Hoy
img
La difícil rentabilidad agraria.
img
Juan Carlos Antequera | 28-02-2014 | 09:05| 0

 

LA DIFICIL RENTABILIDAD AGRARIA

Juan Carlos Antequera

28/02/2014

Andaba ahora, como todos, leyendo y releyendo los Reglamentos comunitarios que definen la nueva PAC, desbrozando sus artículos y considerandos, interpretando informes , escuchando a técnicos y responsables políticos sobre su aplicación y efectos, etc, cuando recibí un correo del Parlamento europeo en el que trasladaban una fichas que resumen las principales estadísticas agrarias de los países miembros de la UE.

En la referida a nuestro país, llama especialmente la atención un cuadro, con unas gráficas que reflejan  la evolución de los precios de los inputs y de los productos agrarios en los últimos diez años.  Siendo muy general  y global, y estando referidas  a índices, sí es muy clarificadora la tendencia de ambas y la marcada divergencia entre ingresos y gastos, que tiende a acentuarse.

Los inputs creciendo, con una pendiente positiva y otra la de precios agrarios que desciende, mengua, con la pendiente negativa. En definitiva la primera al alza y la segunda a la baja.

Insisto que estas curvas compilan numerosos datos de inputs (energía, fitosanitarios, fertilizantes, piensos, etc) y a todas las producciones, agrícolas y ganaderas; Pero el impacto visual global de la situación de nuestra agricultura es claro: Entre ambas se abre una brecha, una grieta, un abismo por donde se pierde  irremediablemente la rentabilidad de las explotaciones agrarias.

Los  datos más concretos, los que ofrece el Ministerio de Agricultura, vienen a  confirmar este panorama tan triste y desesperanzador. Entre 2003 y 2013, la renta agraria (a valores corrientes)  ha descendido un 7,6% mientras los consumos intermedios han crecido un 41,2%

¿Qué  pueden hacer agricultores y ganaderos  ante esta situación?  Por el lado de los inputs poco puede hacer el sector agrario (aparte de la queja);  al contrario, sí se podría mejorar la concentración de la oferta y los procesos de comercialización para intentar recuperar  los precios. Pero  por ahora el único puente para salvar las explotaciones viene del crédito aportado desde Entidades financieras.

Según el Banco de España los fondos destinados a financiar a la agricultura en 2010 fueron de 23.128 millones de euros (curiosamente una cifra prácticamente igual que la renta agraria de ese año), mientras que en la cantidad en el tercer trimestre de 2013 era de 18.731 millones de euros, un 19% menos.  Es decir, la financiación al sector agrario está en manifiesta regresión.

Ajustar y afinar todas estas variables es absolutamente necesario para el futuro del sector agrario. Necesita una solución urgente, apremiante; y solo para intentar alcanzar el punto de equilibrio del negocio; por supuesto, no hablamos de  inversiones productivas.

Desde luego con este escenario de precios de inputs al alza, de venta a la baja y reduciendo la financiación al sector agrario, lo que sí se cumple es el viejo refrán agrario: si el agricultor contara, no sembrara.

Ver Post >
EL MARCO FINANCIERO 2014-2020
img
Juan Carlos Antequera | 05-12-2013 | 16:19| 2

EL MARCO FINANCIERO 2014-2020

Juan Carlos Antequera

05 de Diciembre de 2013

Estamos acostumbrados a aprovechar el mes de diciembre para negociar los presupuestos, las enmiendas y todo lo que tiene que ver con el uso de los fondos para el año siguiente; pero en este además se ha cerrado, en la Unión Europea,  el marco financiero 2014-2020. Esto viene a ser el escenario económico en el que se van a desarrollar las políticas europeas durante  ese plazo de tiempo.

Después de dos años y medio negociando entre las distintas instituciones europeas, el Consejo lo aprobó el pasado 2 de diciembre, después del “nihil obstat” que dio el Parlamento Europeo el 20 de Noviembre.

El marco se ha diseñado en épocas de crisis, y se nota: el presupuesto global para ese periodo alcanza los 960 mil millones de euros, un 3% menos que en la anterior programación (en créditos de pagos suma 908 mil millones). Básicamente, la razón de esta bajada es por la presión de los países contribuyente netos, Reino Unido y Alemania, que han conseguido plasmar en el presupuesto comunitario, la austeridad que se está exigiendo a los Estados miembros.

