Hoy

img
Etiqueta: Vanidad
De Proust, Kafka y el populismo ególatra
img
Juan Domingo Fernández | 04-05-2017 | 17:43 |0

Acaso el itinerario más difícil de transitar en literatura sea el que conduce desde ‘lo local a lo universal’, es decir, desde lo estrictamente íntimo, único, a lo común y general. Yo creo que nada resulta más universal que un niño jugando con un aro en un parque, al margen de que se trate de un parque de Cáceres o de Camboya.
Es un principio aplicable a las obras literarias, periodísticas y de cualquier tipo de comunicación, incluidas las de carácter comercial, político, propagandístico… Quien aspire a la eficacia en el mensaje –y esa eficacia puede consistir en conmover, deslumbrar, incitar a determinado consumo o conclusiones no necesariamente correctas– es probable que se presente ante la audiencia como alguien que viaja desde lo personal a lo universal. Desde el yo al nosotros.
Esta semana he leído en el blog de literatura ‘Calle del Orco’ un texto revelador de Walter Benjamin: «Hay algo que Kafka tiene en común con Proust y, quién sabe si este algo se encuentra también en algún otro lugar. Se trata del uso del ‘yo’. Cuando Proust en su ‘recherche du temps perdu’, Kafka en sus diarios, dicen ‘yo’, en ambos es por igual un yo

Ver Post
Vanitas vanitatis
img
Juan Domingo Fernández | 18-04-2014 | 10:37 |0

Lo peor de la mala literatura es la vanidad, igual que la ganga es lo menos valioso en el filón del mineral. Hay autores a los que el brillo del oro les acompaña durante años, a veces durante dácadas, hasta que se acaba descubriendo que bajo aquel refulgir no había partículas de oro sino de purpurina. En lo relativo a veredictos culturales, el tiempo juega a los dados y su juicio, además, dista mucho de ser inexorable. Hace pocos meses el pintor y crítico Pancho Ortuño se preguntaba en su blog acerca de los dibujos que se conservan de Velázquez. «No se puede decir que existan dibujos de Velázquez», avanzaba. «Al menos los que he visto hasta ahora ni siquiera tengo claro que sean de su mano. ¿Dónde están los estudios del natural, los bocetos de composición y claroscuro, los cartones (así se llamaban) cuyos diseños pasarían al cuadro? No existen y no es plausible que los destruyera todos. Al menos hubieran quedado los que se encontraran en el taller tras su muerte». Al margen de las hipótesis ‘técnicas’ acerca de por qué no se conservan tales dibujos, a mí me interesa la cuestión desde el momento en que alguien se pregunta por el destino de una obra

Ver Post
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor