Los periodistas libres alzan la voz

El mundo periodístico está revolucionado porque varios de sus representantes han alzado la voz en favor de  los compañeros que tienen menos prerrogativas que ellos. Y lo han hecho en diversos frentes. Desde Twitter se lanzó el hastag  #gratisnotrabajo que llegó a Trending Topic, pero antes ya había escritos en diversas publicaciones que hacían referencia a la precaria situación por la que pasaban periodistas con experiencia mas que probada que, por causa de una sobresaturación de la demanda, las empresas rechazaban porque podían elegir cuatro o más periodistas novatos al precio de uno con mas solera.

El problema viene de antiguo, de cuando los administradores de las empresas editoriales se hicieron con el poder de las mismas, gracias a sus gestiones favorables que les llenaban los bolsillos a los editores: eran tiempos de vino y rosas y la publicidad entraba a espuertas. A partir de esos momentos los consejos de redacción eran un mero trámite sobre qué publicar y qué no. Los redactores jefe de las distintas secciones pasaron a tener un cargo honorífico puesto que las decisiones las tomaban desde arriba. Luego, ya no eran los editores, que ni siquiera se presentaban a las mesas de redacción, quienes  tomaban la iniciativa, delegando en los administradores y directores de publicidad las tareas que a ellos les correspondían, porque la cosa iba sobre ruedas y, como ya he dicho, no había problemas económicos.

Cada vez con mayor poder ejecutivo, los administradores se convirtieron en directores, relegando a estos a meros espectadores de lo que aquellos tejemanejeaban, sin voz ni voto para acciones decisorias. Y así, la línea editorial de un diario o revista pasó a depender directamente de lo que sucedía en los despachos de administración. Pero en el momento en que saltó la alarma socioeconómica y las firmas empezáron a recortar gastos en publicidad, todo empezó a cambiar: había que  quitar de donde fuera, y los primeros en caer fueron los becarios, que, de cobrar un sueldo “simbólico”, pasaron a trabajar por la cara y algún cafelito gratis para seguir en la publicación que les iba a catapultar – con el tiempo – a lo mas alto del periodismo profesional.

Otro fenómeno se dió para que las empresas decidieran dejar descolgados a algunos de sus mas ilustres firmantes, y no fué otro que el overbooking de alumnos en las facultades y escuelas privadas de medios de comunicación. Durante varias promociones salieron mas alumnos de los que el mercado absorbía y ello hizo que se ofrecieran a trabajar mucho con misérrimos sueldos, quienes lo tenían. De ahí a la explotación de los periodistas ya cualificados – presionados por la cantidad de aspirantes a sus puestos – fué tan solo un paso lógico que se recorrió sin rubor por parte de los administradores, que ya eran los dueños absolutos del territorio informativo, transformando los periódicos en empresas, antes que en vehículos de información.

Ahora (ya era hora) algunas voces se han alzado en contra de los abusos de las patronales contra los trabajadores de los medios, tal vez envalentonados por las acciones que ciudadanos de a pié emprenden contra las administraciones, con paros, huelgas, sentadas, caceroladas y otros medios de disuasión activa. Esos periodistas que habían aguantado su rabia, ha llkegado un momento en que han estallado contra la injusticia,  exigiendo los que creen que son sus derechos y negándose a pasar por el aro de la aceptación y el conformismo, reclamando lo que es justo.

Pero hay un lado “delicado” en todo esto, a mi modesto entender, y es que “todo el mundo” se apunte a las reivindicaciones de los profesionales de reconocida experiencia, para entrar en el mismo cesto y exigir como si ya se tuviera esa experiencia probada incluso quienes no llevan ni un año ejerciendo y cuya eficiencia como redactores o fotógrafos es mas que dudosa.

Hay mucho intruso que con muy poco tiempo de práctica (o incluso sin ella) se creen los reyes del mambo, cuando lo único que han hecho es echarle mucha cara. En mas de una ocasión he asistido a las entrevistas de trabajo con becarios que presentan un currículo hinchado, todo mentiras (¿que experiencia puede tener un becario? ) que aterrizan por las redacciones con mas pretensiones que Messi, y lo primero que preguntan al interrogador es “¿bueno, pero cuanto me váis a pagar?”, antes de saber si realmente sirven para este oficio.

Está muy bien que los profesionales, aún los free lance, exijan lo que les corresponde, pero no todos los que dicen ser periodistas, pues, la experiencia solo se adquiere a base de tiempo y trabajo continuado.

Que no pretendan colarnbos la morralla como lubina, por favor.

                                            

LA PROFESIÓN SE REBELA CON EL GRITO #GRATISNOTRABAJO

Elsa González: ‘Es una muestra de lo que viven los freelance que cobran tarde, mal y a veces nunca’

Una periodista puso el grito en el cielo tras recibir una oferta de trabajo por la cual se le pagaban 0,75 euros a la pieza. El tema tardó poco en prender en las redes sociales. #gratisnotrabajo se convirtió en trending topic en twitter. La presidenta de la FAPE ha comentado a prnoticias que ‘esto evidencia cómo se ha denigrado la profesión’.

redaccionEl periodismo pasa por una de sus peores épocas y son los freelance los que más sufren esta situación. Los precios que se pagan por pieza son cada vez más irrisorios y la profesión se ha alzado para gritar ¡Basta!. El grito de guerra lo inició una periodista tras recibir una oferta por la que cobraría 0,75 euros por cada noticia de 800 caracteres que consiguiera colocar en foros, blogs y directorios de artículos hablando bien de una determinada marca de complementos para bodas, bautizos y comuniones. Para cobrar, debería ser capaz de acreditar la publicación de un total de 400 artículos mensuales, para lograr un pago mínimo mensual de 300 euros. De no lograrlo, se acumularía el total para el mes siguiente.

La noticia se extendió como un polvorín en twitter y el hastag#gratisnotrabajo se convirtió este fin de semana en trending topic. Los usuarios de esta red social han mostrado su indignación ante tales hechos y han denunciado otros casos de ofertas en las que se llega a pedircolaboraciones gratuitas a los periodistas. ‘Queremos investigar todas estas ofertas que rayan en la ignominia para denunciarlas públicamente’ decía Carmel del Riego, presidenta de la APM, al conocer la noticia.

El debate está en todas partes y todos los periodistas son susceptibles de sufrir estas condiciones. Sin ir más lejos, Teresa Berengueras, conocida periodista del corazón, estuvo la semana pasada en Sálvame contando las circunstancias personales que estaba soportando ante la falta de trabajo. Ella, como tantos otros, reconoció que colabora de forma gratuita en diarioSiglo XXI solo a cambio de mantener su firma.

prnoticias ha hablado con Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas, que ha afirmado que situaciones como esta evidencian ‘cómo se ha denigrado la profesión’. En su opinión, la oferta de trabajo en cuestión está más relacionada con el marketing y la publicidad que con el periodismo. ‘Confundimos los géneros, mezclamos opinión e información, marketing e información’ dice. La presidenta de la FAPE denuncia en este sentido que en la Universidad de Santiago de Compostela se ofrecía un puesto de redactor para la facultad de periodismo para el que no era necesario ser periodista. ‘Tenemos una reputación muy devaluada. Nuestra falta de ética y la falta de ética de los medios nos lleva a esta situación’ argumenta.

Por otra parte lamenta que se ofrezcan puestos de trabajo tan precarios. ‘El hecho de que la pieza se pague a esta cantidad demuestra cómo están los freelance, no solo los de aquí, sino también aquellos que están en Egipto, Siria… que cobran tarde, mal y a veces nunca. Debemos ir hacia una regeneración de los medios y de la propia sociedad’ explica. En este punto coincide con David Jiménez, que hace unos días causó un enorme revuelo en twitter con su artículo putas y periodistas, en el que denunciaba la implantación del bajo coste en el periodismo. ‘Si degenera así el periodismo la democracia se resiente. Somos garantes del derecho a la información de los ciudadanos. ¿Qué podemos ofrecer en esta situación?, el primer perjudicado es el ciudadano, esto debería alarmarnos’ puntualiza Elsa González.

Seguiremos informando…

MAS NOTICIAS en WFL news, el periódico digital multimedia, sin ánimo de lucro:

http://paper.li/wizfun/1315752719#

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More