Hoy

img
Etiqueta: internet
De Séneca a Azarías
img
Juan Domingo Fernández | 29-06-2017 | 19:10 |0

Me parece que Internet y el universo de las redes sociales se asemeja a los tiempos de los pasquines y de las pintadas. Una época en que el rumor, las medias verdades y la información descontextualizada circulaban igual que la moneda de curso legal. En determinadas circunstancias (bajo una feroz censura o un poder absoluto) supongo que los pasquines cumplieron su papel –valga la expresión– igual que las pintadas en las paredes. Para difundir eslóganes nada mejor que un muro, de ladrillo o de Facebook. Que se lo cuenten a los jóvenes de Mayo del 68 cuando pedían «¡Levantad los adoquines que debajo está la playa!» o a esos precursores de Banksy que ironizaron en el Londres de 1975 con otra pintada memorable: «Dios no está muerto: está vivo, saludable y trabajando en un proyecto mucho menos ambicioso».
El universo de las redes sociales suscita firmes reticencias porque la información que nos llega a través de nuestras cuentas no suele estar jerarquizada (su carácter en un porcentaje altísimo es aleatorio, azaroso, circunstancial); puede tratarse de datos no confirmados y para muchos usuarios, además, las redes sociales ‘ocupan’ un espacio y un tiempo

Ver Post
Pintadas e Internet
img
Juan Domingo Fernández | 03-12-2015 | 20:27 |0

Las pintadas han desaparecido de la paredes, aunque algunas sobreviven como okupas en las redes sociales. Con menos riesgos y tal vez con más repercusión. La pintada siempre ha representado un ejercicio de rebeldía, conserva algo de clandestino, el brochazo apresurado de los proscritos del poder. De cualquier poder.
Con el combustible de la transgresión, quien deja su mensaje incendiario en los muros o en las puertas de los servicios públicos está satisfaciendo antes que una reivindicación, esa necesidad tan primaria de proclamar: «Fulanito de tal estuvo aquí». No quiero decir que las antiguas pintadas no tuvieran una clara intencionalidad política, poética, sindical, humorística…, sino que en la naturaleza del impulso primaba acaso el carácter testimonial sobre el reivindicativo.
Alguna vez he contado la impresión que me produjo en los años previos a la transición democrática la pintada que leí en el lavabo de una cafetería salmantina. Alguien había escrito con rotulador negro: «Lee a Marx». Y en otra línea: «Lee a Marcuse». Pasados unos días apareció, escrito en rotulador rojo y como tercer renglón: «Lee Van Cleef». (Para los más jóvenes

Ver Post
La Red y el patatal
img
Juan Domingo Fernández | 04-02-2010 | 21:32 |0

Acabo de llevarme un susto de muerte. Tengo una alerta en Internet que me avisa en cuanto sale alguna información con mi nombre. Me resulta bastante útil no para alimentar la vanidad (de la que estoy curado) sino para conocer el eco del trabajo.

El problema es que hay más personas que también se llaman como yo. Sobre todo en Argentina, donde el patronímico Juan Domingo es bastante habitual porque da la casualidad que hubo un presidente que se llamaba Juan Domingo Perón.

Yo he repetido hasta la saciedad que me llamo Juan Domingo por mi abuelo materno, que se llamaba así, y no por Perón, pero el buscador de Internet no lo sabe.

Así que diariamente elimino sin llegar a enlazarme dos o tres alertas de los ‘Juan Domingo’ argentinos o de esos otros que intuyo ajenos a mi persona. Aunque hoy no he podido evitar hacer caso del mensaje y averiguar de qué iba la noticia porque el titular me ha dejado turulato:

«Plantan papas en un cementerio».

¡Caramba!, he dicho para mí, cómo está la crisis en Argentina que aprovechan hasta los camposantos para tierras de cultivo. Resulta que un ex concejal de Batán, en Mar del Plata, y homónimo de este servidor, fue el

Ver Post
El guardia de la porra
img
Juan Domingo Fernández | 06-02-2009 | 01:02 |0


La realidad virtual le está ganando el pulso a la realidad a secas. En ese medallero olímpico, Internet y la televisión suman más trofeos que la galaxia Gutemberg. Las cosas que cuentan son las que se cuentan a través de la red. Es ahí donde se disputan los torneos y se resuelven los desafíos. ¿En qué hubiera quedado la historia de aquella simpática vigilante de piscina que el pasado verano saltó al estrellato del ciberespacio con la frase «La he liado parda» si sus confusiones químicas no hubieran conquistado la red?

¿En qué hubiera quedado el desamor de ese hombre, condenado ahora a un año de prisión por

Ver Post
Anónimos
img
Juan Domingo Fernández | 28-09-2008 | 00:34 |0

La exposición de los 75 años de HOY en la Asamblea de Extremadura me ha refrescado varias ideas acerca del periodismo y me ha conducido a los años de la Facultad, cuando uno de los ‘mandamientos’ que nos inculcaban los profesores más lúcidos era la necesidad de separar la opinión de la información, de modo que el lector comprobara fácilmente que los hechos son sagrados y las opiniones libres. Y poco más, porque el resto del programa es vocación, talento y oficio. Ahora que de nuevo se apuesta con fuerza por el periodismo de interés humano, renace también la estrategia sobre el articulismo que aplicaba César González Ruano, quien sostenía que había triunfado porque consiguió que los lectores aceptaran su intimidad, cuando de jóvenes –como a muchos de nosotros, en la Facultad– a los escritores y periodistas siempre se les había dicho lo contrario: que lo que ellos pensaran no le interesaba a nadie. El siguiente paso de los periódicos ha sido enriquecer la participación. Y la opinión. No sólo de columnistas, colaboradores, o a través de cartas al director, sino facilitando la incorporación de muchos lectores con sus comentarios en las ediciones

Ver Post
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor