas le han desgraciado la vida… Con la inestimable colaboración de abogados del turno especial de oficio para violencia de “género”; que en muchos casos se encargarán de convencer al denunciado de que “mejor es que aceptes una sentencia de conformidad”…
Mediante la denominada Ley Integral contra la violencia de género, consiguen grandes beneficios asociaciones diversas, ONG, sindicatos… que compiten entre si para ver quien “atiende” a más y mejor a las mujeres, crean casas de acogida y asesoran a más mujeres a las que animan a denunciar a sus compañeros (recuerden ustedes el famoso autobús contra la “violencia de género” que recorrió no hace mucho toda la geografía extremeña) sea verdad o mentira, y a solicitar todo tipo de prestaciones que ellos se encargan de gestionar –mientras más pleitos mas subvenciones-
¿Y que ocurre, se preguntarán ustedes, en el supuesto de que la falsedad de las denuncias se salga de ojo, y la denuncia sea lo más burdo? No hay problema, todo está previsto: los fiscales tienen instrucciones de no perseguir a ninguna mujer, y hacer la vista gorda… Por supuesto, los hombres maltratados no existen, y por descontado, que a ningún varón se le ocurra denunciar en falso, sufrirá eso de que todos somos iguales ante la ley… Bueno, algunas son más iguales.
Lo verdaderamente lamentable es que las mujeres realmente maltratadas, las que de verdad necesitan ayuda, están abocadas a verse engullidas por este huracán de mendacidad, en el que no logra diferenciarse del resto, con lo cual, si lo necesita, se encontrará con casas de acogida repletas de mujeres inmigrantes que las consideran un albergue gratuito, en lugar de un medio para salir adelante y rehacer sus vidas (las malas lenguas hablan de que en esos lugares se organizan buenos saraos, divertidas fiestas,…).
Mientras la Policía y la Guardia Civil están entretenidas en atender esta supuesta “violencia”, como no dan abasto y no poseen el don de la ubicuidad y la omnipresencia, si la verdadera mujer maltratada necesita ayuda policial, lo más probable es que la maten antes.
Si realmente fuera cierto que existe intención de buscar soluciones, y no un grandioso negocio, intención de acabar con la violencia intrafamiliar, se entraría en analizar -cosa que nunca se hace- los motivos (desde luego injustificables) que han llevado a un hombre (o a una mujer, que haberlas ahílas…) a asesinar a su pareja. El sentido común (que a veces es el menos común de los sentidos) la sensatez nos dice que ni los varones son absolutamente malos ni las mujeres absolutamente benditas, pero la televisión y los medios de comunicación parecen no querer verlo así.
Esté asunto se ha acabado convirtiendo en un espectáculo tipo “aquí hay tomate” y programas de televisión-basura semejantes… y oportunistas y canallas haciendo su agosto, vendiéndonos falsedades como que las señora son absolutamente maravillosas y los señores absolutamente malvados, y de repente, y sin que anteriormente haya ocurrido nada con esas benditas mujeres, llevados por su infinita maldad, las tiran por la ventana, las degüellan, matan a sus hijos y más tarde se pega un tiro, o se arrojan desde un puente…
¿A alguien le resultan creíbles todas estas patrañas?

ECUACIÓN DE “GÉNERO”

ECUACIÓN DE GÉNERO

Después de leer en http://unnombrealazar.blogspot.com/2007/03/las-mujeres-los-hombres-las-leyes.html tan interesante entrada se me ocurrió que quizá sería momento para una reflexión un poco amplia sobre el momento que nos ha tocado vivir en nuestro país.

La ecuación del feminismo de género es sencilla. Siendo como somos, mujeres y hombres, dos clases, dos géneros, la mitad del poder político y económico pertenece a las mujeres. Si históricamente no ha sido así eso fue debido a que el hombre lo impidió, pues no se debe olvidar que en esta “lucha de géneros” el hombre ejerce el papel de clase dominante y las mujeres el de clase oprimida y explotada. A partir de esa “perspectiva de género” las demás características de las personas: clase social, color de piel, etc. pasan a un muy segundo plano, cuando no desaparecen, situando en un primer y único plano la condición de hombre o mujer.

Así hay que interpretar la legislación de género en nuestro país, en la que el hecho fundamental y decisivo es la condición de hombre o mujer. Si eres hombre la ley penal será más rigurosa contigo, si eres mujer gozarás de un plus de presunción de veracidad, si eres hombre quedarás automáticamente excluido de cualquier acción positiva (así es como hay que llamar ahora a la discriminación positiva), si eres mujer en ti se concentrarán todas las posibles acciones positivas sea para acceder a puestos de responsabilidad, al poder político, al control de los medios de comunicación,….. La violencia de género es siempre violencia del hombre sobre la mujer y debe estar especialmente penada porque es el reflejo del deseo de dominio de ellos sobre ellas etc.

