Skip to content

Un reallity para Urdangarín, por caridad

2013 mayo 10

Iba para titular y nos lo devuelven sin haber lidiado un festejo. No se queda ni en sobresaliente. Urdangarín retornará a los corrales ibéricos como sobrero sin haber pisado el ruedo del balonmano catarí. Los emiratos rechazan al infante consorte y dicen que se quede en el reino de su suegro porque no le encuentran hueco. Con la planta que tiene y lo difícil que es de encajar. Y eso que  no se le había oído queja del sueldo. Como cuando doña Corinna le buscó un trabajo digno y le logró un despacho en una fundación  deportiva sin ánimo de lucro (qué peligro) por el que le soplaban  250.000 euros anuales.

Pero al chico, le preció que no merecía la pena, acostumbrado a manejar los fondos del Instituto Nóos. Mientras su querida esposa, un suponer, cocinaba o planchaba el resto del día, tras salir del trabajo, sin saber los tejemanejes financieros de su santo esposo. Aliviada por librarse de la imputación, otro suponer, ahora podrá llevar el hogar y hasta las cuentas de casa, con mayor relajación. 


La Selección de Balonmano catarí no solo ha sido sincera inso que ha dicho además una gran verdad. Que no hay ninguna necesidad de cargar con ese mochuelo. Según un portavoz de la Federación catarí, ‘el nombre de Urdangarín no aparece en ninguna lista’. Eso es finura diplomática. Ni está, ni se le espera.

Resulta que no tiene título oficial y el que tiene, le vale cada vez de menos después del desgaste a que ha sometido al ducado de Palma. En Qatar, afirman, como si no lo supieran antes, que tienen ya todas las  plazas de ayudante de la selección del emirato cubiertas, lo cual  es una forma de elegante dedecir ahí te quedas. Una pena. A Urdangarín se le esfuma el sueño qatarí y permanecerá en el país en donde la Justicia le produce desvelos y puede que algo más.

El intento de poner tierra de por medio no ha dado resultado y los esfuerzos que su señor suegro, dicen que hizo, para colocar al marido de su hija lo más lejos posible  se han ido al traste. Como las esperanzas depositadas en el atractivo deportista y después ambicioso negociante contra el que contrajo su querida hija.

No creo que doña Corina, tan calladita ahora y que tanta mano tiene con el mundo emiratino, esté detrás del rechazo urdangariano, aunque en la alta política y las finanzas, los caminos son tan inescrutables como las huellas de un  dromedario en el desierto después de una tormenta de arena. Siempre que no lleve microchip con GPS,  y a su montura no le dé por envíar emails a nadie desde el tablet, claro está. Con los socios, ya se sabe lo que pasa, incluso yendo todo bien y manejando millones.

Se nos avecinan nuevos capítulos más de esta serie real como la vida misma cuyas hipotéticas entregas: ‘Un príncipe busca trabajo’  No, sin mi declaración de hacienda’, ¿La amnistía fiscal…  no es para los presos?.. auguran grandes índices de audiencia para ser devorados con frenesí por la hydra mediática.

Mucha más que el concurso ‘Un príncipe para Corinna’, en donde seguro que el susodicho encontraba un curro como aspirante a la televisiva princesa de pega y reventaba las audiencias.  Ahora, justamente cuando su abogado pregunta a los periodistas si saben ‘de algo’ para el tal. Pues sí, mire usted por dónde. El reallity le viene al pelo.


La Lollobrígida da campanazo a sus 85 años

2013 febrero 7

La Lollo nos ha vuelto a sorprender. Cuando creíamos que estábamos curados de espanto con lo de aquel rico novio catalán, mucho más joven y blandito (ella siempre fue un carácter) con el que contrajo un controvertido matrimonio, (el 29 de noviembre de 2010, mediante un poder especial otorgado ante notario barcelonés), ahora va y se pasea por la ciudad imperial del brazo de un maromo que bien podía ser su nieto. 60 años más joven y con mucha menos clase que el empresario catalán. Al lado de la Lollo, el abismo generacional entre el plebeyo Alfonso y la duquesa Cayetana es mera tontería. Todo un récord lo de  musa jubilada del Neorrealismo italiano.

Con este nuevo joven adherido la Lollo ha bajado el nivel  de acompañante. Según le veo en las fotos es  capaz de poner el toque de maître a un clásico ‘media etiqueta’.  Probablemente de alquiler, tal y como le cuadra. ¿Es su nuevo amor? O así. Su nuevo toy-boy como se dice ahora. Un muñequito lindo de cabellos de oro que le presta la compañía y la asistencia técnica necesaria. Ya lo dice el refrán castellano: gallina vieja hace buen caldo. Un suponer, claro. Uno los ve… y lo menos que piensa es ‘qué bonito y sincero  puede llegar a ser el amor puro’. Y duro.