Igualmente ha sufrido un descenso,  respecto al anterior marco, el epígrafe donde se recogen las partidas destinadas a la agricultura y desarrollo rural, del  11,3%, lo que ya lastra las posibilidades de la aplicación de los reglamentos comunitarios, y a lo que hay sumar que  también aquí se concretaron dos de las medidas que marcan las ayudas comunitarias al sector agrario: la convergencia de las ayudas y el “greenning”.  A partir de aquí no queda más que ir “fileteando” el presupuesto y buscar el mejor ajuste a esos dos condicionantes  técnicos.

La PAC continúa perdiendo peso en Europa: en este marco se destina el 38% , cuando hace 30 años era del 70%. Y la agricultura, lo que nos da de comer, siguen escondida, vergonzante, en el  epígrafe de “crecimiento sostenible”

España tiene presupuestado  29,16  mil millones de euros para ayudas directas y 8,29 mil millones para desarrollo rural, y la comparación con otros países miembros  es la siguiente (porcentaje del total asignado respecto al total UE)

AYUDA DIRECTAS DESARROLLO RURAL
ESPAÑA

11,56

8,7

PORTUGAL

1,37

4,26

GRECIA

4,76

4,4

ALEMANIA

12,12

8,62

REINO UNIDO

8,49

2,7

FRANCIA

17,86

10,39

ITALIA

9,19

10,94

POLONIA

7,17

11,47

 

Ver Post >
LA MUJER EN EL CAMPO.
img
Juan Carlos Antequera | 07-11-2013 | 05:24| 0

LA MUJER EN EL CAMPO

Juan Carlos Antequera

7 de Noviembre de 2013

Con relación a la población activa agraria, las cifras que evidencian  su composición y evolución pueden tender a subir en algunos aspectos y en otros a bajar, unas veces  sí pueden poner de manifiesto problemas y en otros no.

Por ejemplo, que el porcentaje de población activa agraria baje respecto al del resto de sectores económicos de un país, no es preocupante: solo está indicando la evolución de una sociedad que va desplazando el empleo desde ámbitos agrarios a los servicios o la industria.

Sí hay que preocuparse por el envejecimiento de la población en el campo, algo que pone de en riesgo el futuro del sector y que se constata especialmente en los secanos.

Hay también que prestar atención a la participación de la mujer en el sector agrario. Aún lejos de la situación en la judicatura, la medicina o la docencia pero cada vez más evidente.

A nivel nacional, aproximadamente un tercio de las ayudas las perciben mujeres, algo menos en nuestra región

PERCEPTORES AYUDAS 2012

España                                 Extremadura

Mujeres                             35%                                            31%

Hombres                          65%                                            69%

Los porcentajes más elevados de ayudas recibidas por mujeres se dieron en Andalucía y Valencia, por el contrario los más bajos en Aragón y Castilla León

Coindiciendo con el  día internacional de las mujeres rurales, celebrado a mediados del mes pasado, cooperativas agroalimentarias  de España hacia público un estudio sobre la presencia de la mujer en estas entidades asociativas. En él se recogen cifras  muy interesantes, como por ejemplo,  que el porcentaje de mujeres socias es del 25%; que su participación en asambleas es del 14%, y su presencia en consejos rectores solo del 3,5%.

Deja para la reflexión el dato que nos indica que cuando la mujer se pone al frente de una explotación es por el fallecimiento o jubilación de su pareja, y en menor medida por empujadas por el emprendimiento, a  excepción de la producción ecológica.

Necesitamos medidas de conciliación entre el trabajo y la familia, o que tiendan a reconocer su trabajo, a evitar los roles clásicos en el sector agrario, apoyar la cotitularidad de las explotaciones para que la presencia y protagonismo de las mujeres en el campo se note.

Sobre su  capacidad de “gestión”  no hay dudas; en ellas ha descansado desde siempre nuestra “empresa”  más importante, la familia. Y además porque, la mayoría, al contrario que la mayoría de los hombres, ante un problema no imponen voluntades, sino que buscan soluciones. y en el campo estamos necesitados de muchas soluciones, porque problemas nunca faltan.

Ver Post >
CON LA NUEVA PAC, EMPEZAMOS PAGANDO
img
Juan Carlos Antequera | 20-10-2013 | 18:45| 2

CON LA NUEVA PAC,  EMPEZAMOS PAGANDO

Juan Carlos Antequera

20 de Octubre de 2013

Todas las reformas de las políticas agrarias europeas que hemos tenido, y han sido unas cuantas, se han diseñado, gestado y aplicado de forma parecida:  Primero una propuesta dura de la Comisión, que se negociaba con los Estados Miembros, y se cerraba a la última hora, del último día, mejorando puntualmente algún aspecto  del documento inicial.

El Parlamento Europeo solo asistía a este proceso como oyente  y el modelo pergeñado siempre iba orientado hacia ayudas más desligadas de la producción y una presencia cada vez vas importante de medidas dirigidas a la protección ambiental

La reforma que ahora se está terminando de cocinar, aun manteniendo eso del destino de los pagos y el tono verde, viene con algo novedoso: ¡ Hay que empezar pagando !

Es la primera vez que antes de tener publicados los Reglamentos comunitarios, y  cuando todavía se está negociando aspectos de aplicación en los Estados Miembros, se nos aplica una reducción.

El Ejecutivo comunitario ha fijado una penalización sobre los pagos directos que se han solicitado este año. Esta reducción se ha ido minorando desde el 4,98% (marzo 2013), pasando por el 4,0 % (10 de octubre de 2013), al 2,45% (16 de octubre de 2013). La primera solo afectaría a los perceptores que recibieran ayudas superiores a 5.000€ y la última a los que cobren más de 2.000 €

Las diferencias contables con el Parlamento Europeo han sido notables y muy llamativas. Contra  la primera cifra de ajuste propuesta por la Comisión, 4,98%, el Parlamento propuso una reducción del 0,75%. Una diferencia enorme  como la que justifica el paso del segundo al tercer ajuste: En el primero , el déficit presupuestario iba a ser de 1.471,4 millones de euros y en la última de 902,9.

Esta reducción se basa en el mecanismo de disciplina financiera, instrumento que se diseñó en 2003; pero que hasta ahora nunca se había tenido que aplicar. Ahora como se prevé que no se pueda atender a todas las demandas de la PAC se aplica esta bajada, evitando así que el gasto supere lo presupuestado.

Perversa esta disciplina financiera que viene a sumarse a la modulación para reducir los pagos directos. Y que genera incertidumbre e inseguridad porque con estas ayudas se cuenta y, en muchos casos, se descuentan en las relaciones comerciales.

En definitiva, que ni siquiera vamos a poder decir eso de “que nos quiten lo bailao”; porque ya lo han hecho y antes de que la orquesta saque la partitura.

 

Ver Post >
OTRA REFORMA MÁS
img
Juan Carlos Antequera | 10-07-2013 | 04:45| 0

OTRA REFORMA MÁS

Juan Carlos Antequera

10 de Julio de 2011

 

La Vieja trova santiaguera en  «me voy pa sinabicu»  dicen:

Una anciana se cayó de los altos de una iglesia

No se hizo nada en los pies porque cayó de cabeza.

Me ha recordado este son las sucesivas reformas de la PAC. La agricultura sería la anciana (por los años que lleva con nosotros), la iglesia representa a las reformas; pero en vez de caerse sola, aquí  es la Comisión Europea  quien la empuja, la empuja, y la empuja…..cada vez que presenta un nuevo marco reglamentario

Antes de entrar en leer los reglamentos y profundizar en sus detalles, que habrá tiempo de sobra, me gustaría hacer una reflexión sobre las reformas agrarias en la Unión Europea

Siempre que se cambia, que se reforma la Política Agraria Comunitaria, acabamos haciendo daño al sector agrario: unas veces es en la cabeza, otras en los pies, en un hombro o en la cadera, pero en cada modificación sale indefectiblemente dañada. Siempre que se ha retocado este  marco intentamos ver la parte buena (la no dañada, los pies) y  procuramos no hablar de los estropicios que nos ha generado el ejecutivo comunitario (la cabeza), pero siempre nuestra agricultura sale damnificada.

Mirando hacia atrás y repasando la evolución de la PAC (la reforma del 92, agenda 2000, reforma intermedia, etc….) vemos que se han ido dando pasos que han complicado la forma de aplicar los apoyos y protecciones al sector agrario, al tiempo que se ha ido alejando la implicación del mundo urbano europeo con el agrario, e incrementándose el tono verde, los condicionantes medioambientales.

Se ha evolucionado  desde las ayudas directas por hectárea, primas por cabeza, medidas de acompañamiento…. hasta el desacoplamiento, condicionalidad, modulación, pero la sensación general es que se ha complicado, enrevesado y dificultado el modo en que la sociedad europea protege y ampara a su agricultura. Es decir, a la seguridad de comer todos los días

La Comisión  siempre propone reformas muy duras  difíciles de asumir y que generan multitud de opiniones en contra, que la valoran negativamente y que exigen modificaciones. A partir de ahí, los Estados Miembros  únicamente pueden aspirar a dulcificar algo las propuestas del ejecutivo y  mejorar la posición de alguna producción; pero la idea básica de cada propuesta se mantiene.

