Hoy
img
¿Mis vacaciones? ¡En Badajoz!
img
Carmen Merino | 28-06-2014 | 11:45| 0

Bueno, ya va quedando menos para la vuelta y ya puedo decir que en menos de dos meses estaré preparando las maletas y volviendo a casa, pero una vez más la soledad me ha jugado una “no” mala pasada, y ha hecho que decida querer pasar un verano lleno de calor, tanto por las temperaturas como por los abrazos y besos que me esperan.

 

Lo que me ha pasado aquí nunca me lo hubiera imaginado, y es que han llegado las vacaciones y ahora no tengo mucho que hacer, tan sólo estar en casa y salir a pasear con mi mp3. Eso llega a ser muy duro, y lo más difícil, es el hecho de preguntarse  porqué no tienes a nadie con quien compartir tu tiempo. Una se plantea si realmente ha sido su culpa, el porqué de no tener compañía después de casi un año, pero tampoco quiero darle más vueltas, esta es la situación y a partir de ella me ha tocado actuar por impulsos.

 

Mi vida aquí era pasar muchas horas en mi trabajo, pero cuando eso ha parado mi cabeza no ha dejado de dar vueltas para ver que hacía durante mes y medio libre en esta ciudad. Mi mayor alternativa era viajar, con mi mochila, pero sola una vez más y sin apenas dinero para poder moverme por estos lugares tan caros. ¿Pero realmente quería seguir estando sola? No, no quiero más la soledad. Ha estado acompañándome más de lo que me hubiera gustado todo este tiempo, y aunque pueda parecer una cobarde al final mi decisión ha sido irme a mi casa un tiempo, aunque luego tenga que volver para 20 días, pero si algo me caracteriza es actuar por impulsos, sensaciones y sentimientos, y lo que más deseo es estar con la gente que me quiere y que más quiero, y me da igual si mi cuenta se queda a cero, si debería aprovechar el tiempo que me queda aquí para conocer más, si parece un acto de cobardía, me da igual todo, sólo sé que quiero hacerlo y lo voy hacer.

 

Es extraño, porque soy una persona muy indecisa, pero a la hora de actuar por impulsos y por lo que realmente me apetece, esa indecisión desaparece y me encanta, porque sólo pienso en  hacer lo que me haga feliz y no lo políticamente correcto.

 

Es difícil sentirse encerrada, también es difícil sentirse un poco defraudada por lo que pudo haber sido y no fue, aunque echando la vista atrás he de decir que esta experiencia me ha enseñado mucho, aunque no haya sido lo que imaginaba, pero pensándolo bien necesitaba alejarme de mi realidad para pensar, y mucho, a cerca de mi vida, de mis actos, a cerca de personas, de dudas existenciales… No sé si algo he sacado en claro, pero el sentimiento este de echar de menos tan intensamente nunca lo había sentido. Aprendes a valorar lo que tienes, tu familia, los que tantas veces te han sacado de quicio…ahora simplemente sabes que son los únicos que siempre van a estar ahí y de que te quieren de una manera incondicional.

 

Sin más, a 10 días de volver a pisar Badajoz, después de más de 4 meses, y aunque ahora sienta este encierro tan desesperante, estoy feliz, aunque un poco nerviosa supongo que por las ganas que tengo. Entusiasmo es la palabra, porque mis días de soledad absoluta en poco más de una semana se acabarán…¿qué más puedo pedir?

Ver Post >
30 primaveras
img
Carmen Merino | 29-05-2014 | 16:14| 0

Maravillosa la vida en Suecia en primavera por su paisaje, sus flores y el aire tan puro que se respira. Todo va bien, en el trabajo me propuse disfrutar de cada momento y así lo estoy haciendo, el idioma cada vez mejor; ya voy entendiendo bastante y puedo mantener alguna conversación que otra y mi rodilla va mejorando. Todo esto hace  que me sienta bien, y con ganas de disfrutar al máximo de estos 3 meses escasos que me quedan en este maravilloso país.

 

Queda poquito ya de trabajo rutinario, pues ahora vienen los eventos, campamentos, el mes de vacaciones…así que me temo que estos tres meses pasarán fugazmente y al pensarlo me entran más ganas todavía de vivir el día a día con muchísima intensidad.

 

El tiempo estos días esta siendo algo peculiar, y ahora el sol ha pasando a ser el gran protagonista. El otro día a las 12 de la noche miré por mi ventana y había luz en el cielo, como si no hubiera anochecido del todo, y cual fue mi sorpresa , que me desperté a las 3 de la mañana y estaba amaneciendo. ¡Es muy extraño!

Hay días que hemos llegado hasta los 25 grados y realmente se sentía mucho calor aunque de repente otra vez han vuelto a caer las temperaturas y de los 12 no pasamos. Es algo a lo que no me acostumbro, y realmente me planteo si este año sacaré las chanclas o simplemente me conformaré con vivir un verano sueco disfrazado de primavera. Si es así no pasará nada, porque como ya he dicho anteriormente, la primavera aquí es algo espectacular. Nunca había visto tantas clases diferentes de flores y tan bonitas, por no decir del verde tan intenso continuo que me rodea. Una clase de flores que no estamos acostumbrados a ver en España son los tulipanes, que aquí los hay por todos lados y de todos los colores y formas imaginables.

 

 

Bueno y después de “echarle flores” a Suecia me gustaría contaros que ya he dejado los veintitantos y me he convertido en una treintañera. El fin de semana me fui a celebrarlo a Copenhague con mi prima que hacía mas de año y medio que no nos veíamos. Estuvimos también en Malmö pasando el viernes y hasta estuvimos en la playa. Nos hizo un día espectacular.

