Hoy

img
La felicidad y el futuro
img
Juan Domingo Fernández | 10-08-2017 | 22:53| 0

Dice el psiquiatra Luis Rojas Marcos en una entrevista que le hace Íñigo Domínguez en ‘El País’ que el ser humano está programado para el optimismo y que esa es la mejor herramienta para afrontar el discurso del miedo tan vigente en nuestro tiempo. Poco días antes, en otra entrevista de Víctor M. Amela en ‘La Vanguardia’, Chökyi Nyima Rimpoché, monje y maestro de budismo tibetano en Nepal afirmaba que la bondad es la base de la felicidad y la salud. Y descendía a los detalles: «La única política justa será la basada en la bondad. Un político bondadoso, que ame al otro, jamás será injusto ni corrupto». Es decir, la felicidad como un estado al que se llega cuando sabes apreciar lo que tienes, a través de la calma y la ‘bondad plena’ que equivalen a «querer lo mejor para el otro, regocijarte de sus éxitos y felicidad».

Reconozco que no siento particular inclinación por la literatura de autoayuda ni por esas filosofías multirremedios de manual. Pero es curioso, Rojas Marcos no se limita a enunciar una frase bonita, relaciona por ejemplo la importancia que tiene en Estados Unidos esa condición optimista frente a Europa, –más proclives a la «cultura de la queja»– en las tasas de suicidios: mientras en Europa siempre se sitúan entre un 8 o un 9 por 100.000, en los ‘optimistas’ y ‘felices’ USA esas tasas no aumentan. El valor antropológico de la felicidad.

En el caso del monje budista, su lección me resulta tan familiar como la gran recomendación cristiana: «ama a tu prójimo», o todas las tesis vinculadas a la felicidad (eterna) que se contienen en las bienaventuranzas.

Cuando releo una de las frases de Chökyi Nyima Rimpoché: «La única política justa será la basada en la bondad. Un político bondadoso, que ame al otro, jamás será injusto ni corrupto»…  confieso sin embargo que enseguida esbozo una sonrisa no tanto porque descrea de la tesis sino porque imagino a cualquier estratega electoral de España recetando a sus huestes la medicina de la bondad con el adversario. Y la sonrisa asciende a carcajada si busco mentalmente algún ejemplo que pruebe de forma empírica la recomendación del tibetano…

Probablemente la relación entre felicidad y optimismo y entre bondad y felicidad esté ya siendo reformulada por la ciencia a través de algún algoritmo que nos alegrará la existencia, sin necesidad de psiquiatras o de monjes budistas… Algún programa o alguna aplicación que nos redirija, como el GPS del espíritu, hacia modos de vida placenteros: un país pongamos por caso donde los jóvenes obligados a marcharse por la crisis puedan regresar sin sucumbir en los ‘trabajos basura’; un país donde el cambio climático no sea considerado una ‘posverdad’; donde los populismos tengan fecha de caducidad; donde no haya crisis de crecimiento; donde el futuro no lo escriban las grandes plataformas tecnológicas. Un futuro en el que Trump o el líder norcoreano solo quepa imaginarlos dentro de un cómic y donde se castiguen por ley, –y de una vez por todas– las llamadas durante la siesta para que cambiemos de compañía telefónica.

Ver Post >
Del cónsul burlón y ozú con el Facebook
img
Juan Domingo Fernández | 03-08-2017 | 20:07| 0