Las valoraciones, en todas y cada una de  las propuestas aprobadas, siempre tienen como referencia la inicial de la Comisión, y como siempre se acepta algún cambio, siempre encontramos algún tono positivo; pero si, en todas las reformas, las comparamos con la importancia de la agricultura éstas van siempre a peor.

Tenemos que preguntarnos  el por qué de las lógicas que han generado las  sucesivas propuestas de reforma de la PAC:  ¿Está, la Comisión, alejada de la realidad agraria (nunca podré olvidar la imagen del Comisario Franz  Fischler comiéndose una aceituna directamente del árbol)?; ¿es por la “imperiosa” necesidad de reducir la partida presupuestaria  dedicada al campo, que es la mayor de la UE?; ¿es porque el peso electoral de la población activa agraria es bajo? ¿Es porque la ciudadanía europea (que con sus impuestos dota los presupuestos) está especialmente sensibilizada solo con los aspectos medioambientales y no por los medios  que producen sus alimentos?. ¿es porque en los presupuestos de la Unión Europea, no aparece una partida destinada a la Agricultura, sino que se integra en una partida denominada «conservación y gestión de recursos naturales»?.

El sector agrario necesita  valorizar su trabajo, hacer entender la importancia que tiene la seguridad de comer todos los días y que el campo no se dedica a destruir el medioambiente. Trasladar esto a los ciudadanos europeos, y a la Comisión,  es fundamental porque si no lo conseguimos en la próxima reforma  en vez de un marco regulatorio de apoyo tendremos un sostén vergonzante de limosnas 

Ver Post >
El campo tiene que atraer a los jóvenes
img
Juan Carlos Antequera | 16-05-2013 | 16:59| 0

 

Juan Carlos Antequera

16 de Mayo de 2013

La  copla, nuestro particular compendio de sentimientos, pasiones y anécdotas, marca los cuarenta años de edad como el momento final para poder dedicarse a la cosa de los amoríos sin llamar demasiado la atención. Como ejemplos, les recuerdo tres magnificas canciones de Quintero, León y Quiroga: “ el querer no tiene edad”, “no me quieras tanto” y sobre todo “el amante de abril y mayo”.

Algo así pasa con la edad definida por la PAC para determinar quién es un joven agricultor. La verdad es que, con 40 años, uno no está ya para pedir su ingreso en el club “Megatrix” pero los conceptos ligados a esa edad no tienen nada que ver con los que tenían a principios del siglo pasado.

Además, con lo complicado y difícil que está eso del relevo generacional en el campo, mejor no tocarla porque el envejecimiento de la población agraria es notorio.

Los datos que ha ofrecido el FEGA sobre los beneficiarios de  las ayudas en 2012 lo plasman claramente:

ESPAÑA

  •  >55 AÑOS …… 44%  (> DE 65 AÑOS ………. 41%)
  • < 44 AÑOS……. 23% (< DE 25 AÑOS……… 0,21%)

EXTREMADURA

  • > 55 AÑOS …… 61%  (> DE 65 AÑOS …… 40%)
  • < 44 AÑOS …..23% (< DE 25 AÑOS …….. 0,4%)

Las cifras, resumidas, están muy desequilibrados: muchas personas por encima de los 65 años y muy pocas por debajo de los 25.

Éste no es un problema de ahora: el relevo generacional se diseñó como medida de acompañamiento en la reforma del 92, junto con las medidas agroambientales y la forestación.

Debido a la crisis económica y la complicadísima situación de generación de empleo en nuestro país, las solicitudes  de incorporación se han incrementando, buscando un lugar donde poder trabajar: un 79% a nivel nacional, y un 73% en Extremadura, según los datos publicados recientemente por la COAG.

Esta vuelta al campo está forzada por el dato terrible de casi el 60% de paro juvenil, pero  ¿y si, como todos deseamos, esa cifra desciende? ¿Volverán los jóvenes a buscar trabajo en otros sectores? Para mantener una población activa agraria suficiente para darnos de comer, necesitamos políticas que protejan a los que se incorporen.

