Hoy

img
Fecha: febrero, 2016
ALERTA “O” Y VUELTA A CASA
José Moreno Losada 26-02-2016 | 2:48 | 0

 Cristina ya está en casa

De la oscuridad a la luz, de la muerte a la vida, del dolor a la esperanza…todas estas tensiones son las que se han vivido en estos meses últimos en la experiencia de Cristina y su familia. Desde aquellos días primeros de Septiembre, hasta estos de Febrero, ha habido todo un proceso que merece ser narrado y, sobre todo, contemplado y meditado. Traigo a colación dos relatos de los muchos que esta experiencia nos ha sugerido y motivado en este proceso de salud y vida. Uno de los primeros y el último, para acoger agradecidamente el contraste de la vida y la luz frene a la muerte y la oscuridad, en el seno de una humanidad que merece la pena.

ALERTA “O”  (12 DE SEPTIEMBRE 2015)

“Sigue mejorando así es que hoy ya la han puesto en “alerta 0”. Nos pueden llamar en cualquier momento porque es la primera a nivel nacional…tengo unos nervios!!! Pero es campeona y luchadora así es que lo conseguirá, porque se lo merece y así es lo que deseamos todos”. Son los últimos watsaps de Teo la madre de Cristina, que estoy recibiendo. Llevamos días de intensidad fuerte en el deseo, el sueño y la oración incesante por Cristina, Joven estudiante universitaria de Económicas en Badajoz. Los padres, junto a su familia, rodeados de todos los que los quieren, lo están viviendo en primera persona. Han tenido que entrar de nuevo – tras la pérdida de un hijo- en el huerto de Getsemaní con esta enfermedad de su hija Cristina, que pasó de una gastroenteritis a una situación de peligro mortal en pocas horas, donde sus órganos vitales se vieron afectados de un modo muy grave.

Desde entonces, la lucha sin cuartel de una humanidad y una sociedad que está mostrando la capacidad de ser digna y fraterna con claves de justicia y compromiso. Desde los profesionales del Infanta Cristina que lucharon  por su vida, por mantenerla y sostenerla para poder enviarla a Puerta de Hierro en Madrid, y luchar allí con más medios y posibilidades en una situación de gravedad extrema. Ahora los mejores medios del mundo puestos a disposición de esta joven extremeña, como si se tratara de la mejor reina del mundo. Y tras cierta recuperación, se abre la ALERTA 0.Una alerta que mantendrá a sus padres pegados al móvil con una intensidad de esperanza y de latidos de corazón sin igual, y que nos tendrá a todos pendientes de ese watsap, que si Dios quiere, nos dará la señal de que ya está el proceso en funcionamiento. Que hay órganos donados para poder venir en ayuda de Cristina, para reforzarla y revitalizarla en la novedad del misterio de la solidaridad que genera vida hasta de la muerte y el dolor. Ahora a esperar, una espera que es posible desde la grandeza de lo humano. Es cierto que tenemos deficiencias en todos los niveles, políticos, económicos, sociales, pero también lo es que tenemos la capacidad de dar la vida, de entregarnos, de ser unos para los otros y entrar en el juego de una fraternidad sin límites. Es lo que origina el sentido y la esperanza de la vida auténtica. Es posible la esperanza porque tenemos unas estructuras que están pensadas desde las personas y para las personas. Porque sabemos que habrá personas dispuestas a entregar los órganos de un familiar para que den más vida, y lo harán desde el dolor y la pérdida de un ser querido. Porque ante la donación, habrá todos unos medios de tipo profesional, técnico, económico, político que van a favorecer que se realice el traslado y el trasplante, sin mirar costes, tiempo, entrega, sacrificio, celeridad… Es posible esperar porque la grandeza de lo humano ante los límites es insospechable, y hay mucha bondad en la historia y en nuestro mundo.

CRISTINA HA VUELTO A CASA… (Febrero 2016)

Desde  entonces, más de una vez me habéis preguntado por esa chica de corazón nuevo… Hoy CRISTINA ha llegado con SUS PADRES, Teo Muñoz Sánchez Y Nano a su casa, ha dejado el hospital de Madrid…Ya ha dado sus paseos antes de salir de allí. Todo un milagro de amor realizado entre todos, médicos, enfermeros, familia, amigos… todo el amor le ha devuelto la vida, y así ha entrado en su casa, llena de amor, con un corazón nuevo que ha sido vitalizado por millares de corazones que la quieren y la animan, conocidos y anónimos, todos unidos por una esperanza y una ilusión. Ahora a caminar y a vencer dificultades, pero todas con amor. Cristina Estamos contigo¡¡¡ Eres un símbolo para todos nosotros, en ti hemos recibido lecciones de multitudes de personas que se han unido para que tú tengas vida, que se han asociado a ti y se han puesto a favor tuyo y de los tuyos, para que el corazón siguiera funcionando. En ellos hemos visto lo mejor de la humanidad y no queremos olvidarlo. Ahora entendemos lo que dice Dios de que nos dará un corazón de carne, sensible, humano, justo… y entendemos que Cristo se nos ha dado entero para que tengamos vida. Pero sobre todo sabemos que tú has luchado por vivir, ninguna dificultad te ha parado, has vivido tu dolor y tu enfermedad de un modo único. Por eso eres referente para nuestro trabajo y nuestra lucha personal. En ti sentimos el ánimo en esta cuaresma para hacer un camino que nos de los mejores sentimientos, que nos cambie las durezas de nuestro corazón, nuestro corazón de piedra, para que sea de carne, novedoso, con ganas de vivir y de dar vida, de ser generosos, atentos, de escucha atenta, de solidaridad, acompañamiento, gozo, abrazo, ilusión, esperanza…Gracias Cristina, bienvenida.

