Hoy

img
Etiqueta: propaganda
De Séneca a Azarías
img
Juan Domingo Fernández | 29-06-2017 | 19:10 |0

Me parece que Internet y el universo de las redes sociales se asemeja a los tiempos de los pasquines y de las pintadas. Una época en que el rumor, las medias verdades y la información descontextualizada circulaban igual que la moneda de curso legal. En determinadas circunstancias (bajo una feroz censura o un poder absoluto) supongo que los pasquines cumplieron su papel –valga la expresión– igual que las pintadas en las paredes. Para difundir eslóganes nada mejor que un muro, de ladrillo o de Facebook. Que se lo cuenten a los jóvenes de Mayo del 68 cuando pedían «¡Levantad los adoquines que debajo está la playa!» o a esos precursores de Banksy que ironizaron en el Londres de 1975 con otra pintada memorable: «Dios no está muerto: está vivo, saludable y trabajando en un proyecto mucho menos ambicioso».
El universo de las redes sociales suscita firmes reticencias porque la información que nos llega a través de nuestras cuentas no suele estar jerarquizada (su carácter en un porcentaje altísimo es aleatorio, azaroso, circunstancial); puede tratarse de datos no confirmados y para muchos usuarios, además, las redes sociales ‘ocupan’ un espacio y un tiempo

Ver Post
De Camba a Churchill
img
Juan Domingo Fernández | 31-03-2016 | 18:36 |0

Hay tres amenazas que procuro esquivar: el perro guardián que no ladra, la ira del hombre pacífico y las promesas de quien vende paraísos a la vuelta de la esquina. Bueno, conozco bastantes más peligros pero digamos que esos tres intento soslayarlos a toda costa. Las épocas de incertidumbre parecen propicias para que asome por el horizonte la tercera de dichas amenazas: la de vendedores de paraísos o la de aquel comisionista de revoluciones del que hablaba Julio Camba en su libro de artículos ‘Sobre casi nada’. Aquel buen hombre desplegaba el muestrario con sus productos ante los potenciales clientes, los políticos indecisos. Y cuando el político le preguntaba asombrado «¿Para qué necesito yo una revolución?», el comisionista le decía: «Para gobernar. Sin una revolucioncita bien empleada no gobernará usted nunca».
El catálogo de revoluciones que enseñaba el comisionista era muy variado: había revoluciones progresistas, reaccionarias, pacíficas, violentas, populares, antipopulares… Ahora diríamos que hay también ‘revoluciones’ de diseño, de laboratorio, algunas embrionarias pero creciditas y a las que otros se apuntaron como Charlot en

Ver Post
Mejor reírse
img
Juan Domingo Fernández | 20-02-2015 | 22:46 |0

Thackeray sostiene que el humor es una de las mejores prendas que se pueden vestir en sociedad. Yo estoy muy de acuerdo con él. Por eso en la historia me resultan más atractivas las miradas de los bufones, ¡ay, mi buen Yorick!, que las ocurrencias de los poderosos. Mejor la sabiduría destilada por quien tiene que sobrevivir a las arbitrariedades del tirano que la ampulosidad afectada del gobernante. Por eso en estos tiempos en que la política se adorna tanto de tramoya y afectación son mucho más elocuentes las intervenciones del caricaturista que las proclamas del caricaturizado. Por eso a la democracia le sienta tan bien el humor. Y por eso mismo los palmeros y turiferarios de cuota se rebrincan y hasta parecen bufar cuando nuestros Quevedo o Marcial o Séneca de ahora señalan la desnudez del emperador correspondiente y se ríen con desparpajo de sus necedades.
Siempre es bueno el humor. Nunca está de más. No hay asunto serio que no tenga su lado cómico, ni tema tan trascendente que no consienta unas risas. Quizás el humor sea el consuelo más certero que existe contra la grandilocuencia, la soberbia o las mentiras con que el poderoso trata de trepar en su

Ver Post
Para reír o llorar
img
Juan Domingo Fernández | 14-11-2014 | 10:34 |0

La prueba de que el anuncio de la Lotería es un auténtico pelotazo es que nos hace llorar incluso antes de que compremos el décimo. Llorar después del sorteo debe de ser relativamente habitual –más por desilusión que por la alegría del Gordo, supongo– pero hay que reconocer el talento a los publicitarios que han concebido este cuento de Navidad en un país al que le sobran motivos reales para el llanto sin el estímulo de los emotivos pucheros de una historia de ficción…
Dios aprieta pero no suelta. El supermercado de la realidad está bien surtido y pueden comprarse historias de todo tipo. Los de la botella medio llena tienen la oportunidad de vacunarse contra la melancolía. Les basta disfrutar con la hazaña espacial de la misión Rosetta, capaz de situar después de diez años de viaje la nave europea Philae sobre un cometa que se encuentra ya a 500 millones de kilómetros de la Tierra y se desplaza a una velocidad de 55000 kilómetros por hora. Un hito de la investigación europea bastante más complejo que encontrar una aguja en un pajar. Ese tipo de misiones que le reconcilian a uno con la ciencia y el verdadero progreso de la humanidad.
Quienes ven la

