Blogs

Antonio Tinoco Ardila

Apenas Tinta

Sánchez, camino de parecerse a Monago

En el telediario de mediodía del pasado lunes apareció Pedro Sánchez correteando por los jardines del palacio de La Moncloa. Después, para darle a la carrera mayor verosimilitud, hacía estiramientos (un poco desganados, la verdad) y miraba el cronómetro como hacen tantos otros aficionados después de correr para comprobar su ritmo. Y terminaba la sesión ante la cámara sentado en la escalera del palacio acariciando a su perra (por algún sitio decían que se llama ‘Turca’; que se sepa el nombre la hace más querible). Esas mismas imágenes aparecieron también en las ediciones digitales de los periódicos madrileños. ‘El País’ titulaba así:  “El presidente Sánchez prefiere el ‘running’”. Imagino que lo que ese titular pretendía decir es que el nuevo presidente del Gobierno prefiere correr a andar… que era lo que hacía Mariano Rajoy. Es decir, el nuevo presidente es más dinámico, más moderno, conecta mejor con los ciudadanos activos que hacen ejercicio de buena mañana que el anterior que, ya se sabe, era un poco indolente; incluso antiguo.

Como se pueden imaginar, presencié esas imágenes con la lógica preocupación de cualquier extremeño que haya vivido en la región en los últimos años y haya tenido ojos en la cara. Y es que son tan parecidas a aquel vídeo de José Antonio Monago intentando transmitir la misma imagen de líder activo, moderno, dinámico, guay, corriendo en aquella ocasión entre las encinas del parque badajocense de Tres Arroyos, que no puedo dejar de pensar que detrás de esas imágenes y de las del anterior presidente de la Junta está la misma mano, la del entonces jefe de gabinete de Monago que es ahora jefe de gabinete de Sánchez: Iván Redondo.

No sería descabellado pensar que se trata de una coincidencia, al fin y al cabo propaganda eran los correteos de Monago por el parque de Badajoz y propaganda son los correteos de Sánchez por el jardín de La Moncloa (y tan palmaria que ninguna cadena pública que se tenga por rigurosa hubiera dado esas imágenes en un telediario, por la sencilla razón de que su contenido informativo brilla por su ausencia: TVE las dio). Pero por lo mismo tampoco es descabellado pensar que, coincidencia o no, lo que está pasando aquí es que Iván Redondo, a falta de no saber hacer otra cosa, está haciendo ahora con Sánchez lo que ya hizo con Monago: convencerle para que abrace la perversa idea de que la única  política que merece a pena es aquella que comparte narrativa con un anuncio publicitario. De modo que Pedro Sánchez, aconsejado por Redondo, podría estar haciendo lo mismo que hizo Monago: tratar de convertirlo todo en una operación de imagen. Todo. También la decisión de acoger a los inmigrantes del ‘Aquarius’, porque a fuerza de publicitarla y de sacar pecho el Gobierno lo que sin duda es una muestra de decencia va camino de convertirse en bisutería moral.

Quizás convendría a Sánchez explicarle cómo acabó Monago por el empecinamiento de su asesor estelar de faltarle al respeto a los ciudadanos (sólo extremeños entonces) a los que creyó que podría engañarlos todo el tiempo. Aunque no sé si explicárselo a Sánchez sirva de algo.

 

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Blog personal del periodista Antonio Tinoco.

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930