Hoy

img
Fecha: noviembre, 2016
Hasta dar su sangre… (Jóvenes estudiantes)
José Moreno Losada 29-11-2016 | 12:44 | 0

Otro botellón y otro estudio

No saldrá en los periódicos como noticia mañana, quedará oculto y anónimo pero os prometo que es real. Hoy he pasado varias veces por este pasillo de la facultad y he visto a montones de estudiantes con un papel en la mano donde habían apuntado sus datos y se estaban haciendo donantes de sangre. Algunos los conozco de mi asignatura.  Les he preguntado si estaban para tutoría o exámenes y me han respondido con rapidez que estaban para dar su sangre. Se les veía en silencio, sin algarabía, pensativos, algunos en grupos, otros en solitario, pero todos decididos y firmes en esa acción. Hacían cola para dar su sangre. Las enfermeras no dan abasto en la toma de datos y en la acción de extraer estas gotas de vida y de esperanza para otros que las necesitan. Estaban dando vida.

“Si te implicas, te aplicas”

La reflexión en mi interior no se hace esperar, bendigo la generosidad, el sentimiento de ser para los demás, de compartir. Estos valores están dentro de ellos, les mueven, hay que promoverlos, catapultarlos, bendecirlos. Cómo no creer en los jóvenes. El Domingo en mi propia Parroquia había decenas de jóvenes que estaban allí para participar en la Eucaristía, en el momento de las ofrendas presentaron las campañas de acción que quieren llevar a cabo en sus ambientes estudiantiles: en los institutos quieren concienciar y luchar contra las injusticias, “¿Injustos y a gusto?”, en la universidad animas  a ser activos y corresponsables “si te implicas, te aplicas”, en graduados por el ecumenismo y el diálogo interreligioso.

Con estas actividades programadas, la JEC los lanza más directamente al medio y al contacto con otros jóvenes creyentes y no creyentes , le llaman campañas.

Campañas de la JEC

Se trata de un trabajo profundo de formación sobre un tema determinado en el que, siguiendo las tres fases de la Pedagogía de la Acción (ver, juzgar y actuar) se analiza la realidad, se lee en creyente y, finalmente, se plantea una acción transformadora al medio.

Los temas de sus campañas dependen de la coyuntura, las demandas y los deseos de los estudiantes en cada momento pero hay asuntos recurrentes que trabajamos con cierta periodicidad: la opción por los pobres, la vocación, el sentido del estudio…

Afirman ellos que “el gran desafío en este último –sentido del estudio- es llegar a entender que nuestra carrera, nuestro estudio, puede ser una herramienta transformadora al servicio del Reino y, desde ahí, podemos ser médicos, ingenieros, maestros, músicos o periodistas que no enfoquen su carrera hacia la promoción personal o el éxito sino hacia la justicia, la lucha contra la pobreza y la opción por los últimos”.

Esto es de hoy…

Esto está ocurriendo hoy en jóvenes de nuestros institutos y nuestra universidad extremeña, en esta caso, son cristianos inquietos. No hace mucho participé en un encuentro de animadores de jóvenes estudiantes católicos en Salamanca, allí nos reunimos cincuenta personas de distintas diócesis españolas, profundizando en estos valores juveniles y en su quehacer y dinamismo. Hoy, como nunca, hacen falta animadores que crean en los jóvenes y apuesten firme por ellos.

Y hay más…

Los que son así no son noticia, pero son “la noticia”. Ahora mismo, tras pasar el pasillo lleno de estudiantes para dar su sangre, la nueva delegada de la facultad se muestra feliz y animada, va a entrevistarse con el decano. Se  han presentado a las elecciones de representantes de alumnos y cuenta con un grupo de once  compañeros inquietos que han sido elegidos y todos tienen ganas de trabajar y participar en la facultad. Otro signo más de vida y de esperanza. Hay muchos  jóvenes que están borrachos de ilusión, de esperanza y de generosidad.  Hay que apuntarse a ese botellón de la gracia y ensancharlo, si este crece, habrá menos comas etílicos y más dinamismo de paz  y alegría en nuestra sociedad.  Conozco y bendigo de corazón también todo lo que está siendo el trabajo de los jóvenes en el consejo de la juventud de Extremadura, de su saber trabajar juntos apostando por causas comunes, mirando más lo que les une y el sufrimiento de las personas en nuestra sociedad que de sus diferencias ideológicas. Sé tambien de la movida en el instituto Bárbara de Braganza de los alumnos del módulo superior por la igualdad de género, han logrado que se haga justicia pidiendo y exigiendo que se completara su profesorado, no les da igual estar sin clase o sin formación, quieren estar bien preparados y ahí si han sido noticia en nuestros periódicos… Son muchos los signos…

Apostemos por nuestros jóvenes, en nuestra facultad hoy no estaban dormidos, ni había coma etílico, habia bando de generosidad, de implicación de solidaridad, generosidad…no hay duda de que muchos de ellos están dispuestos a dar hasta su sangre.

Ver Post >
No faltó la luz ni el sol
José Moreno Losada 27-11-2016 | 10:24 | 0

La luz de amor

Todo pronosticaba que el día sería de fuerte y borrascosa lluvia, pero todo estaba preparado con un cuidado y una ternura que recordaba el hilo de esa celebración matrimonial: ” La medida del amor es un amor sin medida” (San Agustín).