La destitución fulminante del cónsul español en Washington por mofarse del acento andaluz y de Susana Díaz me recuerda aquella humorada de «no me importa que fume si a usted no le importa que le vomite encima». La justicia poética de la reciprocidad.
Ya saben la historia: con motivo de la visita de la Reina a Málaga el pasado 20 de julio el diplomático puso en su Facebook (solo para sus amigos) un post ridiculizando el habla andaluza y a la presidenta de la Junta de Andalucía: «Hay q ver q ozadia y mar gusto la de la susi, mira que ponerse igual que letirzia, cmo se ve ke n sabe na de protoculo ella tan der pueblo y de izquieida. Nos ha hecho quedar fatá a los andaluse dimicion ya».
Pocas horas después y tras haber exigido la Junta la reprobación por el comentario en la red social, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, destituyó de inmediato a Enrique Sardá Valls como cónsul en Washington. Donde las dan las toman.
Reniego del falaz argumento de que el ya excónsul tiene derecho a título personal de mofarse de quien quiera aunque no le asista ese derecho cuando lo hace en su condición de responsable público. A mí me parece que lo alarmante de verdad no es que la mofa y el escarnio la cometan un albañil, un taxista o un diplomático; lo alarmante no es que la perpetre fulanito de tal o menganito de cual sino que se efectúe a través de las redes sociales. Aquí el medio también es el mensaje. Y la condición de responsable público un mero agravante.
Así que la pregunta no es ¿dónde hemos llegado que hasta los servidores públicos se mofan de forma improcedente de las autoridades o representantes del Estado? La pregunta sería ¿dónde hemos llegado que hasta los servidores públicos utilizan las redes sociales para burlarse en público?
Mi buen Yorick convendrá conmigo que tras el ejemplo de Donald Trump en lo relativo a redes sociales, la parodia supuestamente desenfadada del excónsul en Washington se queda casi en travesura infantil. Sin embargo lo alarmante sería aceptar como referencia o precedente válido ese tipo de exabruptos, tales comportamientos indebidos en las redes sociales. Ya se sabe que las redes son un albañal, una cloaca, pero han llegado para quedarse. Por esa razón especialmente, porque han venido para quedarse y no constituyen un fenómeno efímero es preciso conocer sus posibilidades y sus peligros.
Se ha repetido mil veces: las redes son un instrumento, una herramienta, y como tales no cabe juzgarlas ‘malas’ o ‘buenas’ en sí; depende del uso que hagamos de ellas. Una pared de la calle puede servirnos para fijar anuncios útiles o hacer pintadas insultantes. Con las cuentas de Facebook y Twitter ocurre igual. Tal vez sea cuestión de tiempo. Visto así, la destitución fulminante del cónsul contribuya a diluir la fatal sensación de impunidad en Internet. Quien la hace la paga.

Ver Post >
¿Quién escribirá los nuevos esperpentos?
img
Juan Domingo Fernández | 27-07-2017 | 19:13| 1