Lo primero es facilitar que las explotaciones sean rentables para que desde un punto de vista económico sean atractivas. Para ello necesitamos reequilibrar los beneficios de la cadena alimentaria, fomentar el uso de contratos agrarios y promover el asociacionismo agrario.

Naturalmente también hace falta una discriminación positiva: ayudas directas, prioridad en el acceso de reservas de todo tipo, apoyos a la incorporación de cooperativas.

También haría falta una campaña de imagen para  valorizar la imagen de los agricultores y ganaderos  ante la sociedad como sustento fundamental del modelo de vida que tenemos. Pero, sin duda, lo más efectivo para atraer jóvenes al campo, y mantenerlos en la actividad agraria, es la de poder ganarse dignamente la vida con ella gracias a la rentabilidad de su explotaciones.

En la propuesta de reforma de la PAC, en la que andamos enredados, se destina un 2% del sobre nacional para jóvenes agricultores, lo que parece poco, y que unido a la voluntariedad de su aplicación, como desea el Consejo Europeo, puede complicar el rejuvenecimiento  en el campo. Y éste es un tema principal y prioritario porque podemos tener la mejor política agraria común, la mejor dotada económicamente y no tengamos nadie que la pueda aplicar.

Ver Post >
EL PARLAMENTO EUROPEO MARCA SU TERRITORIO
img
Juan Carlos Antequera | 02-05-2013 | 08:25| 0

EL PARLAMENTO EUROPEO MARCA SU TERRITORIO

Juan Carlos Antequera

2 de Mayo de 2013

 

Me está sorprendiendo la entereza y la postura del Parlamento Europeo en las negociaciones de la reforma de la PAC y del Marco Presupuestario 2014-2020.

Desde el tratado de Lisboa el Parlamento tiene poder de codecisión lo que significa que tiene el mismo peso que el Consejo Europeo a la hora de diseñar, negociar y aprobar normativas. Y ya ha estrenado sus nuevos poderes,  dejando la impronta de sus opiniones en los borradores de los reglamentos que van a sustentar la próxima reforma de la PAC, como en lo relativo a los  aspectos financieros con las que se va dotar.

La  verdad es que no es fácil: tenemos, por una lado a  la Comisión que propone la normativa y la ejecuta, el  Consejo Europeo, que representa a los países miembros de la UE (hasta ahora con el máximo poder político, dejando el técnico para la Comisión), y por otro lado el Parlamento Europeo, que representa a los ciudadanos europeos (antes un jarrón para adornar, pero ahora con poder real).

El Parlamento está siendo consciente de la importancia de su papel político y está ejerciendo como representante de la voluntad surgida de la elecciones europeas (el año que viene tenemos una nueva cita electoral) y como contrapeso institucional del Ejecutivo y del Consejo.

Esto no es baladí, no son solo discursos, ni palabrería vana,  ni ya veremos……, está significando una nueva forma de entender la génesis de la política agraria europea.

E l último caso se ha concretado con un informe en el que se opone a la reducción de casi un 5% (4,981759%) de los pagos directos que se cobrarían el año que viene (los que se están solicitando ahora), porque según sus estimaciones la reducción solo sería del 0,74805% (en ambos casos para importes mayores de 5.000 €). Como ven no es ninguna minucia.

La razón es doble: política e institucional: el Parlamento tiene otra forma de entender el presupuesto y por otra, hay que respetar la opinión de esta institución y no saltársela “a la torera” como pretendía el Ejecutivo, dando por bueno y  definitivo el acuerdo sobre el marco financiero plurianual cerrado, durante los días 7 y 8 de Febrero,  por el Consejo Europeo.

El Parlamento lo ha dejado bien claro. Ni ha dado el “nihil obstat” al marco global, ni, particularmente,  a la forma en que se ha entendido como hay que aplicar la reserva de crisis (de la que se ha hablado muy poco).

Esta reserva, creada para minorar las crisis graves que pudieran afectar tanto a la producción como a la distribución agraria, estaría dotada con 2.800 millones de euros y se imputaría con cargo  al montante de pagos directos, mediante el mecanismo de disciplina financiera, y se incluiría en la rúbrica 2 “crecimiento sostenible. Recursos naturales” (desgraciadamente, en los presupuestos europeos no existe la palabra agricultura). Algo que no se ha acordado con el Parlamento.

En definitiva: ni está cerrado el marco presupuestario global (además ha criticado la falta de transparencia y de información al Parlamento. Este órgano cree necesario, por legitimidad democrática, incluir una clausula para que el nuevo Parlamento que surja de las elecciones del 2014 pueda confirmar, o no, las cifras), ni tampoco quien debe financiar la reserva de crisis: para el Parlamento,  los agricultores no.