Por tanto, si uno quiere entender el mundo en el que vivimos debe tener presente lo anterior para no volverse mico cuando lee en la prensa o escucha alguna declaración de los lideres políticos en las que se habla de que las mujeres ganan tanto (20%, 30%,40%) menos que los hombres, pues aunque se juega con una ambigüedad calculada que induce al error, no es que se esté comparando un hombre y una mujer situados en el mismo puesto y con la misma jornada sino que, sencillamente se compara lo que gana un hombre y una mujer por término medio y eso al margen del puesto de trabajo, la antigüedad… incluso el numero de horas trabajadas por unos y otras. Es decir, sin tener en cuenta, por ejemplo, que el hombre trabaja fuera de casa por término medio 2 horas y pico más que la mujer.

No se está considerando al hombre y la mujer sino a los géneros. De hecho un hombre situado en la misma posición, es decir, cuando cobra menos que otro por los mismos motivos que la mujer, no sufriría discriminación, porque ésta sólo es posible entre los géneros. Tampoco sucedería eso cuando la diferencia salarial lo fuese por razón del territorio en que se habita. Así, por ejemplo, la Agencia Estatal Tributaria, en base a las declaraciones de la renta de 2005 concluyó que los hombres declaraban unos ingresos por trabajo superiores en un 30 % a los de las mujeres. Este dato se utilizó profusamente como indicador de la discriminación salarial femenina. La Agencia tributaria también había extraído el dato de que las rentas salariales de los madrileños eran un 70 % más altas que las de los extremeños, pero aquí nadie hizo la lectura, a pesar de ser la brecha dos veces y media más grande, de que se tratara de ninguna discriminación, mucho menos de que fuese discriminación a los extremeños por ser extremeños.

Para redondear el victimismo femenino, el hecho de trabajar menos fuera de casa no se presenta como ventaja, sino como discriminación salarial, al tiempo que se presenta como discriminación el trabajar más en el hogar. De hecho las cifras nos hablan de que por término medio los hombres trabajan 2 horas y pico más que las mujeres fuera de casa, y ellas aproximadamente ese tiempo a mayores en el hogar y el cuidado de los hijos. Este aparente empate se presenta a la opinión pública como una doble discriminación de la mujer y como un doble privilegio del hombre y como un escándalo público lo poco que los hombres van al mercado, hacen las camas o planchan, incluso cuando él es el único que trabaja fuera.

De ese modo la mujer siempre resulta discriminada, el hombre sin embargo nunca. Situaciones como la pérdida efectiva de la paternidad en caso de separación si no hay acuerdo pareciera como que no forman parte de este paisaje, como tampoco formaría parte del mismo la pérdida de la presunción de inocencia en casos de denuncia por maltrato. Los criterios de equidad y simetría han dejado de valer para juzgar a unas y otros, y sólo el género es una categoría válida. Claro está que justamente el género se caracteriza por eso, por su falta de simetría y equidad, y así por justicia de género debemos entender una justicia que diferencia el trato penal para hombres y mujeres, igualdad de género, la discriminación positiva y todas las leyes de apoyo a la mujer, perspectiva de género un enfoque de los sexos caracterizado por hacer de ellos la clase dominante y opresora, y de ellas la clase dominada y oprimida.

Y en esto no debemos llamarnos a engaño, este feminismo jamás habla de igualdad a secas, la igualdad siempre tiene apellidos, y lo que le preocupa es el llamado “empoderamiento” de la mujer, sin importar si excede o no del 50 %. De hecho se propugna la igualdad allí donde la mujer está subrepresentada pero no donde mantiene sobrerrepresentación. Hay que corregir el acceso a las carreras donde la mujer lo hace en menor proporción, pero no allí donde lo hace en mayor. El fracaso escolar masculino en la enseñanza primaria y secundaria, no se considera un problema al que prestar atención, pues aquí parecería que sencillamente los alumnos obtienen lo que se merecen. (Y los estudios demuestran que este fracaso no está tanto relacionado con los conocimientos como con la valoración de las actitudes). No deja de ser curioso que, toda desventaja femenina se entienda como discriminación, si es masculina, entonces ya no lo es. De hecho nadie habla del siglo XXI como el siglo de la igualdad sino como el siglo de las mujeres.

Y ahora nos tropezamos con el llamado techo de cristal. Que dice este feminismo sobre el mismo. Pues fundamentalmente constata su existencia. Las mujeres reducen su presencia a medida que se sube en la escala de promoción laboral. ¿A qué se deba? No son necesarios sesudos estudios, se debe a que, si por definición esta sociedad patriarcal discrimina a la mujer, si el hombre busca dominar a la mujer, el techo de cristal es fruto de la acción concertada de los hombres para impedir su ascenso laboral y social. Estamos ante otro caso de discriminación. Es el mismo argumento que para las diferencias salariales. Estas existen en las cifras abrumadoras que se dan más arriba, pero ni los juzgados ni la inspección de trabajo conocen casos concretos en una proporción que llegue al 1%. Otro tanto sucede con la promoción de la mujer en el campo de ciencia y otros.