Sin ánimo de parecer frívolo, confieso que mi curiosidad mayor respecto al referéndum de octubre en Cataluña no se refiere tanto a cómo caerá la moneda (con perdón) sino a quién será el autor capaz de resumir para la posteridad esta época esperpéntica. Si Valle-Inclán inmortalizó en el primer tercio del siglo XX los disparates de una sociedad conquistada por sus propias caricaturas y Albert Boadella anticipó los excesos de Pujol and company en su genial ‘Ubu president’, lo que me gustaría conocer ya mismo es cuántos cuadernos de notas lleva emborronados el autor que inmortalizará los desvaríos del independentismo y el pandemónium del ‘procés’.
La vieja frase de Marx de que los grandes hechos y personajes de la historia se repiten primero como tragedia y luego como farsa se nos antoja también un calco profético de la situación catalana durante la II República (la fase trágica) y en estos últimos años del bucle soberanista (la fase cómica). Qué película ha perdido Berlanga.
La aparición sobre el escenario de la farsa de unas pocas figuras: Yoko Ono, Peter Gabriel o Hristo Stoichkov… –firmantes de la campaña soberanista «Dejad votar a los catalanes»– viene a poner la guinda foránea, la pincelada colorista en su afán por ‘internacionalizar’ el conflicto en busca de relevancia. Y es comprensible, pues la facción separatista procura así atenuar los rotundos rechazos cosechados en las instituciones europeas y en el resto del mundo democrático. Y me parece que persigue también contrarrestar las voces disidentes de nombres de prestigio como los de Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Javier Cercas, Jordi Évole, Javier Sardá, Isabel Coixet y tantos otros, que muestran estos días su rechazo o distancimiento con el fondo y las formas del referéndum separatista.
Por eso, si abrimos el foco, la comparecencia ayer de Mariano Rajoy declarando como testigo en la Audiencia Nacional por el ‘caso Gurtel’ resulta desde luego bochornosa y poco edificante por tratarse de la cabeza visible de un gobierno democrático europeo. Pero más allá de esas paradojas temporales, de la jugarreta del calendario, no cabe oponer la posible ‘ilicitud’ de su comportamiento político y personal para justificar o ‘legitimar’ la estrategia y los procedimientos de Puigdemont y cía. Entre otras cosas porque aun siendo relevante el problema de la corrupción en el PPy en el conjunto de España, se trata de un problema coyuntural, episódico, mientras que el llamado ‘procés’ es un problema estructural, no circunstancial, fundado en un desafío a la lógica, a la historia y a la ley del que tan solo caben esperar repercusiones imprevisibles y desde luego catastróficas.
Así que con este panorama acaso la mejor salida sea incurrir doblemente en el marxismo (el de Karl y el de los hermanos de Groucho), confiando en que la farsa del ‘procés’ y del referéndum del 1-O se resuelva con risas y sin llantos. Y que la escriba un autor con futuro.

Ver Post >
Promesas y paraísos
img
Juan Domingo Fernández | 20-07-2017 | 19:37| 0

Quizás el daño colateral más relevante del proceso independentista catalán no sea el distanciamiento emocional, la desafección recíproca que se está produciendo entre buena parte de los españoles y quienes nutren las filas del sector separatista. La consecuencia más perjudicial del llamado ‘procés’ es la constatación de que cualquier sociedad, por desarrollada y culta que parezca a primera vista, resulta igualmente susceptible de ser influida y manipulada hasta extremos inimaginables. Cuando se habla de manipulación política solemos pensar en regímenes totalitarios extremos como la Alemania nazi, la Unión Soviética de Stalin o la Corea del Amado Líder…
Pero la experiencia demuestra que procesos intensos de sugestión colectiva se registran ahora y en nuestro país, como si se tratara de prodigios más cercanos a las creencias supersticiosas que a la lógica y la razón. Cómo se explica que en un periodo muy corto y en pleno siglo XXI las preocupaciones políticas, las prioridades sociales, las aspiraciones cotidianas de una sociedad desarrollada y caracterizada por su espíritu abierto y europeísta como la de Cataluña se ‘ensimisme’ con veleidades de ensueño igual que en la canción de Sabina: «No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió».
Dice Max Jacob que «el sentido común es el instinto de la verdad» y yo tengo la impresión de que ese sentido común tantas veces vinculado con la sociedad catalana se está diluyendo ante la presión descomunal de unas políticas públicas que han hecho bandera de la secesión y del sectarismo como si tales anhelos fuesen imprescindibles para la vida y vinieran a satisfacer las necesidades de una sociedad en la Europa de 2017.
Cuando digo cómo se explica este estado de cosas estoy haciendo, claro está, una pregunta retórica. Se explica por un conjunto de causas entre las que sobresale –más allá de la responsabilidad de cada cual– la de los dirigentes políticos que juegan la baza independentista al precio que sea, es decir, por encima del sentido común, de la verdad y de la razón. «Donde hay poca justicia es grave tener razón», afirmaba Quevedo, y yo deseo vivamente que nadie concluya lo mismo porque en Cataluña ciertos políticos independentistas antepongan deseos interesados a la justicia; es decir, a la ley, a la democracia y a la historia.
El ‘proceso de desconexión’ ha crecido a través de insistentes ejercicios de precalentamiento en el victimismo y la indignación («¡España nos roba!») y repicando desde los campanarios soberanistas la ‘promesa’ del fin de todos los males en el mismo instante en que Cataluña sea independiente de España y se convierta en la nueva tierra prometida donde mana leche y miel.
¿Cómo disolver el convencimiento de quien se cree víctima de un ogro inexistente y que además confía en habitar su paraíso en un mañana incierto? La verdad, no lo sé; pero acaso le consuele el viejo proverbio hindú: «No hay árbol que el viento no haya sacudido». Quiero decir que el resto de España también se siente víctima y no renuncia al paraíso en común.