El joven, de 25 abriles, Andrea Piazzola, lleva ya dos años al servicio de la anciana actriz. Empezó a prestarlo como chico para todo y ha acabado de asistente. O al revés, más exactamente. No es cuestión de entrar en intimidades, en este caso escabrosas, pero viendo a esta senecta artista, que levantó pasiones con sus turgencias corporales, tan coqueta como la  ratita presumida del relato infantil, compuesta con su exagerada peluca ‘lollo’, sus pestañas postizas, sus sobredosis de eyeliner y colorete y el enfoscado de fond de  teint, lo menos que uno se pregunta es lo del cuento ¿Y por la noche que harán? Dormir y callar.

A sus 85 primaveras, la Lollobrígida se pone el mundo por montera y recupera portadas  y espacios en el colorín internacional gracias a la estrecha relación con el joven asistente que le ha apartado no solo de su  marido catalán sino de la propia familia real, la de la sangre propia quiero decir, porque dicen que el chaval la debe tener sorbido el seso. Con ese.

Entre tanto, el señor Rigau ha salido al quite de la infidelidad presunta  que teme pueda cometer la vieja artista con su jovencísimo manáger. Eso, contando con que  el  galán catalán sea su marido como sostiene desde  que se casó por poderes hace dos años. No es lo mismo que dice la vetusta cómica, que denuncia la falsedad del enlace y airea las aviesas intenciones del  tal  Rigau  para hacerse con su fortuna. Porque el de 25 años debe ser un ángel inocente,  un obsequio que le regalado su longeva vida.

Ser vértice de un triángulo, amoroso o  no, con dos varones varias décadas más jóvenes, cuando se es un carcamal  es motivo de halago capaz de hacer sentir más mujer a cualquier super-super-madura. Genio y figura, la Lollo, sigue encandilando a los hombres, con sus postizos capilares, su máscara-revoco de maquillaje, los joyones de siempre, ojos de reina etrusca y esos modelos que solo verlos dan tufo a naftalina. Un buen conservante, a lo que se ve. De tejidos.  Había que investigarlo más, querida Lollo, a ver que otras propiedades tiene. En algunos hombres.

 

Que se mueran los viejos

2013 enero 30

Y como en la vieja canción de los Sirex (1965) ‘que no quede, ninguno, ninguno, ninguno de viejos”. Es la notica más chocante que  he leído en mucho tiempo. Pedir a los viejos que se mueran rápido. Y no lo ha hecho un cualquiera.  Ni un beodo. Ha sido todo un ministro de Economía. Sin padre, seguro. Ni madre, intuyo.

Lo ha proclamado públicamente. Olé sus  bemoles. Porque hay que tenerlos bien puestos para pedir, con 72 añitos cumplidos, a los compatriotas jubilados de cualquier país que se den prisa en morir. Y no hay que tenerlos mal colocados tampoco para seguir en el cargo. Se trata de un tal Taro Aso, que tiene delito el  menda, al declarar que el problema de los recortes sociales en Japón  no se resolverá a menos que ‘dejemos a los jubilados que se apuren y se mueran’ (que se den prisa en morir, vamos).

La nada afortunada  receta para evitar los recortes no parece haber  tenido eco en las políticas de Occidente hasta la fecha, lo que siempre es  un consuelo. Sobre todo, tal y como  van pintando las cosas para las pensiones del futuro y  para los mayores de 65. Son una ‘carga innecesaria’ para el Estado sostiene el tecnócrata que administra la  economía nipona.

Analizada fríamente, la solución puede ser muy efectiva. Demasiado. No lo dudo.  Y un chollo para el sector de pompas fúnebres si a los jubilados les da por obedecer, que va a ser que no.  Porque suele suceder que el que se quiere morir no puede y el que no quiere,  le sorprende la Parca. Así es la vida.

A menudo cruel.  Tanto como este ministro, ardiente  defensor de no prolongar la vida con tratamientos  que, confiesa, que a él le harían sentirse cada vez peor sabiendo que todo lo paga el Gobierno.  Rarito parece.  Y tanto amor a la patria en estos tiempos sin mili ya no cabe. También es autor este Aso de otras perlas como llamar a los viejos ‘imbéciles‘, mientras se interrogaba  que por qué tenía él que pagar impuestos ‘por gente que no hace otra cosa que sentarse, a ver pasar la vida, comer y beber’.  Aquí quería yo verle hablando estas cosas con  seis millones de parados enfrente, perdonándoles la vida. Amén de los jubilados.

Porque sabido es que al común de los mortales, parados, ancianos,  hombres, mujeres y niños, les gusta disfrutar de la vida aún con achaques y la inestimable ayuda de la farmacopea y moderna medicina que garantizan todo país desarrollado. De hecho uno y otros son sus temas preferidos de conversa en los años del trayecto final. Después de décadas de trabajo y cotizaciones, los viejos de cualquier sociedad  tienen más que ganado su derecho  a tener  la mejor calidad de vida que les permita su naturaleza.  Y  a los tratamientos médicos que pagamos entre todos. Una cosa es el abuso  del consumo de fármacos y otra la debida la asistencia geriátrica.

