Blogs

Adolfo Marroquín

Ciencia Fácil

Luces y sombras, compañeras de la soledad

01-duda-ante-soledadA priori la más elemental prudencia aconsejaría no decantarse por las luces o por las sombras, en relación con la soledad humana, que es de lo que va la cosa, y lógicamente la opción más segura sería… “depende”; ya que depende de la persona de que se trate, depende de las circunstancias de esa persona, en ese momento y en otros anteriores, depende de la duración previsible de esa soledad, depende del grado de voluntariedad de ese aislamiento, etc.

También se dice, con frecuencia, que la soledad libremente elegida, no sólo no es mala, sino que puede ser incluso muy buena para quien se la aplica a sí mismo, como eficaz terapia para conectar de nuevo con su propio ser interior. Sentirse solo cuando se está acompañado o sentirse acompañado cuando se está solo, son dos situaciones aparentemente muy diferentes, pero con muchos puentes de unión, o de separación, según se mire, entre ambas.

He leído, en una publicación avalada por un grupo de psicólogos, que se define la soledad como “un fenómeno multidimensional, psicológico y potencialmente estresante; resultado de carencias afectivas, o sociales, reales o percibidas, que tiene un impacto diferencial sobre el funcionamiento de la salud física y psicológica del sujeto”.

En otra publicación, se dice que el ser humano es social por naturaleza, lo cual significa que necesita el contacto y la relación con otras personas. De forma que, por muy autónomos e independientes que seamos, las relaciones interpersonales nos aportan seguridad y bienestar, dos aspectos que son esenciales para mantener nuestro equilibrio psicológico. Según esto, cuando por una u otra razón, forzamos el aislamiento, la soledad puede terminar pasándonos factura.

Lo cierto es que, cuando pensamos en la soledad, inmediatamente la asociamos con la falta de contacto humano; sin embargo podemos sentirnos muy solos, incluso estando rodeados de muchas personas. Esto se debe a que la soledad puede ser una soledad emocional, que es un estado mental, al igual que la depresión, la ansiedad o el miedo.

La soledad emocional está vinculada a los sentimientos de incomprensión, tristeza e inseguridad. Si percibimos que las personas que tenemos a nuestro alrededor no nos comprenden y no comparten nuestros valores y preferencias, podemos sentirnos solos, desamparados e indefensos, por muy acompañados que estemos en esos momentos.

02-triste-soledad-y-compania

Son numerosas las investigaciones realizadas en diferentes países, elaboradas sobre cientos de personas, que apuntan a que no contar con apoyo social aumenta de manera significativa la mortalidad ante diferentes enfermedades. Por el contrario, se encontró que quienes cuentan con personas que les apoyen, se recuperan más rápidamente de situaciones como las intervenciones quirúrgicas o determinadas patologías. No obstante, es importante cambiar el matiz peyorativo que acompaña a la soledad, puesto que la soledad también se puede disfrutar, ya que nos permite tener más tiempo para nosotros, nos ofrece una oportunidad para redescubrirnos, facilitándonos un espacio temporal para revisar, y cambiar si procede, los objetivos que tenemos en la vida.

La escritora y Premio Nobel de Literatura Pearl Buck, decía “… dentro de cada uno de nosotros hay unos manantiales de gran belleza que necesitan renovarse de vez en cuando para seguir sintiéndonos vivos”. Pues bien, por extraño que nos parezca, algo así solo puede llevarse a cabo mediante esas épocas de soledad elegida, de soledad vital y complaciente.

Dedicarnos un tiempo a nosotros mismos es una muy buena receta, que rara vez falla. Sirve para recuperar la intimidad y los espacios propios, para recordar quién éramos y pensar en quién queremos ser, de ahora en adelante. Y, por cierto, a este tipo de pensamientos no debemos meterles prisa, ni ponerles límites de tiempo; puede que algo así nos lleve días, semanas o meses, pero merecerá la pena.

La soledad libremente elegida en un periodo puntual de nuestras vidas no solo cura, no solo recompone muchos de nuestros pedazos rotos, sino que además es un modo de aprender a construir filtros personales adecuados; filtros por los que “en adelante” dejaríamos entrar solo aquello, o a aquellos, que nos haga sentir bien, lo que se ajuste a nuestras emociones y a nuestros sentimientos más profundos y verdaderos.

03-de-soledad-a-compania

Sin embargo, cuando la persona solitaria lo es porque no sabe cómo acercarse a los demás y hacer nuevos amigos, entonces conviene buscar soluciones, y una excelente estrategia es apuntarte a cursos que le interesen o involucrarse en actividades que le apasionen, lo que le permitirá encontrarse con personas que comparten sus mismos gustos y aficiones, aspecto éste que facilitará mucho la posterior relación.

En todo caso, si tú te sientes solo y a disgusto, recuerda que la gente no tiene porqué saberlo y que  tú deberás dar el primer paso y sumergirte en alguna actividad que te permita conocer personas; como decíamos antes, podrías probar con voluntariados, actividades sociales, apuntarte a un gimnasio, a clubes de cine, de lectura o de excursiones, clases de algo que te atraiga, etc… Hoy en día existen numerosas actividades específicas a las que se puede asistir en solitario y conocer gente allí; pero recuerda que lo importante es la calidad de la relación y no el número de relaciones; en el ámbito de las relaciones humanas es mejor tener pocas y buenas, que muchas y malas (o simplemente superficiales).

Podríamos preguntarnos si la soledad, la ausencia de relaciones o la superficialidad de éstas, puede causar problemas de salud, e incluso si esos problemas pueden llegar a ponernos en riesgo de “morir de soledad”.

Pues bien, según la Asociación Americana de Psicología, la soledad puede ser causa de desequilibrios emocionales, como son la depresión y la ansiedad, provocando así, trastornos de sueño y elevados niveles de estrés, estando vinculados a un aumento del riesgo del 30%, según estima dicha Asociación, de tener un accidente cerebrovascular o de llegar a desarrollar una enfermedad arterial coronaria, que son las dos principales causas de enfermedad y muerte en los países más desarrollados, siendo el efecto comparable al de otros factores de riesgo psicosociales.

La soledad se ha convertido en uno de los principales males de nuestro tiempo y, por paradójico que parezca en los tiempos que corren, cada vez son más las personas que aseguran sentirse solas y experimentan un sentimiento de vacío y abandono de forma habitual, incluso estando conectadas de forma permanente a las redes sociales. Lo cierto es que la soledad, lejos de ser un simple problema de infelicidad, es desde hace algún tiempo, un verdadero problema de salud pública que incide en la mortalidad la población.

04-ministerio-de-la-soledadLas cifras que se manejan en algunos países de nuestro entorno son realmente alarmantes. De hecho, en el Reino Unido existe actualmente un Ministerio para la Soledad, de reciente creación, que tratará de hacer frente a la que algunos expertos no dudan en catalogar como “la epidemia de la sociedad moderna“. En España, la situación es bastante similar a la que se da en Reino Unido, pero, de momento al menos, no parece que se vayan a imitar las medidas tomadas allí, o en otros países de nivel similar al nuestro.

Mientras tanto, entre las luces y las sombras que acompañan a la soledad, les sugiero que elijan las luces, pero mejor con ledes… por el bien de su economía.

Adolfo Marroquín Santoña

Noticias y comentarios sobre temas científicos

Sobre el autor

Adolfo Marroquín, Doctor en Física, Geofísico, Ingeniero Técnico Industrial, Meteorólogo, Climatólogo, y desde 1965 huésped de Extremadura, una tierra magnífica, cuna y hogar de gente fantástica, donde he enseñado y he aprendido muchas cosas, he publicado numerosos artículos, impartido conferencias y dado clases a alumnos de todo tipo y nivel, desde el bachillerato hasta el doctorado. Desde este blog, trataré de contar curiosidades científicas, sobre el clima y sus cambios, la naturaleza, el medio ambiente, etc., de la forma más fácil y clara que me sea posible.


junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Contenido Patrocinado