La conjura de los necios | Apenas Tinta - Blogs hoy.es

Blogs

Antonio Tinoco Ardila

Apenas Tinta

La conjura de los necios

Cuánto habrá crecido el número de votantes de Vox desde la noche electoral andaluza hasta ahora? Me temo que mucho. No sólo porque esas elecciones hayan puesto de manifiesto que el verbo de la ultraderecha se ha hecho carne, sino porque desde la misma noche del pasado 2 de diciembre nuestros inefables líderes políticos parecen haberse conjurado para hacer de Vox una opción cada vez más fuerte. ¿Recuerdan cuando Mariano Rajoy se empeñó en convertirse en una máquina de hacer independentistas por su negativa, no se sabe si por incapacidad o por pereza, a encarar la crisis catalana como lo que es, un conflicto político, y por su decisión de trasladar a los juzgados la responsabilidad de encauzarlo? Pues algo así está ocurriendo con no pocos políticos y con algunos medios de comunicación. En cualquier caso, demasiada gente empeñada en hacer que Vox crezca tanto que miedo da y que, por ello y aunque sea hiperbólicamente, podría llamarse a ese fenómeno ‘la conjura de los necios’.

El primero en conjurarse para lograrlo fue –¿quién podría dudarlo?–,  Pablo Iglesias, al que le faltó tiempo para que antes de que acabara el recuento de votos andaluces se envolviera en la bandera de un ‘no pasarán’ de pacotilla y cavara la zanja (Iglesias, si en algo triunfa, es como ingeniero en zanjas) entre ‘ellos’ y ‘nosotros’, como si los votantes de Vox no fueran ciudadanos con los mismos derechos que los cada vez más escasos que lo votan a él. De paso, Iglesias nos escamoteó lo que era su ineludible obligación: las razones por las cuales su marca electoral contribuyó a engordar la representatividad de Vox al haber perdido 300.000 votos.

El segundo en emprender esa senda  –¿quién podría dudarlo?– fue Pedro Sánchez, al que también le faltó tiempo para tratar de encontrar un asidero que le permita continuar su empecinado viaje hacia el suicidio del PSOE haciendo del miedo a Vox el argumento de mayor peso para que apoyen los Presupuestos  los independentistas, que son esos señores tan simpáticos de la revolución de las sonrisas que se ponen de parte de los que cortan las autopistas y en contra de la policía. Si el partido ultraderechista no sabía cómo abandonar su naturaleza de fantasma y aparecer con tanto músculo como para condicionar el destino de nuestro país sería porque no había tenido en cuenta la capacidad de nuestro presidente para ser irresponsable. Y después, y por si no bastara, la ministra Teresa Ribera dándole patadas a millones de ciudadanos (entre ellos muchos votantes de su partido) al decirse partidaria de echar del sistema político a los aficionados a los toros y a la caza. Y más tarde un programa de La Sexta liándola parda con su repugnante rastreo de los 44 vecinos que votaron a Vox en Marinaleda para que explicaran ante las cámaras ‘sus razones’… En fin, la necedad tiene una infinita capacidad para alimentar conjuras contra los propios conjurados.

Y todo ello en una semana en que hemos hablado mucho de la Constitución y, sobre todo, de cómo reformarla para que se adapte a la sociedad española de hoy. Más nos valdría hacerlo al revés: preguntarnos sobre nosotros mismos y cuánto tendríamos que cambiar para adaptarnos a la Constitución.

 

 

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Blog personal del periodista Antonio Tinoco.


diciembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31