Ni la ciencia ni ningún estudio riguroso avala estas tesis del feminismo. Más bien al contrario, pero eso no es óbice para que nuestra legislación de género se haga eco de todas ellas. Si lo que se analiza es la violencia de pareja, los estudios más serios dicen que no se puede reducir algo tan complejo a una única causa, sea ésta el deseo de dominación o cualquier otra, pero también que esa misma violencia existe cuando las parejas no son heterosexuales y no en proporción menor, o que también se produce con características similares de madres a hijos.

En relación con los estudios elegidos por unos y otras, nada hay que impida a una mujer realizar estudios de ingeniería o de otras carreras técnicas, excepto sus propias decisiones, de la misma manera que los hombres no van a determinadas carreras o lo hacen en menor proporción que las mujeres porque les atraen menos. Es más, hay estudios muy serios en la línea de que el espacio escolar, al menos en las primeras etapas, se adapta mucho mejor a las niñas que a los niños.

En el trabajo no existe discriminación salarial de la mujer por ser mujer, ni existe ninguna acción concertada de los varones para cerrarles el paso llegado un determinado nivel. Quizá merezca traer a colocación el testimonio de Sari Baldauf, finlandesa de 49 años que recientemente y cuando ocupaba el segundo puesto en la multinacional de teléfonos móviles Nokia, escribió una carta al presidente de la compañía para comunicarle el abandono de su puesto para dedicarse a su vida. Y si importante es el gesto, las palabras no lo fueron menos y así en declaraciones a la prensa dijo:

PARA UNA MUJER”, “es más sencillo elegir si quiere trabajar o quedarse en casa. Los hombres son menos libres, sufren una presión social muy fuerte”. Pero es la única diferencia de género que admite. “Cuando trabajas, eres tú mismo. No creo que exista un modelo femenino y otro masculino de ejercer el poder. Es un estereotipo, una opinión caduca, superada; yo nunca he sentido que tuviera que ser como un hombre, ni tampoco he percibido nunca que esto fuese lo que los demás esperaban de mí. Las diferencias son sólo culturales y personales. Quizá para las mujeres sea más fácil abrirse a las emociones, ser capaces de escuchar. Diferencias difuminadas, desde luego, en un país nórdico; en Finlandia, las mujeres tienen derecho al voto desde 1906. El presidente de la República es una mujer, al igual que la mitad de los ministros del Gobierno”.

Otro caso de parecido tenor es de Brenda Barnes, presidenta de Pepsi Cola en Estados Unidos, quien renunció a su trabajo para dedicar más tiempo a su marido y a sus tres hijos, de diez, ocho y siete años “No me marcho porque mis hijos me necesiten sino porque yo necesito estar más tiempo con ellos”.

Pero de nada valen las evidencias cuando la ideología es tan fuerte como lo que estamos comentando. Cualquier explicación que no pase por la dominación del hombre y la discriminación de la mujer no son válidas, y en nuestro país, que es un país de fundamentalistas de uno y otro signo, parece que nos ha tocado la peor parte, y ahora nos encontramos con una legislación que no tiene parangón en el mundo, y de la que desconocemos sus resultados finales; aunque a un año de aplicación de la Ley contra la violencia de género, y a pocos meses de una ley de divorcio que prometía custodia compartida y acabó como acabó, estemos comenzando a ver algunos de sus estragos.

Obsérvese que en todo este tiempo de paridades y 50% no he mencionado el hecho de que el 98 % de los trabajadores de la construcción son hombres, o la práctica totalidad de los cuerpos y fuerzas de seguridad, comenzando por los bomberos y terminando por la guardia civil, o los marineros de alta mar, o los camioneros, o tantas y tantas profesiones de los sectores primario, industrial y de construcción que se alejan de los estándares de comodidad y seguridad de los empleos del sector terciario donde se concentra la práctica totalidad de los empleos femeninos, y no he mencionado que la práctica totalidad de los accidentes de trabajo los sufren los hombres, más de 1.000 al año, ni tampoco he preguntado por qué se comienza a pensar la conciliación de vida laboral y familiar por el sector servicios, el empleo público y las mujeres, si donde la necesidad es mayor es en los empleos más arriba mencionados ocupados en la práctica totalidad por hombres, ni tampoco si la petición de igualar la jornada laboral dentro de casa se acompañará de la correspondiente a la de igualar también la del trabajo fuera, etc. Tampoco si no habrá que considerar una representación más equilibrada por sexos en todos los tramos educativos, incluidas las edades más tempranas, para que así no suceda que muchos niños y niñas no se tropiezan con la figura masculina, porque en su casa no está, y en la escuela tampoco, hasta edades muy avanzadas (1.400.000 niños viven en hogares monoparentales, en los que el cabeza de familia es una mujer en la casi totalidad de los casos).