Ver Post >
Beneficios para todos en la cadena alimentaria
img
Juan Carlos Antequera | 26-04-2013 | 05:35| 0


Juan Carlos Antequera

26 abril de 2013

En la última entrada del blog se apuntaban las dos herramientas fundamentales para favorecer la concentración de la oferta y el equilibrio en el reparto de beneficios de la cadena alimentaria: la apuesta decidida de los poderes públicos, y el convencimiento de agricultores y ganaderos para llevarla a cabo. Y para que sean verdaderamente efectivas, primero el convencimiento, y después la apuesta.

El trabajo de las administraciones públicas debe ser constante y dirigido a cualquier proyecto o línea de ayuda, desde lo más cercano a las escalas comunitarias: desde mantener los porcentajes de ayudas a la póliza asociativa, en el ámbito de los seguros agrarios; a contemplar la exención del  “capping” a las cooperativas agrarias, en el marco de la modulación de la nueva reforma de la PAC.

Claro que todos los esfuerzos públicos serán estériles si los socios y miembros de los consejos rectores de las cooperativas no están convencidos de que la integración cooperativa es el único camino para conseguir asegurar la rentabilidad de las explotaciones agrarias. Tener en cada pueblo una cooperativa, o dos, (por más que creamos que nuestros productos  son los mejores, especiales y únicos) no es viable.

Además de ser un medio para obtener una mejor posición en la cadena alimentaria, la integración cooperativa también  nos protege ante la globalización de los mercados, la volatilidad de los precios, la crisis económica y la reducción progresiva de los elementos de regulación de mercados en las normativas comunitarias.

Hay que ir incrementando la dimensión de las cooperativas para conseguir una magnitud relevante con la que aprovecharnos de las economías de escala, ofrecer seguridad en los abastecimientos y adquirir mejor poder de negociación en las ventas de nuestros productos. En definitiva, crear cooperativas cuando no las haya, posteriormente pasar a modelos de grado superior, e incrementar sustancialmente la vocación comercializadora.

Junto a la concentración de la oferta, también será interesante para reequilibrar el reparto de beneficio de la cadena alimentaria realizar campañas informativas hacia agricultores y ganaderos, promover el uso generalizado de contratos (apoyando especialmente los plurianuales), aprovechar los observatorios de precios (pero no que sirvan solo para calcular medias, medianas, desviaciones típicas y hacer gráficos de barras con muchos colores),  diseñar una normativa que defina los abusos, los detecte, identifique a los incumplidores y les aplique las sanciones oportunas, y, por último,  aprovechar las ventajas de los mercados locales.

El objetivo de mejora de la cadena alimentaria impregna todos los borradores de reglamentos de la reforma de la PAC en la que andamos metidos, siempre aparece el propósito de equilbrarla, mejorando la posición de los productores agrarios; pero es destacable que en la propuesta de la Comisión se incluya como finalidad en los programas operativos, y especialmente la redacción del Parlamento Europeo que ha incorporado dos artículos nuevos en el borrador de Reglamento de la OCM única: uno  destinado a crear un órgano para el seguimiento de los precios de los alimentos y otro para definir el concepto de  posición dominante en el mercado (la que obstaculiza el mantenimiento de la competitividad.

El ejecutivo comunitario también recuperó, en su propuesta, otra herramienta para favorecer la concentración de la oferta: las Agrupaciones de Productores Agrarios.

Abría nuevamente la puerta para obtener ayudas durante los cinco primeros años de su creación, diferenciándolas entre las que comercializaban menos de un millón de euros (con porcentajes de apoyos mayores) y las que lo superaran. El Parlamento Europeo quiere priorizarlas hacia las que comercialicen productos de calidad; pero en los borradores nacidos del acuerdo de los ministros de agricultura UE, de marzo de 2013, se eliminan las diferencias por volumen comercializado. Esto último puede ser un problema provocando una atomización de estas agrupaciones, diluyendo el objetivo de concentración de la oferta.

Cuando se habla de cadena alimentaria no podemos olvidar las organizaciones interprofesionales, ya que por su composición serían un instrumento muy útil para mejorar su funcionamiento (además de servir de interlocución con la administración, servir para promocionar su producto, favorecer la investigación, etc).