Ver Post >
No es serpiente, es Pesesín
img
Juan Domingo Fernández | 13-07-2017 | 18:28| 0

En periodismo hay un género clásico que sobrevive a la propia evolución de los medios: la serpiente de verano. Me refiero a ese tipo de noticias sin excesiva relevancia, vinculadas a las vacaciones y bastante llamativas, a las que en casi todas las Redacciones se acudía en socorro ante la escasez de hechos destacados. La ‘serpiente de verano’ podía ser el avistamiento de ovnis, los excesos de ciertas fiestas ancestrales en lugares remotos o las noticias alarmantes sobre el abandono de mascotas en periodo estival.
En estos tiempos de plena transición entre el soporte papel y los soportes digitales, el periodismo no ha renunciado a las serpientes de verano, aunque tal vez sí reclama para ellas un carácter esencialmente de entretenimiento y una procedencia preferente: el universo digital y las redes sociales. Más que en las páginas impresas de los periódicos el hábitat ideal para reproducirse la especie son las redes sociales. La galaxia digital.
¿Por qué digo todo esto? Por la historia de Pesesín, de la que ayer se hacía eco ‘El País’. En pocas palabras: el dueño de un pez (que resultó ser dueña) se va de vacaciones y deja en el descansillo del edificio donde vive un pececito en su pecera junto a un bote de comida y un cartel con instrucciones sobre cómo cuidarlo: «¡Hola vecinos! me voy de vacaciones y no me dejan llevarme a PESESÍN. Necesito vuestra ayuda para que le deis de comer. Solo se le debe echar una vez al día. Dejo la comida y un cuadro para saber cuándo comió». Hasta ahí los primeros datos. ¿Pero en qué momento el cartel y el pez se convierten en algo más que la anécdota de una comunidad de vecinos? Justo en el instante en que la tuitera @Nuria_GMz, vecina también de ese bloque de pisos, decide subir a la Red un tuit con un par de fotos contando la historia que hasta ahora, mientras escribo, ha logrado ya más de mil comentarios, 50.000 retuits y 87.000 ‘me gusta’.
Aparte de otros detalles sobre las opiniones de los tuiteros respecto al comportamiento de la persona dueña del pez, ‘El País’ informa también de que hasta la Policía Nacional a través de su perfil de Twitter se hace eco de la historia recordando (con humor y emoticono incluido) que «¡Siempre hay una alternativa al abandono animal!».
Desde luego, mil veces mejor estas ‘noticias’ que las habituales también durante julio y agosto de ancianos ‘abandonados’ en sus domicilios o en los hospitales de las grandes ciudades porque sus familias no pueden hacerse cargo de ellos en vacaciones…
Los dioses me libren de la demagogia o de la argumentación tramposa. Yo no critico que asuntos tan ‘ligeros’ como el de Pesesín conciten el interés de miles de tuiteros y dediquen su tiempo a comentar y entretenerse con la historia del pececito. Aunque se asemeje a las serpientes de verano. ¿Cómo no preferir, por ejemplo, esta historia frente al espectáculo indecoroso del grupo de dirigentes independentistas catalanes que se empeñan en disparatar hoy menos que mañana?

