Blogs

Antonio Tinoco Ardila

Apenas Tinta

Ovejitas del ‘procés’

Quienes sigan esta columna tal vez recuerden que alguna vez he traído a colación la famosa frase que acompaña a la cabecera del New York Times desde su fundación en 1851: ‘Todas las noticias que merecen ser publicadas’. Para el periódico es un modo de comprometerse con los lectores sobre la utilidad de lo que publica, y para los periodistas –al menos, para mí– es una declaración de principios fundamental porque remite a una de sus labores más importantes y posiblemente más desconocidas: valorar la información y decidir qué se publica y qué no se publica;  elegir, de entre el gran magma informativo de la actualidad (cada vez mayor, cada vez más caótico y cada vez más imprevisible. Por eso el orden en ese caos que debe poner el periodista es cada vez más imprescindible) qué merece llegar al papel porque el periodista entiende que puede ser de interés para los lectores y qué merece ir a la papelera aunque tenga apariencia –y muchas veces no solo apariencia, sino certeza— de noticia.

Me he acordado de esta frase durante los últimos días a raíz de la publicación en todos los medios de comunicación –también en HOY—de la ‘noticia’ de que Carles Puigdemont era candidato al Premio Nobel de la Paz. La primera publicación que lo difundió fue nada menos que la revista ‘Time’, una de las publicaciones de reputación más contrastada en el mundo. ‘Time’ incluía el dato -decisivo para determinar su relevancia y, por tanto, si merecía o no ser publicada-, de que la ‘candidatura’ de Puigdemont no se debía a nada que tuviera que ver con la Fundación Nobel que otorga el premio, sino a las casas de apuestas, las mismas que admiten que se puje sobre si Elvis Presley está vivo (se cotiza 2.000 a 1) y las mismas que no incluyeron a quienes efectivamente recibieron el premio por su lucha contra la violencia sexual, el ginecólogo Denis Mukwege y la activista Nadia Murad.

Pues bien, como esas ovejas que saltan ante un obstáculo imaginario sólo porque la compañera que la precede lo ha hecho, así la Prensa de nuestro país dio por bueno que el huido de la justicia por haber cometido graves delitos contra el orden constitucional de una democracia como España podría ser candidato a un galardón que premia, entre otras cosas, la contribución a “la fraternidad entre naciones […] o la promoción de la paz y los Derechos Humanos”.

¿Merecía ser publicada esa ‘noticia’ que puso en circulación una casa de apuestas y que, por cierto, consideró tan verosímil el independentismo que el periódico digital El Nacional.cat se hizo eco del ‘jarro de agua fría’ (sic) que supuso para los adeptos que el Nobel se olvidara de Puigdemont? Mi opinión es que esa noticia no mereció librarse de la papelera. ¿Por qué se publicó? Por pereza, por no hacer el escrutinio que nos corresponde sobre qué debe y qué no debe publicarse. Y también porque desde hace tiempo los medios de comunicación nos estamos comportando como ovejitas ante el ‘procés’, al que hemos convertido en una especie de asunto periodístico imprescindible en la agenda informativa, sin hacernos la vieja y necesaria pregunta de si cualquier cosa relacionada con él, aunque no añada información, merece que ocupe minutos y páginas sin cuento.

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Blog personal del periodista Antonio Tinoco.


octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido Patrocinado