Pero falta por incorporar algunos actores. Con unos, la distribución, va a ser complicado implicarlos, pero no creo que fuera difícil hacerlo con los consumidores.

Ver Post >
LA CADENA ALIMENTARIA: Entre la espada y la pared (I)
img
Juan Carlos Antequera | 22-04-2013 | 11:23| 0

LA CADENA ALIMENTARIA: Entre la espada y la pared  (I)

Juan Carlos Antequera

22 de Abril de 2013

 

El pasado día 11 comenzó, con las reuniones del trilogo (Parlamento europeo, Consejo y Comisión), el principio del fin del proceso de reforma de la PAC.

Reverdecimiento, convergencia, modulación, etc  serán conceptos muy importantes a negociar porque afectarán directamente al pago base que percibirán los agricultores y ganaderos. Nos queda, por tanto, en primera instancia cerrarlos a nivel comunitario, para después, “en segunda derivada” organizarnos a nivel nacional.

Las ayudas de la PAC vienen representando entre el 30% y el 35% de la renta de los productores agrarios, nos queda un importante componente que se genera en el mercado, por la venta de los productos agrarios y agroalimentarios.

Para ese sustancial 65-70% de la renta agraria, la reforma de la PAC también debe ofrecer  un escenario adecuado para alcanzarlo de forma oportuna, como podría ser eliminar los desequilibrios de la cadena alimentaria

Respecto a este asunto, el Parlamento europeo acaba de publicar dos resoluciones. Una sobre los desequilibrios en la cadena suministros de insumos (la espada) y otra sobre los desequilibrios en la cadena de alimentos (la pared) que ponen de manifiesto lo estrecho que es el pasillo por dónde camina la rentabilidad de las explotaciones agrarias

Desequilibrios en la venta

El Parlamento europeo, haciendo suyo algún trabajo del ejecutivo comunitario, pone de manifiesto los desajustes en el reparto de beneficios entre el sector agrario y la distribución, a nivel europeo, debidos a prácticas como el retraso de pagos, clausulas abusivas, modificaciones unilaterales de las condiciones, pagos anticipados para acceder a la exposición, etc. y que se han  generado por la concentración de la decisión de compra respecto a los que venden, lo que se traduce en un deterioro constante de los ingresos de los agricultores europeos.

Para comprender el desequilibrio existente en la cadena alimentaria solo hace falta indicar que en España hay, aproximadamente, un millón de productores agrarios, 4.000 cooperativas  y solo 6 empresas se reparten el 65% de distribución.  Al final, según datos de la Comisión nacional de la competencia, solo entre el 10-30% del precio final de venta es lo que percibe el productor.

Cadena de suministros de Insumos

La situación ni mucho menos mejora del lado de la compra de insumos (fertilizantes, fitosanitarios, combustible, etc) y la imposibilidad de trasladar estos incrementos en la cadena alimentaria hace que la rentabilidad de las explotaciones agrarias esté en el aire, se reduce la inversión, con el consiguiente descenso en la generación de renta y empleo.

A nivel Europeo, entre 2000 y 2010, de media, la subida del precio de los insumos fue del 40-45% mientras que las de los precios agrarios solo del 20%.

Merece también una reflexión la “madre” de todos los insumos: el dinero. Es una complicación añadida, e importante,  la dificultad para acceder a la  financiación necesaria para poner en marcha las actividades agrarias.

Por eso, en estos momentos en los que los procesos de concentración de entidades financieras está tan presente, generando que los centros de gravedad, donde se toman las decisiones ,se alejen de Extremadura; es para alegrarse de que, junto a la Banca Pueyo y Caja Rural de Almendralejo, volvamos a tener para nuestra región a Caja Rural de Extremadura; entidad ligada estrechamente al cooperativismo agrario regional  e implicada con la agricultura extremeña.

Para poner la guinda a esta situación tan perniciosa para los productores, tenemos además la obligatoriedad de cumplir las normativas sobre respeto al medio ambiente, bienestar animal,  salubridad alimentaria y derechos laborales, algo que no siempre ocurre en los productos importados de terceros países. Aquí se echa de menos una estricta normativa que no permita esa competencia desleal; pero también hace falta una intensa campaña de comunicación dirigida a los consumidores para que conozcan estos hechos. Ya que si las tres primeras obligaciones se recogen en la normativa agraria, es debido a que la PAC se diseñó a gusto de los consumidores, recogiendo sus opiniones sobre la agricultura y ganadería europea. Por tanto deberíamos ser consciente  de lo que significan estos esfuerzos y recompensarlos, no solo con nuestros impuestos, sino también en el mercado.