 

 

 

El sábado lo pasamos en Copenhague junto a otra amiga que vino a acompañarnos y fue un día realmente intenso y especial. Me volví a Oskarshamn el domingo y el lunes ya amanecí con 30 años; era mi cumpleaños. El día se presentaba extraño…Trabajé toda la mañana y por la tarde compartí mi tiempo con un chico iraquí que también era su cumpleaños. Estuvimos hablando mucho sobre todo, tomando unos dulces y riéndonos un montón. Él estaba muy emocionado pues me dijo que era la primera vez que celebraba su cumpleaños, y fue conmigo, los dos solos y sin nada más que un par de vidas, las cuales anteriormente habían estado separadas geográficamente por miles de kilómetros y  el destino había querido que se juntaran en Suecia. Fue un día de melancolía por no pasarlo con la gente que más quiero, pero fue un día también de lo más especial, y donde tampoco faltaron las muestras de cariño inmensas que me llegaban desde España.

 

Y nada, aquí seguimos…sin parar ni un minuto de pensar en España y en lo que allí tengo, planteándome que será de mí y de todo cuando vuelva, con esa incertidumbre de qué pasará con mi vida…Pero ahora estoy aquí, y si de algo he reflexionado estos meses, ha sido sobre el tiempo, de lo rápido que pasa, de cómo nos vamos haciendo mayores, de que los momentos pasan y no vuelven y de que no vale la pena desperdiciar ni un solo segundo de nuestra vida.

 

Vivir con intensidad, feliz, con sonrisas infinitas.

Ver Post >
Flores
img
Carmen Merino | 01-05-2014 | 16:58| 0

Como pasan los días, con qué velocidad…Parece que fue ayer cuando escribí mi última entrada y ha pasado casi un mes, y es que el tiempo es algo que me da tanto respeto, pues pasa tan fugazmente que a veces me asusta. Ya estamos en mayo y dentro de nada ya empiezo otra decena de años, empiezo mi vida de treinteañera, aquí en Suecia, ¿Quién me lo iba adecir? pero la vida es tan sorprendente y tan inesperada que el destino quiso que estuviera aquí.

 

No me gustó nada mi última entrada;  ha sido una época un poco fea, que ya por suerte ha quedado atrás y me he dado cuenta por fin que estos últimos meses he de aprovechar al máximo todo lo que tengo aquí.

 

Una de las cosas que te hace vivir una experiencia como esta, es descubrir cosas de tu personalidad, cosas que quizá sabías antes porque la gente de tu alrededor a veces te lo hacía saber, pero estando lejos y sola hace que abras los ojos y que te des cuenta de muchas cosas de tu interior. Siempre he recibido un calificativo por parte de gente cercana, siempre ha habido una palabra que me ha rondado, pero nunca me había parado a pensar en ello; inseguridad. He aquí una persona que se pasa de insegura, y que por ello ahora sé que ha habido días de tristeza, porque no me veía capaz de seguir con esto, porque veía a toda la gente mejor que yo, pero seguía sin pararme a pensar qué me estaba pasando. Estando aquí me da tiempo de sobra de repasar mi vida, y parándome mucho a pensar,la verdad es que siempre he tenido ese problema. Experiencias como esta hace que te replantees muchísimas cosas y yo lo he hecho. Después de querer tirar la toalla porque no me sentía del todo bien aquí, me he dado cuenta de que mi problema era yo y mis inseguridades. Ahora afronto el día a día de una manera diferente, me he propuesto creerme capaz de sacar sonrisas y de disfrutar de cada pequeño momento que me regala el día a día, porque esta experiencia se va diluyendo, y dentro de unos meses no quiero arrepentirme al pensar que he perdido mi tiempo, así que aunque cuando una persona quiere cambiar algo así es extremadamente difícil, lo estoy intentando y parece que la cosa no esta yendo del todo mal. En mi trabajo me siento bien, voy con ganas, me acerco a los chavales, he dejado atrás ese miedo del idioma y hablo más con mis compañeros. ¡Más vale tarde que nunca! Y es que esto esta siendo muy fuerte para mí, y si todo este tiempo ha servido para darme cuenta de una de mis debilidades, estoy feliz, y ahora cada vez que me siento insegura en alguna situación, me repito sin parar que yo puedo. Estoy feliz, es un gran paso, diría que un paso gigante.

 

Este mes ha sido muy intenso, ha sido la semana de Pascua, y aquí como os podéis imaginar no hay Semana Santa con sus procesiones, aquí lo celebran de una manera muy diferente. La Pascua aquí es principalmente dedicada a los niños, y poco a la religión; estamos hablando de un país poco religioso que hasta una exagerada celebración de boda a la española aquí ni se la plantean, es todo más sencillo. Cuando llega la Pascua todo se llena de chocolate, de gominolas y hay un día en que los críos se disfrazan de brujas y van por las casas, donde al llamar a la puerta, y al recibir respuesta, también reciben toda clase de gominolas. Un regalo que se suele hacer es un huevo de cartón o de plástico lleno de dulces, yo recibí uno por parte de mi organización y ¡no sabéis lo que se disfruta de tanta “chuchería” junta de vez en cuando! También otra cosa curiosa, además de ver huevos por todos lados, es que adornan los arboles de las casas con plumas de colores como las de la foto. Como podéis observar, unos días de celebración totalmente diferente a lo que tenemos en nuestro país; es curioso.

 

 

Ahora está llegando el buen tiempo y es impresionante el paisaje de este país. Si en invierno era precioso, ahora con todo verde y de colores por culpa de las miles de clases de flores, es algo increíble, se convierte en un escenario de cuento. Ahora vienen los paseitos, las rutitas de vez en cuando, ya que me encuentro mejor de la rodilla, y eso hace que pueda disfrutar de más actividades. Hace poco fui con mi coordinadora a “la casa de los gatos” que está al lado de la “guardería de perros”. Sí, hay una guardería de perros, donde los dueños dejan a su mascota cuando se van a trabajar tan sólo por unas horas y donde los cuidan excelentemente durante ese tiempo. También al visitar “la casa de los gatos” me di cuenta de lo concienciados que está aquí con los animales. Allí se encuentran muchos gatos es unas instalaciones increíbles, con sus rascadores gigantes y toda clase de artilugios para poder jugar y disfrutar, incluso con una trampilla que les hace salir al aire libre, donde continúan sus ” habitaciones”. Allí se encuentran gatos que han sido encontrado en la calle, o los gatos de personas que se van unos días y necesitan un lugar donde se los cuiden.

