Pan y circo | GRATIS TOTAL - Blogs hoy.es

Blogs

Pan y circo

El mundo está lleno de contrastes. Debe de ser ley de vida. Si no existiera la sombra, la luz sería un concepto incomprensible. El otro día vi uno de esos dibujos geniales de ‘El Roto’ en el que una pareja, elegantemente vestida y sentados a la mesa toman el aperitivo, mientras dialogan en tono apacible. Ella: «En la calle empieza a haber hambre». Él: «¡Y cierra El Bulli!».

Este periódico publica un reportaje, ilustrado con la imagen idílica de un joven matrimonio en el salón de su vivienda, con el siguiente título: «Esta casa es del banco». Y subtítulo informativo: «Unas 181.000 familias perderán su vivienda este año por no pagar la hipoteca; diez veces más que en 2006, cuando se registraron 17.635 embargos». Por otro diario me entero de que el actor George Clooney ha puesto a la venta su mansión junto al lago de Como, por la que se interesan entre otros el futbolista Beckham y un magnate del vodka. Más contrastes. Apenas recuperado del espectáculo televisivo de un tal John Cobra en plan ‘tocahuevos’ de viejo cabaret, salta a la actualidad la figura de un cura asaz pendón y promiscuo que ejercía su magisterio en dos pueblecitos de Toledo y se ofrecía a través de Internet para prostituirse a cambio de dinero. ¿Será la crisis? Ovejas descarriadas hay en todos los rebaños.

Vivimos en el imperio de la tele realidad. Así se explica que esa mezcla entre ficción y vida cotidiana inspire series como la que anuncia Antena 3 para su futuro programa estrella: ‘Invisibles’, donde un grupo de famosos: Álvaro de Marichalar, Sofía Mazagatos, Blanca Fernández Ochoa, Miguel Temprano y Yeyo Llagostera se disfrazan de mendigos y tratarán de acercar al espectador la realidad de los ‘sin techo’, de esos miles de indigentes convertido en los parias de una sociedad opulenta –paradójicamente en crisis–, capaz de convivir con el drama de millones de parados y de ironizar, de forma eficaz e inteligente, con el cierre de un restaurante de lujo.

El ‘pan y circo’ de los romanos está de capa caída en lo que respecta al pan, pero no en lo que respecta al espectáculo. Las audiencias necesitan zamparse ingentes cantidades de ‘show’ quizás como un anestesiante que les haga olvidar otra realidad más cruda y cercana. La fórmula, antigua, sigue demostrándose muy útil. Vivan los contrastes. «¡Más madera…, esto es la guerra!», que decían los hermanos Marx.

Llega a mi mesa un díptico publicitario de Manos Unidas, una ONG por la que siento respeto. La portada es la fotografía de un joven envejecido (o de una vieja prematura, no distingo bien) que se afana en rebuscar restos en cualquier vertedero de basuras del Tercer Mundo. Junto a esa imagen, un pregunta: «¿Qué crees que necesita esta persona?». En la siguiente página, a modo de casillas de un test, proponen varias respuestas: Indiferencia, olvido, palabras, buenas intenciones, promesas. Todas esas casillas aparecen vacías, sin la cruz correspondiente. Y debajo, al final, marcada con un asterisco, la que Manos Unidas considera que es la respuesta correcta: «Tu ayuda»: escuelas, viviendas, saneamientos, hospitales, acceso al agua, cooperativas, granjas, promoción de la mujer…

Entre el espectáculo y la realidad, elija usted la casilla más conveniente.

Temas

miseria

Juan Domingo Fernández

Sobre el autor

Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández


febrero 2010
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728