Hoy

img
Etiqueta: tópicos
De la despoblación y de los tópicos
img
Juan Domingo Fernández | 19-01-2017 | 20:35 |0

Algunas de las injusticias más sangrantes que se han cometido con Extremadura tienen su origen en tópicos repetidos hasta la náusea, tópicos cultivadores de una imagen denigratoria, de brocha gorda. Tópicos como los versos de Quevedo: «Vinieron extremeños a cuadrillas / bien cerrados de barba y de mollera», que contribuyeron a perfilar un imaginario colectivo donde encajaban a la perfección la manida y falsa figura de un Francisco Pizarro cuidando cerdos antes de irse a la conquista de Perú; las ficciones tremendistas del Pascual Duarte, que Cela sitúa en la región; los Azarías y ‘santos inocentes’ que poblaban nuestras dehesas; aquellas Hurdes de hambre y de miseria que Buñuel enturbió –a pesar de su buena voluntad– o ese cliché colectivo por el cual durante años se ha vinculado a esta tierra con la truculencia de Puerto Hurraco… (Hubo hasta periodistas, de prestigio, que para despreciar a los dirigentes políticos de entonces se inventaron el remoquete: «Socialismo de Puerto Hurraco». Mira tú qué talento.
Justo estos días en que Fitur contribuye a difundir una imagen bien distinta de Extremadura, –una de las regiones con índices de

Ver Post
Demagogos y populistas
img
Juan Domingo Fernández | 29-05-2015 | 21:57 |0

La política, o es percibida como un proceso que exige auténtica democracia o solo es oficio de tinieblas. Nadie la librará de ese anatema. Y no son reticencias recientes y gratuitas, al contrario, creo que se trata de una prevención muy evidente en esos dos tópicos tan esencialmente reaccionarios y propios del ADN español: «Todos los políticos son iguales» y «Lo mejor es no meterse en política». Quizás tras una guerra civil despiadada, una posguerra implacable y una interminable dictadura, el concepto ‘político’ se devaluó en exceso y nos ha llegado igual que la manzana podrida o el símbolo de connotaciones negativas. Hasta la Transición y la Constitución de 1978, al término ‘político’ solo le cuadraban dos interpretaciones. Primera: la del ‘político’ del Régimen, del Movimiento Nacional de la autodenominada «democracia orgánica» franquista, interesado en la reproducción o mantenimiento del citado Régimen y, segunda, la del ‘político’ que más o menos vinculado a los partidos de la clandestinidad y a través de un compromiso personal se esforzó por romper con los modos y servidumbres propios del antiguo régimen y aquella forma de

Ver Post
Sobre las apariencias
img
Juan Domingo Fernández | 02-05-2014 | 18:09 |0

VIVIMOS en un mundo de apariencias y de tópicos. De simplificaciones. No es nada nuevo. El hombre lo sabe desde antiguo, y en todas las sociedades se nos previene contra tales argucias. «Las apariencias engañan» o «No es oro todo lo que reluce», son enunciados comunes en cualquier país y tradición. Es más, la utilización de símbolos, de referencias, de ideas… que está en el origen mismo de la transición entre el simple homínido y el ‘homo sapiens’, no deja de ser otra forma de recurrir a las apariencias, de resumir el todo con la parte, la historia completa con una parábola. Seguramente quienes comenzaron a utilizarlas sabían que no es posible abarcar todos los aspectos del mensaje a transmitir sin apoyarse en la simplificación que supone cualquier parábola, esa especie de ‘archivo comprimido’ capaz de transmitir lo esencial, pero con la ventaja de que ocupa mucho menos tiempo y espacio.
Así que vale de poco lamentarse de tales circunstancias, pues el imperio de las apariencias y de los tópicos creo que es tan antiguo como la historia de la humanidad. Lo que sucede es que no en todos los momentos se ha recurrido a las apariencias con la misma