Ver Post >
A Miguel Ángel Blanco, en el recuerdo
img
Juan Domingo Fernández | 06-07-2017 | 17:37| 0

La semana que viene se cumplen 20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA. Yo recuerdo muy bien aquellos momentos del sábado 12 de julio de 1997 porque ese fin de semana estaba trabajando y cuando el joven concejal de Ermua se encontraba todavía entre la vida y la muerte me puse a teclear un artículo para la sección que durante años firmé con el seudónimo de Tristán Buendía en las páginas de HOY de Cáceres. En aquel artículo, titulado «Cabezazos contra el muro de la historia», no solo defendía el valor de la palabra para el progreso humano frente al señuelo de la violencia que consagra la sentencia de Marx: «La violencia es la partera de la historia»; en aquel artículo contaba precisamente cómo la gente de bien de la ciudad al conocerse por la tarde la barbarie de ETA era capaz de sobreponerse a la indignación y al ‘natural’ instinto de venganza, conscientes de que sucumbir a la tentación de una respuesta ‘impulsiva’ sería volver atrás y otra forma de hacerles el juego a los terroristas.
El secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco se producía apenas una semana después de que la Guardia Civil liberase al funcionario de prisiones Ortega Lara tras permanecer 532 días dentro de un zulo. La ETA acusó el golpe de aquella brillante liberación y buscó un golpe de efecto fácil en la figura del concejal Miguel Ángel Blanco.
Me parece que es importante no perder la perspectiva. En 1997 la sociedad observaba a ETA sobre todo con miedo y desprecio. Pero por otra parte la vida continuaba con la precisión que impone la naturaleza, la rutina y esa cierta indiferencia que suscitan los problemas que no nos afectan demasiado de cerca…
En aquella época por ejemplo aún existía el servicio militar obligatorio, la famosa mili, y como cualquier sábado previo a la jura de bandera en el Cimov nº 1, la ciudad se llenaba de reclutas y familiares que aprovechaban la tarde del 12 de julio de 1997 paseando felices y ajenos a la tragedia. «Esa imagen de normalidad», escribí entonces «contribuía más aún a subrayar lo absurdo de las acciones de ETA, instalada en la ‘irrealidad’ de unos presos, víctimas a su vez de ese torbellino infeliz que ellos han alimentado, y de una minoría tozuda que se empeña en dar chocazos con su cabeza contra el muro de la realidad, de la historia, de la libertad, de la justicia, del progreso y, lo que es peor para ellos, contra el muro de la inteligencia. No sólo son menos sino que además son más torpes. La historia, que es inexorable, les pasará factura».
Lo que ocurrió después es de sobra conocido. El punto de inflexión que supuso el asesinato de Miguel Ángel Blanco desató una oleada de indignación y protestas en toda España como no se habían vivido antes. A los historiadores les corresponde fijar y analizar la trascendencia de aquella dramática muerte.
En mi caso, si vuelvo la mirada a ese sábado de julio de 20 años atrás, lo primero que constato es el valor de la palabra como elemento esencial de progreso, como única arma de la historia –lejos de cualquier quijada de burro– para los hombres que aspiran a vivir en sociedad.

Ver Post >
De Séneca a Azarías
img
Juan Domingo Fernández | 29-06-2017 | 19:10| 0