Pero pedir a los viejos que se mueran rápido es una pasada. Una medida que, visto lo del euro por receta, dudo que además sea constitucional en España. En Japón, lo desconozco. Pero no hay noticias de que haya dimitido. Así que, como buen político, Taro Aso podía empezar por dar  ejemploRepartir trigo en vez de prédicas. O hacerse el harakiri, al menos político, que va para 73 y en previsión de lo que le pueda tocar en suerte.

La faceta más escondida del Rey (la del duque ya la sabemos)

2013 enero 26

Qué guardado se lo tenía el monarca. Tanto como el duque em.. palma… do, hasta que ha salido la virtuosidad de sus armas de varón al patio patrio (otro debate) con los e mails de Torres. En el caso de Su Majestad han tenido, en cambio, que pasar décadas de reinado para que el asunto se destapase y descubriéramos esa habilidad secreta. O no desvelada del Rey. Es una sorpresa aunque puede que los más allegados a Zarzuela la conocieran de antaño. Y una muy allegada también. A ella, debemos saber este nuevo mérito real. A doña Corinna de Frankfurt (allí nació).
Ella, ha permitido desvelarnos una cara desconocida y que no imaginábamos de SAR don Juan Carlos. Una habilidad oculta que, al menos un servidor, ni intuía y, ciertamente, me ha asombrado. Porque en la sesentena cumplida,  sorprender con nuevas destrezas suele estar complicado. Sobre todo, si no te da por apuntarte a las actividades del hogar del pensionista del distrito y, la verdad, al Rey no le veo por la labor todavía.


Fue esta mujer la que obró el milagro. Allá por 2004. Mucho antes de todo lo posterior. Ya saben los detalles… Con su generosidad de corazón filantrópico, doña Corinna de Frankfurt convenció a don Juan Carlos para que hiciera unos dibujos para subastar a través de la ONG XXI Century Leaders Foundation con la que la burguesa colabora activamente y recauda fondos para causas humanitarias y medioambientales.
El galante rey Borbón, ni corto, ni perezoso, no dudó en colmar el deseo de la atractiva dama. E hizo dos dibujos originales, que autentificó con su grafía y firma, de una paloma de la paz con su ramita de olivo en el pico y todo. Un estilo entre las de Alberti y Picasso (hay quien ve influencias de Forges) pasadas por el tamiz de la Zarzuela. Datadas y firmadas por JCRO4, (Juan Carlos Rey, 2004) una de las aves figura sobre una bandera española. La otra, sobre fondo blanco. 

En ellas el Rey escribió ‘Paz, justicia, progreso y solidaridad para todos en este siglo XXI’. La fundación parece que subastó ya otros dibujos del pintor JCR. Se ignora el motivo y comprador. Y las cantidades pagadas. Pero no deben haber sido una ganga, porque la entidad informa en su web que con las obras de arte en productos que son diseñados y vendidos bajo licencia en todo el mundo, han reunido 5.661.938dólares para obras benéficas. La efectividad corinniana es alemana.
Una labor de artista en la que el Rey de España no ha estado solo. La fundación reúne a más de 600 líders de la realeza y casas principescas, premios Nobel de la Paz, potentados, actores, músicos, artistas, diseñadores de moda o deportistas que han mandado sus ‘maravillosos’ dibujos con los que desarrollar productos inspirados en ellos. Desde un bolso para ir a por el pan a una camiseta o la funda para el móvil. Para que luego digan. Podemos presumir de rey artista. Y de una doña Corinna altruista. Aunque en nada comparable, por odioso que sea hacerlo, con la ingente labor de décadas de la reina doña Sofía de Grecia.


Aunque el caso Noós haya devuelto a la frankfurteña a una actualidad que nunca quiso. A las portadas del periodismo seco, del semi y, por supuesto, del rosado. Ella que vive tan apaciblemente en la City y a la que los gráficos han cazado en una imagen más que casual, como de salir a por unas birras a la multitienda de la esquina. Sin maquillaje, ni peluquería y con un sencillo pullover gris, como la dama anónima que se ha visto obligada a ser tras la polvareda que provocó la caída del Rey, quiero decir el tropezón bostwanés en el safari africano y el perdón, con cara de niño bueno, que pidió su majestad, creo recordar que en la salida de un hospital, como si no tuviera despacho para los mensajes de Navidad o hablar con Hermida.


Doña Corinna de Alemania (allí nació) reasoma a su pesar gracias al socio del yerno del Rey a quien acompañó invitada a algunos de sus actos. Los primeros e-mails de los 200  que Diego Torres anunció, la primavera pasada, que iban a ser una bomba contra la Corona han empezado  a relacionar  a doña Corinna en el caso Noós. También al secretario de S.A.R. la Infanta Cristina. El cerco se estrecha…

¡Que pillín Urdangarín!