Ver Post
Sobre las apariencias
img
Juan Domingo Fernández | 02-05-2014 | 18:09 |0

VIVIMOS en un mundo de apariencias y de tópicos. De simplificaciones. No es nada nuevo. El hombre lo sabe desde antiguo, y en todas las sociedades se nos previene contra tales argucias. «Las apariencias engañan» o «No es oro todo lo que reluce», son enunciados comunes en cualquier país y tradición. Es más, la utilización de símbolos, de referencias, de ideas… que está en el origen mismo de la transición entre el simple homínido y el ‘homo sapiens’, no deja de ser otra forma de recurrir a las apariencias, de resumir el todo con la parte, la historia completa con una parábola. Seguramente quienes comenzaron a utilizarlas sabían que no es posible abarcar todos los aspectos del mensaje a transmitir sin apoyarse en la simplificación que supone cualquier parábola, esa especie de ‘archivo comprimido’ capaz de transmitir lo esencial, pero con la ventaja de que ocupa mucho menos tiempo y espacio.
Así que vale de poco lamentarse de tales circunstancias, pues el imperio de las apariencias y de los tópicos creo que es tan antiguo como la historia de la humanidad. Lo que sucede es que no en todos los momentos se ha recurrido a las apariencias con la misma

Ver Post
Te conozco, pajarito
img
Juan Domingo Fernández | 25-10-2013 | 22:08 |0

LA otra tarde volvía en coche de asistir al funeral de una persona entrañable. Para distraerme de la melancolía de la pérdida, puse la radio. Entrevistaban a José Luis Balbín, el veterano periodista que dirigió y presentó un programa muy recordado de TVE, ‘La clave’. Alejado de complacencias y me parece que suficientemente lúcido, Balbín explicaba que no le interesan los debates en las tertulias «de ahora» porque además de que los invitados se gritan e insultan entre sí, se conoce de antemano lo que van a decir. Todo es aburrida y disparatadamente previsible.
A mí me ha invadido también esa sensación al oír o escuchar a quienes participan de forma habitual como tertulianos, contertulios o invitados en programas de radio y televisión. Es la sensación de estar escuchando intervenciones de «periodismo de camiseta», por utilizar la expresión que ha importado al universo informativo español el Tata Martino, entrenador del Barça. A Balbín le aburren ese tipo de programas y a mí me aburren y en cierto modo también me escandalizan. La política está fagocitando diariamente a decenas de periodistas, informadores y publicistas a quienes convierte en

Ver Post
Vestir el muñeco
img
Juan Domingo Fernández | 20-09-2013 | 18:20 |0

Con la excusa de los recortes, los españoles nos hemos visto empujados a rescatar los estandartes del estoicismo, una corriente filosófica muy consoladora para tiempos de vacas flacas. A la fuerza ahorcan. Séneca vuelve a ser el guía. Y Epícteto: «Engrandecerás a tu pueblo no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes».
Se rescatan frases con poder estimulante: «¿Dificultades? Las de mi padre, o las de mi abuelo». «A vosotros os lo han dado todo hecho». «No valoráis lo que tenéis porque os lo han regalado, no es fruto del sudor y del esfuerzo». Cosas por el estilo.
Cada época genera sus mitologías y supersticiones. Los sociólogos saben muy bien que la España empobrecida y desangrada de la posguerra sólo podía consagrar, por ejemplo, a un torero enjuto como Manolete para encarnar al héroe de las masas, al signo de los tiempos… De la misma manera, en los años sesenta, la España que se sacudía bastantes penurias de todo tipo empezó a desperezarse del subdesarrollo y alimentó el toreo alegre y consumista de Manuel Benítez ‘El Cordobés’, los Seat 600, el turismo y hasta las divisas de la emigración. Yo creo

Ver Post
Bastón de ciego
img
Juan Domingo Fernández | 03-05-2013 | 21:21 |0

Cuanto más compleja y diversa es una sociedad, más difícil resulta persuadirla. De lo que sea. En materia de consumo, en política, en cultura, en economía… A las masas uniformes es mucho más fácil convencerlas. La tendencia natural de quien está interesado en ‘vender’ su producto, sin embargo, es conseguir el mayor grado de uniformidad en la clientela, especialmente si lo que se ‘vende’ son ideas o una ideología. ¿Qué significa eso? Que en una sociedad rica, plural, con criterios fundados, resulta más compleja la tarea de ‘adoctrinar’ en masa, uniformando lo que por principio no es uniforme, monolítico, sino variado, distinto, poliédrico.
En tiempos de incertidumbre y de tormenta, la marinería suele mirar al capitán. Napoleón lo dijo de otro modo: «Hay en los pueblos un sentimiento interior, profundo, una necesidad que los arrastra al reconocimiento de un Dios, sea el que fuere». El dios a veces es un ídolo como el becerro de oro, la esperanza de un mundo mejor, la confianza en la solidaridad entre los hombres o incluso la simple delegación en una batería de poderes ‘fácticos’ a veces abstractos e imperceptibles que se ocupan de pensar y

Ver Post
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Otros Blogs de Autor