Me parece que Internet y el universo de las redes sociales se asemeja a los tiempos de los pasquines y de las pintadas. Una época en que el rumor, las medias verdades y la información descontextualizada circulaban igual que la moneda de curso legal. En determinadas circunstancias (bajo una feroz censura o un poder absoluto) supongo que los pasquines cumplieron su papel –valga la expresión– igual que las pintadas en las paredes. Para difundir eslóganes nada mejor que un muro, de ladrillo o de Facebook. Que se lo cuenten a los jóvenes de Mayo del 68 cuando pedían «¡Levantad los adoquines que debajo está la playa!» o a esos precursores de Banksy que ironizaron en el Londres de 1975 con otra pintada memorable: «Dios no está muerto: está vivo, saludable y trabajando en un proyecto mucho menos ambicioso».
El universo de las redes sociales suscita firmes reticencias porque la información que nos llega a través de nuestras cuentas no suele estar jerarquizada (su carácter en un porcentaje altísimo es aleatorio, azaroso, circunstancial); puede tratarse de datos no confirmados y para muchos usuarios, además, las redes sociales ‘ocupan’ un espacio y un tiempo que no pueden dedicar a otras propuestas informativas o de comunicación mejor estructuradas, más fiables y rigurosas. Menos líquidas.
En mi opinión las redes sociales están destinadas a convertirse
–probablemente lo son ya– en grandes herramientas de entretenimiento y diversión. Muy aptas para la propagación de memes, chistes, chascarrillos, nimiedades y otros subproductos de bajo coste. Por decirlo como Paco el Bajo en ‘Los santos inocentes’ cuando disculpaba a su cuñado Azarías: desengáñese, señorito Iván, para la paloma vale pero para la perdiz es corto de entendederas.
Una de las cosas que peor llevo en las redes sociales es la práctica del machaqueo: esos profesionales del Twitter o del Facebook que se pasan el día con el mismo sonsonete. En modo martillo pilón o picador de almendrilla. Entusiastas del bombo y de la propaganda a los que jamás les entraría en la cabeza aquel famoso reproche de Alberto Moravia: «Curiosamente los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado».
Sin embargo, reconozco que me gusta Internet en general aunque solo sea por lo que ha aportado al mundo de la comunicación y sus enormes potencialidades. Debo insistir también en que mis reticencias respecto a las redes sociales tienen que ver más con el uso furtivo que se hace de ellas que con su carácter.
Así como Séneca decía al hablar de los vicios que son propios «de los hombres, no de los tiempos» puede decirse que el problema de las redes sociales no radica en su naturaleza sino en la utilización que hacemos de ellas, en el fin al que las destinamos. Aunque sospecho que si Séneca viviera en el siglo XXI y observara a millones de personas en todo el mundo consultando ensimismadas cada poco tiempo un dispositivo móvil, tal vez cambiaba de opinión.

Ver Post >
De la inteligencia y la astucia
img
Juan Domingo Fernández | 22-06-2017 | 19:21| 0

Las investigaciones sobre el desarrollo de la inteligencia incluyen campos tan distintos como el de la inteligencia artificial y la genética. El propio concepto de inteligencia es complejo y poliédrico. En realidad no cabe hablar de una sola inteligencia sino de varias. De hecho los científicos sostienen que existen al menos doce ‘inteligencias’ distintas, entre ellas la inteligencia lingüística, la lógico-matemática, la espacial, la musical, la emocional, la intrapersonal, la interpersonal, la colaborativa…
Percibida como un valor característico de la ‘mente’ y opuesto al ‘corazón’, a la inteligencia solemos vincularla con la frialdad, la reflexión o el rigor frente a la pasión de lo sentimental y espontáneo, frente a esa efervescencia que resume el adjetivo ‘romántico’. De ahí que a través de la historia el prestigio del concepto ‘inteligencia’ haya fluctuado como los valores en la bolsa. De la Rochefoucauld advierte que «todo el mundo se queja de su memoria, pero nadie de su inteligencia», que a mí me parece además de una aguda observación psicológica un compendio (guasón) de experiencia histórica.
Y más de veinte siglos antes uno de los siete sabios griegos sentenciaba: «El deseo de lo imposible es una enfermedad de la inteligencia», que también se nos revela como una fórmula breve y sentenciosa para incitarnos a la reflexión realista, racional, quizás estoica.
Otra idea muy extendida en el imaginario colectivo respecto a la inteligencia es que reconocerla en los demás exige que uno mismo la posea. Es decir, una variación del principio teórico según el cual únicamente los iguales se reconocen entre sí. Goethe lo formuló también con pocas palabras: «todas las inteligencias son invisibles para el que no tiene inteligencia él mismo».
En la vida cotidiana casi todos conocemos ejemplos en los que antes de calificar a una persona de ‘inteligente’ preferimos definirla como ‘lista’. Es una manera de matizar y también de rebajar el valor del concepto ‘inteligencia’, revestido de atribuciones positivas, encomiables, frente al de ‘listeza’, vinculado con aspectos como egoísmo, ambición, interés, avidez… En el mundo de la política (y conste que no deseo hablar de ningún político en concreto) los ejemplos de ‘listos’ frente a los ‘inteligentes’ seguro que darían para completar una enciclopedia.
Me temo que una de las fatalidades de las políticas populistas que ensombrecen el porvenir es la abundancia de listos frente a inteligentes. Y más que listos, profesionales de la astucia, es decir, del maniobrerismo, de esa mediocridad que busca ganar batallas inmediatas porque en el fondo no confían en su capacidad para ganar la guerra…
Lo terrible de las políticas populistas no es su falta de respeto a la verdad (desde las mentiras del ‘brexit’ hasta los tuits de Trump; desde la hipocresía de los dirigentes independentistas catalanes hasta las manipulaciones del régimen chavista o de Le Pen en Francia) lo descorazonador son las propuestas endebles y la abundancia de contradicciones. El porvenir concebido como una política de gestos contada por un astuto lleno de ruido y de furia.

