Redes: Mas amigos, mas rasgos antisociales

Ya hemos dicho en alguna ocasión que las redes sociales son un vivero de experiencias para la psicología. Los especialistas nunca habían tenido tantas y tan variadas vicisitudes personales a su abasto. Como en el país de Jauja, debajo de cada piedra se puede hallar un cúmulo de personalidades susceptibles de tratamiento, que tras sus acciones en la red, a través de sus perfiles, son carne de siquiatra.

Y digo que esto sucede en las redes sociales mas que en los blogs, porque en éstos últimos ya se supone que la bitácora contiene datos que autentifican al autor/ra con un determinado carácter y personalidad, puesto que el/lla suelen declararlo abiertamente a través de sus posts, contando vida y hazañas en todo tipo de circunstancias, que son muy reveladoras para personas acostumbradas a hurgar en la mente humana. Pero en las redes sociales es distinto porque suelen ser el escaparate donde cada cual pone su mercancía vital mas rutilante para relacionarse con otras personas, y ahí si que cuenta el orgullo y la presunción mas que la sinceridad.

Cada cual quiere que los demás lo vean como el mejor, el mas guapo, el mas fuerte, el mas inteligente, el mas valiente, y en el sexo opuesto como la mas guapa, la mejor, la mas simpática, la mas elegante, la mas chistosa, la mas carismática, etc. Y se da la curiosa circunstancia de que una misma persona que en su blog, a través de sus escritos, es de lo mas sensible, abierta y responsable, cuando aterriza en sus cuentas de las redes sociales se transforma completamente – cual Mr. Hyde – en una persona prepotente, vacilona, y desinhibida, como si los 140 caracteres de Twitter o el “que estás haciendo” de Facebook dieran el pistoletazo de salida a todo lo que de exhibicionista posee el individuo.

Hay demasiados intereses en juego como para dejar escapar la oportunidad de ligar, coquetear, presumir, ante personas que no conoces mas que de la red, o, incluso ante tus amigos, que en ese momento no están contigo y no saben si lo que escribes se lo dices o se lo cuentas. La tentación es tan fuerte que ya se ha observado el síndrome de las redes sociales como causante de adicción mas intensa incluso que con la televisión o los videojuegos. Supongo que esta eclosión mediática se debe a la proliferación de los telefónos de última generación y las tablets que permiten a cualquiera, desde cualquier lugar, sacar esa vena de lucimiento personal que todos llevamos dentro y que antes tenía lugar en los bares, ante amigos y desconocidos, donde dejábamos ir toda nuestra artillería de presunción y “encanto”.

Lo que ha saltado a la palestra informativa es la noticia sorprendente de los investigadores de la universidad Western Illinois, quienes estudian el comportamiento humano a través de Internet, y mas concretamente de las redes sociales y chats, de que el número de amigos en Facebook es inversamente proporcional a la sociabilidad de la persona. Es tan inesperada esa conclusión que, si no viniese de quienes viene, pensaríamos que es una broma del April Fool´s day (el día de los inocentes para los anglosajones).

¿Como puede explicarse que aquellos/as que tienen mayor número de amigos y seguidores, presenten mas rasgos antisociales en la vida ordinaria, con ramalazos de egocentrismo exagerado?, ¿Quien nos iba a decir que aquellos que presumen de número de amistades virtuales y seguidores, tuviesen carencias de tipo afectivo y fuesen caprichosos, a la vez que narcisistas?.

Según parece, ello obedece a una secreta necesidad de sentirse arropados, de seguir procrastinando mientras otros les resuelven las necesidades poniéndoles en bandeja lo que precisan, a través de Internet, sin tener que esforzarse mas que en escribir un mensaje, que ya alguien responderá y nos sacará del apuro.

Hay muchas mas causas que esas que hemos nombrado y por ello será interesante que leais el artículo que desde su página de tecnología y redes nos ofrece Nestor Parrondo.

Cuántos más amigos tienes en Facebook, más insoportable eres

 

“Yo quiero tener un millón de amigos”, cantaba con esperanza Roberto Carlos en su canción más popular. Pues bien, gracias a Facebook los podría tener. Pero esa gigantesca red de amistades podría significar algo muy oscuro…

Porque un reciente estudio relaciona el número de amigos que se tiene en Facebook con rasgos narcisistas y antisociales de la personalidad: paradójicamente, las personas más difíciles de tratar, caprichosas y egocéntricas tienden a tener más amigos en esta red social.

[Relacionado: Las fotos que has borrado de Facebook pueden seguir estando disponibles]

El trabajo fue realizado por investigadores de la universidad de Western Illinois, que estudiaron los hábitos en Facebook de 294 estudiantes -con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años-  a los que más tarde sometieron a un test de personalidad para evaluar dos grupos de rasgos narcisistas: por un lado ‘exhibicionimos grandioso’ (EG); y por otro, ‘autoridad y explosividad’ (AE).

Dentro del ‘exhibicionismo grandioso’ se engloban rasgos como ‘ensimismamiento, vanidad, superioridad y tendencias exhibicionistas’. Los que encajan dentro de este grupo serían aquellos que necesitan ser el centro de atención a toda costa, y para conseguirlo, pueden llegar a decir y hacer cosas de lo más extraño para conseguirlo.

En el grupo ‘autoridad y explosividad’ englobaría rasgos como ‘la capacidad de respetar a los demás y el deseo de aprovecharse y manipular a los demás’.

¿Más de 800 amigos? Narcisista
Los resultados, publicados en la revista Personality and Individual Differences, muestran que aquellos que puntuaron alto en EG y AE tenían al menos 800 amigos en Facebook. Los investigadores afirman que este tipo de usuario suelen aceptar con mayor facilidad peticiones de amistad de  desconocidos y buscan apoyo en los demás, solicitando en sus muros ayuda para tomar decisiones o exigiendo palabras de cariño.

Otra conclusión a la que llegaron es que las personas con un alto nivel de narcisismo suben muchas más fotos protagonizadas por ellos y publican más contenido que el resto de usuarios. También que suelen cambiar las fotos de perfil más a menudo, y que responden con agresividad ante cualquier crítica que les hacen. Vamos, que son insoportables.

¿Causa o consecuencia? 
Los resultados son muy claros. La gente que tiene muchos amigos en Facebook y se dedica a narrar su vida en esta web parece que sufre de ciertos desarreglos en su personalidad. Son gente que necesita más y más atención para poder satisfacer su ego y mantener en equilibrio su endeble autoestima, que depende en buena medida de lo que digan los demás. ¿Pero esta situación se debe a Facebook? ¿O quizás nos estamos volviendo cada vez más egocéntricos y por eso nos encanta esta red social, que es una fantástica herramienta de auto promoción y vanidad?

MAS NOTICIAS Y MULTIMEDIA en WFL news, el periódico digital con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde )
http://paper.li/wizfun/1315752719#

Y para quienes van mas allá de lo convencional:

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More