Especialistas alertan de que estamos bebiendo demasiada agua

Existe la creencia generalizada de que debemos atiborrarnos de agua no solamente si sentimos sed, porque los médicos alertan sobre los peligros de la deshidratación en el organismo. Bien está que tomemos precauciones para evitar las secuelas nocivas que la falta de agua produce en nuestros cuerpos, pero de eso a pasarnos hay una clara diferencia.

Tanto la OMS como los profesionales médicos recomiendan durante todo el año una ingesta de líquido de dos litros por persona diarios, tanto en invierno como en verano, aunque en esta última estación un  poco más por las pérdidas a causa del sudor. Estas medidas son para todos los individuos independientemente de la edad, sin tener en cuenta los problemas añadidos como hipersensibilidad, retención de líquidos, etc. que deben ser estudiados aparte y que precisarán de otro tipo de diagnóstico personalizado, por lo que no estamos hablando de los que practican deporte o su trabajo requiere un notable esfuerzo físico.

Sin embargo hay un detalle muy importante, que pasa desapercibido para la inmensa mayoría de los que creen que hay que beber cuanto mas mejor porque es beneficioso para nuestro cuerpo y, de paso, evitamos la temida deshidratación, y es que se deben ingerir 2 litros diarios “de líquido”, no tan solo de agua como tantos creen. Esos dos litros pueden completarse con la ingesta de frutas (riquísimas en agua) verduras y otros alimentos que, aunque en menor cantidad, también llevan su parte de líquido. Ya ni hablamos de gazpachos, sopas, caldos, zumos y refrescos, que son todo líquido.

Otra cosa de la que alertan los especialistas es que la botella de agua se ha convertido en una moda, etiquetando al que la lleva y hace uso de ella como persona enrollada y que sabe de lo que hay que saber: suposiciones, por otra parte, gratuitas y que no hacen mas que confundir acerca de la verdadera necesidad del consumo de líquido. Es una buena media el llevar la botellita por si acaso, pero hoy en día hay multitud de establecimientos en cualquier calle donde pueden adquirirse en un momento de necesidad o las fuentes (muchas de agua potable) donde mitigar no solamente la sed sino el calor con un buen remojón en brazos, cuello y cara.

La mesura es importante en todas las actividades del ser humano, puesto que lo contrario es el exceso, que ha quedado sobradamente demostrado que nunca conduce a nada bueno(ni en política). Así que, hagamos caso a los profesionales de la salud y sigamos sus consejos, que en este caso, además, conducen a un mayor ahorro de agua, que, como en el caso de las duchas diarias, es bueno empezar a controlar si no queremos acelerar el proceso de desertización, que anda así así.

Estamos bebiendo demasiada agua

Hoy, 11:48 h. | lainformacion.com

Nuestros cuerpos necesitan aproximadamente dos litros de líquidos al día y no dos litros de agua en particular. En un editorial en la edición de junio de Australia y Nueva Zelanda Journal of Public Health, Spero Tsindos de la Universidad de La Trobe, examina por qué consumimos tanta agua.

Tsindos cree que animar a la gente a beber más agua es conducida por los intereses creados, en lugar de una necesidad de una salud mejor. “Hace treinta años que no veía una botella de agua en cualquier lugar, ahora aparecen como accesorios de moda.”

“Como un obsequio de gratificación instantánea, la botella misma es vista como un objeto de moda”, asegura Tsindos. El científico también discute el papel del agua en nuestra búsqueda constante de pérdida de peso. “Beber grandes cantidades de agua no causa por sí mismo la pérdida de peso, una dieta baja en calorías también es necesaria.”

“Hay una moda que consiste en estar tomando continuamente agua”, aseguraba en el mismo sentido  Juan José Rufilanchas Sánchez, cirujano cardiovascular del Hospital Ruber Internacional de Madrid, en una entrevista en Radio Nacional. “Si uno tiene los riñones bien, el corazón bien y el hipotálamo, que es donde está el centro de la sed, también bien, debe beber lo que tiene sed, ni una gota más ni una gota menos”.

“La investigación también ha revelado que el agua en los alimentos que consumimos tiene un mayor beneficio en la reducción del peso que evitar los alimentos por completo”, insiste el investigador neozelandés. “Debemos decirle a la gente que las bebidas como el té y el café contribuyen a las necesidades de líquidos de una persona y, a pesar de su contenido de cafeína, no conducen a la deshidratación. Tenemos que mantener el equilibrio de líquidos y debemos beber agua, pero también debemos considerar líquidos presentes en frutas, hortalizas frescas y zumos.”

MAS NOTICIAS Y MULTIMEDIA en WFL news, el periódico digital con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde )
http://paper.li/wizfun/1315752719#

Y para quienes van mas allá de lo convencional:

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More