Ver Post
Mochuelo vacuo
img
Juan Domingo Fernández | 14-12-2012 | 20:22 |0

Muchas veces la diferencia entre un mochuelo vacuo y una persona inteligente no se distingue a primera vista y es preciso reparar en los pequeños detalles. El mochuelo vacuo, el zote por antonomasia, suele pavonearse y comportarse aparentemente igual que quien  va guíado por la razón, aunque en su caso en vez de trabajar con argumentos y alcanzar opiniones solo alimenta prejuicios. Y ya lo advirtió Voltaire: los prejuicios son la razón de los tontos.
Puede decirse que en la mente del mochuelo vacuo opera un procedimiento de actuación averiado, defectuoso, como el de esos autómatas incapaces de llegar a conclusiones que no figuren en los circuitos integrados de su sesera; es decir, incapaces de saltar sobre la programación de sus prejuicios y actividades de repetición. El comportamiento habitual del mochuelo vacuo lo resume a la perfección un dicho popular: «Cuando el tonto coge la linde, la linde se acaba pero el tonto sigue».
Yo creo que uno de los inconvenientes de las sociedades modernas –acaso consecuencia de la superabundancia de información y del déficit de análisis rigurosos, estructurados– es la progresión geométrica en que han crecido los

Ver Post
Os vais a enterar
img
Juan Domingo Fernández | 04-12-2009 | 21:01 |0

Menos aquella cuarteta cubana: «En el fondo del barranco/ canta un negro con afán: ¡ay, quién pudiera ser blanco/ aunque fuera catalán!» en el encuentro de Alcántara se dijo de todo. Cuando digo de todo me refiero a postulados de esta índole: «los catalanes tienen dos lenguas, pero no dos bocas»; practican un victimismo rentable; el nacionalismo es monolítico y jamás da por concluida la ‘construcción de España’; los mismos periódicos que ahora presionan con un editorial conjunto a favor del Estatut, se han hecho eco de campañas manipuladas sobre la educación sexual en Extremadura; en el reparto de privilegios, los catalanes siempre han sido beneficiados por el Gobierno central; tratan de priorizar una ley orgánica como la de su estatuto de autonomía frente a otras como la LOFCA; históricamente han ‘explotado’ las materias primas procedentes de esta tierra; han presumido de «subvencionar» a los extremeños, a los que alguno de sus periodistas de prestigio se refirió como gente que cuando no sestean se dedican a gallear… En fin, un largo memorial de agravios.

Pero en el I Encuentro ‘Extremadura y Cataluña. Los extremos se tocan’, dirigido por

Ver Post
Este partido lo vamos a ganar
img
Juan Domingo Fernández | 24-12-2008 | 19:24 |0

Vivir bajo la techumbre de un tópico es como quedarse al raso, vulnerable ante las inclemencias de la rutina o de la pura falsedad. En Extremadura conocemos bien esa sensación porque esta tierra ha sido con frecuencia carnaza para la exageración y alimento para el lobo de la mentira.

Desde la imagen distorsionada de los feroces conquistadores –vistos y analizados por paradójico que resulte a la luz de valores morales que se impusieron muchos siglos después– hasta la caricatura de aquellas Hurdes paupérrimas, pasando por el cliché del señoritismo de santos inocentes, Azarías y milanas bonitas, recreaciones literarias del tipo Pascual Duarte o episodios más cercanos como la tragedia de Puerto Hurraco.

El paraíso del tópico. Los medios informativos –y también la ignorancia secular– hemos alimentado un imaginario colectivo en el que lo tremebundo y los sucesos de ‘la España profunda’ le sentaban a Extremadura como un traje a la medida. La pervivencia de esos prejuicios explica desmanes recientes y que a algunos políticos nacionalistas catalanes se le ocurra, por ejemplo, ‘ironizar’ con la adopción de niños extremeños o llamar

Ver Post
Sobre el autor Juan Domingo Fernández
Blog personal del periodista Juan Domingo Fernández

Categorías

Otros Blogs de Autor