José Moreno Losada

Ver Post >
El pan amargo de la precariedad…
José Moreno Losada 19-02-2016 | 12:34 | 1

HÉROES HERIDOS Y ANÓNIMOS

El pan nuestro de cada día, la precariedad y las prácticas indignas en los ámbitos laborales actuales… Para que ellos sigan jugando a ser políticos y a darse o no darse la mano…

Sólo hace dos días y sólo me lo cuentas a mí. Llegaba a casa y recibía tu llamada, porque estabas por mi barrio, para saludarme y echar un rato. La verdad que era yo quien había quedado en llamarte a ti para vernos, pero tú no llevas cuenta de quién tiene que llamar. Te apetecía y punto. Bromeé al verte llegar calle abajo, con tu traje de chaqueta y corbata, diciéndote si habías votado a Podemos que ya se ponen pajarita y te reíste a carcajadas. Te pega ir vestido así, porque eres todo un señor, un verdadero héroe.

Estudiaste y te preparaste, tu currículum es bueno en este sentido, en una familia en la que nadie había estudiado, aunque a ti te sabe a poco, porque querrías saber mucho más. Hace poco le has enseñado Madrid a tus hijos, y estabas orgulloso de todas las explicaciones que le habías podido dar, por haber tú sido formado por un tio tuyo que conocía muy bien Madrid. Tenías alegría por haber sido tú el que habías llevado a tus hijos, por primera vez, a la capital y gozar con ellos de esa primicia. Lo cuentas con unas ganas y unas fuerzas envidiables. Te gusta saber y estás dispuesto a aprender. Tienes unas habilidades sociales envidiables, te enfrentas a retos y dificultades con ánimo y venciendo los sufrimientos, que también tienes. Has trabajado siempre con tesón y ánimo, hasta que el hacha de la crisis te cortó cabeza junto a muchos. Nunca has sido ambicioso, sí responsable y trabajador. Ahora llevas años en una lucha tremenda de reformulación de tus trabajos y quehaceres, bicheas a mil por cien para ganarte tu pan y tu sustento, y poder atender a las cosas de tus hijos; se te han saltado las lágrimas porque en los reyes no le han traído lo que ellos han pedido, sino lo que han podido traer, y lo has tenido que revestir de magia y de posible equivocación.

Desde hace unos meses, con una alegría inicial de trabajador ilusionado y capaz, te hicieron un contrato con condiciones que, en principio, parecían dignas, con un fijo y comisiones según trabajo y retos conseguidos. Poco duró la alegría, la empresa sin contar con nadie cambió las normas en un abrir y cerrar de ojos y te dejó en la calle -sin elemento de seguridad que suponía una base fija-, a la intemperie, sin ninguna seguridad, para que comiences de cero cada mañana, cada semana, cada mes, cada año y así te esfuerces más, como el que siente que puede ahogarse. Y ahí te encuentras a la intemperie total, ahora casi a mediados de mes, con mucho trabajo y poco fruto, sin saber que va a pasar, aunque el mes pasado te felicitaron como el mejor trabajador de la zona sur. Les habías dado los mayores beneficios, sin ningún gasto por su parte, sólo entraba en el contrato el desgaste de tu dignidad en la precariedad, y a la vez viendo desaparecer injustamente a otros compañeros que son tratados como puros objetos de usar y tirar, una vez que no dan lo que de ellos se quiere, sin darles las condiciones más mínimas para lograrlo.

Por todo esto, cuando te veo motivado, vestido de traje y con tu corbata, buscando y deseando crear, tragándote tu dolor y tus lágrimas, creyendo en un mañana mejor, haciendo mil cosas complementarias desde cortar y envasar, a volar y soñar por el cielo, me siento orgulloso de ti. De tu amistad y tu gracia, de tu personalidad y paternidad, de tu compañerismo y mundo de relaciones cuidadas, de tu sensatez y trabajo personal de tu carácter y tus emociones, de tu sinceridad y transparencia, de tu prudencia y tu fortaleza, de tu proyecto de vida, los objetivos y los medios con los que te propones alcanzarlos. Y me uno a ti, porque contigo me siento animado, fortalecido, acompañado, caminante, consolado.

Tú me abres la puerta de toda esa gran masa de ciudadanía que cada día en el silencio y en la formalidad de la normalidad son héroes, personas llenas de grandeza en su debilidad, que cada mañana comienzan de cero pero sin dejar de ser ellos mismos nunca, ni de ser para los demás. Ahí veo los tesoros más grandes de esta sociedad, en vasijas de barros, llenas de debilidad pero sobre todo de una dignidad ganada a fuego e intemperie. Os tratan como esclavos, pero sois verdaderos señor. Y no olvides que, cuando en la intimidad callada de tu amistad auténtica regalada para mí, te permites que emerjan tus lágrimas de dolor, agobio, impotencia, rebeldía… en mi presencia, comulgo con el Jesús de Nazaret más auténtico que encuentro en la vida, el que el otro día compartimos cuando te acercaste a la eucaristía, también anónima en una tarde de invierno, porque tú llevas la procesión por dentro. Gracias, Amigo.

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.