Como veis el tema es prácticamente interminable, y sería buena una reflexión colectiva, que no estuviese protagonizada exclusivamente por mujeres como parece ser su pretensión, y se abriese a todos y a todas porque estamos condenados a llegar a un acuerdo, pero entiendo que éste no puede venir vía imposición del lado de las mujeres, aún cuando como dije más arriba, se nos pretenda presentarlas a ellas como las víctimas del sistema, y a nosotros como los grandes beneficiarios.

¿QUIÉN SECUESTRÓ EL FEMINISMO? Who stole feminism? (Cristina Hoff Sommers)

Feminismo de género.

Norma Mendoza Alexandry

Una ideóloga del feminismo de género expresa lo siguiente: “Más allá de nuestra conciencia, las mujeres estamos oprimidas cuando, en cumplimiento del mandato patriarcal, nos esforzamos por despojar de sentido propio a nuestras vidas y por encontrar un sentido más allá de nuestras desdibujadas fronteras corporales….” , expresión ciertamente incisiva aunque no muy comprensible.

La llamada “teoría contemporánea del feminismo” tiene muchas variables, cada una puede ser vista desde distintos puntos para abarcar las experiencias de la mujer y cada punto percibe un fenómeno particular. Debido a la pluralidad de definiciones y puntos de vista es quizá más apropiado hablar de feminismos que de feminismo. En primer lugar el feminismo da a la mujer un alto valor; las mujeres son consideradas seres humanos importantes y valiosos. En segundo lugar, el feminismo reconoce la necesidad del cambio social si las mujeres han de llevar una vida ‘segura y satisfactoria’. Quizá la definición más simple de la palabra feminista es un individuo que enarbola estas creencias básicas: que las mujeres son valiosas y que es necesario el cambio social que las beneficie.

Regularmente cuando se habla de género , Judith Butler nos dice que “el género es una construcción cultural, por consiguiente no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo….el género es una construcción radicalmente independiente del sexo…en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como femenino”. El sentido del término ‘género’ ha evolucionado, diferenciándose de la palabra ‘sexo’ para expresar la realidad de que la situación y los roles de la mujer son construcciones sociales sujetas a cambio.

Una feminista radical de género aduciría que la simbolización cultural construida a partir de la diferencia sexual rige el orden humano y se manifiesta en la vida social, política y económica. A partir de esto, deducen que existen problemas sociales originados por esta ‘reglamentación cultural’ que tiende a la rigidez y esta intolerancia recae esencialmente en dos dogmatismos: el sexismo o sea, la discriminación en base al sexo y la homofobia o rechazo a la homosexualidad. El feminismo de género aduce por ejemplo que si una mujer decide ser científica o piloto o cualquier opción considerada masculina, tendrá que enfrentar más obstáculos que los que enfrenta un hombre. Asimismo, una persona homosexual que quiera asumir su orientación abiertamente corre el riesgo de perder su trabajo, de no acceder a un puesto político o ser expulsada de su grupo de pertenencia.

La lógica de género distingue dos fenómenos: los del ámbito psíquico y los del ámbito social. En el primero se habla de cuerpos femenino y masculino en los que se encauza el erotismo y la pasión; en la estructuración psíquica –heterosexualidad y homosexualidad- existe también la práctica de la bisexualidad. En cuanto a la ‘socialización’ del ser humano, ésta recae en el lenguaje el cual produce información a partir de la contraposición de opuestos binarios, por ej: mujer/hombre, noche/día, frío/caliente, etc. En la compleja articulación de lo cultural y lo psíquico basa el ‘feminismo de género’ los mecanismos de la adquisición de la identidad sexual, distinta de otras formas más sociales de adquisición de la identidad que trata de la imagen de cada una en “contraposición con el otro”; entonces, este feminismo deduce que para enfrentar los problemas sociales de sexismo y homofobia habrá que partir del reconocimiento de que la relación entre lo psíquico y lo social, o sea, entre constitución mental y exigencias culturales, es conflictiva . Los objetivos se estructuran por tanto, en dos metas genéricas:

a) La revolución sexual o cambio sustancial en la identidad femenina, esto es, disociación entre sexo y procreación.
b) La revolución social o transformación del rol social de la mujer: igualdad de derechos con el hombre, ‘auto-realización femenina’.
Los pasos para conseguir ambas metas genéricas se resumen en:

