La Tierra unida jamás será vencida, o sí | Ciencia Fácil - Blogs hoy.es

Blogs

Adolfo Marroquín

Ciencia Fácil

La Tierra unida jamás será vencida, o sí

01-tierra-en-manos-sequia-y-quejaEstablezcamos primero qué parte de ese todo, que conocemos como planeta Tierra, es la que jamás será vencida y qué otra parte es la que podría ser no sólo vencida, sino hasta eliminada. Y para poder hablar de esas dos partes por separado y también de ambas en conjunto, vamos a ponerles nombres, admitiendo que no son muy originales, pero servirán para entendernos.

Llamaremos GEO a lo que quedaría de nuestro planeta si suprimiéramos de él todo lo que tiene vida. Llamaremos BIO a todo lo que tiene vida y está integrado en el planeta. Y finalmente llamaremos TIERRA al resultado de aunar y unificar GEO y BIO, o sea al planeta Tierra, tal como lo conocemos hoy.

Pues bien, la TIERRA parece haber funcionado, desde siempre, como un sistema autorregulado, en el que todos los organismos vivos que la han poblado (BIO), junto con su propio entorno y soporte  físico (GEO), han ido evolucionando de forma conjunta, de acuerdo con la conocida como Hipótesis Gaia; una hipótesis que, sin llegar a afirmar que la TIERRA sea un ser vivo, sí que deja entrever esa idea, como una metáfora poética. Pero lo cierto es que, con frecuencia, esa metáfora toma visos de realidad, puesto que la TIERRA, se comporta a veces como si realmente fuera un ser vivo.

Alguna actuaciones que permiten pensar en un comportamiento conjunto, similar a un ser vivo, son hechos como el de que la temperatura global de la TIERRA haya variado poco, históricamente hablando, manteniéndose entre pequeños márgenes, a pesar de las grandes variaciones en la energía proporcionada desde hace milenios por el Sol, y a pesar de las descontroladas actividades humanas, durante el último siglo y medio. O el hecho de que la composición de la atmósfera haya permanecido prácticamente constante, a pesar de los ataques recibidos. O que la salinidad de los océanos, no haya variado significativamente, desde hace milenios.

La ingente tarea que supone conseguir que los valores de estos parámetros, temperatura, composición, salinidad y otros, se hayan mantenido entre cifras que hicieran posible la existencia y continuidad de la BIO sobre el planeta, nos debe llevar a pensar que es imprescindible la colaboración de todas las partes de ese conjunto al que hemos llamado TIERRA.

En alguna ocasión he dicho que toda la BIO, desde las bacterias a los elefantes, desde las sardinas hasta las ballenas, desde las amapolas hasta las secoyas, todo lo vivo incluidos los seres humanos, puede ser considerado conjuntamente como un único organismo a escala planetaria en el que todas sus partes están casi tan relacionadas y son tan interdependientes como las células de un cuerpo humano.

Podemos pensar en la existencia de una alianza de todos los seres que forman la BIO, puesto que para su supervivencia necesitan que los parámetros (temperatura, composición, salinidad y otros), que antes citaba, se mantengan con variaciones limitadas. Ahora bien ¿sería suficiente esta alianza interna de BIO para conseguir y mantener la habitabilidad de la TIERRA? Decíamos, en el párrafo anterior, que el conjunto de BIO es equiparable al conjunto de todas las células de un cuerpo, con lo que podríamos hacernos la siguiente pregunta ¿la alianza de todas las células de un cuerpo sería suficiente para sanar ese cuerpo, cuando enferma?

Pues bien, en mi opinión, ayudaría mucho el acuerdo de todas las células, pero no lograría sanarlo; sin embargo, un hipotético acuerdo de agresión por parte de todas las células, parece que sí podría terminar con la vida del enfermo, provocando un fallo multiorgánico. Dicen los que saben de esto, que la sepsis es una dolencia crítica que se produce cuando el cuerpo, como respuesta a una infección, lesiona sus propios tejidos y que, en sus casos más severos, provoca un fallo agudo de otros órganos, dando lugar al citado fallo multiorgánico que, con frecuencia, puede llegar a producir la muerte.

02-tierra-geo-bio-y-otros

Pero, volvamos ahora a la pobre TIERRA, cuyos síntomas climáticos bien pueden ser calificados, en la actualidad, de enfermizos, y pensemos en un posible acuerdo entre todos los seres de BIO, para curarlo ¿podrían conseguir sanarlo, actuando conjuntamente? Pues mucho me temo que no. Pero modifiquemos la pregunta ¿podrían conseguir matarlo, actuando conjuntamente? Pues estoy seguro de que tampoco, puesto que a la TIERRA siempre le quedaría la GEO, que es el conjunto formado por la litosfera (la parte sólida del planeta), la hidrosfera (toda la parte líquida), la criosfera (todos los hielos) y la atmósfera (capa gaseosa que envuelve al planeta). Y las interacciones de esas cuatro componentes serían suficientes para defender la integridad de la propia GEO.

Podemos estar bien seguros de eso, puesto que así es como se ha mantenido el equilibrio durante miles de millones de años, tanto en el planeta Tierra, como en todos los demás planetas del Sistema Solar, tiempo durante el que la única ayuda que ha recibido la GEO por parte de la BIO ha sido la aportada por los vegetales en el proceso de absorción y generación del dióxido de carbono y oxígeno, consiguiendo así equilibrar la composición de la atmósfera. Pero eso no era útil para la GEO, para la que la composición atmosférica no es esencial, sino para la propia BIO, que necesitaba de la atmósfera tal como está.

Pues eso es lo que deberíamos tener muy claro y no olvidarlo nunca: La BIO puede llegar a destruir a la propia BIO, pero no a la GEO, con lo que la TIERRA quedaría reducida a una GEO sin BIO. Es decir, tal como les ocurre a todos los demás planetas del Sistema Solar (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, etc.), sistema que quedaría entonces reducido a su estrella, el Sol, con 4.500 millones de años de vida pasados, y otros tantos por delante, y una serie de planetas, todos ellos sin vida, es decir sin BIO, orbitando alrededor del Sol.

03-tierra-muerta-orbitando-al-sol

¿Podemos evitarlo? Pues sí, podemos evitarlo, respetando la unión, tal como la TIERRA ha venido haciendo hasta ahora, consiguiendo que sus componentes (litosfera, hidrosfera, criosfera y atmósfera), trabajen unidas para equilibrar los desmanes de su quinta componente, la BIO, y en concreto el hombre dentro de ella.

¿Qué deberíamos ir haciendo para conseguir la necesaria unión de la TIERRA, para conservar su BIO? Pues, en primer lugar debemos recordar que a la TIERRA no le gustan las prisas, le gusta por el contrario tomarse su tiempo, “darle tiempo al tiempo”. De hecho, los procesos en la GEO han tenido lugar en  millones de años y los cambios climáticos naturales, no forzados, han tardado decenas o cientos de miles de años. Por eso el brusco cambio de costumbres que supone la reciente inyección en la atmósfera de ingentes cantidades de gases contaminantes, en especial el tristemente famoso dióxido de carbono (CO2), en poco más de un siglo, ha dado al traste con la necesaria unión de GEO y BIO, actuando los humanos al margen de esa unión y forzando al resto de la BIO a buscarse la vida por su cuenta, lo que nos lleva a un callejón sin salida, o con muy pocas salidas.

En el caso de la subida de temperaturas, tras el que está el calentamiento global, que nos está llevando al actual cambio climático, hay que decir que “históricamente” la TIERRA ha mantenido una temperatura bastante constante durante toda su evolución, y si bien es cierto que la temperatura media se ha movido, a lo largo de los millones de años anteriores, aproximadamente entre los 10 ºC y los 20 ºC, con una media de alrededor de 13 ºC o 14 ºC, es también cierto que el ritmo de esas subidas y bajadas fue siempre lo suficientemente lento como para permitir que la BIO se adaptara al cambio.

04-por-las-fronteras-del-clima

Por tanto, una primera cosa que deberíamos hacer es precisamente lo que seguramente no haremos, como sería mantener el desarrollo, pero haciéndolo más lento en todos aquellos aspectos que, directa o indirectamente, pongan en peligro la BIO. Un aspecto concreto sería el de la revisión a fondo del modelo energético, ya que el calentamiento global avanza deprisa, y sólo una rápida interrupción de nuestro consumo de energías fósiles puede frenar esa indeseable tendencia. Debemos convencernos de que, por ahora la energía nuclear es el remedio “menos malo” frente a los males del cambio climático, ya que no emite gases invernadero a la atmósfera y, además, puede satisfacer nuestra demanda  energética.

Por supuesto debería hacerse el máximo esfuerzo posible en alcanzar la fase operativa de la energía nuclear de fusión, en la que hace decenios se está trabajando, para alcanzar la situación ideal de ir cerrando los actuales reactores de fisión, al tiempo de irlos sustituyendo por los reactores de fusión. Mientras tanto, las energías renovables, sin duda limpias, no pueden proporcionar la energía suficiente que necesita nuestra civilización desarrollista, pero sí pueden ayudarnos a complementar la oferta energética.

Recordemos aquí la gran diferencia entre ambas fuentes de energía nuclear, la de Fisión = Romper (MALO) y la de Fusión=Unir (BUENO). De hecho, el Sol es un enorme Reactor Nuclear de Fusión, en el que cada segundo 564 Mt (millones de toneladas) de hidrógeno se transforman en 560 Mt de helio y los restantes 4 Mt se transforman en energía radiante, que es emitida al espacio y una pequeña parte de ella alcanza la Tierra, aportándonos la más conocida de las energías renovables, la energía solar.

La unión necesaria y suficiente para que la TIERRA continúe siendo el planeta Tierra actual, es que la humanidad, que es sólo una pequeña parte de la BIO, se una al resto de los seres vivos y respete las normas, formas y tiempos que necesita la GEO. Así, y sólo así, la TIERRA jamás será vencida y no optará por prescindir de la BIO, incluidos nosotros.

Adolfo Marroquín Santoña

Noticias y comentarios sobre temas científicos

Sobre el autor

Adolfo Marroquín, Doctor en Física, Geofísico, Ingeniero Técnico Industrial, Meteorólogo, Climatólogo, y desde 1965 huésped de Extremadura, una tierra magnífica, cuna y hogar de gente fantástica, donde he enseñado y he aprendido muchas cosas, he publicado numerosos artículos, impartido conferencias y dado clases a alumnos de todo tipo y nivel, desde el bachillerato hasta el doctorado. Desde este blog, trataré de contar curiosidades científicas, sobre el clima y sus cambios, la naturaleza, el medio ambiente, etc., de la forma más fácil y clara que me sea posible.


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031