2013 enero 21

 

 

¡Qué pillín Urdangarín! que  ha gestionado el Instituto Noós  sin ánimo de lucro (menos mal) con guante blanco para llevárselo presuntamente en negro, según se va viendo, a pachas con su socio y sabueso, Diego Torres, un suponer por ahora pendiente de lo que determine el juez.  

 Que pillín Urdangarín que, al margen de los  manejos con su fundación benéfica (con la que derivó supuestamente a paraísos fiscales  fondos de instituciones políticas  conseguidos con hechizo de galán de zarzuela).

Que pillín Urdangarín cuando en la Valencia Summit de 2004,que el Instituto Noos organizó para promocionar el turismo de altos pájaros, digo de altos vuelos,  durmió en una habitación de las más caras del hotel.

Que Pillín Urdangarín que colocó, en cambio, en una de ‘las baratas‘, (210 euros por dormida, se supone que con desayuno incluido) a doña Corinna… Ya saben, una ‘mujer encantadora’  y ‘el camino para llegar a cualquier parte del mundo,’ según bromearon los empleados de Noós a través del correo electrónico facilitado ahora al juez por el socio sabueso. Qué pilliines los curritos, con sus bromas sobre la ex princesa nacida burguesa. 

Al  Excelentísimo Señor Don Iñaki Urdangarín, tratamiento que  la Casa Real le mantiene  en su página web oficial, la alteza se le ha quedado solo en la estatura  y la grandeza  parece que es ese  porte agarrotado que luce cuando pasea de camino a los juzgados con cara de circunstancias. Al margen de esas otras escenas de ‘piernas para que os quiero’ que vimos en las teles con las que sorprendió más de una vez a los pesados de los gráficos que, como a la Zarzamora,  le vigilan a deshora.

El pillín de Urdangarín ha logrado con gran éxito  que su cotización  social ante el pueblo soberano haya bajado tanto como subían las paradisíacas cuentas bancarias de su negocio a salvo, creía, del fisco patrio. Un mero delito fiscal presuntamente, es su defensa. El  marido de la hija menor del Rey de España logró labrarse un futuro profesional y hacerse un capital  en ocho años.

Atrás quedan su carrera como jugador de balonmano de élite y los estudios empresariales que aportó como dote en su ascenso al altar. El pillín de Urdangarín elevó su nivel y tren de vida tras pasar por la vicaría y obtener  una nueva  titulación, que  ignorábamos podía ser de las más rentables del  mercado laboral, aunque no fuera universitaria precisamente.

El pillín de Urdangarín ha provocado con el caso Noós  que doña Corinna asome otra vez la  gaita mediática, después de lo que ha costado esconderla tras su aparición en el desdichado safari bostwanés . Ése en el que  el Rey se accidentó una cadera, inoportunamente  lejos de España y de la Reina, pero con una enigmática  señora alemana bidivorciada de muy buen ver formando  parte del tour. Reaparecida ahora la teutona dama  en el guiñol judicial del caso Noós, donde, la verdad, nunca se la esperaba, el fiscal está empeñado en averiguar quién patrocinó  a doña Corinna en el Summit de Valencia y otros viajes….

¿El pillín de Urdangarín? Vaya usted a saber.

Basta ver las fotos de la burguesa doña Corinna Larsen en la web para sospechar que con ese físico y encantadora presencia de ánimo no necesita de nadie que la patrocine. Ni siquiera del llamado club de las princesas falsas, en el que se sitúa, gracias al apellido que lleva prestado de su segundo  ex marido, el banquero y príncipe alemán Cassi de Sayn-Wittgenstein del que se divorció en 2005.

Es suficiente fijarse en sus  ojos para descubrir que es del tipo de mujeres que llevan el timón de su vida, sin derrota en el rumbo por  las procelosas aguas de  las altas esferas planetarias. Pese a las amistades peligrosas.  Como esas que te  invitan gastos pago a un evento-negocio que no costean  y luego te colocan en la habitación más baratita, mientras ellos, unos pillines, duermen pierna suelta en la mejor suite. Y además, son capaces de sacar a relucir los e-mails de una mujer educada y agradecida, como han desvelado los correos. Con los que el socio sabueso del pillín de Urdangarín parece querer disparar por elevación.

 

El filón no explotado de doña Letizia

2013 enero 17

Alguien de Almendralejo está perdiendo dinero. Mucho. 600.00 euros de nada. Eso por ahora. Que la cosa puede ir a mayores. Y subir más que la prima de riesgo en sus momentos de crisis. Porque ese el precio que  han puesto los medios a las fotos de la primera boda de S.A.R. la Princesa de Asturias, nacida Letizia Ortiz Rocasolano.