Ver Post >
De diagnósticos y trenes que pasan
img
Juan Domingo Fernández | 16-06-2017 | 19:53| 0

Ahora que de casi todo hace ya veinte años, que decía Jaime Gil de Biedma, resulta que de las primeras elecciones libres de la etapa democrática no hace veinte sino cuarenta, que ya son años. La ruleta del calendario ha bordeado otra carambola: emparejar aquel 15-J iniciático e ilusionante con este 13-J terminal y previsible en que se representó la postrera moción de censura del Parlamento español.
En un artículo publicado en su sección de ‘ABC’ en mayo de 1977 el periodista Carlos Luis Álvarez escribe sobre la presentación que Rafael Alberti hizo de sus apuntes de ‘El Adefesio’, encuentro al que también acudieron Dámaso Alonso, Gerardo Diego «y mucha más crema de la intelectualidad». El periodista añade una anécdota deliciosa: «Mi amigo Manolo Vicent me contó en lo de Alberti que había visto a una joven ácrata rechazar ‘Mundo Obrero’ porque decía que era un periódico monárquico. ¿Cabe mayor indicativo de lo que es una situación moderada?», se preguntaba Carlos Luis Álvarez con la revolera de la ironía.
Vista con perspectiva, la moción de censura del 13-J me parece que es también la prueba de que vivimos una situación moderada, solo que en vez de jóvenes ácratas juzgando con desdén y displicencia a ‘Mundo Obrero, (entonces nada menos que el periódico del ‘partido’ por antonomasia durante el largo paréntesis franquista, es decir, el PCE, el Partido Comunista de España) por el tablero político se mueven fuerzas ‘antisistema’ o ‘independentistas’ más o menos conformes con la Constitución, aunque sea bajo la formalidad del «por imperativo legal».
No sé si debido a aquella «situación moderada» que se vivía en los primeros años de la Transición o debido al carácter cíclico de la historia, el caso es que la moción de censura del 13-J ha tenido algo de movimiento en bucle y tránsito por el túnel del tiempo. O eso me ha parecido a mí.
Oyendo a Pablo Iglesias (y sobre todo a Irene Montero) creo que no hemos regresado al 15-J de 1977 sino al 15-M de 2011; es decir, al movimiento de los indignados. Supongo que nadie con dos dedos de frente y algo de corazón negará lo acertado que resulta el diagnóstico que hicieron acerca de la corrupción y el capitalismo de las ‘élites extractivas’ consustancial a la ‘casta’. Pero compartir el diagnóstico no quiere decir que se compartan las soluciones. Al contrario. Buena parte de los ciudadanos se solidarizan con las protestas pero discrepan, y mucho, respecto a los remedios para que aparte de acabar con las prácticas corruptas se arbitren expectativas de progreso razonables. No puede ser, como sostiene el adagio popular, que acabe costando más el collar que el perro…
La moción de censura creo que ha aportado escasas novedades. Si en la vida hay trenes que solo pasan una vez, acaso la principal constatación que habrá hecho ya Pablo Iglesias es que tuvo la oportunidad de subirse a ese tren –aliándose con el PSOE y Ciudadanos– pero prefirió dejarlo pasar y él sabrá las razones.