 

Y poco más, aunque es mucho…Estoy yendo a rehabilitación para mi rodilla, y trabajando duro, me voy a la piscina de vez en cuando, entreno en casa, ya puedo coger la bici, en fin, el hecho de estar mejorando de la rodilla hace que me encuentre de mejor humor, que realice más actividades en mi día a día, y me hace reafirmar que la actividad física en mi vida es imprescindible para mi felicidad, así que ahí vamos…

 

Y para terminar esta entrada quisiera regalaros unas flores a vosotros que os quiero tanto, que os echo tanto de menos… No hay día que no me acuerde de vosotros, de lo importantes que sois para mí y de las ganas tan inmensas que tengo de abrazaros… Los malos momentos, si los hubo, para mí han quedado atrás, porque simplemente sé que os adoro.

 

A mi familia y amigos:

 

 

Ver Post >
Abril
img
Carmen Merino | 07-04-2014 | 15:09| 0

El mes de Abril, el mes de las flores, de la vuelta del sol, más horas de luz, menos frío, y todo algo más llevadero.

 

Ha empezado la primavera y ha habido un gran cambio respecto a las horas de sol entre otras cosas. Mientras que en Diciembre a las 15:30 era de noche, ahora, en Abril, el sol nos deja sobre las 20 de la tarde, y cada semana tenemos aproximadamente 15 minutos más de sol, así que dicen que ahora la gente empieza a salir de sus casas y a hacer más vida en la calle.

 

 

 

Ha pasado casi un mes desde mi operación de rodilla, y aunque va mucho más lento de lo que me imaginaba, no tengo más remedio que pensar en positivo, como muchas veces me he prometido en mis profundas reflexiones sobre la vida y lo importante que es el positivismo en ella, pero la verdad es que es complicado el no poder volver todavía a dar saltos, coger mi bici y jugar al baloncesto con los críos a los cuales veo desde la ventana muchos días de trabajo frustrada por no poder salir y lanzar unos tiros. Pero ahora llega lo positivo; y es que cada día ando mejor, duele algo menos y dentro de lo que cabe me he incorporado bien a mis 36 horas de trabajo semanales.

 

Ha sido un mes muy raro, sin mi compañero de piso, sin nadie con quien quedar para tomar un café…pero ahora, de nuevo, es cuando vuelvo a hablar del tiempo y de su supuesto cambio en las personas suecas.

 

Aquí la gente no hace más que decirme que no me preocupe, que pronto empezaré a ver el “gran cambio” y me asombraré de la enorme vida social con la que me voy a encontrar en las calles de Oskarshamn. Cierto es que en cuanto sale un poco el sol, a la gente le ocurre algo muy extraño; les da exactamente igual que el termómetro marque 6 grados, ellos se van a sol como lagartijas y se exponen a él con sus ropas veraniegas. Yo siempre me he considerado una persona muy friolera, y apuesto que aquí me tomarán por loca, pero yo todavía no estoy preparada para dejar mi bufanda en el perchero. Estoy expectante ante el supuesto cambio de las personas suecas, lo mismo a partir de ahora por fin haré tantos amigos que mi vida social española no le tendrá nada que envidiar, pero sinceramente, lo dudo mucho. Los meses pasan, pero sigo sin ver la forma de conocer a gente. Ellos son fresquitos y creo que todo les viene de antes, de cuando son unos chavales. Ellos son tan tímidos ( lo llamaremos así), que aunque te vean todos los días y estés harta de jugar con ellos no te dirigen ni una mirada, y por supuesto, mucho menos un saludo. Y aquí vienen mis esfuerzos cada día, decirme a mí misma que tengo que ir yo primera a preguntarles si puedo jugar con ellos, que tengo que ser yo la primera que entablezca una conversación en un idioma que no domino y apenas entiendo, y sí, así es mi trabajo cada día, trabajo de muchas horas, en las cuales muchas de ellas me siento fuera de lugar, me siento impotente, porque querría hacer mil cosas, y sin embargo sólo me puedo conformar con estar sentada rodeada de gente autóctona que hablan de sus cosas entre ellos y mientras tanto, mi cabeza sin parar de dar vueltas para encontrar  la forma de hacer provechoso mi tiempo. Es una actividad difícil, en la que te sientes solo, muy solo. Pero yo ya superé hace tiempo eso de la soledad, como ya he dicho en más ocasiones, he aprendido a vivir con ella, y a valorar que esta experiencia está siendo fuerte, aunque muchas veces me pregunte si estoy en el país equivocado. Suecia es un país donde no existen casi los problemas, donde todo el mundo tiene de todo, donde niños de a partir de 10 años tienen móviles mejor que el mío, donde la única preocupación de las niñas es ir bien guapas e intentar parecer una mujer…Me gusta Suecia, pero creo que por mi forma de ser, este no es mi sitio y el haberme dado cuenta de eso me esta ayudando a plantearme muchas cosas en las que quiero gastar mi tiempo en un futuro… parece que todo esto me esta abriendo la mente.

 

Suecia es un país precioso, lleno de naturaleza impresionante, pero echo en falta formas de ser…Es eso, aquí la gente al no haber tenido problemas significativos, se les ha pasado plantearse muchas cosas de la vida, esa es la sensación que tengo a veces.

 

Así lo siento y seguiré abriendo los ojos y viendo pasar los días en este mundo tan diferente y que así, todo ello me siga sirviendo para estar orgullosa de como soy y de los valores que aprendí en una vida no demasiado fácil pero que no cambiaría por todo el bienestar del mundo.

Ver Post >
Hoy empieza algo mejor que bueno.
img
Carmen Merino | 14-03-2014 | 17:59| 0

Aquí estoy de nuevo, más de un mes después, pero esta última época no me encontraba con fuerzas para escribir en el blog porque sentía que no iba a plasmar una entrada bonita y con ánimo, pues después de muchas molestias en mi rodilla, y después de haber visitado al médico aquí en Suecia, me dieron la noticia de que tenía que enfrentarme a una operación para ver si mi menisco estaba roto. En ese momento se me juntaron muchos sentimientos y no eran muy positivos. Me iba a perder la excursión a la nieve que iban a hacer todos los chavales de los lugares donde trabajo y no había cosa que me emocionara más que volver a coger unos esquís y mucho más rodeada de toda la gente con la que comparto mi vida ahora; ese fue mi primer pensamiento instintivamente nada más saber la noticia, pues desde el principio de mi voluntariado esperaba ansiosa esos días.

 

Por otro lado sentía mucha impotencia de no poder gastar mi tiempo libre en realizar actividad física, con la cual me siento tan feliz y me hace distraerme de todas mis emociones negativas, por lo que mi tiempo libre aquí lo he tenido que gastar en realizar otras actividades como por ejemplo estudiar sueco, que tampoco me ha venido nada mal, la verdad. Luego entre medias de todo este kaos, llegaron los carnavales de Badajoz, que por supuesto, como es habitual, cuando llega Febrero me emociona todo lo que está relacionado con esta fiesta, e hice un kit-kat y allí en Badajoz que me planté toda una semana fugaz. No han sido los mejores carnavales de mi vida, y es que volver a tu realidad, en tu ciudad, hace que se convierta en una actividad arriesgada, y vuelvan a aparecer muchos fantasmas y situaciones que no te esperas. Aún así, y aunque no hayas recibido buena energía, todo en esta vida te enseña una lección, y así me vine, después de esa semana intensa en mi ciudad, con un vacío y un sentimiento de lo más doloroso por el hecho de no poder compartir lo que sentía con nadie y sentirme más sola que nunca, pero con muchas cosas en las que pensar, en las que decidir, con las que actuar…Volví, pero tan sólo nueve días después me esperaba esa operación.

 

Tiempo duro, nueve días increíblemente terribles de carga psicológica, porque a todo lo anterior expuesto, se unía una intervención quirúrgica, en otro país, sin tu familia y totalmente sola.

 

Mi trabajo psicológico ha sido realmente fuerte, me siento orgullosa de ello, porque a pesar de mis miedos, ya estoy en casa y todo ha pasado, por fin…todo lo malo terminó. Y cuando digo todo lo malo, no es sólo la jodida situación de estar sola esperando en una sala para que te lleven a quirófano, sino también todo lo demás. La vida me sigue enseñando lecciones a mis casi 30 años, de hecho creo que nunca había aprendido tanto, y cuando digo que aquí me siento sola, que dudo de que si esto realmente me esta sirviendo para algo, que me visitan fantasmas del pasado, que no puedo sentirme peor…todo eso es una continua lección y quiero seguir aprendiendo, porque ahí es cuando de repente una resurge y empieza a ver todas las cosas positivas que todo lo malo acarrea, si uno se lo propone, claro…

 

Sí, me pierdo el viaje a la nieve, pero la operación fue demasiado rápida, quizá en España tendría que haber esperado mucho más y el pensar estar sin deporte durante mucho tiempo es como estar sin una gran parte de mi felicidad, así que decidí ser positiva, si esto pasaba cuanto antes, antes podría volver a ser un poquito más feliz.

 

Hoy tenía mucho miedo, pero ahí tuve que confiar en mis posibilidades psicológicas y acallarlo, sin más, creyéndome que era una valiente y que podía con la situación.

 

Hoy siento que este último mes ha sido uno de los más duros de mi vida, pero hoy puedo afirmar que voy para adelante, cojeando, pero siendo fuerte para un día por fin pisar sin miedo y que nadie me pare.

Hoy siento que empieza para mí una etapa de disfrute, de positividad y sobre todo de ganas, esas ganas de las cuales siempre he hecho alarde, esas ganas de las que no me puedo permitir volver a perderlas, porque ahora siento que empieza algo…y ese algo siento que es mucho mejor que bueno.

Ver Post >
Un relato aburrido.
img
Carmen Merino | 10-02-2014 | 18:23| 0

Dejando pasar los días y pensando: “vale, mañana escribiré que hoy no tengo tiempo” o “vale, mañana escribiré que hoy no tengo el ánimo muy allá y no quiero escribir algo que parezca medio triste”, pero van pasando los días y ha tocado, así que ya no espero más y que salga lo que sea, al fin y al cabo este blog lo empecé como un medio de desahogo, aunque el hecho de saber que me lee la gente me cohíbe un poco, pero bueno, aquí estoy…

 

Por aquí las cosas no cambian mucho, por no decir casi nada… Sigo con mis clases de sueco, mi trabajo, llegar a casa llena de paciencia multiplicada por mil,  y volver a empezar el día siguiente, con un par de propósitos; disfrutar de todos los momentos que tenga a lo largo del día y ver todo lo que me pase desde un lado positivo. Qué bonito es leer eso ¿verdad? pero vaya, luego a la hora de ponerlo en práctica no es ninguna tontería , y realmente si una es capaz de llevarlo a cabo, ya tiene un par de razones para estar orgullosa, con palabras en mayúscula ,y más cuando se unen a ti obstáculos inesperados que aparecen y no te dejan hacer lo que más te gusta…así es complicado, pero hay que pensar poner el “modo positivo” sí o sí.

