Hoy
img
Fecha: mayo, 2012
La sostenibilidad de las dehesas debe ser valorada en la distribución de ayudas de la PAC
Marta Fallola 28-05-2012 | 3:17 | 0

La dehesa aporta una serie de beneficios ambientales, económicos y sociales no reconocidos plenamente hasta ahora por el mercado ni por la UE. La sostenibilidad de estas explotaciones agrosilvopastoriles debería constituir un criterio adicional en la percepción de ayudas en el marco de la Política Agraria Común (PAC). Esta es la propuesta del estudio publicado en la revista científica Ecological Economics por expertos de la Escuela de Ingenieras Agrarias de la UEx, a la luz de la reforma actual de la PAC

 Las sucesivas reformas de la PAC han generado una desigual distribución de las ayudas que generalmente han ido hacia las explotaciones más intensivas en detrimento de aquellas con carácter más sostenible. Por ello, el objetivo de los investigadores de la UEx ha sido estudiar la sostenibilidad de los sistemas agroforestales españoles como criterio de condicionalidad para la obtención de subsidios en el marco de la PAC.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, las explotaciones más diversificadas son las más sostenibles, y por ello, son las más idóneas para ser elegibles en un hipotético sistema de condicionalidad de las ayudas ligado a criterios de sostenibilidad. Hoy, la condicionalidad de las ayudas de la PAC no hace referencia explícita a la sostenibilidad sino a los requisitos legales de gestión y las buenas condiciones agrarias y medioambientales que debe cumplir el agricultor para la percepción de los pagos directos (Art. 3 del R (CE) n º 1782/2003).

La metodología que ha permitido esta conclusión se ha inspirado en los tres criterios que miden la sostenibilidad, el económico, medioambiental y social. Los atributos asociados a estos tres aspectos fueron a su vez cinco: adaptabilidad del sistema; autogestión o la capacidad para regular y controlar sus interacciones con el exterior; equidad social o capacidad del sistema para distribuir de manera justa los beneficios y costes;  estabilidad; y por último, productividad o rendimientos y ganancias. De acuerdo con esos atributos, se definieron una serie de indicadores de sostenibilidad que aportan información clave sobre el sistema en cuestión desde un punto de vista económico, social y ambiental. Asimismo, se establecieron una serie de criterios para la transformación de los valores originales de los indicadores en índices de sostenibilidad de carácter porcentual, que se aplicaron a cada una de las 69 explotaciones encuestadas.

Las explotaciones (ganaderas, agrarias y forestales) más diversificadas como la dehesa, son más sostenibles en función de los índices elaborados, y por tanto, estarían en la mejor posición. Los sistemas mixtos (vacuno-ovino-porcino) fueron los más rentables y sostenibles, presentan los indicadores económicos promedios más elevados, y también las mejores puntuaciones en cuanto a productividad, adaptabilidad, estabilidad y equidad.

El propósito de la investigación, según Juan Agustín Franco, investigador de la UEx, es también promover el cambio de  “la cultura de la subvención” a la cultura de los ingresos, de iniciativa económica, es decir, se trataría de retribuir un servicio que la dehesa está aportando a la sociedad. La mayoría de los expertos consideran la dehesa como un  bien público ambiental de interés general, que se debe proteger y apoyar desde las instituciones europeas. Así, el estudio enumera los múltiples beneficios de la dehesa, (…) “contribuye al desarrollo rural, previene el abandono de tierras, impulsa la protección de ecosistemas naturales, promueve la  biodiversidad, contribuye a mejorar la gestión de recursos hídricos, mitiga el cambio climático por medio del control de los procesos erosivos, y permite sostenibilidad de proceso productivo a largo plazo”.

La propuesta de reforma de la PAC, publicada por la Comisión Europea en octubre 2011, fija como objetivo a partir de 2013, “una gestión sostenible de los recursos naturales al fomentar prácticas productivas que garanticen y mejoren el suministro de bienes públicos ambientales y ayuden a paliar el cambio climático” (http://ec.europa.eu/agriculture/cap-post-2013/index_en.htm). La propuesta está siendo debatida en al actualidad en el seno de las instituciones comunitarias, y se espera que la legislación resultante entre en vigor a partir de 1 de enero de 2014.

