Hoy

img
Fecha: julio 6, 2017
A Miguel Ángel Blanco, en el recuerdo
Juan Domingo Fernández 06-07-2017 | 6:37 | 0

La semana que viene se cumplen 20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA. Yo recuerdo muy bien aquellos momentos del sábado 12 de julio de 1997 porque ese fin de semana estaba trabajando y cuando el joven concejal de Ermua se encontraba todavía entre la vida y la muerte me puse a teclear un artículo para la sección que durante años firmé con el seudónimo de Tristán Buendía en las páginas de HOY de Cáceres. En aquel artículo, titulado «Cabezazos contra el muro de la historia», no solo defendía el valor de la palabra para el progreso humano frente al señuelo de la violencia que consagra la sentencia de Marx: «La violencia es la partera de la historia»; en aquel artículo contaba precisamente cómo la gente de bien de la ciudad al conocerse por la tarde la barbarie de ETA era capaz de sobreponerse a la indignación y al ‘natural’ instinto de venganza, conscientes de que sucumbir a la tentación de una respuesta ‘impulsiva’ sería volver atrás y otra forma de hacerles el juego a los terroristas.
El secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco se producía apenas una semana después de que la Guardia Civil liberase al funcionario de prisiones Ortega Lara tras permanecer 532 días dentro de un zulo. La ETA acusó el golpe de aquella brillante liberación y buscó un golpe de efecto fácil en la figura del concejal Miguel Ángel Blanco.
Me parece que es importante no perder la perspectiva. En 1997 la sociedad observaba a ETA sobre todo con miedo y desprecio. Pero por otra parte la vida continuaba con la precisión que impone la naturaleza, la rutina y esa cierta indiferencia que suscitan los problemas que no nos afectan demasiado de cerca…
En aquella época por ejemplo aún existía el servicio militar obligatorio, la famosa mili, y como cualquier sábado previo a la jura de bandera en el Cimov nº 1, la ciudad se llenaba de reclutas y familiares que aprovechaban la tarde del 12 de julio de 1997 paseando felices y ajenos a la tragedia. «Esa imagen de normalidad», escribí entonces «contribuía más aún a subrayar lo absurdo de las acciones de ETA, instalada en la ‘irrealidad’ de unos presos, víctimas a su vez de ese torbellino infeliz que ellos han alimentado, y de una minoría tozuda que se empeña en dar chocazos con su cabeza contra el muro de la realidad, de la historia, de la libertad, de la justicia, del progreso y, lo que es peor para ellos, contra el muro de la inteligencia. No sólo son menos sino que además son más torpes. La historia, que es inexorable, les pasará factura».
Lo que ocurrió después es de sobra conocido. El punto de inflexión que supuso el asesinato de Miguel Ángel Blanco desató una oleada de indignación y protestas en toda España como no se habían vivido antes. A los historiadores les corresponde fijar y analizar la trascendencia de aquella dramática muerte.
En mi caso, si vuelvo la mirada a ese sábado de julio de 20 años atrás, lo primero que constato es el valor de la palabra como elemento esencial de progreso, como única arma de la historia –lejos de cualquier quijada de burro– para los hombres que aspiran a vivir en sociedad.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor