Resolviendo los desastres meteo-climáticos | Ciencia Fácil - Blogs hoy.es

Blogs

Adolfo Marroquín

Ciencia Fácil

Resolviendo los desastres meteo-climáticos

01-co2-planeta-e-inundacionSabemos que estamos inmersos en un cambio climático, sabemos que, antes de éste, ha habido otros muchos cambios climáticos, puesto que el clima no es algo estático, sino más bien continuamente cambiante, sabemos también que el actual cambio está provocando fenómenos atmosféricos muy violentos, dando lugar a auténticas catástrofes meteo-climáticas, a las que denominaremos así por estar asociadas a fenómenos meteorológicos, que a su vez están asociados al cambio del clima.

Sabemos todo eso, pero lo que no sabemos, o más bien lo que no queremos saber, y mucho menos admitir, es quién es el responsable de este cambio actual, que resulta ser el más rápido del que tenemos constancia.

En el 2004, tras la gran ola de calor que asoló Europa, provocando miles de muertos, se pusieron en marcha una serie de análisis sobre la atribución de aquel funesto episodio; se citaba, como causante, la persistencia de una situación anticiclónica, pero señalando que la presencia de aquel pertinaz anticiclón, por sí solo, no justificaba la presencia de tan adversa ola de calor. La única explicación, si es que puede llamarse así, era que “otros factores” debieron actuar sinérgicamente.

Pero si algo puede decirse a favor de aquellos análisis es que abrieron camino a numerosos estudios posteriores sobre las causas, efectos y responsabilidades de ocurrencia de los, cada vez más frecuentes, fenómenos meteo-climáticos extremos; pero ¿qué se ha aprendido en los últimos años sobre ello?

Desde 2011 se han publicado más de 100 documentos de atribución, contenidos en el informe anual “Explicando los eventos extremos desde una perspectiva climática“, publicado como suplemento especial del Boletín de la Sociedad Meteorológica Americana (BAMS, por sus siglas en inglés). El tipo de eventos que ahora se examinan se ha extendido más allá de las olas de calor y de las precipitaciones de gran intensidad, para incluir muchos otros tipos de eventos: ciclones tropicales, tormentas extremas, mareas de tormenta, inundaciones, prolongadas sequías, incendios forestales, extensión de hielo marino, etc.

Los miembros del IPCC, el panel internacional de expertos sobre el cambio climático, dicen que los causantes de los fenómenos extremos, son las sustancias y los procesos naturales y antrópicos, que alteran el balance energético de la Tierra. Muy bien, pero ¿quién puso esas sustancias allí, dónde están? Y, en cuanto a los procesos perjudiciales puestos en marcha, se dice que son naturales y antrópicos; bien, vale, pero ¿quién los ha disparado, la naturaleza o el hombre?

Echemos una ojeada a lo que dicen al respecto las últimas COP (Conferencia de las Partes) sobre el cambio climático celebradas, que fijan la hoja de ruta “imprescindible”, admitiendo la responsabilidad humana en los problemas derivados del cambio climático, y tomando medidas para la mitigación de los lamentables efectos ocasionados por los desastres meteo-climáticos asociados. Comentaremos, someramente, estas últimas Conferencias, que son el COP 21 Acuerdo de París, el COP 22 de Marrakech y el COP 23 de Bonn. Quedando a la espera de lo que suceda en la próxima Conferencia Mundial, que será la COP 24 a celebrar en Polonia.

02-cop-21-y-cop-22

COP 21 – El Acuerdo de París

En el Acuerdo de París se plantea como objetivo que el incremento de la temperatura media global del planeta no supere los 2ºC, respecto a los niveles preindustriales y busca, además, tratar de conseguir que, si fuera posible, el calentamiento global no supere los 1,5ºC. De esta manera, el Acuerdo recoge la mayor ambición posible para reducir los riesgos y los impactos del cambio climático en todo el mundo y, al mismo tiempo, incluye todos los elementos necesarios para que se pueda alcanzar este objetivo.

Además, reconoce la necesidad de que las emisiones globales no sigan creciendo desde ya mismo, o al menos lo antes posible, asumiendo que esta tarea llevará más tiempo para los países en desarrollo. En cuanto a las sendas de reducción de emisiones a medio y largo plazo, se establece la necesidad de conseguir la neutralidad de las emisiones, es decir, un equilibrio entre las emisiones y las absorciones de gases de efecto invernadero en la segunda mitad de siglo actual.

COP 22 – Marrakech

Esta Conferencia, comenzó remarcando que la retirada de EE.UU. del Acuerdo de París, decidida por el presidente Trump, había causado profunda decepción en los países miembros, pero añadiendo a continuación: “A pesar de esta decisión, continuarán las acciones climáticas emprendidas, que son irreversibles. Vamos a mantener nuestro espíritu de cooperación y continuaremos nuestros esfuerzos para la implementación del Acuerdo de París, confirmado aquí, en la Proclamación de Marrakech”.

La Unión Europea, y por tanto España, es una de las regiones con los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero más ambiciosos, ya que se ha fijado para el año 2030 una reducción de al menos el 40% con respecto a los niveles de 1990, al menos un 27% del consumo total de energía procedente de fuentes renovables y un incremento de al menos el 27% en la eficiencia energética, reduciendo más significativamente si cabe las emisiones para el año 2050 (entre un 80 y un 95% con respecto a los niveles de 1990), para así hacer una economía europea de alta eficiencia energética y bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

COP 23 – Bonn

Esta Cumbre del Clima celebrada en Bonn (Alemania), en noviembre de 2017, ha contado con la participación de 194 países, 9.200 representantes de gobiernos y más de 16.000 participantes. En ella se han sentado las bases para la aplicación del Acuerdo de París y se ha logrado mantener el impulso político en la lucha contra el cambio climático, pese a la actitud “nada constructiva” del presidente Trump.

03-cop-23-y-trump

Esta Cumbre ha tenido como reto consolidar la confianza para implementar el Acuerdo de París que reconoce las causas antrópicas, es decir ocasionadas por el hombre, de carácter cultural y tecnológico del cambio climático, como hechos inequívocos y potencialmente irreversibles, consciente de que la falta de acciones significativas frente al calentamiento global en los últimos 25 años, está poniendo en riesgo los ecosistemas, la vida humana y los medios de subsistencia.

Se intentó también convencer a Trump del error que cometería si su país abandonaba el Acuerdo de París. Pero lo cierto fue que, el propio Trump, anunció a todos los países presentes en la Cumbre, que los Estados Unidos se retiraban del compromiso internacional.

Lo próximo serán las migraciones climáticas

Hace unos meses, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha alertado de que si fracasa el acuerdo internacional de París contra el cambio climático supondrá “empujar al exilio a millones de refugiados climáticos”. “No cumplir hoy los compromisos (de reducción de emisiones) asumidos en París es correr el riesgo de empujar, de aquí a 2050, a hasta 250 millones de refugiados climáticos, camino del exilio”, ha asegurado.

Juncker ha advertido de que no se debe perder “ni un instante” para luchar contra el cambio climático y para apoyar a los países más vulnerables, evitando así una crisis “mucho más grave” que la vivida en los últimos años en Europa, por la presión migratoria.

04-papa-francisco-y-planeta-en-peligro

El propio Papa Francisco publicó, el 18/06/2015 en el Vaticano, la encíclica “Laudato si”, la primera redactada íntegramente por Francisco, que ha sido muy comentada, con opiniones a favor y en contra, lo que está muy bien en el marco de la libertad de expresión. Pero esta encíclica, que trata sobre cambio climático, ecología y desarrollo, es el primer documento pontificio que se centra en esos asuntos, y desde su presentación ha provocado lo que podríamos llamar división de opiniones.

Estas opiniones van desde un cálido apoyo por parte de algunos gobiernos y organizaciones, asociaciones, y personas en general, hasta críticas furibundas de grupos que se ven beneficiados por una irracional explotación de los recursos naturales, por países, organizaciones, empresas,  o simples particulares, a los que no parece importarles la creciente degradación del planeta, en beneficio de una minoría.

Existen pues dos personalidades de nivel planetario, el papa Francisco y el presidente Trump, con posturas totalmente diferentes, pensando uno en la humanidad y sobre todo en los más desfavorecidos de ella, y el otro en su famoso “América first and only America” y sobre todo en “sus” multimillonarios. ¡Que cada uno elija la opción que prefiera!

Adolfo Marroquín Santoña

Noticias y comentarios sobre temas científicos

Sobre el autor

Adolfo Marroquín, Doctor en Física, Geofísico, Ingeniero Técnico Industrial, Meteorólogo, Climatólogo, y desde 1965 huésped de Extremadura, una tierra magnífica, cuna y hogar de gente fantástica, donde he enseñado y he aprendido muchas cosas, he publicado numerosos artículos, impartido conferencias y dado clases a alumnos de todo tipo y nivel, desde el bachillerato hasta el doctorado. Desde este blog, trataré de contar curiosidades científicas, sobre el clima y sus cambios, la naturaleza, el medio ambiente, etc., de la forma más fácil y clara que me sea posible.


febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728