Skip to content

Ufffff!… El estilo poligonero

2012 mayo 17
por Blogueros de Plasencia
Oro, mucho oro, piercings, y pintas imposibles en el botellón.

Oro, mucho oro, piercings, y pintas imposibles en el botellón.

A ver cómo digo esto sin  faltar a nadie: ¡vaya pintas que se pone la peña! Y no, no es solo que yo sea muy exquisito, que  posiblemente lo sea, es que ves cada cosa que te dan ganas de hacer ‘un urdangarín y salir corriendo como si te persiguiesen los paparazzis. Hoy me voy a referir  a esa pseudo-tribu urbana que en Plasencia conocemos como “irus” y en otras  partes como “poligoneros”.

Queriendo imitar a sus ídolos reyes del balón -nuevos multimillonarios, sin clase, ni gusto ninguno en la mayoría de los casos-, los reyes del anti-glamour local se colocan el chándal sea cual sea la hora del día o de la noche, a juego con unas gorras diminutas que antes solo se ponía el tonto del pueblo y ahora dejan entrever cortes de pelo imposibles, generalmente  con mechas y/o dibujos tribales recortados en la nuca.

Les gusta también colocarse piercings en lugares cada vez más raros y en más cantidad, tanto que algunos parecen árboles de Navidad con tanta bola brillante en la cara. Todo ello acompañado de oro, mucho oro. Quizás de ahí venga el palabro “iru” con el que denominamos en Plasencia a estos personajes que se reúnen alrededor de sus coches que  tunearon durante la época de explendor del encofrado y del andamio, provistos de equipos de música superiores en luces y decibelios a muchas discotecas.

Generalmente sus compañeras, adictas al eyelainer y a los pendientes de oro en forma de aros retorcidos, visten también de forma casual, brillando tanto o mas que ellos. A los escotes de vértigo, que dejan asomar tatuajes varios e incluso algún móvil recogido calentito entre los senos, hay que sumar mallas o pantalones pitillo -incluso a veces sin tener piernas pitillo– y bailarinas mas propias de estar por casa que para salir de marcha; aunque, eso sí,  más cómodas que los taconazos de polipiel con los que acompañan minúsculas minifaldas que poco dejan a la imaginación, sea cual sea la temperatura o la época del año. Y todo todo bien apretadito, marcando tipo o lorzas, dependiendo del caso.

En la competición que mantienen por ver quién va más a la peluquería, ganan ellos de largo. Todos, y digo todos, llevan el pelo perfectamente arreglado siempre, (por no hablar de las cejas), en contraposición a ellas, que gustan de llevar las raíces bien morenas y las puntas bien rubias, con estrafalarios moños a lo Amy o melenas languidecidas a base de planchas o extensiones.

Un poquito de por favor! Pensad en el resto de los mortales que tenemos que soportar estas visiones y poneos un pelín menos de brillo. Deslumbradnos con vuestra belleza y vuestra juventud, no con el táctel de vuestros chandales.

En otra ocasión hablaremos de los “pijos antiguos” curiosa especie que encuentra en Plasencia un hábitat más que favorable para su existencia. Y, tal vez mas adelante, no lo prometo, me atreva con los “fashion-victims”  (¡ay!, eso me va a doler).

  • gallega

    Hoy me toca aplaudirte !! que razón tienes!!!.
    Estaré pendiente de esa raza que no creo se extinga jamás como son los ” pijos antiguos ” pq creo que la disfrutaré muchísimo

  • gallega

    Solo te pediría una cosa; las lorzas no deberían estar aquí. Es un peligro nombrarlas cuando hay cada día mas trastornos de Alimentación. Que cada uno acepte su cuerpo tal como es debe ser priritario sinó deseas cruzar al otro lado del espejo. Y creeme , cuando ya estas al otro lado ni te has dado cuenta ni pedirás ayuda al menos que seas muy inteligente
    Dejemos las dietas milagro, las pastillas que eliminan dos kilos en tres días y si se quiere marcar pecho o ponerse una mini que saque tripa o que las piernas no sean de bailarina !! ENHORABUENA!!.
    OJalá todos fueramos como ellos

  • zumito

    Un poco superficial me pareces a mi. Por cierto, espero que también despotriques sobre el grupo que me engloba: “los frikis gordos con camisetas de memes de internet”, que también “semos” unos cuantos.

  • pelihuevi

    Jajajaja… Te ha faltado añadir el tema móviles, sonando esas canciones reggetoneras según van paseando por la calle (también tipo “tonto el pueblo” con gorra y todo – antiguamente con radio-cassette)… totalmente insufrible!

  • belmonte

    MUY BUENO TU COMENTARIO HERNAN, ESPERO EL DE “LOS PIJOS ANTIGUOS” SEGURAMENTE ESTOY MAY PROXIMO.

  • periquito22

    No hablas nada positivo de este grupo social.Todos tus comentarios y descripciones están hechos con sorna y respiran crítica negativa por los cuatro costados. Esto es un medio que lo puede leer cualquiera (público) y se respeta tu opinión, faltaría más, pero con este artículo se ve que fomentas el distanciamiento y discriminación de este grupo con algo tan banal como es la forma de vestir. Incluso te refieres a ellos en más de una ocasión como “tontos del pueblo” Explicas que usarás esta técnica con otras “tribus”. Se nota en la lectura que tienes facilidad para escribir. Cómo crítica, espero que te la tomes constructivamente, te digo que es una pena que tu forma de aprovechar la oportunidad que te brinda esta plataforma sea “poniendo a caldo al personal placentino”.

  • bixo

    Me ha parecido buenisima y divertida tu entrada Hernán.
    Voy a crear un grupo facebook: “Personas que salen con mieDo a la calle por si lo poligonero se contagia”.

  • clemenza

    Muy bueno, Hernán, si señor! Espero impaciente el siguiente, jejejeje…

  • 4481471

    Pues si no querías ofender a nadie has errado en tu propósito… del todo. Me gustan las críticas ácidas como a la que más y disfruto mucho leyendo artículos que esconden entre sus líneas un poquito de mala leche pero, y siento decirlo, esto ni es sutil ni gracioso… es agresivo y sin chispa.
    Espero a los “pijos antiguos” con ganas, a ver si también arremetes sin tacto ninguno o por el contrario ensalzas sus virtudes… veremos.
    Un saludo.

  • ciudadjardinjitanos

    Jajaja muy bueno !!!! Si no quieres ofender….. Hazlo!! Esta gente solo con salir nos ofende a los demas 🙂 sino cruzate un savado con grupito de estos haber si te llaman guapo o por lo contrario te regalan una una docena de collejas. Posteo un video que le pega muy bien al relato del compañero http://www.youtube.com/watch?v=h6k5qbt72Os&nomobile=1

  • stylossas

    Hemos descubierto este blog por casualidad, a partir de ahora te seguiremos, enhorabuena de parte de tus paisanas y también blogueras S-tylossas ( http://s-tylossas.blogspot.com ) y esperamos con ganas lo de los Fashion Víctim aunque también nos dolerá!

  • 4745211

    Tengo una simple duda con respecto a este post ¿Se supone que tenía que ser gracioso? Por que a mi me parece una ataque de lo más gratuito hacia un colectivo de personas sólo por su forma de vestir y mucho menos por el físico, vamos lo que se dice juzgar por la imagen…..¿se puede ser más superficial?
    Puede gustarte o no la forma de vestir de la gente, pero ante todo hay una cosa muy importante el RESPETO.
    Desde mi punto de opinión, ni se ha conseguido abordar el tema ni desde la ironía y de sentido humor, y sobretodo desde el respeto. Y esto último es una cosa recíproca, respeta y te respetarán.

    “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.” Albert Einstein

  • gallega

    Creo 4745211 que no busca meterse con la forma de ponerse la ropa sino con esas cosas qu han ido haciendo autenticas maniquies llenos de tatuajes piercing por todos los lados, esos pelos pincho que si tocas casi que te cortas.
    Yo recuerdo mi epoca rocker, la recuerdo por esas faldas que se colocaban de colores horrorosos, por esos tupes que cuando los miro en fotos se me pone la cara de todos los colores. De haber ido a conciertos sin saber quien era el grupo y matarme con las masas por lograr un bun lugar y de beber en apuestas interminables.
    Y si ahora se meten con ello ¿ qué ? Me reire de lo que cuenta pq él tiene mas gracia y salero que yo al hacerlo.
    Fue una epoca.
    Solo le he pedido que tenga cuidado con ciertos trastornos alimenticios que por desgracia no son un juego para muchos y estoy segura que esta persona lo tendrá .

  • 4481471

    Me da miedo salir a la calle en chandal no sea que me transforme en “iru” sin darme cuenta…

  • belmonte

    MUY BUENO TU ARTICULO HERNAN, ESPERO ANSIOSO EL QUE ANUNCIAS SOBRE LOS PIJOS ANTIGUOS, SEGURO QUE ESTOY MAS PROXIMO.

  • chipigolio

    PERO VAMOS AVER!QUIEN TE CREES QUE ERES TU PARA HABLAR DE LA GENTE ASI!LA GENTE VA POR LA CALLE COMO LE DA LA GANA QUE PARA ESO TENEMOS UN PAIS LIBRE!O ACASO TE DECIMOS A TI QUE NO VALLAS POR LAS CALLES CON ESA PLUMA,POR CIERTO AVER SI HACES A LOS “DE LA PLUMA”QUE VAN POR CALLE MIRANDO POR ENCIMA DE TODO EL MUNDO!

  • ciudadanosim

    Lo que me he reído con el artículo. Me gusta la forma irónica y graciosa que tienes de escribir
    .
    No todo el mundo tiene esa destreza y esa capacidad de escribir y parece que eso molesta. O quizás molestan otras cosas que van hacia a lo personal y aprovechan el anonimato que les brinda esta página para arremeter contigo, como puedo leer en este último comentario de un trastornado.

    Sinceramente, no creo que te hayas metido con nadie y, como puede pasar con un monólogo, con las viñetas de revistas o periódicos y demás, pueden crear risas de situaciones o forma de vida con un punto irónico, divertido, que no percibo que sea malo y que veo que son necesarias cada día más para poder dejar un poco de lado las preocupaciones y las inquietudes que afloran al abrir cada día el periódico o encender el televisor.

    Mi consejo: sigue con tu gracia y tu chispa que vas bien.
    Mi consejo para otros: comer más fibra.

  • danielin

    Señor Cortés, me temo que usted desconoce origen de la palabra “Iru”.

    Un poquito de historia:

    Allá por 1996, si la memoria no me falla, se celebró en el estadio Municipal de Plasencia un partido de fútbol disputado entre la U.P. Plasencia y la A.D. Mérida, clubes que se jugaban el ascenso a la categoría de 2ºB.

    A ese partido acudieron numerosos jóvenes placentinos, filiales de la U.P.P. y otros, futboleros todos ellos, y al terminar el partido se reunieron a la salida del estadio, en la zona delimitada por la piscina municipal, el pabellón de baloncesto (la bombonera) y la puerta metálica, grande, del propio estadio, decenas de jóvenes que esperaban ansiosos la salida de los jugadores para pedirles autógrafos a los más famosos.

    Entre los futbolistas de más renombre se encontraba Aitor Iruarrizaga Amarika, portero del A.D. Mérida, célebre portero del Athletic de Bilbao y del Compostela y conocido por los coleccionistas de cromos por su sobrenombre: IRU.

    http://pictures.todocoleccion.net/tc/2011/05/28/27105641.jpg
    http://pictures.todocoleccion.net/tc/2010/09/19/21601681.jpg
    http://www.bdfutbol.com/es/j/j36.html

    Ni que decir tiene que los más fanáticos, ávidos de conseguir la rúbrica del portero comenzaron a gritar intensamente “¡¡IRU, IRU!!” para llamar la antención del guardameta. Algunos de ellos, como yo, por ejemplo, llegaron a casa con algunos autógrafos, entre los que estaba el que nos ocupa.

    Todos los jóvenes placentinos que presenciaron la eliminatoria y la posterior petición de autógrafos, bromearon durante aquella noche y durante las posteriores semanas utilizando a gritos la muletilla ¡¡IRU, IRU!! para reclamar la atención de algún conocido que caminaba lejano o bien como apelativo jocoso.

    Claro está que aquellos que no conocen la razón de aquella palabra tienden a creer que su origen radica en las personas que lo dicen e ignoran que aquella expresión se generó en una situación que vivieron algunos de ellos.

    La etimología no es una deformación de la palabra ORO como usted concluye. Que algunos de los que tengan la costumbre de pronunciar la expresión IRU lleven oro es una circunstancia meramente casual y creo en su origen no representaba una parte estadísticamente representativa del grupo que asistió a aquel partido: dudo mucho que en 1996 la mayoría de los filiales y seguidores de la U.P.P. llevase oro habitualmente, ni se preocupasen en exceso por la moda: no recuerdo “fashion victims” en aquellos círculos en aquella época.

    De aquí en adelante espero que no presuma de conocer la etimología de una expresión sin consultar antes algunas fuentes al menos bien informadas.