1. La denuncia constante de la ‘condición de inferioridad’ a la que la historia y la cultura occidental han reducido a la mujer.
2. La igualdad con el hombre. De aquí surgen frases como “igualdad de oportunidades” o “equidad de género” tanto en el plano legal como en la educación. Las más radicales aspiran a prescindir del hombre en lo posible, como es en el aspecto de la procreación.
3. La libre disposición del propio cuerpo. Señala la ‘disociación entre sexualidad y procreación’. Esto forma parte también del ‘individualismo’, asumido por muchas mujeres a juzgar por el progresivo descenso de la natalidad. Una consecuencia de esto es la legalización de la homosexualidad.
4. Reclutamiento y propaganda. Aquí ya no se trata de concienciar a la mujer sobre su situación ‘oprimida’, sino de extender esta concienciación a la sociedad. Las cuatro Conferencias Mundiales sobre la Mujer de 1975 a 1995 organizadas por la O.N.U. contribuyeron a situar la causa de la igualdad entre los géneros en el centro mismo del temario mundial. A partir de aquí el esfuerzo va a estar centrado en fortalecer el papel social y político de las mujeres de forma que puedan hacer valer sus prioridades, esto es, convertirlas en sujeto social y político.
5. La destrucción del sistema de valores de la ‘clase dominante’ y sus estructuras. Aquí se patentiza la dependencia de finalidades ideológicas y políticas; entre las estructuras a erradicar o transformar se encuentra en primer lugar: la familia.

Según Christina Hoff Sommers el ‘feminismo de la equidad’ es la creencia en la igualdad legal y moral de los sexos. Pero el feminismo de género es una ideología que pretende abarcarlo todo según la cual la mujer está presa en un sistema patriarcal opresivo. En la Cumbre de Pekín las mujeres que se identificaron como feministas abogaron por incluir la “perspectiva de género” en el texto, definiendo género como “roles socialmente construidos” y usándolo en sustitución de mujer o de masculino o femenino. La teoría del ‘feminismo de género’ se basa simple y sencillamente en una interpretación neo-marxista de la historia (Dale O’Leary): el primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo y la primera opresión de una clase por otra, con la del sexo femenino por el masculino.

La deconstrucción de la familia y el ataque a la religión, la tradición y los valores culturales que las ‘feministas de género’ promueven en los países en desarrollo afectan al mundo entero.

Lo anterior es sólo una vista ‘a ojo de pájaro’ de lo que está ya sucediendo. Los animo a reflexionar :

“La hora de la mujer se cumple en plenitud, la hora de la mujer adquiere en el mundo una influencia, un peso, un poder jamás alcanzado hasta ahora…..” (Mulieris Dignitatem).

Lagarde, Marcela. Los Cautiverios….PUEG, UNAM 2001
Butler, Judith. Gender Trouble: Feminism and the Subversión of Identity.
Lamas, Marta. Problemas sociales causados por el género. (Nota Téc.)
Hoff Sommers, C. Who stole feminism?

PADRE, SINÓNIMO DE DELINCUENTE…

Padre, sinónimo de delincuente…

La presunción de culpabilidad respecto de los padres de familia impregna a la totalidad de las normas legales españolas, relativas a la ruptura de pareja y la custodia de los menores tras la disolución del vínculo matrimonial.

En España se viola todos los días la Constitución, en lo referente a preceptos tales como el de que todos –y todas- somos iguales ante la ley, el derecho a un juicio justo –con plenas garantías legales- y el derecho a la presunción de inocencia, o cuestiones tan básicas como que la carga de la prueba corresponde al denunciante y no al denunciado… cuando se trata de padres de familia inmersos en procesos de separación y divorcio. (Ley de Divorcio de 2005 y Ley Integral contra la violencia de género…)

La arbitrariedad y la injusticia llegan a tal extremo, que incluso hubo en fechas no muy lejanas, una sentencia en la que se obligaba a un hombre a mantener a un menor del que se había demostrado que no era padre biológico. Y no digamos de aquella sentencia, en la que el juez decidió obligar a la nueva esposa a pagar la pensión de manutención “de los hijos que su esposo tiene de otra anterior relación”,… Pese a no guardar ninguna relación de parentesco con ellos.

Está de moda proclamar una mayor implicación de los varones en las tareas domésticas y en la crianza y en la educación de los hijos, medidas de conciliación de la vida laboral y familiar, y cosas por el estilo; medidas a cual más creativa. Pero casualmente sólo cuando la familia esta “intacta”. Se tiende a confundir familia con matrimonio.

Se da por sentado que el principal causante de las rupturas de pareja, si no el único responsable, es el varón, y que la mujer es la parte más vulnerable. Se da por supuesto que las mujeres son madres abnegadas, dispuestas a sacrificios y renuncias miles para lograr el bienestar de sus hijos y procurar lo mejor para la convivencia con su marido y sus hijos, y que esa heroica entrega debe ser compensada si el matrimonio se rompe.

Estamos asistiendo a una cada vez mayor criminalización de la paternidad. Si un padre divorciado tiene la feliz ocurrencia de pretender ejercer de padre tras el divorcio, continuar educando a sus hijos, seguir dándoles amor y cuidados, aquello que se denomina Custodia Compartida, será considerado sospechoso de perversidades miles, será mirado con lupa y deberá superar una interminable carrera de obstáculos (empezando por la oposición generalmente de la madre de sus hijos, y/o del ministerio fiscal) e incluso será acusado de maltratador y de que con el pretexto de la Custodia Compartida, lo único a lo que aspira es a seguir victimizando a su ex mujer y a sus hijos…

Si por el contrario, que suele ser lo más normal, a un padre se le disuade de seguir participando en la educación y el cuidado de sus hijos, se le expulsa de la vida cotidiana de los menores, y “no ofrece resistencia” de clase alguna frente al actual sistema legal, se le tachará de egoísta, perverso, mal padre… y si además se le condena –cosa frecuente- a una situación de miseria, hasta el extremo de convertirse en un mendigo o un indigente, y ni siquiera poder abonar la pensión de manutención de los hijos habidos durante el matrimonio, será severamente castigado hasta extremos inconcebibles y con extrema crueldad…

Por supuesto, si una mujer adopta una actitud claramente obstruccionista, encaminada a boicotear las estancias y la comunicación entre los hijos y el padre, y la familia extensa del padre, gozará de una casi total impunidad e inmunidad, o será tratada con absoluta benevolencia por parte del sistema judicial.

El poder de los juzgados de familia es casi ilimitado, la Constitución Española de 1978 no existe en los procesos por disputas domésticas. Si un padre comparece ante los juzgados, da igual que no haya cometido delito alguno, de inmediato verá sus movimientos, costumbres y hábitos personales, relaciones con amigos, con familiares, compañeros de trabajo, contacto con sus hijos, sometidos a investigación y controlados por parte del tribunal y considerados como dudosos, sospechosos no se sabe de qué…

E incluso, sin causa justificada, el tribunal podrá someter a tutela y vigilancia los encuentros que tenga con sus hijos en los llamados “puntos de encuentro familiar”, lugares en los que el padre y los hijos serán observados, escuchados y en los que, incluso, se elaborarán informes que serán determinantes para las futuras estancias y comunicaciones con sus hijos. Medidas todas ellas absolutamente ilegales.

También es posible que sean obligados a pasar un examen de los llamados Equipos Técnicos Psicosociales (Equipos “fantasmas” de los que nadie sabe nada, o no quiere saber, y respecto de los que no existe norma legal que los cree, los regule, y en los que no existe ninguna clase de protocolo) sin garantías legales de clase alguna.

A partir de entonces, el padre no tiene ni voz ni voto sobre dónde residirán sus hijos en adelante, el colegio al que acudan, la formación moral o religiosa que reciban, su salud, sus visitas al médico, … Se le privará de información del centro de estudios de sus hijos, o del centro de salud, cuando lo solicite. E incluso se le indicará a qué lugares, o servicios religiosos, o espectáculos, podrá asistir con sus hijos en el tiempo de estancias que le otorguen, o lo que denominan “visitas” (recuérdese que en España solamente tienen “regímenes de visitas” los presos y los hijos de padres separados…)

Por supuesto, no podrá pedir cuentas respecto del destino que la madre le dé al dinero que entregue, supuestamente para los alimentos, la manutención de sus hijos. Se ha de entender que la madre es quien tiene el buen criterio, sabe lo que mejor conviene para los menores y debe ser la que administre en exclusiva…

La presunción de culpabilidad también estará presente cuando la mujer alegue que ha habido violencia doméstica, maltrato psíquico, e incluso abuso de menores, en el proceso en el que se dilucide la guarda y custodia de los menores, y las disputas por causa del patrimonio acumulado durante la convivencia marital. El tribunal decidirá restringir el contacto del padre con sus hijos, dictará órdenes de alejamiento, en la mayor parte de los casos sin evidencias o indicios de ninguna clase.

Nunca ha habido situaciones comparables, salvo que nos traslademos en el tiempo a las prácticas del “Santo Oficio de la Inquisición”, o en tiempos más cercanos, en el régimen de apartheid sudafricano…

EL DESARRAIGO DE LOS INMIGRANTES, “FACTOR FUNDAMENTAL” DEL AUMENTO DE LA VIOLENCIA “MACHISTA”…

El desarraigo de los inmigrantes, ‘factor fundamental’ del aumento de la violencia machista en España

El catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y consultor de la Ley contra la Violencia de Género, Amando de Miguel, ha considerado que la inmigración es el factor principal del aumento de la violencia machista en España en los últimos 15 años.

España siempre ha sido un país poco violento, pero la tendencia ha cambiado con la presencia de los más de cuatro millones de extranjeros que han llegado”.

Según los datos de De Miguel, quién ya ha reconocido que su afirmación “me va a traer consecuencias y críticas”, en la mitad de los asesinatos alguno de los protagonistas es extranjero.

En esta línea, ha señalado que Galicia es una de las comunidades que menos casos de violencia machista registra “por el tipo de inmigración”. Según explicó, “donde se da una inmigración de hombres solos es donde se elevan peligrosamente los índices de violencia doméstica”.

El desarraigo se traduce en maltrato.

Entre las razones, el sociólogo ha apuntado al agrupamiento de inmigrantes formando guetos y a la nula posibilidad de vivir en familia.

En este último caso, cuando existe una convivencia familiar, los índices de violencia se reducen entre la comunidad inmigrante. A ello hay que sumar la dificultad para denunciar de las mujeres extranjeras que no cuentan con la nacionalidad española, ante el miedo a ser devueltas a sus países de origen.

En este sentido, De Miguel se ha mostrado contundente: dificultar la reunificación familiar de los extranjeros “favorece los malos tratos”, la discriminación y la segregación.

Sin apartarse de una línea de opinión que roza la polémica, el sociólogo (que ha sido consultor de la normativa contra los malos tratos aprobada a nivel estatal y de la aprobada en la Comunidad de Madrid) ha arremetido contra la Ley de Violencia de Género que permanece vigente, al considerar que “estimula la violencia”.

Extraído de http://elprogreso.galiciae.com/nova/18178.html

LA PERSPECTIVA DE GÉNERO, LA MEMORIA HISTÓRICA Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL, DOGMAS DEL PENSAMIENTO ÚNICO PROGRE…

El calentamiento global, la memoria histórica y la perspectiva de género, dogmas del pensamiento único progre…

La izquierda oficial suele tener una extraña habilidad, y posee el don de la oportunidad, para apropiarse de determinados conceptos, reciclarlos y adecuarlos a sus intereses De este modo ha acabado ganando la batalla del lenguaje, lo cual le permite divulgar consignas con las que logra desinformar y manipular a sus potenciales votantes-clientes.

Empezaron apropiándose de la palabra progreso, logrando que fuera su seña de identidad, y recurre con enorme éxito al uso monopolístico de algunos adjetivos que sirven de bellos envoltorios para sus ideas, a la vez que denigran a los contrincantes, hasta tal punto que han logrado convencer, o casi, a la mayoría de la gente de que ellos son lo único moralmente aceptable, y que lo demás es absoluta maldad.

En esa dirección está la aparentemente inoportuna, extemporánea, e innecesaria ley de la Memoria Histórica, en la cual no existe intención de saldar deuda de clase alguna (pese a que se proclame lo contrario,) que sería digno de alabanza; por el contrario, rezuma absoluto sectarismo al recordar solamente a uno de los bandos…

El Progreso podríamos decir que es lo que, para bien y para mal, ha llevado al género humano desde los tiempos más primitivos, a disfrutar del bienestar que disfrutamos hoy día. Desde esta perspectiva, otorgar de forma excluyente el vocablo “progresista” a los que comulgan con una determinada doctrina política, es un absoluto sacrilegio lingüístico, pese a que se haya consolidado entre nosotros casi de forma definitiva… Progresistas fueron Sócrates, Platón, Séneca,… Leonardo da Vinci, Galileo, Descartes, Einstein, madame Curie y muchísimos investigadores más, ingenieros, arquitectos, médicos y personas de los diversos ámbitos de la ciencia que emprendieron acciones para que los humanos lográramos beneficiarnos de sus descubrimientos, y consiguiéramos mayores cotas de bienestar y felicidad.

Ahora, la izquierda trata de monopolizar el asunto del calentamiento global y el cambio climático, hablamos de un nuevo “ecologismo autoritario, una nueva forma de totalitarismo, un intervencionismo (en el cual realmente apenas hay preocupación u objetivo alguno de carácter conservacionista-ambientalista) con el que se ha ido propagando una especie de ideología apocalíptica, basada en el miedo a una crisis que nos amenaza como algo inmediato, y a la que solamente cabe dar solución mediante medios coactivos, represivos -por parte del Estado, por supuesto- Decía Milton Fiedman en “Camino de servidumbre”, que generalmente la comunidad científica suele favorecer de forma casi inconsciente el aumento del poder gubernamental, siempre que éste se publicite como una causa noble, con la intención de proteger a los ciudadanos de la maldad de las grandes empresas, alivie la pobreza, proteja el entorno, o fomente la “igualdad”…