Esta investigación ha sido publicada en la revista Ecological Economics, y se enmarca dentro de las tesis doctorales de Paula Gaspar (Proyecto de la Junta de Extremadura: “Caracterización técnica y económica de los sistemas extensivos”) y Juan Agustín Franco (Proyecto del MEC: “Valoración económica de la erosión”).

 

Ver Post >
El comportamiento inteligente de las abejas inspira el desarrollo de programas informáticos
Marta Fallola 02-05-2012 | 3:09 | 0

¿Qué tiene que ver el comportamiento de las abejas, las hormigas o luciérnagas con un programa informático? Mucho más de lo que pensamos. Así nos lo demuestra la colaboración entre informáticos y biólogos en el ámbito de la llamada “computación bioinspirada

La computación bioinspirada o bioinformática se inspira en el comportamiento inteligente de la naturaleza. El Grupo de Investigación ARCO de la Universidad de Extremadura está actualmente llevando a cabo estudios a partir de la observación del comportamiento inteligente de las colmenas de abejas productores de miel. Las prometedoras conclusiones de sus investigaciones apuntan al desarrollo futuro de un programa informático o software al servicio de otras investigaciones y/o aplicaciones, principalmente en el ámbito de la secuenciación del ADN.

El investigador de la UEx Miguel Ángel Vega nos explica cómo los estudios se han inspirado en la conducta de las abejas. Hay tres tipos de abejas: las abejas obreras, observadoras y exploradoras. Las primeras tienen como función esencial recolectar el polen y comunicar a las abejas observadoras donde se encuentran las flores, a qué distancia y la cantidad de polen. Las abejas observadoras interpretan la información a través del  “baile” del abdomen de las obreras, y deciden seguir a aquellas abejas que más les convencen. Por último, las llamadas abejas exploradoras, como su nombre indica, se aventuran en el entorno buscando al azar nuevas flores.

Este sistema de trabajo traducido a la resolución y optimación de un problema informático significa que las flores son la solución a un determinado problema, y el polen representa la calidad de la solución. Los algoritmos informáticos reproducen este  proceso, buscan soluciones cercanas (flores), y de entre las mejores soluciones cercanas optan por las de mayor calidad y eficiencia (polen), para de esta manera aumentar los recursos en las mejores propuestas. De forma complementaria, se buscan otras soluciones al azar, por si a través de este procedimiento se encuentran buenos resultados también. Este proceso, repetido numerosas veces, proporciona soluciones razonadas susceptibles de ser aplicadas en terminados campos de investigación relacionados con la genética y la evolución de las especies.

¿Por qué son útiles los algoritmos bioinformáticos en el campo de la biología?,  porque permiten la búsqueda de patrones, es decir, de pequeñas secuencias de ADN, que se repiten en el genoma humano o de otro ser vivo. De esta manera, es posible descubrir nuevos genes, etiquetar la función de algún gen o incluso de cierta proteína. Por otro lado, la computación bioinspirada es una herramienta importante también en la ciencia filogenética, que estudia la evolución genética de las especies con el objetivo de determinar los ancestros de ciertos organismos. Aquí, los campos de aplicación posibles van desde la paleontología, la obtención de nuevas variantes de fruta en la agricultura, hasta la obtención de árboles filogenéticos de enfermedades.

Esta investigación ha sido publicada recientemente en la revista científica “IEEC” Transactions on systems, Man and Cybernetics PartC: Application and Reviews.

Ver Post >
Sobre el autor Marta Fallola
“Trabajo en el Servicio de Difusión de la Cultura Científica de la Universidad de Extremadura, cuyas misiones principales son comunicar la I+D+i que genera la UEx y organizar actividades de divulgación científica. Nuestros proyectos tienen la finalidad de acercar la ciencia y la tecnología a la sociedad en general. A través de este blog pretendo compartir el conocimiento, las experiencias y la investigación que llevan a cabo los investigadores de la Universidad, y promover un espacio de encuentro y opiniones que contribuya a fomentar la cultura científica, porque la Ciencia también es Cultura.”