Todo, por unas cuantas instantáneas de la boda de la actual esposa del heredero al trono de España con su primer marido, el profesor  y escritor extremeño Alonso Guerrero. Ella, dicen los que saben del  tema, contrajo con un sencillito traje pantalón  beige (aunque hay quien habla de vestido) y una blusita de encaje, con el pelito suelto y ornado con un discretito motivo floral.

Nada que objetar,  así sin saber más, que la sencillez  fue siempre un valor a la hora de vestir, acostumbrados a esas otras  princesas repollo de las cortes europeas. El novio,  con traje de estreno, se le supone. Ambos posaron a la puerta del Ayuntamiento y en los Salones El Paraíso donde  tuvieron el ágape nupcial. Amén de las consabidas  instantáneas  que lleva el rito civil. Todo, acorde con un profesor y una joven periodista.

Hace unos nueve años, justo uno antes del  borbónico enlace,  la prensa cotilla ofrecía  48.000 euros por una buena foto de  la primera boda  leticiana. La puja subía hasta los 150.000 euros por varias más, o sea las típicas ante el alcalde, firmando el acta,  con los padrinos, en la puerta del Ayuntamiento y, miel sobre hojuelas morbosas, cortando  la tarta nupcial con una falsa espada toledana, si la hubo.

Más se cotizaban en 2003 las imágenes en movimiento y se hablaba de 180.000 euros por  los vídeos de la boda o de Alonso y Letizia en alguna de las fiestas o visitas a Almendralejo. Pero nada.   Todos estos años solo ha  habido silencio en Almendralejo. Discreción y complicidad que, todo apunta, a que  sigue.

Ahora, acaso por la crisis, apretando el paro y más de una hipoteca hay quien  ha visto el cielo abierto con unas olvidadas fotos guardadas en un cajón. Y hay negocio. A falta del Gordo de Navidad,  no cabe duda de que cualquier instantánea sobre la primera boda de la hoy S.A.R doña Letizia Ortiz Rocasolano, señora de Borbón,  es  un buena ayuda para el fondo de pensiones.

Si algún medio accede a pagar esa desorbitada cantidad, que ya es gusto, van a acabar saliendo.  Lo más que pueda pasar es ver a una Letizia Ortiz  Rocasolano retro.  De 1998 aunque puede que de aspecto menos joven,  tras los retoques de los últimos años. Y habrá quien se cebe, como es habitual, con su personal gusto a la hora de vestir. Más allá de eso, poco.

Gracia no le harán ninguna a ella, ni a su segunda y augusta familia política. Pero tampoco es para más el disgusto. Al lado de las fotos de doña Corina, incluida como parte del séquito  en un viaje real,  o las de Urdangarín camino de los juzgados, poco les va a preocupar ya el sencillito traje o la pinta de Doña Leticia con el discreto profesor del ‘insti’ de primer marido. Más aún, sabiendo las desveladas relaciones del yerno regio con la acompañante real.

En un país mitómano como éste, que eleva a la categoría mediática de princesa del pueblo a un personaje como Belén Estebanno sé cómo en Almendralejo no han comercializado ya una ruta turística o un paquete nupcial al estilo leticio, con boda  del regidor local, banquete con estatuas de hielo y sobremesa en los mismos salones y alojamiento romántico en la alcoba del hotel en la que la recién desposada pareja pasó sus primeras horas de felicidad matrimonial después de varios años de convivencia.

Es más, a más de dos les gustaría  poder degustar el menú del enlace.  O los caldos de la tierra que lo regaron. Otro atractivo más para el turismo. Un yacimiento que se dice ahora. Y si no tiene mucho tirón y no funciona bien la cosa, siempre puede pasar a formar parte del menú especial de fin de semana. O del de los grupos de mayores. En USA, un suponer, ya habrían montado una feria. Merchandising incluido.

 

Mi slip rojo

2012 diciembre 17

Ya estaba yo dispuesto a renunciar al slip rojo que como cualquier otra prenda fetiche de ese color y libre elección dice la tradición debe uno calzarse o embutirse, según pasan los años, cada 31 de diciembre para entrar  bien (apretado de bajos)  en el 2013. Pero no. Me he desayunado con lo contrario. Con que de rojo nada, monada, que el color del año 2013 es el verde esmeralda.

A punto he estado de irme a preguntar a Hijos de Pedro Fuentes a ver si tenían slips o bóxers de ese tono. Pero menos mal que he doblegado el instinto snob. Que a saber  qué cara me hubiera puesto la dependienta cuando le hubiese pedido un slip de un tono así de raro.  Más que nada, porque no creo que se fabriquen mucho. Todavía. Pero esperen… De aquí a 2014 puede que hayamos cambiado de opinión. Y  los gayumbos  verde esmeralda sean la caña de España. Y del mundo entero.

“¿Cariño…?  hoy llevo los calzoncillos verde esmeralda; ya sabes… ¡¡¡¡tenemos fiesta!!!. Y ella, como una moto. Vamos, no se lo  creen ni los que se han inventado  que el verde esmeralda es el color del año. Tengo una amiga (y es verídico) que en un día tontorrón de compras, pero tontorrón de verdad, se mercó un conjunto de  lencería (sujetador y braguita) verde esmeralda. Acabó en el ropero de Cáritas. Ignoramos el uso y paradero final que tienen. Ponérselo, la verdad es que lo hizo. Pero nunca más de dos minutos. El tiempo de mirarse en el espejo y  decirse ‘pero dónde voy yo con estoooo…’

Claro, todo pasa porque no era 2013. Porque en el nuevo año que nos amenaza (si no acaba todo el viernes)  te pones un slip verde esmeralda o un conjunto lencero del mismo tono y triunfas.  O arruinas, más que arrasas, la líbido de cualquiera. Aunque no dudo que haya también a quien ‘le ponga’.

Por mucho que inventen los lobbys del colorín, la tinta y la impresión digital, a mí el verde esmeralda no me mola  para recibir el año. Ni para  vestir de  él durante el resto. Aunque haya sido declarado oficialmente el color de 2013. Un invento que leo en  este pretigioso digital y cuyo origen rastreo en la web, intentado beber en la fuente de la verdad original de la que manó la curiosa noticia.

Después de ver que los ‘media’ españoles coincidieron todos ayer en publicar que el verde esmeralda es la esperanza de 2013, llego hasta la página oficial de la corporación empresarial americana Pantone, dedicada al mundo del color  de las artes gráficas, (lo que debe ser Pantene al color capilar)  que es quien desde  el año 2000  se sacó de la manga el invento. A cada año asigna un color. O viceversa. Ahora me entero de lo que es marketing fino y publicidad  soterriza más que subliminal.

No me cabe ninguna duda de que Sofía Vergara, Charlize Theron o Monica Belluci  están impresionantes con unos ajustados vestidos, de lamé o crep de seda, color verde esmeralda. Y  rojo, nudie, amarillo, azul y hasta negro. Pero tratar de que toda la peña se uniforme con el color oficial del año, y sugerir que se combine con el morado para que destaque, entraña más de un riesgo para la estética. Aunque a lo tonto, a lo tonto, los de Pantone ya han dado el golpe otro año. Ya se ha hablado del color y de la empresa.

No faltará algún diseñoso que sea incluso modisto que les siga la bola y en tres meses corremos el riesgo de verlo convertido en el tono tendencia en los mercadillos y baratillos ambulantes de ropa de España entera. Por donde dudo que veamos de compras a  Tita Thysen, aunque esté sin la  liquidez que tanto necesita. Ay… qué pena, llegan Navidades y no tiene ‘cash’. Con Villa Favorita en venta. ¿Tendrá que brindar estas fiestas con sidra champán El Gaitero?. La botella es verde. Aunque no muy esmeralda,  la verdad.

Peor fue lo de Pamela Anderson

2012 noviembre 30

Sin duda. No solo por el tiempo. Ni por lo explícito. Una hora de chupa chups y otras intimidades  con su Tommy Lee del alma hizo del video robado  a Pamela Anderson uno de los mayores escándalos virtuales y atentados contra la intimidad  perpetrado a través de internet. La celebridad del músico y de la, esto….   cómo se dice…. actriz!… eso,  alimentó el morbo y la difusión mundial de las más que tórridas, lúbricas imágenes. Algo parecido  pasó a Paris Hilton con otro videosex  retozón con  un novio, también robado y que acabó, asimismo, gratis en la web, con el que nos dejó claro que en el lecho es no una gatita mansa.

Esta misma semana  800 jóvenes de la universidad del País Vasco han visto cómo sus fotos y videos más íntimos   han saltado a las redes sociales, de Twitter a Whatsapp, para quedar expuestos a la vergüenza pública real más que virtual.  Los chavales han denunciado  el caso a la Policía pero el pirata que preparó la movida aún no ha sido localizado. Y, si es hábil, puede ser que su rastro se escabulla mientras se discute si la wifi pública de la institución universitaria  pudo propiciar  el hackeo.

 

Para  remate a Pipi Estrada va y le roban  el móvil (es lo que ha dicho) y los teléfonos de lo más granado del famoseo y fútbol patrio quedan a disposición de  cientos de miles de personas. Aunque  hay quien se malicie que  la filtración masiva obedece a algún tipo de represalia personal. La Policía investiga y aún no ha localizado al responsable de que Pipi lograra ser trending topic en Twitter más allá de de lo que nunca imaginó.

En una localidad  de una apartada región europea,  de las no más desarrolladas de España precisamente,  llamada Extremadura, la Guardia Civil  ha detenido estos días a cuatro jóvenes  por supuesta usurpación de personalidad,  acusados de hacerse pasar por otras personas en redes sociales para «insultar e injuriar» a sus contactos. Según los casos, habrían usurpado perfiles de una red social juvenil (Tuenti, para más señas), creado  otros falsos o  accedido a un correo electrónico ajeno que dos de ellos manejaron como propio para despacharse agusto contra el mundo. Todo apunta a que por venganza. Al parecer, amorosa. Frutos del desengaño.

Da igual que seas famoso y  vivas en Beberly Hills o que residas en una perdida población rural de Extremadura. Internet nos hace vulnerables a todos por igual. El uso indebido de las redes sociales va camino de convertirse en un nuevo top ante los juzgados, (ahora con las tasas es para pensárselo un poco, creo) con independencia de que el sistema tenga agujeros por los que colarse. O sea tan perverso que pone a disposición de los miles de millones de usuarios las propias herramientas (programas) para piratear contraseñas,  acceder a la información contenida en cualquier dispositivo electrónico, teléfono, tablet  u ordenador, rastrear contenidos,  hurtar archivos o escrutar la actividad llevada a cabo.

El problema no está en hacer lo que siempre se ha hecho en privado. Lo que cada cual guste. Ni en dejar de hacerlo. Es justamente que, en adelante, habrá que tener en mente la posibilidad de que  el ojo de cualquier pequeño hermano  puede vigilar y espiar desde el otro lado de la tecnología. Algo especialmente  preocupante y grave en el caso de  los menores. La víctimas más fáciles.

Basta darse una vuelta por la web para encontrar programas tipo sniffer, que facilitan el listado de todas las contraseñas y acciones que se realizan a través de una wifi pública. No se si será leyenda virtual o verdadera, pero se narra que  en Estados Unidos se llegan a crear wifis fantasmas,  desde una furgoneta que recorre campus y reproduce el nombre de la red de la universidad para piratear  datos de los alumnos.  O en el caso de móviles  y tablets, para  hacerse con  la agenda, los contactos y todo lo que se guarde en ellos.

Justo para poner los pelos de punta a cualquiera.  Y para ser mucho más cauto. Visto lo que hay, todas las medidas de seguridad  parecen pocas. Aunque tampoco es  cuestión de alarmar. Basta con  tomar ciertas  precauciones  en aras de la seguridad para que, de entrada, no nos sintamos tan vulnerables. Aunque siempre habrá algo contra lo que sea imposible luchar. El factor humano. Ese que sigue moviendo los hilos de las mentes y  maneja y da  intencionalidad de la tecnología. En él está el origen de las venganzas. Y del resto de las desgracias y atrocidades del hombre.

Réquiem por la nariz barroca de la Esteban

2012 noviembre 7
por Blogueros de Plasencia

Va por su tercera nariz. O la cuarta. Una incógnita nasal lo de la Esteban. Como su erupción mediática. Lo mismo que la Preysler a la que tanto retoque nasal  le ha menguado el apéndice hasta ser una caricatura inverosímil de la que fue. Como su cara. O su persona. Que la ves en la boda de Julio José, hijo, y no sabes si pena,  disfruta o sufre porque la aprieta el juanete, con una momificada expresión de dama boba, aunque no lo sea.

Así se se asoman ambas, la reina del Hola y la princesa de Telecinco estos días al colorín virtual y  del papel. Con expresiones similares a la de una loseta porcelanada.  Lo de la nariz de la Esteban se comprende, que menuda moldura le hizo el cirujano la última vez que la operó.  No hay duda de que  suavizó su anguloso apéndice previo pero le dejó más desequilibrio y curva de la deseada. Ahora, la barroca napia de la Esteban nos ha dejado para siempre y ha dado paso a algo más discreto. Y todo apunta a mejor. Un alivio. Esperemos que no haya perdido el olfato para  la pasta y los negocios televisonarios.

Ojalá que haya roto el  trágico sino de  muchos de estos personajes mediáticos. Por no decir cómico destino. Ser el esbozo de una imposible belleza a la que se empeñan en llegar. Por mucho bisturí  y silicona que echen al guiso. La cosa tiene narices. Como se ve. Y más. Kilos en el caso de la Esteban, que ha puesto 12  de nada en la báscula, dice alguna revista que la habrá pesado para saberlo. No son todos de los implantes renovados,  válgame Dios, sino del relajo y, acaso, de la felicidad matrimonial que, dicen, siempre acaba engordandoAlgún malvado dirá que también habrán contribuido los psicotrópicos, pero servidor  duda que sea cierto.

Puede que  estas chicas de oro y otras que todos conocemos se empecinen en estropearse las narices, cambiarse la cara y encima creerse que están bonitas. Por no hablar de Paula Vézquez. Pero de lo que no hay duda es que tanto desvarío nasal no ha arruinado su olfato para nada. Ni el de la una, ni el de la otra. Ni el de las de más allá.

