Hoy

img
Etiqueta: nacionalismo
Empecinado
img
Juan Domingo Fernández | 02-11-2017 | 18:54 |0

AUNQUE al huido Puigdemont le moleste, la prueba irrefutable de su ‘españolismo’ está en la inclinación firme al «sostenella y no enmendalla» que suele atribuirse al empecinamiento patrio. Con el agravante en su caso de ser un lastre que aplica con carácter retroactivo, es decir, su obstinación a la hora de negar la realidad, de cuestionarla, se extiende al pasado, al presente y me temo que al futuro.
El empecinamiento de Puigdemont se funda en la ‘irrealidad’ de una Cataluña que únicamente ha existido en la geografía e historia fantástica de los deseos. De los «sentimientos», como se denomina ahora piadosamente a esa coartada contra la razón. La topografía por la que deambula Puigdemont está emparentada con la leyenda, con la mera ficción, no con la realidad. A quien le interese saber cómo nacen las ‘mitologías nacionalistas’, le bastará para entenderlo con mirar alrededor de nuestro día a día en Cataluña y reflexionar acerca del trajín de mentiras, engaños, ‘astucias’ y versiones de los hechos (y de las opiniones y de los sentimientos y hasta de las emociones) que se cuentan de lo que ha venido ocurriendo por esa tierra. Pensar en la

Ver Post
¿Mentiras?, poca broma
img
Juan Domingo Fernández | 12-10-2017 | 18:19 |0

Cuando un diplomático dice «sí» quiere decir «quizá»; cuando dice «quizá» quiere decir «no», y si dice «no» no es diplomático. Ese viejo dicho confirma mi buen Yorick que esta patulea de dirigentes políticos, ahora por desgracia en la mente de todos, son ajenos al cuerpo diplomático y por descontado, incompatibles con las mínimas normas de la decencia democrática y legal.
«Si me engañas una vez, tuya es la culpa. Si me engañas dos, la culpa es mía», dejó escrito el filósofo griego Anaxágoras.
A un país como España, experimentado en sufrir durante años ‘treguas trampas’ del terrorismo y otras iniquidades, las argucias de «sí, pero no» le causan forzosamente antes que indignación, vergüenza e hilaridad. Para comprobarlo basta entrar en las redes sociales y carcajearse con los abundantísimos ‘memes’ y parodias que suscitan los últimos episodios del innombrable y poco honorable protagonista.
Como en la vieja fábula, el parto de los montes fue un ridículo ratón. O si acaso, el par de cigüeñas que anida –en uno de los montajes humorísticos– sobre el pelucón del sujeto. O el camarote de los hermanos Marx simulando su salón de

Ver Post
Cataluña, la ley y la violencia
img
Juan Domingo Fernández | 05-10-2017 | 18:12 |0

HACE poco me inquietaba si la farsa separatista en Cataluña derivaría en esperpento o en tragicomedia. Ahora lo que me inquieta es saber si el tren sin frenos acabará en la Padania o en los Balcanes…
Supongo que a la carcunda nacionalista y a sus esforzados compañeros de viaje les embargará (metafóricamente, claro) igual entusiasmo que a los agricultores el primer día del Diluvio Universal: «¡Qué buena cosecha vamos a tener este año!». Quiero decir que tras los episodios del 6 y 7 de septiembre en el Parlament, el megaparipé del 1 de octubre, los engolados ‘autoaplausos’ por la ‘heroica’ proeza de pisotear la ley, la democracia y los derechos constitucionales del conjunto de la sociedad catalana igual esperaban que la respuesta del resto de España siguiera siendo más diálogo, subir la puja y una palmadita en la espalda.
Anoche Puigdemont arengó a los suyos como si se tratara del primer día del Diluvio Universal. ¿Piensa quizás que sus acciones van a quedar impunes? Alfonso Guerra ha sido el último que ha insistido en la evidencia del cuento sobre ‘El traje del emperador’. El veterano dirigente socialista ha tenido que insistir en esas

Ver Post
Savater, las putas y los intelectuales
img
Juan Domingo Fernández | 28-09-2017 | 17:15 |0