Ver Post >
La carta traspapelada
img
Juan Domingo Fernández | 08-06-2017 | 19:00| 0

CUENTA el poeta, crítico y profesor José Luis García Martín que el otro día encontró, «traspapelada en el libro de un poeta que frecuento poco» una postal que había recibido hace más de cuarenta años y que había olvidado. La postal (elegante acuse de recibo de una revista literaria) se la envió Vicente Aleixandre en 1976.
Este episodio del documento traspapelado me resulta cercano por la arraigada costumbre de guardar entre las páginas de los libros diversas notas, reseñas, cartas, entrevistas… relativas a la obra o al autor. Mi último ‘hallazgo’ de una carta oculta o traspapelada tiene que ver con el novelista Juan García Hortelano y también, me parece, con el oficio del periodismo. Se lo voy a contar.
A finales de 1986 tuve que cubrir informativamente un seminario internacional sobre el puente romano de Alcántara que se celebraba en esa localidad cacereña. Un trabajo digamos que rutinario, sin relieve especial… Cumplida la tarea, la jornada me reservaba sin embargo un regalo imprevisto: entre los invitados al encuentro figuraba un escritor famoso no por sus publicaciones sobre las estructuras de puentes y acueductos sino por ser el autor de obras tan apreciables como ‘Tormenta de verano’, ‘El gran momento de Mary Tribune’, ‘Los vaqueros en el pozo’ o ‘Gramática parda’. He tenido suerte, pensé.
Resulta que Juan García Hortelano asistía a las jornadas en calidad de jefe de publicaciones del Centro de Estudios Históricos del MOPU (Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo). El caso es que a mí me faltó tiempo para proponerle una entrevista y a él le sobró cordialidad y disposición para aceptarla de inmediato, gustosamente. «Si te parece» dijo mientras me tomaba del brazo, «charlamos y paseamos un rato».
Así que caminando sobre las lanchas lustrosas y las lápidas del claustro del Conventual de San Benito, Juan García Hortelano me habló de su experiencia novelística, de su trayectoria narrativa, de sus manías o de su incredulidad respecto a la muerte de la novela. Desgranó opiniones sobre la generación del medio siglo y los novelistas del socialrealismo, recordó anécdotas divertidas de la amistad con Carlos Barral, habló de sus lecturas habituales o de su interés por hacer novelas bien escritas pero sin aburrir…
Funcionario público desde el año 1953, García Hortelano aseguraba entonces que su trabajo en un organismo oficial era la constatación «clarísima» de que en España no se puede vivir de la literatura. Y lo reconocía sin poses ni rimbombancias afectadas, sino a la inversa, confesándose partidario del «trabajo de ‘ganapán’, que se ha dicho toda la vida…».
A los pocos días publiqué una amplia entrevista con el autor de ‘Gramática parda’ y se la envíe a Madrid, a su domicilio de la calle Gaztambide. Poco después me remitió una carta dándome las gracias por la entrevista y felicitándome «por tu oficio, tan difícil de ejercer a la hora de la página impresa». Esa carta ha dormido ‘traspapelada’ entre las hojas de ‘El gran momento de Mary Tribune’ desde diciembre de 1986. Hasta ayer mismo.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor