Hoy

img
Autor: Antonio Tinoco
Adel Najjar, imán de Badajoz
img
Antonio Tinoco Ardila | 14-06-2017 | 7:42| 0

El pasado viernes, Adel Najjar, el imán de la mezquita de Badajoz, me invitó junto a otras personas de los medios de comunicación, de los grupos políticos de la ciudad y vecinos del barrio del Gurugú, donde está la mezquita, a que compartiéramos la cena que iban a tomar él y otros musulmanes para poner fin al ayuno del Ramadán.

Conozco a Adel Najjar desde hace, quizás, treinta años, cuando aún estaba reciente su decisión de dejar la carrera de Medicina, por la que había venido a Badajoz desde su Palestina natal, para crear una modesta mezquita en la que los escasos musulmanes que había en la ciudad pudieran reunirse en torno al Corán. La mezquita estaba en una casa de la calle Santa Lucía y allí hizo este periódico un reportaje que hablaba sobre qué significaba el Ramadán, sobre los musulmanes en Badajoz y también sobre aquel joven imán, Adel Najjar. Fue su primera aparición pública y siempre que puede recuerda el agradecimiento que tiene a HOY porque aquella información supuso para él y para la mezquita una feliz presentación de los musulmanes ante la sociedad.

Desde entonces, Adel Najjar, con la callada tenacidad de la hormiga, ha ido tejiendo una red de relaciones basadas en el respeto y en la defensa del valor de la convivencia, de tal manera que ha hecho de la mezquita de Badajoz, además del lugar de oración que es para los cada vez más numerosos musulmanes, un punto de encuentro en el que todos, tengan la religión que tengan o no tengan ninguna, se sienten como en casa. El sitio que la mezquita tiene y el papel que ocupa Adel Najjar en el Gurugú lo explicaban durante la cena del pasado viernes algunos vecinos, cuando contaban con un cierto tono zumbón que es este imán, que lleva ya allí veinte años, el que, cuando un nuevo cura llega a la parroquia, lo pone en antecedentes de lo que pasa y de quién es quién en el barrio.

La ciudad de Badajoz debería sentirse afortunada de tener entre sus vecinos a Adel Najjar porque su manera de tratar a los demás es un antídoto contra los prejuicios sobre el Islam. Najjar representa la oportunidad cercana de conocer los fundamentos de una fe que, como la cristiana, predica la paz y la concordia entre todos los hombres y –lo más importante- cumple con ese compromiso desde que abrió la mezquita.

No tengo la menor duda de que Ignacio Echeverría, el joven que trató de impedir con su monopatín que tres terroristas siguieran acuchillando gente en Londres y que pagó ese gesto de auxilio con su vida, es para el imán de Badajoz exactamente el mismo héroe que para usted y para mí, y que la única diferencia entre usted y yo y Adel Najjar ante este o cualquier otro atentado cometido en nombre del Islam, es que él tiene que añadir al dolor por las víctimas la rabia y la amargura de que los terroristas pongan como excusa para el asesinato al dios por el que él abandonó la carrera de Medicina y por el que ha edificado una mezquita.

A Adel Najjar no debería abandonarle el consuelo de que para quienes lo conocemos el Islam siempre será él, nunca los terroristas del Estado Islámico.

Ver Post >
Morales, ese hombre
img
Antonio Tinoco Ardila | 07-06-2017 | 6:54| 0

Llámenme ingenuo, pero yo estaba atento al congreso provincial del PP de Badajoz, que ha tenido lugar durante el pasado fin de semana, porque esperaba que se produjera el relevo de Juan Antonio Morales como secretario general. Imaginaba que el congreso era la ocasión de quitárselo de encima menos costosa para la imagen de alguien que, al fin y al cabo, es diputado regional. He aquí una prueba más de mi arraigada incapacidad, por larga y por profunda, para entender la mayoría de las decisiones que toman los partidos políticos.