 

Aquí a veces siento que he acabado mi experiencia, que no vendrá nada nuevo, que sentirse querida es tan sumamente difícil, que me entran ganas de tirar la toalla y volver a mi casa, con mi gente…Esta cultura es cerrada, fría, y con ello no quiero decir que sean malas personas, al revés, tienen muchísimas cosas buenas, pero nunca, sabiendo como soy, me había planteado que alguna vez en mi vida viviría una situación así como la que estoy viviendo. Es un quiero y no puedo, es un necesito explotar y me es imposible, es un quiero sacar lo que soy con un desasosiego continuo…Cuando quieres hacer un círculo de amigos, conocer a alguien de confianza y no llega,es absolutamente frustrante.

 

Tan frustrada, aburrida de todo y cansada me he sentido, que he decidido moverme, y este fin de semana he estado en una ciudad preciosa; Gotemburgo.

 

 

 

Ha sido un viaje bonito, lleno de lugares mágicos y de conversaciones que necesitaba, aunque lleno de recuerdos y añoranza, pero un empujoncito para afrontar estas semanas que me quedan antes de volver a coger el avión y pasar mis 5 días preferidos del año en mi ciudad : Badajoz, en carnavales.

 

Vaya relato aburrido este último, está como yo; ¡Apagado! ¡y eso no puede ser! Vamos a seguir con esos dos propósitos y por lo menos pensaré que no estoy sola, que estoy conmigo misma y que si me paro a analizar la situación creo que tengo mucho trabajo por hacer sin necesidad de compartir mi tiempo con nadie más, así que vamos adelante, que se acercan mis días en España, y simplemente por eso debería estar pletórica, ¡y bueno!, luego ya se irá viendo la vida…

Ver Post >
Choque cultural helado en soledad
img
Carmen Merino | 18-01-2014 | 23:31| 2

Frío…por fin ha llegado el famoso invierno de Oskarshamn…nieve, viento, hielo…mucho hielo en las aceras, y temperaturas bajo cero todo el día. Era mi mayor miedo al venir aquí; el frío, pero resulta que se lleva bastante bien, ya que todos los lugares están aclimatados y a penas estoy en la calle. Todo esto hace que la gente haga vida en sus casas, y que las calles estén siempre casi desiertas, y el hecho de ir a tomarme una cerveza para que cierren a las 2, pues suele caerse de mis planes, pues no voy a pasar 15 minutos de camino a casa a bajo cero y bueno, si al menos tuviera con alguien con quien tomarme la cerveza…Pero suele ser complicado. Eso se traduce a fines de semana muy diferentes al resto de los fines de semana de mi vida. No es mejor ni peor, es diferente…Aunque bueno, quizá sea un poquito peor, ya que no sólo no puedo irme de fiesta, que es a lo que estaba acostumbrada, si no que tampoco puedo salir y echarme unas risas con los amigos, que es a lo que también estaba acostumbrada, así que estoy bien…si, ¡de veras lo estoy!, pero una tiene que hacer malabares para no pensar cosas negativas y estresantes, porque si lo pienso bien estoy aquí muy sola, más sola que la una, pero sigo pensando en que tengo muchas cosas más a parte de la soledad, como mi trabajo y mis clases de sueco, que ahora son aquí mi vida, y paso muchas horas en ambas cosas, así que por lo menos mantengo mi tiempo muy ocupado. Dicen que cuando se va el frío y viene el sol, trae con él muchas cosas interesantes, entre ellas la vida social, la vida en la calle. Me dicen que voy a alucinar cuando llegue mayo, así que imaginaros…¡estoy totalmente expectante! Y mientras, sigo centrada en mis clases de sueco, en mi trabajo y también en mi casa (que una tiene que limpiar, poner la lavadora, cocinar…). Más sola que la una, si, pero sinceramente no me aburro.

 

En la entrada de hoy me gustaría hablaros también del choque cultural, ese choque que toda mi vida he imaginado que existía, pero que al llegar aquí no hay día que no me de una guantada en la cara y me haga hacer reflexionar sobre mí, mi cultura, sobre que soy así porque he nacido en España y el que gracias a mi educación mi mente puede llegar a pensar cosas que quizá gente que no ha nacido en España nunca podrá entender y ni siquiera plantearse. Es complicado…a veces no llego a entender…es decir, respeto todo lo que veo y vivo cada día pero quizá también el hecho de que haya nacido en España hace que mi mente no pueda llegar nunca a entender ciertas cosas.

 

Vistas desde mi cole:

 

 

He vuelto a cambiar de clase de sueco en el colegio. Antes éramos alrededor de 8, ahora somos más de 25 de los cuales más del 50 por ciento son sirios, y más del 80 por ciento musulmanes y refugiados. El otro 20 lo completamos las tailandesas, el alemán y yo.

 

Siempre que me suena el despertador para ir a clase no me cuesta levantarme pues me encanta, me encanta aprender sueco, pero el hecho de hacerlo junto a gente de otra cultura y religión muy diferente a la mía a veces es complicado. Me considero una persona muy abierta de mente, que siempre ha sido muy respetuosa con todo y también comprensiva, pero hay cosas que a mi mente, por haber nacido en España, le cuesta entender.

 

No puedo entender como en una religión, las mujeres tienen que ir tan tapadas, y siempre con un blusón largo que les tape el culo, no puedo entenderlo, pero bueno, lo respeto. No puedo entender porque se tienen que sentar los hombres a un lado y las mujeres a otro, no lo entiendo, pero no lo respeto y me mezclo con los hombres. Tampoco puedo entender que en los descansos siga esa separación, pero aquí, lo siento, tampoco lo respeto y me vuelvo a mezclar y aquí si que me he sentido ignorada por parte de algunos hombres cuando yo hablaba, incluso me pisaban la palabra. También he de decir que otros me tratan genial e incluso cuando hablamos (en sueco) sus caras son un poema cuando les digo mi edad y que no estoy casada ni tengo hijos. Enmanuel, serbio de 20 años, casado y con un niño en camino, no le entraba en su cabeza que yo fuera soltera, sin hijos y sin pareja. ¡No podía entenderlo! y me decía que entonces yo no podía ser feliz, porque para ser feliz tenía que estar con un hombre, y tener hijos pronto porque ya era muy vieja. Es complicado todo esto, te hace plantearte muchas cosas, de verdad que estoy teniendo unos días en los que me encuentro un poco perdida. Esto me está pareciendo un poco fuerte y cuando juegas todo el rato con la soledad, ésta te pregunta demasiadas cosas…Siempre he estado muy segura de mis convicciones, pero aquí empiezan a tambalearse…¿por qué yo tengo razón? ¿por qué estoy tan segura que mi visión de las cosas es la correcta? ¿Es correcta porque he nacido en España? ¿Quién seria yo si hubiera nacido en Siria? ¿Estaría viva? ¿Tendría hijos?

 

Españoles que me leéis y que no habéis vivido fuera de nuestro país, no os imagináis qué diferente es todo cuando se empieza a conocer un poquito más allá de nuestras fronteras, porque además de este choque cultural con los inmigrantes que están en Suecia, con la misma gente de aquí se siente un choque cultural inmenso también. Es extraño, complicado y con demasiadas guantadas al día en mi cara, como ya dije antes.

 

Me siento rodeada de extraños, pero es que resulta que la extraña aquí soy yo…

 

Y tiemblan…amenazan con derrumbarse las que eran mis sólidas convicciones, pero al final dejas de darle tantas vueltas  a las cosas y sigues siendo tú; con tus manías, tus costumbres, tu forma de ver la vida…Y sientes que es complicado, pero que todo esto tendrá un valor inmenso en un futuro.

 

Hoy, mañana…seguiré viviendo con los ojos muy abiertos y que la vida me siga sorprendiendo.

 

 

 

Ver Post >
Gott nytt år! Celebrándolo al estilo sueco…
img
Carmen Merino | 05-01-2014 | 19:27| 4

Gott nytt år !! ¡ Feliz año nuevo !

No voy a dejar pasar el contaros como han sido los días de Navidad que he pasado aquí, porque realmente todo es tan diferente que merece la pena escribir una entrada para ello…

 

Aquí en Navidad se preocupan mucho por adornar las ventanas,si, ¡otra vez con las ventanas! pero es un país que en invierno es muy oscuro, donde a las tres y media empieza a anochecer, y aquí les gusta recrear la alegría de la luz de esa manera. Podrás encontrarte con sobre todo estrellas de luz y velas eléctricas. Son una especie de lamparitas que están presentes en casi todas las ventanas de las casas, y donde no hay nada, casi seguro que es porque es una casa donde viven personas de religión musulmana y ellos no celebran la Navidad.

 

Bueno, pues a parte de este espectáculo de luces por la noche aquí en Suecia, en la cocina son otro verdadero espectáculo, es decir, tienen muchísima variedad de dulces sólo para la Navidad, incluso una bebida parecida a la CocaCola solamente también para Navidad. Entre los dulces más famosos se encuentran las “saffranbullar“, que son como ensaimadas con azafrán y las “pepparkakor“, galletitas de muchas formas con un toque de jengibre que las hace ligeramente picantes. Todo increíblemente bueno, y como es costumbre, donde trabajo estuvimos haciendo ambas clases de dulces de Navidad con los críos:

 

 

Todo muy bueno, disfrutando del “fica” con el cafelito con leche y de muy buena compañía mientras aprendía a hacer esta delicatessen.

 

El pequeño ” kit-kat” llegó y me fui a España, pero volví cuatro días antes de fin de año, y pude experimentar cómo celebraban aquí la Noche Vieja, y volví a preguntarme, como muchas veces durante estos casi cuatro meses…¿en qué momento se nos fue de las manos a los españoles?

 

Mi celebración de fin de año empezó el día 31 a las cinco de la tarde, donde en el puerto de Oskarshamn hubo un colorido número de fuegos artificiales. Después del espectáculo de color fui a casa de un chico que trabaja conmigo y de su novia que iban a reunirse allí con sus amigos para celebrar la entrada del nuevo año, así que me invitaron y yo encantada, allí me presenté con mis dos tortillas de patatas y mis uvas preparadas, porque pese a que estaba dispuesta a pasar el Fin de Año al estilo sueco, no podía ignorar que desde que tengo uso de razón me he tomado mis 12 uvas el último día del año, y quería seguir manteniendo esa tradición.

Y allí estábamos sobre las seis de la tarde, cuatro chicos suecos, tres chicas suecas y yo. Yo sin enterarme de casi nada pero había ido mentalizada, así que ¡no dejé ni un sólo momento que el agobio se apoderara de mí!

Para empezar, una de las chicas preparó unas bebidas muy curiosas; vozka con Sprite y helados dentro de lima y limón ¡y no estaba “malejo” del todo !

 

 

Mientras nos bebíamos estas bebidas tan “especiales”, estuvieron preparando una cena increíble y pudimos estar alrededor de tres horas en la mesa. ¡Todo estaba buenísimo pero yo ya no podía más! La cena empezó sobre las siete de la tarde, y al terminar empezamos a beber un poquito y a jugar a juegos de mesa. Sí, a jugar a juegos de mesa, entre ellos el Trivial y más juegos sobre preguntas, respuestas y palabras suecas. Seguía pensando en no agobiarme, pues como he dicho antes, iba totalmente mentalizada…Y llegarón casi las doce…Todos seguían tirando dados y hablando raro pero yo tenía que preparar mis uvas. Y allí estaba yo, delante del ordenador con mis 12 uvas y La Primera online perfectamente sintonizada y de repente todos se fueron a la calle…Aquí a las 12 de la noche todos dejan de hacer lo que están  haciendo y se van a la calle a brindar con champagne. Yo me tomé mis 12 uvas bajo la atenta y curiosa mirada de uno de los chavales suecos que me estaba haciendo un vídeo. Al terminar mis uvas miré hacia atrás y sólo estaba a él, asi que me abracé con fuerza al chico gritando ¡Feliz 2014! y creo que él seguía alucinando…

 

Salimos a la calle y allí estaban todos brindando, mirando fuegos artificiales que salían desde muchísimas casas y globitos voladores con fuego. Era todo precioso, pero al rato volvimos para dentro, puesto que aquí, no es que no se vayan de cotillón de Fin de Año porque no quieran, es que todos los bares están cerrados esa noche, así que seguimos jugando a los juegos de mesa. Al rato estaba ya un poco agobiada pese a mi promesa de no hacerlo, pues después de nueve horas escuchando sueco sin entender casi nada, quién consigue no sentirse un poco, ¿cómo diría yo?…¿aturdida? Así que me fui para casita, que además, una ya estaba cansada.

 

En fin, fue una noche muy especial, única, diferente y con seguridad una de las Noches Viejas que jamás podré olvidar en mi vida…

 

 

Y nada… Aquí la vida vuelve a ser como antes, con los “chavalines”, una tranquilidad no propia de una Navidad y una noche de Reyes que aunque podáis pensar que no voy a recibir regalos de sus majestades, porque aquí no lo celebran, a mí me han venido por adelantado: nuevo país, nuevas vivencias, nuevas personas increíbles, nuevos pequeños gigantes…¿qué mejor regalo que este?, ¿qué mejor regalo que seguir disfrutando de esta experiencia única e inolvidable?

 Luego brindaré por ello (aunque sea con agua)  y para que os traigan muchas cosas tan bonitas como estas los reyes en España…no cosas materiales, que al fin y al cabo esas se rompen, y no está la cosa para gastar dinero… pero cosas que os hagan sonreír y ser felices en este nuevo año y en toda vuestra vida; ¡felicidad, amor, salud y pequeñas cosas pero especiales!  Muchas pequeñas cosas….

Ver Post >
Gafas de mil colores
img
Carmen Merino | 29-12-2013 | 17:01| 2

Tengo el blog “abandonaito”, ¡lo sé! pero ha venido una época de  reencuentros y entre unas cosas y otras no he tenido tiempo ni para sentarme delante del ordenador.

 

En realidad no sé ni por donde empezar porque todo ha sido muy rápido y lleno de millones de sentimientos; de alegría, tristeza, añoranza, inseguridad, seguridad, fortaleza, dudas…Pero ya todo ha pasado, como si se hubiera tratado de un sueño de una noche, tan rápido que parece que no me he ido y parece que no he vuelto.

 

Dejé las cosas en Suecia en perfecto estado, me sentía genial, y ya por fin estaba sintiendo que mi periodo de adaptación se estaba terminando. Llegó el día 13 y me pegué un viaje de 20 horas, tan cabezona que quería hacerlo todo en un sólo día, tenía tantas ganas de ver a todos los que me quieren que me dieron igual las migrañas (mis fieles compañeras en momentos difíciles y de estrés) y el cansancio. Quizá debí haberme quedado en Madrid a descansar un poco pero las ganas me podían…y me pudieron. Y después del viaje más largo de mi vida llegué a mi destino; Badajoz.

 

Allí han sido unos días muy extraños, me ha pasado de todo, desde estar enferma los dos únicos fines de semana que tenía, hasta encontrarme con situaciones que no me esperaba para nada y que en algún momento que otro me han hecho desilusionarme y plantearme si realmente hice bien en comprar ese billete de avión aquel día…Pero bueno, siempre nos solemos fijar sólo en lo malo, nos quejamos, sentimos que somos las personas con más mala suerte del mundo, nos preguntamos porqué nos pasa todo lo malo a nosotros, cuando realmente no nos paramos nunca a pensar en todas las cosas maravillosas y buenas que tenemos alrededor mientras nos pasan esa cosas que menos nos gustan. Y en ello me centré, en todo lo bueno que había en Badajoz esas dos semanas y no ha salido mal del todo; conversaciones con mi abuela, reír con las mil risas de mi sobrino ahora rubio, ir de compras con mi madre, conversaciones que era incapaz de parar, risas otra vez…muchas risas con mis amigos, bailes con vaso en mano, abrazos…muchos abrazos, arañazos por jugar con mi gata, y risas, de nuevo, muchísimas risas, por lo que piensas…¿y ahora qué? ¿de qué te piensas quejar ahora? la vida sigue y a veces llegan cosas que no nos gustan, pero es que la vida pasa, sigue, cambia y vuelve a pasar, y ahí hay que estar, valiente, con  ganas para que nada de lo que pase pueda estropear ni un solo día.

 

Por todo ello mil gracias a todos, y cuando digo a todos es a todos y cada uno de vosotros, que me habéis dado un empujón de los grandes para seguir afrontando esta aventura.

 

Y sin apenas darme cuenta pasaron las dos semanas, y tuve que volver a coger ese avión, ese tren y ese autobús y aquí estoy de nuevo, en Oskarshamn, sentada en mi cocina, como si no me hubiera ido,pero…¡ “pa fuera” las tristezas!, no pienso tomarme esta visita como una añoranza si no como una inyección de ¡ganas! Y bueno, pasar de estar con muchísima gente a la soledad puede que sea bastante  duro, pero si lo piensas bien es simplemente diferente, hay que sacarle el jugo a ella, a la soledad, que parece que es mala, pero se le puede exprimir y disfrutar de ella. Eso estoy aprendiendo aquí, y a medida que lo vas aprendiendo, vas disfrutando, vas creciendo, te vas conociendo y todo esto lo podría resumir en una palabra: ganas.

 

Porque según con las gafas que mires tus momentos, así serán. No hay días buenos ni malos, hay gafas de colores o gafas rotas y hay que ser un gigante valiente y con ganas para no dejar en la mesilla nunca esas gafas de mil colores…

Ver Post >
Derribando el muro
img
Carmen Merino | 30-11-2013 | 21:33| 0

Mi vida sin tiempo para nada, en eso se ha convertido, ¡pero es brutal! Nunca había experimentado el no tener casi tiempo libre y que a la misma vez todo ese tiempo ocupado fuera tan maravilloso…

 

Creo que estoy empezando a terminar con mi periodo de adaptación en Oskarshamn, y creo que estoy empezando a sentirme mejor que nunca, y mejor y mejor cada día ; en realidad no lo creo, lo siento dentro de mí y estoy tan feliz por ello que estoy entusiasmada.

 

Los comienzos nunca fueron buenos, eso dice el refrán, pues bien, es cierto. No, no lo son, son desconcertantes, difíciles, incomprendidos…son muy duros. Y hay un muro que te frena,quieres pasar, pero llegas a pensar que no tienes fuerzas para derribarlo, y lo ves tan grande que empiezas a sentirte aún más chiquitita…Pero de repente, un día se va rompiendo, y se va cayendo, y es cuando empiezas a sentirte con mucha más fuerza que al principio y es cuando empiezas realmente a disfrutar de todo lo que hay a tu alrededor. Ya no hay que pensar en cómo derribar el muro para seguir adelante porque solo se destruye,sin saber porqué…se derrumba y sólo tienes que gastar tu tiempo en pensar en lo que estás haciendo en cada momento y en disfrutar de absolutamente todo lo nuevo que hay a tu alrededor; es sencillamente un sentimiento gigante.

 

Una de las cosas inmensas está siendo mis inicios con mis clases de gimnasia y acrosport. En Rösdle, llevo ya cuatro clases, y bueno, he conseguido que vengan niñas, y estoy entusiasmada con ellas. Los niños son unos trastos y como os podéis imaginar me desespero cuando no puedo echarles una regañina porque no me entienden, entonces es cuando suelto cualquier cosa en español y se quedan todos callados porque saben que estoy enfadada. Son mis rubios, mis niños suecos…fríos de primera, pero van entrando, y entrando…y amo esa sensación de ir ganando su confianza. He aquí mis atletas de Rösdle:

 

 

Siguiendo con mis pequeños atletas, toca el momento de recordar el primer día que he dado acrosport en Kristineberg (KB). Día que sin duda alguna marcaré como uno de los más especiales de este voluntariado. En KB empezaba este martes pasado y bueno, estaba un poco expectante, porque el sitio es un poco especial ya que casi todos los críos son inmigrantes,alguno que otro tienes alguna discapacidad mental, son revoltosos y solo quieren hockey, pin pon y x-box. No sabía como hacerlo , porque llegó la hora anunciada y ninguno quería venir. Decidí entonces irme a la sala, poner música bien alta, un par de colchonetas y enredar yo por allí sola. Me puse a hacer cositas de gimnasia y en seguida empezaron a venir para curiosear. Fueron dos horas muy extrañas, teniendo en cuenta que a mi me gusta tener mis clases bien organizadas, con su calentamiento, su parte fundamental y  sus estiramientos, pero a medida que iba pasando la tarde me fui dando cuenta de que de eso me tenía que ir olvidando cuando trabajara allí. Y empezaron a venir, a sentarse, a mirar, a participar, y se volvían a ir a jugar a hockey, y venían, y les cogía para hacer alguna figura conmigo…¡Todo un poco caótico para mi gusto! ¡jajaja! pero increíblemente mágico. ¿Y qué puedo decir?pues que me tienen robada la razón y el alma. Desde Denis, que es muy especial porque tiene un poco de discapacidad, Sohaib, el chiquinino, como yo le llamo, de Palestina, o Javiv de Pakistán…con esos aires malotes y su gorra naranja más grande que él… Mis artistas:

 

 

Y después de disfrutar tantísimo al hablar de estos pequeños personajillos, quiero contaros que en Oskarshamn todavía no ha empezado a nevar, pero ya he podido experimentar tocar el hielo y patinar sobre él. Aquí hay una pista de hielo totalmente gratis en una pequeña ciudad deportiva llamada Arena, y bueno, en cuanto me enteré, me hice de unos patines y el domingo pasado los estrené. Fue genial, ¡aunque muchísimo frío! Pero ver a los niños y niñas patinando con ese desparpajo y yo parecer un pato “mareao” no tenía precio. Allí me encontré con chavales que van a los centros de ocio y me estuvieron intentando enseñar un poco a coger el stick de hockey y como frenar, con tan mala suerte que mi culo acabó en el suelo, porque a uno de ellos se le ocurrió empujarme para ver que velocidad alcanzaba… ¡jajaja! Y sí, fue otro día grande…

 

 

Y así estoy, con el muro casi ya totalmente destruido, sacando de cada momento miles de sentimientos y sensaciones que creo que jamás antes había sentido y muy feliz por estar aquí, considerándome muy afortunada ya que entre mucha gente me quisieron a mi para que viviera esta experiencia y bueno, estoy con ganas, con ganas de seguir aprendiendo dos idiomas a la vez ( y no estar loco ), con ganas de compartir mi cultura con las culturas diferentes que me encuentro aquí cada día, con ganas de mostrar todo lo que tengo dentro, con ganas, muchísimas ganas de cantar y tocar las palmas y decir palabras en español que nadie las entiendes pero hacen reír, con ganas de abrazos de gente muy chiquitita, pero solo de tamaño y con ganas de que esto me sirva para que la próxima vez en mi vida que me encuentre un muro, me baste sólo un segundo para derribarlo.

Ver Post >

Categorías