Soluciones

Para solucionar los desequilibrios de la cadena alimentaria, fundamentalmente, hay que concentrar la oferta. Y para ello hay que contar con el apoyo decidido de los poderes públicos y, naturalmente, con el convencimiento total de agricultores y ganaderos.

Ver Post >
¡¡HABEMUS PARLAMENTO!!
img
Juan Carlos Antequera | 18-03-2013 | 16:22| 0

¡¡HABEMUS PARLAMENTO!!

Juan Carlos Antequera

18 de Marzo de 2013

La casualidad ha querido  que el mismo día que era elegido el nuevo Papa, el Parlamento Europeo acordara su posición sobre la propuesta de reforma de la PAC.

Aunque unos en la ciudad del Vaticano y  otros en Estrasburgo; unos en un conclave de cardenales y otros en una asamblea de representantes elegidos por los ciudadanos europeos; unos con el objetivo de alimentar las almas y los otros en el ámbito destinado a dar comer al cuerpo;  encontramos algún punto en común.

Esa coincidencia, aplicando todas las escalas necesarias, pasa por la novedad que acompaña ambos acontecimientos: el primer Papa latinoamericano  y jesuita, y también era la primera vez que el Parlamento Europeo tomaba una decisión, sobre una reforma agraria, con el poder que le da la codecisión, incluida en el Tratado de Lisboa: ¡¡¡ Habemus Parlamento!!!.

El Parlamento Europeo siempre ha sido muy sensible, y muy cercano, a las demandas de los agricultores y ganaderos, y así lo reflejaba en sus dictámenes; pero éstos no eran vinculantes ni  para el órgano proponente, la Comisión, ni para el que decidía, el Consejo.  En este caso sí ha sido capaz de modificar las propuestas del Ejecutivo comunitario. ¡¡¡ Bienvenido Parlamento!!!, porque ¡¡¡ Habemus Parlamento !!!

En la votación del pasado día 13 se aprobaron las modificaciones sobre la propuesta de reforma de la PAC, negociadas inicialmente en el seno de su Comisión de Agricultura , junto a otro asunto de mucha trascendencia como el ligado al presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020.

En el momento en que en el seno del Consejo de Ministros alcance un acuerdo político, se iniciará el periodo de negociación entre Parlamento europeo, Consejo y Comisión, el trílogo, esa especie de trinidad administrativa.

Respecto a lo acordado (sin entran en muchos detalles, porque tiempo habrá cuando esto termine y los acuerdo se plasmen en Reglamentos Comunitarios) se ha propuesto flexibilizar los procesos de convergencia interna y externa de los pagos , también mayor flexibilidad en la aplicación del “greening” , eximir a las cooperativas del tope de ayudas, se apuesta decididamente por el relevo generacional en el campo a través de la incorporación de jóvenes, se relaja la decisión sobre el número de hectáreas elegibles, se incluye al tabaco como los productos con posibilidad de ayudas, y determina que el modelo de derechos de plantación de viñedos esté en vigor hasta 2030.

Con todo nos queda los más difícil, lo más complicado y que más dolores de cabeza nos va a dar: la negociación interna en nuestro país, entre Comunidades autónomas y entre sectores productivos. Para ese trabajo sí habrá que estar muy atentos, fijar claramente nuestros objetivos y marcar las líneas rojas que defiendan nuestra agricultura.

Respecto al Marco Presupuestario 2014-2020, el Parlamento dice que no le gusta, que quiere una herramienta más flexible y que se debe dejar  a los Parlamentarios (también tendremos nuevos miembros de la Comisión) que salgan de las próximas elecciones del 2014 tengan posibilidad de modificarlo.

Por esto último hay que se continuar enviando el mensaje de que las cantidades destinadas para la agricultura europea son escasas, por si los ciclos económicos cambian y podemos recuperar algo. Y por otro lado, siempre, en cualquier ocasión, a través de cualquier medio y con cualquier representante, no dejar de trasladar el mensaje de que la Agricultura es fundamental para asegurar el modo de vida de nuestra sociedad.

En este ámbito, el Parlamento Europeo, sí ha ido a la yugular: Rechaza el presupuesto  por no incluir sus prioridades, denuncia la falta de transparencia en esta herramienta fundamental para ejercer las políticas europeas, y exige disponer de toda la información relativa a las dotaciones nacionales referidas al sector agrario.

Ver Post >

Categorías