Profeso admiración por Fernando Savater desde el momento en que descubrí su deslumbrante libro ‘La infancia recuperada’, una de esas obras ‘nutricias’ que constituyen un antes y un después en la formación sentimental de cualquier lector; y más aún si, como era mi caso, se trataba de un lector joven, recién exiliado de la adolescencia…
Los pequeños ensayos de aquel libro me enseñaron a mirar la literatura sin prejuicios ante algunos géneros ‘proscritos’ (entre otros la novela policiaca desde Allan Poe a Agatha Cristie, la ciencia ficción, las llamadas ‘novelas de aventuras’) y también a distinguir lo que la literatura conlleva de mirada moral, de espejo del hombre. Lecciones sobre el papel del héroe en los cuentos clásicos o indagaciones en torno al genio literario de Borges, Shakespeare o Robert Louis Stevenson.
Fernando Savater suma a la claridad de ideas el compromiso, la coherencia cívica y una valentía que le han llevado a levantar la voz incluso frente a la mordaza del terrorismo y la barbarie sectaria. Savater ha sido un testigo incómodo para los variados matones y voceros del fanatismo ideológico y político durante las últimas

Ver Post
Pla, Cataluña y los puntos suspensivos
img
Juan Domingo Fernández | 21-09-2017 | 17:36 |0

Vuelvo a la relectura de ‘El cuaderno gris’, de Josep Pla, que me reconcilia con una Cataluña bastante distinta de la del ‘procès’. Me adentro en sus páginas con el ánimo de encontrar precisamente el contrapunto a la tragicomedia del separatismo. En Pla me divierte su inclinación al sentido práctico: alguien anuncia que él y sus amigos recibirán cuatro pesetas y enseguida lo traduce: «dieciséis cafés por barba». Recrea escenas populares que tienen más de costumbrismo que de apunte sociológico. «Un pescador de Calella, aficionado a cantar, me dice:
—Me gustaría más saber tocar la guitarra que tener panteón…». Regala al lector el hallazgo del ingenio. Hay un ejemplo fulgurante de ironía que resume al mejor Pla de ‘El cuaderno gris’. Cuenta cómo Eugeni d’Ors habla ante su peña del Ateneo y dice:
«—Los hombres son de dos clases: los que sirven para la Filosofía y los que no sirven para nada…
—Sí, claro –ha dicho Pujols–, pero siempre se exagera…».
Le basta contraponer tal respuesta rematada por puntos suspensivos para subrayar la potencia irónica del descreimiento ante la exageración sentenciosa de d’Ors.
Pla huye

Ver Post
De Gibraltar a Torrente
img
Juan Domingo Fernández | 06-04-2017 | 17:52 |0

Parafraseando al Borges que elogiaba a Quevedo cabe decir que Gibraltar es menos un género noticioso que una dilatada y compleja literatura. Un clásico de los contenciosos enquistados, el paradigma de nuestros nudos gordianos. Durante los primeros años del franquismo el grito «¡Gibraltar español!» resumía el santo y seña del espíritu patrio. El heredero natural del viejo «¡Santiago y cierra España». A veces –supongo que cuando convenía al régimen– asomaba cual serpiente de verano por el horizonte político con la disimulada intención de distraer al personal de otras reivindicaciones más acuciantes…
Es famosa la anécdota de los estudiantes falangistas que se manifestaban en los años cuarenta del pasado siglo ante la embajada británica en Madrid. Ante los amenazantes insultos y gritos reclamando la soberanía de Gibraltar para España, el embajador llamó a Ramón Serrano Suñer para protestar por la actitud de los manifestantes. Serrano preguntó al diplomático si quería que le mandase más policías para proteger la embajada. «No, quiero que me mande menos manifestantes», respondió el británico.
Los tiras y aflojas sobre Gibraltar ocupan

Ver Post
Vísperas del delirio
img
Juan Domingo Fernández | 29-10-2015 | 20:07 |0

Los acontecimientos en el ámbito de la política autonómica catalana evolucionan a una velocidad uniformemente acelerada. Supongo que es debido a lo que denominan los independentistas con el eufemismo «el proceso». El proceso de secesión, para entendernos. Pero en física, según prueba la tercera ley de Newton –y me parece que también en política– a toda acción le corresponde una reacción. En consecuencia, cuando alguien echa un pulso debe esperar que en el otro lado de la mesa alguien reaccione y empuje para torcerle el brazo y vencer. Aunque a ratos nos domine la sensación de que en el otro lado de la mesa no hay nadie (¿hay alguien ahí, señor Rajoy?) quienes le están echando el pulso a la España democrática tienen que ser conscientes de a quiénes en realidad se enfrentan para no caer en el error fatal de despreciar al contrincante.
Entre otras cosas porque al contrincante, una joven democracia pero de un país muy antiguo y diverso, le indignan los tejemanejes del nacionalismo rampante y saqueador.
Solo cuando el latrocinio sistemático se enquista bajo el blindaje de la ‘anomalía social’ que es el nacionalismo resulta fácil entender que la

Ver Post
Edimburgo en la mirada
img
Juan Domingo Fernández | 19-09-2014 | 09:14 |0

Edimburgo, la capital de Escocia, es una de las ciudades europeas más bellas. En su centro histórico los guías de turismo se entusiasman con historias de rivalidad en las que Inglaterra y sus reyes encarnan, invariablemente, a los malvados del cuento. La verdad, sin embargo, es que Edimburgo está salpicada de estatuas de personajes y de enclaves que trascienden con mucho ese pasado de afrentas. Quienes recorren la Royal Mile y alrededores podrán disfrutar con recreaciones de episodios truculentos en pasadizos (los famosos ‘closes’), casas embrujadas, cementerios o edificios cubiertos de años y horrores, pero satisfecha esa parcela de anécdotas –incluida la de Bobby, el perrillo que permaneció casi 15 años junto a la tumba de su dueño– lo cierto es que en Edimburgo los turistas se fotografían también junto al monumento a sir Walter Scott, al lado de las estatuas de Adam Smith y de Sherlock Holmes, o delante de la cafetería, ya reformada, donde J.K. Rowling se refugiaba para escribir las primeras aventuras de Harry Potter. Una ciudad en la que pueden rastrearse los ecos de Robert Louis Stevenson, de Arthur Conan Doyle, de Irvine Welsh, el exitoso autor de

Ver Post
De la identidad
img
Juan Domingo Fernández | 25-07-2014 | 20:34 |0

Decía el escritor Seumas MacManus que hay tres cosas con las que conviene ser muy precavido: el casco de un caballo, el cuerno de un toro y la sonrisa de un inglés. Supongo que la tercera de las prevenciones venía marcada por su condición de irlandés de nacimiento. ¿Quién mejor que un irlandés para saber cómo se las gastan los ingleses? Si yo tuviera que parafrasear el consejo de MacManus mantendría, por supuesto, los dos primeros postulados pero introduciría un tercero distinto: líbreme Dios del nacionalismo pelmazo, y utilizo ese adjetivo porque fue el que usó Rafael Sánchez Ferlosio en una magnífica entrevista que le hizo César Coca.
En respuesta a una pregunta sobre el futuro de España y el riesgo de disgregarse, el autor de ‘El Jarama’ y ‘Sobre la guerra’ se lamentaba de que «los catalanes son unos pelmazos insoportables» y añadía: «Ellos se ensalzan mucho. Creo que el esfuerzo de los catalanes por ser eso, catalanes, es excesivo. La identidad hoy es una palabra vacía. Quizá en el siglo XIX tuviese algún sentido, pero hoy, que está todo mezclado, es ridículo hablar de identidad» (…) «hoy solo hay identidad individual». Yo

Ver Post
El DNI de Adriano
img
Juan Domingo Fernández | 21-03-2014 | 10:10 |0

La globalización tiende a convertirnos en mestizos, aunque las fronteras alzan sus empalizadas para refrenar las avalanchas. La realidad enseña sin embargo que los éxodos humanos acaban traspasando los muros reales e imaginarios que encuentran a su paso, igual que el agua de un arroyo acabaría desbordando el endeble tamiz formado por el cuenco de nuestras manos.
No quiero que se me malinterprete. No estoy abogando –al calor demagógico de los sucesos últimos con los inmigrantes en Ceuta y Melilla– por la abolición unilateral de las fronteras. Eso sería además de inútil, contraproducente. Lo que sostengo es que el proceso de globalización a largo plazo hace inviable ponerle puertas al campo. Creo que la historia del hombre desde el primigenio ‘homo sapiens’ hasta los parientes de Einstein e incluso de la reina de Inglaterra no han hecho otra cosa en los últimos milenios que desplazarse de un continente a otro, reproducirse y traspasar puertas reales o imaginarias para sobrevivir y continuar la especie. Creced y multiplicaos. Está en el origen.
Puede resultar paradójico, pero en ese sentido la globalización me parece que no es un fenómeno nuevo ni un

Ver Post
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor