La sexualidad masculina explicada por los hombres

Desde que el mundo es mundo las relaciones sexuales entre parejas hetero han sido un misterio. Y no es porque ambos no hayan intentado descubrir lo que le gusta al otro y llevarlo a cabo, pero hay resortes cerebrales que influyen en las reacciones de cada persona de manera individual: es bien verdad que cada ser humano es un mundo.
El sexo, en la actualidad, es una de las actividades que a fuerza de des inhibición progresiva se ha ido estandarizando, por eso podemos agrupar a las personas por gustos y “aficiones”. No por ello se debe olvidar que, aparte de esas características comunes hay “otras” que diferencian sensiblemente a cada cual: esas son las que vienen de fábrica, en los genomas, o las que se adquieren por las experiencias habidas en la infancia y adolescencia. Por eso no hay dos individuos iguales,aunque presenten todos algunos rasgos comunes.
Las mujeres – pienso que por prurito personal – consideran, por regla general, que los hombres no conocen su personalidad ni sus gustos sexuales ( en parte porque hasta hace unos años no se hablaba tan descaradamente de sexo ) ni se esfuerzan por ello, en una manera egoista de ver las cosas, y que van a “a lo suyo”, lo cual no es del todo cierto, como se desprende del escrito que viene a continuación.
Pero ¿y ellas, saben lo que les gusta a ellos?,¿ lo que les motiva?, ¿lo que les excita?. Me da la sensación de que hay grandes lagunas al respecto: lagunas que sin duda se deben a una falta de comunicación entre ambos. Se da el caso de parejas que llevan conviviendo años y todavía no se conocen, ni psiquicamente ni sexualmente, lo cual conduce a un nerviosismo y desasosiego con el cual el sexo no se convierte en algo placentero, sino mas bien en monótono y rutinario.
Hay mucho que descubrir los unos de los otros y no estaría nada mal ir empezando por descubrir la verdadera personalidad del otro, que nos dará muchas pistas sobre su sexualidad. Si a ello le añadimos que el hablar del tema es fundamental para llegar a una perfecta simbiosis tendremos el porqué tantas relaciones se rompen por falta de entendimiento.
La cama no es solo un lugar para hacer sexo mecánico, sino un lugar para confidencias (no hay acto mas cómplice que el de estar abrazados en una cama) que indudablemente ayudaran a la práctica sexual, y para el momento de la pasión hay otros muchos lugares que dependen de lo que apuntábamos mas arriba respecto a las personalidades.
En fin, señoras, que lo que sigue a continuación no son mas que unos breves esbozos de lo que ellos han confesado que sienten respecto al sexo, y que, como verán, dista mucho de los estereotipos que algunas tienen sobre el tema. Les recomiendo vivamente su lectura, puesto que está basado en entrevistas reales a hombres de todo tipo.

© Thinkstock

Por mucho que sexólogos y expertos nos expliquen cómo funcina el deseo y el orgasmo masculino, seguimos sin poder dar respuesta a muchas preguntas… Para las mujeres, el hombre encierra todavía hoy numerosos misterios. ¿Por qué no preguntarles a ellos qué es lo que les gusta realmente? Los chicos se han confiado y nos han revelado sus confesiones más íntimas recogidos en la obra 100 Questions de femmes sur l’orgasme masculin (100 preguntas de mujeres sobre el orgasmo masculino). Aquí hemos seleccionado unas cuantas para que puedas profundizar tus conocimientos.

La sexualidad masculina explicada por los hombres para las mujeres

La sexualidad masculina explicada por los hombres para las mujeres

Besar sin pelos en la lengua

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: Admitiendo que el primer contacto sexual entre dos personas sea el primer beso, ¿es tan determinante en vuestra escala de excitación como en la nuestra?

A lo que los caballeros responden: Seamos claros, el primer morreo es determinante. Puede provocar una erección, o todo lo contrario. El primer beso dice todo de tu personalidad, de tu sensualidad… En general, se suele decir que cada persona hace el amor de la misma manera que besa. Cuanto más dulces seais las mujeres, más pensamientos románticos asociaremos nosotros. Cuanto más tórrido sea vuestro beso, ¡más se encenderán nuestros sentidos!

¿Lo que ellos no podrían soportar de una mujer?: Que bese chocando sus dientes con los nuestros.

¿Y el mensaje más ardiente que pueda enviaros con su boca? Recorrer sus propios labios con la punta de la lengua o mordisquearlos como si estuviese pensando.

Los comportamientos sexuales «indeseables»

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: En el plano sexual, ¿qué podría considerarse un «matapasiones»?

A lo que los caballeros responden: Esas chicas que desde la primera noche hacen de todo, por todos lados y todo el tiempo. Un poco de misterio y de reservas, por favor. O aquellas que, al contrario, se quedan totalmente inmóviles y que no reaccionan, sino que esperan a que alguien les traiga el orgasmo en bandeja. Moveos, tocad, besad, ¡demostrad que estáis ahí por algo!

¿Y en cuanto a los detalles más obscenos?: Algunas mujeres creen que los hombres, en general, están siempre dispuestos a una pequeña sodomía «digital»… Si no os lo pedimos claramente, ¡igual es porque no es verdad! ¡Lo mismo ocure con la felación! ¡No os tiréis sobre nosotros como bestias hambrientas! Dentro de los preliminares, existen muchas otras cosas que nos excitan.

Algunas precisiones sobre la erección

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: ¿Está la erección ligada al deseo?

A lo que los caballeros responden: Las erecciones nocturnas o matinales demuestran que éstas no dependen siempre del deseo. Son espontáneas, como un reflejo biológico imposible de controlar. Sin embargo, puede ocurrir que vengan acompañadas de un aumento de deseo. Lo que explicaría que por las mañanas estemos más «dispuestos».

El preservativo, un valor erótico añadido

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: Preservativo y placer, ¿es compatible una cosa con la otra? ¿Cómo?

A lo que los caballeros responden: No os quedéis inmóviles mientras miráis cómo nos lo ponemos. ¡Es de lo más incómodo! Sin embargo, ¡nos encanta que nos acariciéis mientras tanto o, mejor aún, si nos lo ponéis vosotras con las manos o con la boca!

Las posiciones como bases del sexo

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: ¿Cuáles son vuestras posturas favoritas?

A lo que los caballeros responden: Dentro de los clásicos, el misionero es una postura imbatible. La ventaja de esta posición es que nos permite asociar el placer visual y el físico. Al estar encima observar la cara de la chica y verla disfrutar. Además, se trata de una postura que permite una penetración profunda y un orgasmo intenso.

En segunda posición: La postura de la flor llamativa. Una especie de misionero en versión mejorada. La mujer apoya las piernas en los hombros, lo que permite una penetración más profunda y mayores sensaciones.

En tercera posición: El perrito. Esta postura despierta nuestro lado animal y dominante permitiéndonos controlar la cadencia de los movimientos.

Y, por último, en cuarta posición: El 69, la posición erótica por excelencia. Ya sea como preliminar o para alternar con otras posturas. Esta postura resulta excitante porque damos placer al tiempo que lo recibimos.

Las palabras del sexo

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: ¿Qué se supone que debemos decir?

A lo que los caballeros responden: Expresar el deseo que sentís añade picante a las relaciones. Es decir, aumenta nuestro placer. Cuando se completa el lenguaje del cuerpo con el de las palabras, no se puede pedir más. En cuanto a qué decir… excepto explicaciones prácticas, cualquier palabra tierna o cariñosa que refuerce la complicidad. Y si lo que te viene a la cabeza son palabras más directas y “calientes”, no te cortes, nada está prohibido, siempre y cuando, evidentemente, no lo digas sistemáticamente.

¿Hemos oído fantasías?

La pregunta que se hacen (casi) todas las mujeres: ¿Y para las escenas más pícaras? ¿Mejor un stip-tease con música de Barry White o un uniforme de enfermera?

A lo que los caballeros responden: Tanto una como otra son opciones muy apreciadas por el sector masculino. Somos un sexo con tendencia a las fantasías. Un uniforme de secretaria con liguero, una estudiante tímida con coletas o un traje de azafata… Si además lo acompañáis de la interpretación del personaje y los diálogos adaptados… ¡conseguiréis volvernos locos!

Y si aceptáis otras ideas, no dudéis en vendarnos los ojos, untarnos el cuerpo con nata, etc. Los juegos sexuales refuerzan la complicidad y el deseo de volver a empezar. ¡Nos dejan impacientes por conocer la siguiente sorpresa que nos tenéis reservada!

C. Maillard

MAS NOTICIAS CURIOSAS en WFL news, el periódico digital multimedia con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde )

MAS NOTICIAS CURIOSAS en WFL news, el periódico digital multimedia con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde )

http://paper.li/wizfun/1315752719#

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More