Hoy

img
Arte e historia
img
Juan Domingo Fernández | 23-02-2017 | 13:22

Una de las ventajas de vivir en una ciudad Patrimonio de la Humanidad como Cáceres es la posibilidad de gozar diariamente de un conjunto histórico artístico en el que destacan valiosos monumentos de época medieval y renacentista. Pero en Cáceres también convive la modernidad con el pasado. Quizás el ejemplo paradigmático de esa convivencia lo represente la Fundación Mercedes Calles, en cuya sede del Palacio de los Becerra (siglo XV) puede visitarse hasta el próximo mes de abril la exposición ‘Miradas de un coleccionista’, que reúne casi 50 obras del medio millar que atesora la colección Himalaya de Julián Castilla.
Desde que abrió sus puertas hace diez años, por la casa palacio de los Becerra ha pasado ya más de millón y medio de visitantes, según Luis Acha, director de la Fundación Mercedes Calles. Visitantes y turistas que aparte de admirar el patrimonio permanente que se exhibe, han disfrutado de exposiciones artísticas temporales de primerísimo nivel con obras de Sorolla, Zuloaga, Goya, Rembrandt, Andy Warhol, Narbón, o aquella muestra singularísima de cuadros escogidos de pintores rusos que habían sido rechazados por el régimen comunista.
Las casi cincuenta obras que reúne ‘Miradas de un coleccionista. Colección Himalaya’ son una buena oportunidad para acercarse, como señala en el catálogo la comisaria de la muestra, Marisa Oropesa, a varias de las corrientes que perfilan las tendencias artísticas desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días. Tendencias que arrancan con la abstracción surgida tras la II Guerra Mundial, el informalismo, el arte Pop o Nueva Figuración –como se denominó en España–, las creaciones contraculturales de ‘la movida’ hasta «esos jóvenes polifacéticos que se universalizan», como señala Marisa Oropesa cuando cita las obras de tres artistas: Miquel Barceló, Jaume Plensa o el desaparecido Juan Muñoz.
Reflexionando acerca de la colección de Julián Castilla, recuerda el crítico y profesor Fernando Castro Flórez que Sacha Guitry habla de dos clases de coleccionistas: «los que esconden sus tesoros y los que los enseñan, los coleccionistas de alacena y los de vitrina». Por suerte para Cáceres, la Fundación Mercedes Calles lleva ofreciendo su espacio expositor a coleccionistas de arte (en su mayoría privados) favorables generosamente a mostrar sus tesoros.
En cualquier caso, creo que lo más atractivo de la colección Himalaya es lo que tiene de antología de toda una época. Por eso me parece que no es preciso sentir una desmesurada afición por el arte moderno o contemporáneo para disfrutar con la visita. La simple relación de nombres es apabullante: Ràfols Casamada, Juan Genovés, Eugenio Granell, Xavier Valls, Amalia Avia, Carmen Laffón, Hernández Pijuan, Plensa, Luis Gordillo, Canogar, J. Ugalde, Manolo Valdés, Alcaín, Úrculo, Alfonso Albacete, Quejido, Dis Berlin, Soledad Sevilla, Pérez Villalta, José M. Sicilia, Cristina Iglesias, Juan Muñoz, Uslé, Pelayo Ortega, Navarro Baldeweg, Ceesepe, Miquel Barceló, Ouka Leele, Ángel Mateo Charris, Martín Begué, Paco Pomet, José Ramón Amondaráin o Bosco Sodi, entre otros. Una lección de arte y de historia.

Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Categorías

Otros Blogs de Autor