Todos estos ingredientes están presentes en la retórica progre respecto del cambio climático; bueno, y en casi todo su discurso actual. Este es el motivo por el que Z…P. se ha unido a la cruzada de Al Gore (da conferencias por todo el mundo-mundial, a 200.000 euros cada una…) Se le concediera recientemente el Premio Príncipe de Asturias y su vida y obras tenga un amplio eco en los medios afines al gobierno socialista, que ha puesto a su disposición en Sevilla lo necesario para que Gore ponga en marcha su última ocurrencia, la creación de un “ejército verde” para que luche contra el Apocalipsis que se avecina… Cuando algunos líderes mundiales, alarmados por las consecuencias del llamado cambio climático acordaron el Protocolo de Kioto, fue precisamente el gobierno norteamericano, presidido por Clinton y la vicepresidencia de Gore, el que no firmó el Protocolo. El Tennessee Center for Policy Research, ha denunciado que Al Gore gasta en su casa de Tennessee veinte veces mas electricidad que la media de las familias norteamericanas, con una factura de de 26.000 dólares anuales. Eso se llama predicar con el ejemplo, y lo demás es cuento…

A lo largo de la Historia hay ejemplos para dar y tomar del terror que produce en la gente corriente y desinformada el anuncio de la llegada del fin de los tiempos. Incluso, todavía hoy siguen causando temor las profecías de Malaquías y Nostradamus. Es muy probable que el calentamiento global sea una amenaza, si no se toman medidas para reducir las emisiones de gases venenosos. Pero esa amenaza, según los más eminentes científicos, no tiene, ni mucho menos, la magnitud catastrófica que se nos está pretendiendo vender. En España (perdón, “estepaís”) el gobierno de Rodríguez Zapatero, tan entusiasta defensor de la cruzada de Al Gore, incumple los compromisos del Protocolo de Kioto, es más: España supera la media europea de contaminación atmosférica, y la ministra del ramo, Cristina Narbona, tras anular el Plan Hidrológico del anterior gobierno, se ha empeñado en construir desaladoras, insuficientes para cubrir las grandes desigualdades en el reparto del agua y altamente contaminantes…

Y hablemos de otro asunto: la perspectiva de género. Otro dogma más para que la izquierda oficial le conceda a uno el “diploma de progresista”. Tiene, por descontado, el mismo esquema que el asunto del calentamiento global: causa noble, con la intención de proteger a personas especialmente vulnerables de la maldad de grandes, enormes intereses egoístas, intención de aliviar la pobreza, y/o fomentar la “igualdad”… Los partidarios de feminismo de género, no se privan de hablar con frecuencia de que el “ascenso del patriarcado” se produjo en los últimos miles de años, un enunciado con el que tratan de imponer la idea de que hubo otros “tiempos mejores” en que las cosas eran diferentes. Incluso hay quienes sostienen que durante el Periodo Neolítico Europa disfrutó de una sociedad pacífica e igualitaria, con igualdad de sexos, pero centrada en la mujer, antes de la invasión de las brutales hordas patriarcalistas indo-europeas, hace más de cuatro mil años… (Se lo juro, lo he leído en textos de la Junta de Andalucía, e incluso del Consejo General del Poder Judicial…) Obsérvese que en esta nueva versión del Génesis Bíblico, la raza humana fue expulsada del paraíso debido -solamente- a los pecados del hombre, no a los de la mujer. Téngase en cuenta que en la fábula feminista, los responsables de lo negativo son únicamente los varones mientras que las mujeres representan todo lo bueno. Este planteamiento está presente una y otra vez en toda la doctrina feminista, afirmando sin tapujos, que la mujer es moralmente superior al hombre…

El “Movimiento Feminista Subvencionado y Políticamente Correcto” ha adoptado la estrategia de la mentira piadosa para conseguir sus objetivos. El feminismo (¿Feminazismo?) utiliza la censura, mientras mantiene un aura de rectitud moral, “ética”, en la que subyace un profundo cinismo, que reina en el mundo académico y en el gobierno, sin apenas disidencia-contestación. Para más INRI, los hombres han ido interiorizando que es un gran pecado “atacar a las mujeres”, incluso si esas mismas mujeres adoptan un discurso disparatado y delirante en su afán de oprimir de forma virulenta a los hombres. Ni que decir tiene que el mayor fraude de esta “ideología”, es asumir que la agenda propuesta por las feministas, se realiza en verdad para beneficio de las mujeres. Si el feminismo triunfante fuera realmente liberador, promovería relaciones armoniosas entre ambos sexos y fortalecería la familia; sin embargo, la agenda feminista, al hacer lo contrario, perjudica a la mayoría de las mujeres, y por descontado a los hombres. Como resultado de una eficaz propaganda (todo hay que decirlo) divulgando falsedades y medias verdades, la gente de buena voluntad, la gente “educada” ha ido aceptando todo el discurso demencial del feminismo sin hacer apenas cuestionamientos…

Y en fin, para remate del tomate, les queda también el ingenioso invento, ¡¡¡qué invento!!! la Educación para la Ciudadanía...

Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.