Y es que me había hecho a la idea, fíjense lo sansirolé que puedo llegar a ser, de que el PP, en el fondo, quería darle puerta. Me había creído que José Antonio Monago, cuando se preguntaba ‘¿qué le debo yo al franquismo?’ la respuesta era ‘nada’ y que precisamente por eso no iba a cargar con la factura que le había endosado Morales; me había creído a Fernando Manzano y a Francisco Javier Fragoso, cuando decían que le habrían impedido a Juan Antonio Morales ir a ningún sitio de haber sabido con antelación que se aprestaba a asistir a una asamblea de la Fundación Francisco Franco en la que, además, le iban a premiar con el título de ‘Caballero de Honor’ y, por si no había tenido suficiente con que lo llamaran así en aquel sitio, no iba a poner reparos a que añadieran que había tenido una “labor destacada en defensa de la verdad histórica y de la memoria del Caudillo y su gran obra”.

No sé por qué, la verdad, pero quizás sólo porque quería creerlo me había convencido de que los dirigentes del PP no es que fueran a hacer una manifestación por las calles de Lobón, el pueblo de Morales, ni por los pasillos de la Asamblea pidiendo que lo crucificaran, pero sí algún gesto que pudiera ser entendido como que le afeaban su fea conducta. Un gesto que esperaba que se produjera en el congreso.

Pero quia; nada de lo que me había imaginado en mis cortas luces ha ocurrido. Y aquí estoy, doliéndome del costalazo que me he dado al caerme del guindo y ver que ahí sigue Juan Antonio Morales. Quiero decir: ahí lo sigue llevando como mano derecha del partido en la provincia Francisco Javier Fragoso, quien podrá decir en su descargo que no está solo, pues le han dado su apoyo 856 de los 865 compromisarios sin ningún voto en contra, ni siquiera uno que pudiera haber emitido alguien aunque sólo hubiera sido en consideración a su naturaleza de especie en vías de extinción.

¿Qué pensará el PP que es la democracia? Es lo que se me ocurre después de que el congreso de este fin de semana en Badajoz (Bulgaria) haya refrendado a Morales. He aquí otra pregunta de ingenuo porque lo que piensa a la vista está: que es una cosa imprecisa, que unas veces sirve para un roto y otras para un descosido, que no hay mucha diferencia entre defender el estado de Derecho y defender suprimirlo. Que ser demócrata es según me caiga, según me convenga, según me peta: un día me envuelvo en la bandera constitucional y otro en la franquista. ¡Qué más da!

Que ser demócrata viene a ser lo que hace Juan Antonio Morales, ese hombre.

 

 

Ver Post >
Un tribunal que me representa
img
Antonio Tinoco Ardila | 31-05-2017 | 8:09| 0

Seguramente saben, porque debido a lo llamativo de los resultados ha sido objeto de reiterada atención por parte de este periódico, que la última oposición del SES de Enfermería de Atención Continuada cubrirá cuatro de las 45 plazas que pretendía por la sencilla razón de que sólo cuatro opositores, de los 1.374 que se presentaron, la han aprobado.

Esos resultados, como era de esperar, han dado para mucha indignación y al SES están llegando decenas de escritos pidiendo la anulación y, consiguientemente, la repetición de este “examen vergonzoso”, según denominación de una de las opositoras que lo suspendieron. Incluso hay convocada una manifestación el próximo 8 de junio para exigirlo en la calle.

Faltaba por conocer la opinión de quienes aprobaron el examen y también de enfermeros con experiencia para tener una visión más detallada de lo que había ocurrido con esa oposición. La periodista Ana B. Hernández cubría esa laguna el pasado sábado con una información reveladora –incluso abría la portada del diario–, en la que se ponía de manifiesto que todas las preguntas del ‘examen vergonzoso’ estaban en el temario de la oposición; y que “el examen se aprueba si se estudia”. Purificación Sánchez y Raquel Álvarez, dos enfermeras que habían obtenido la segunda y tercera mejor nota, zanjaban la cuestión con esas siete palabras.

Estoy seguro de que los resultados han sido frustrantes para muchos de los opositores, que se habrán presentado a la prueba después de haberse estudiado el temario acuciosamente y, a pesar de ello, la han suspendido. Pero, salvados estos, me parecen improcedentes las reclamaciones por la dificultad del examen de personas que, por ejemplo, admiten no haberse estudiado el temario completo. Para ellas siempre, a no ser que medie la suerte, será una prueba difícil; e incluso imposible de todo punto si las preguntas del examen se refieren a contenidos de la mitad del temario que no han estudiado.

Hay una cierta indignación que está muy de moda: la dirigida contra los demás. Los culpables son siempre los otros. En este caso el tribunal que ha puesto un examen “vergonzoso”, no quien pretendía aprobarlo sin estudiarse el temario.

Yo, sin embargo, me siento muy bien representado por ese tribunal, porque su exigencia a los aspirantes a ocupar una de las plazas de Enfermería del Servicio de Atención Continuada de una cualificación excelente y de un profundo conocimiento de la actividad profesional que van a desarrollar es exactamente la misma exigencia de excelencia y de profundo conocimiento de su cometido que la de cualquier eventual usuario de dicho servicio: usted, yo o incluso los aspirantes suspendidos cuando, como cualquier ciudadano, necesitaran ser atendidos.

Un servicio público no es una empresa. Es el resultado de un formidable esfuerzo colectivo cuyos beneficios se miden en bienestar, en cohesión social… en derechos. Por eso, trabajar en un servicio público debería estar reservado sólo a los mejores. Por ejemplo, a los que saben que la única manera de aprobar un examen es estudiar y estudiar y estudiar.

Ver Post >
Miénteme, dime que el futuro será mejor
img
Antonio Tinoco Ardila | 24-05-2017 | 8:45| 0

 

 

Julián Carretero, el ya ex secretario de Comisiones Obreras, decía cosas interesantes en la entrevista que publicó este periódico el pasado domingo. Una de las que me llamó la atención es que los extremeños nos mentimos mucho. Carretero se refería a que tenemos complejo de ricos a tenor de lo poco que exigimos (“nos creemos que no necesitamos el tren por la simpleza de tener coche”) y a pesar de que somos una sociedad palmariamente pobre. En este sentido es suficientemente elocuente el dato que daba de que la mitad de las 200.000 pensiones que se pagan en Extremadura tienen que complementarse a través de los Presupuestos del Estado porque con las cotizaciones a la Seguridad Social que habían hecho los beneficiarios en su vida laboral no alcanzarían a la cuantía mínima. Mes a mes y desde que tengo memoria en el periodismo, y van ya 36 años, el Instituto de Estadística constata que las pensiones de los extremeños son las más bajas de España. Podríamos ahora subirnos a la máquina del tiempo para situarnos dentro de otros 36 años: comprobaríamos que el Instituto de Estadística que haya entonces dirá exactamente lo mismo.

Pero también hablaba Carretero de la falta de valentía política –la segunda cara de esta moneda cuya primera cara es la atonía social– para abordar los desafíos que tiene una sociedad envejecida y dispersa como la extremeña. Unos desafíos cada vez más preocupantes porque Extremadura no puede hacerles frente sola y lo que ocurre alrededor no invita al optimismo: formamos parte de un Estado en el que cada vez hay más tensiones disgregadoras (¡madre mía, el delirante borrador de declaración de independencia de Cataluña!), cuya víctima principal es justo lo que necesita esta región: la solidaridad interna. Y, por si fuera poco, España forma parte de una Unión Europea a la que le ocurre exactamente lo mismo y con los mismos resultados.

El futuro, en comparación con lo que tenemos ahora, se presenta, por tanto, comprometido. Si utilizáramos el lenguaje épico de las películas de catástrofes planetarias podríamos decir que, con menos solidaridad del Estado y con pocos o ningún fondo europeo, se acerca a Extremadura un asteroide en trayectoria de colisión. El drama es que mientras tanto nadie, por falta de ese coraje político del que habla Carretero, nos ha dicho todavía que es preciso que dejemos de vivir como si no fuera a pasarnos nada.

Quizás lo prudente sería, antes de que se convierta en inexcusable, empezar a preguntarnos qué futuro nos espera y prepararnos para él si quienes nos podrían echar una mano para al menos desviar la trayectoria de ese asteroide disponen cada vez de menos fuerzas para atender esa misión.

Pero no hay visos de que alguien nos diga la verdad y seguimos como en la película ‘Johnny Guitar’: Johnny pidiéndole a Vienna, su viejo amor, que le mienta y que le diga que todavía lo quiere como él a ella. Y Vienna, hipócritamente compasiva, diciéndole que sí, que es exactamente como él dice, que lo quiere con el mismo amor que él le profesa.

Tal para cual: como nosotros, mintiéndonos.

Ver Post >
Un acontecimiento funesto
img
Antonio Tinoco Ardila | 17-05-2017 | 7:58| 0

El escritor norteamericano Adams Johnson distingue entre sucesos y acontecimientos en ‘Huracanes anónimos’, uno de los cuentos que conforman su muy notable ‘George Orwell fue amigo mío’, la obra que le valió el Premio Nacional del Libro del 2015 en los Estados Unidos. Dice Johnson: “La vida está llena de sucesos: pasan y tú te adaptas, te apañas como puedes y sigues adelante, pero de vez en cuando (…) comprendes que hay sucesos que en realidad son acontecimientos. Si alguien deja un chaval en tus manos, acabas de darte de bruces con un acontecimiento. Si tu ex desaparece, no lo puedes ignorar como si nada, eso es un acontecimiento serio. A veces hay cosas que parecen acontecimientos dramáticos –te embargan los ingresos, tu viejo te manga el coche y se larga de la ciudad (…)-, pero con el tiempo te adaptas, encuentras otra forma de hacer lo que venías haciendo y te das cuenta de que en el fondo no te han hecho descarrilar. Que no eran más que sucesos”.

Esta distinción entre sucesos y acontecimientos y lo conveniente que en muchos momentos de la vida resulta distinguirlos porque es frecuente que se presenten enmascarados unos de otros, la deseché desde un principio para tratar de comprender la elección de secretario general socialista, prevista para el próximo domingo. Creo que acerté: no es necesario para este asunto andar con esas sutilezas y mucho más después de ver ayer [por el lunes 15] el debate entre los tres candidatos. Era imposible no percibir que lo que en aquella habitación se cocía (los tonos rojizos del decorado remitían a una cierta lumbre) era, sobre todo, el afilado afán de que el lunes que viene no llegara la paz a la calle Ferraz, sino la victoria. Por todo eso, es inútil preguntarse si la elección de Susana Díaz o de Pedro Sánchez al frente del partido socialista (descarto la posibilidad de victoria de Patxi López con pesar: es el único de los tres que para mí no desmerece el cargo) será un suceso o será un acontecimiento.

Esa pregunta podría haber sido pertinente en otras circunstancias; y también en otras circunstancias la respuesta obvia hubiera sido que la elección en primarias del secretario socialista es simplemente un suceso, es decir, una de esas cosas que pasan y a las que los militantes, el partido en su conjunto, se adapta sin que nada descarrile. Pero comoquiera que no hay ningún indicio que haga presagiar que después de la elección de Pedro o de Susana ese partido retomará el rumbo sin tensiones internas (al contrario: algunos vaticinan una fractura inminente; y hasta una escisión), la respuesta no puede ser otra que lo que va a ocurrir el domingo será un acontecimiento para el PSOE.

Porque el mal ya está hecho: el problema no es que gane Pedro o gane Susana; el problema es que Pedro y Susana se hayan presentado. Una vez formalizadas sus candidaturas, el resultado será el mismo: si gana Pedro habrá ganado el PSOE de Pedro sobre el de Susana; si gana Susana, será el PSOE de Susana el que haya ganado sobre el de Pedro. Gane uno u otra, el partido socialista perderá y se habrá dado de bruces con un acontecimiento funesto. Cuyas consecuencias no pagará sólo el partido socialista.

 

Ver Post >
Sobre el autor Antonio Tinoco Ardila
Blog personal del periodista Antonio Tinoco.

Otros Blogs de Autor