La nariz que sale espabilada en la vida, redefinida por el plástico o no, puede acabar en  real princesa del pueblo, o sea, en verdadera princesa del pueblo (la Esteban, no se me  retrotraigan al Telediario, que les veo venir), en achinada emperatriz de la loseta, en oriental  diosa del bomboneo fino, en mecenas de las artes, en reina de la moda fantoche o  en sultana de la copla racial. Aunque en el caso de la Pantoja,  es verdad que el instinto y  fino olfato para el parné no le fallaron con Cachuli, sino que más bien se le sobresaturaron ‘las pituitarias’ con tanta sobredosis de cash del ex alcalde de Marbella  al que ahora, sentada en el banquillo dice que mantuvo. Cuestión de fe.

Vamos, que lo tenía retirado. Y habrá quien se lo crea. Se empieza cantando ‘la bien pagá’ en los escenarios y se acaban  entonando ante el juez  coplas de desgarro, de mujeres decentes que con su arte mantienen a chulos. Forrados, pero muy chulos. Aquí solo cambian las narices de algunas. Incluidas las que tienen a la hora de decirle lo que  les parece a un  juez.  Juro prometer  toda la verdad, sálvese el que pueda, el que sea feo que se esconda y Pakirrín ya triunfa como dj (ante su primer retoño).

 

Del niño que llevamos dentro al color de Dios

2012 octubre 30

El niño que llevamos dentro  sale a flote  en esta otoñal mañana de Twitter. El huracán Sandy nos pilla muy lejos aunque los media nos lo metan  por los ojos y en casa a todas horas, y  el haghstag  #LoQueHubiertaTuiteadoDeNiño es trending topic (TT) toda lamañana. La etiqueta sirve para hacer aflorar retazos de la vida pasada y pone de relieve, también  los cambios que las nuevas tecnologías de comunicación han obrado en  nuestro modo de relacionarnos. ‘NO HUBIESE TUITEADO NADA, ESTARÍA JUGANDO AFUERA’, escribió ya ayer el tuitero SrFrann, en una lúcida reflexión que nos devuelve a la realidad. Otro más joven, Hidrauhl Legend, dejó escrito ‘¿twittear algo? yo estaría dibujando en paint’.

Pero volviendo a ser el niño que fuimos, la red social nos da para elegir y disfrutar entre los miles de mensajes que  brotan entre la nostalgia, el recuerdo y la picardía infantil  de hace años. ‘Está casi llegando a mi turno en la cola del supermercado y mi mamá no llega. Tengo miedo’,  rememora los sufrimientos  infantiles de  algún tuitero con una infancia acaso marcada  por la inseguridad y timidez.

‘¡INCREIBLE! Me salieron dos tazos en la misma bolsita’,  señala otro  niño de ayer al que seguramente la suerte le siguió sonriendo y ya le haya tocado algún Gordo de la Primitiva, porque todo, el destino incluido, se forja en esos años en que se pierde la inocencia.

Los tediosos días de clase y los problemas  imposibles de solucionar recuperan actualidad con tuits como éste: ‘Estoy en un examen, alguien me dice cuántas manzanas me quedan si tengo 4 y me como 1?’  Y no es de Manolito, el de Mafalda, precisamente.

El capítulo de cromos tiene su tirón. ‘¿TENÉIS EL CROMO DE INIESTA?’   es un tuit muy repetido y retuiteado, quizás porque siempre  los de los mejores  jugadores siempre salían menos  por alguna extraña razón de marketing, supongo.

‘¡Que asco! no sé como los adultos pueden besarse. D:’, una reflexión de la más absoluta infancia que contrasta con otros groseros que no voy a dar cuartelillo.  También he cazado el de algún visionario con poco ojo para el futuro: ‘Que ganas tengo de que sea 2012 para poder ir a clase en una nave espacial’.  Y uno  que no podía faltar  ‘me enteré que Papá Noel no existe, ya nada será como antes’.  Lo mismo que sucede desde que llegó twitter.

Que todo va a velocidad de vértigo. Al escribir estas líneas, pasadas las 13.00 horas,   la red ha dado un vuelco. #LoQueHubiertaTuiteadoDeNiño pierde  en favor de #NoEresBolloQueVa que  llega a trending topic. Lo más tuiteado del momento con mensajes de graciosillos como: YO ME DECLARO LESBIANO EMPEDERNIDO… ESO VALE???’. Sinceros:  ‘Soy bollera de nacimiento, nada que aclarar, aunque lleve tacones’; o inocuos como : ‘Si al jugar a “piedra, papel o tijera.” Y siempre sacas tijeras...’

Tanto vértigo da twitter que es imposible seguirlo en un blog. Al cierre de éste lo del #bollo ya no mola. Mola más la etiqueta #SiDiosFueseNegro. Se dice de todo, como se pueden figurar. Pondré tres  tuits sencillitos. ‘Adán y Eva se llamarían Adan Madafaca Freeman y Whoopi Eva Goldberg.’ ‘El papamóvil tendría suspensión hidráulica?’. ‘Y ‘Andy y Lucas cantarían Gosspel’.

Y el punto final: ‘Seguiría la sociedad igual de racista’. Amén.