La luz estaba asegurada porque es una cuestión de interioridad y de procesos personales y de pareja, la luz no se improvisa. Es necesario acogerla, conocerla, alimentarla, cuidarla, compartirla, manifestarla, darla, buscarla, encontrarla, sembrarla. Ayer había luz porque la tarea de inicio y consolidación para llegar al altar con el “Sí, quiero” tembloroso y cálido, lleno de sencillez y gracia, estaba bien cumplido en esa pareja de jóvenes enamorados e ilusionados- Venían a consagrar su amor ante el Padre de la vida y el Señor del amor sin medida. Daba cuenta de ello el libreto de la propia celebración, que se servía como regalo, para que nadie quedara fuera de esta celebración gozosa, donde la asamblea estaba formada a base de corazones tocados por lazos de sangre, de amistad y estima, de fe viva y compartida.

Se cumplió de un modo sensible el signo de que “nosotros no podemos ser sin vosotros”, sí con todos los que habían crecido, allí estaban: abuelos, padres, cuidadores, hermanos, tíos, primos, amigos, compañeros, hermanos de fe y de comunidad… no faltaron lugares y alusiones como Sierra Leona y los refugiados, también parte de ese nosotros completado en un vosotros de alteridad rota y desnuda.

Una Iglesia sacramental
La Iglesia había sido elegida por cariño profesional de la arquitectura artística de Adela y por la simbología que entendían que se identificaban con ellos y su ser: por una parte la profundidad, la coherencia, la quietud pacífica y sensata de Luis, por otra la dinamicidad, el movimiento, la inquietud, de la ola, del mar, de lo envolvente, en esas columnas manuelinas con las que baila Adela.

No se debían encender muchas luces artificiales, lo explicaba Adela, porque el edificio está pensado para la luz al mediodía, para cuando la profundidad y el dinamismo entran en el equilibrio de una luz que penetra por sus vidrieras, para llegar al centro del altar e iluminar el corazón de los que se aman y se presentan ante Dios para recibir su bendición. Se cumplia la armonia de lo divino y lo humano con la creación, Dios nos hizo a su imagen, el arquitecto creo con la gracia de ese Dios y pensó en el sol como reflejo de la luz divina en el templo, y Adela y Luis, venían con su amor a estrenarlo y hacer verdad esa fusión entre la luz de la vida, el amor, la gracia, con los rayos de ese sol regalo y penetrante que traían la bendición y la gracia a este amor regalado, tan divino por ser tan humano.

“Sí, quiero” grabado a fuego de sol

Y así ocurrió, donde la luz abundaba en el corazón de los que se amaban y se comprometían para la eternidad en la confianza en su Dios, donde la luz abundaba en las almas de todos los que le acompañaban y se unían al cariño para ser más fuertes y más grandes en la debilidad que se congratula con el fundamento de todo, allí mismo sentimos el guiño del creador que abría el cielo y mostraba esplendoroso los rayos de su sol para que revistieran nuestra luz de gracia y se abrazaran en un momento que hablaba de amor y eternidad. Dijo Dios hágase y se hizo. El amor explotó, el “sí quiero” se hizo gloroso y se grabó a fuego de sol de un modo que genera carácter, como un sello sobre el corazón y el brazo del amado y del amante.

El grito  amoroso de las criaturas

Lo gritaba toda la creación, en un aleluya y en un “laudato si”, que era proclamdo por las plantas sencilas y salvajes de la dehesa extremeña, las cuales al sentir  de san Francisco nos recordaban que el amor es libre, transparente y si alguien lo quisiera comprar con todas las riquezas del mundo se haría despreciable, porque sobre la riqueza y el esfuerzo está el regalo, la gratuidad y el don, y el amor pertenece a estos últimos, a los que se nos dan como un tesoro que hay que saber acoger y guardar, sabiendo que el dueño es el Señor de la vida y del amor.

La legría nos envolvió con el manto de la misericordia
La alegría de amor nos envolvió, Dios volvió a hacerse grande, en el amor de dos jóvenes y les cedió su presidencia para que alumbraran a todos los de casa, y todos salíamos exclamando, desde un sentimiento común,  que aunque no se habían encendido las lámparas, había mucha luz y el sol brilló en su momento, como lo había pensado aquel arquitecto e ingeniero cuando creó esta joya de la Iglesia de la Magdalena, para entrar por las vidrieras y envolver a los novios, confirmando que Dios no falta nunca a su cita, porque su amor es compasivo y misericordioso.

Ver Post >
Maestros, feliz día
José Moreno Losada 25-11-2016 | 10:58 | 31

El día del maestro.

Nos acercamos a la festividad de San José de Calasanz, en el que celebraremos el día del maestro. No olvidamos que el magis-ter (más) está llamado a ejercer su magisterio como un minis-ter (menos), o sea como un ministerio. Saber para ser y servir…un horizonte de bien interno para una profesión que es fundamental en nuestra sociedad actual: “Dime cómo enseñas y te diré qué maestro eres”… “no se trata de llenar un recipiente sino de encender un fuego”. Felicidades a todos los maestros. Y yo no puedo dejar de acordarme del texto joanneo donde presenta a Jesús como el verdadero maestro, en la última cena, cuando se dispone a lavar los pies a sus discípulos, oficio del esclavo-siervo más inferior de la casa: “Ma llamáis el maestro y el señor y decís bien, porque lo soy. Pues si yo el maestro y el señor os he lavado los pies, haced vosotros lo mismo” (Jn13).

En esta festividad quiero traer a colación una reflexión -lectura creyente- que hacía en la despedida de un profesor de la unvirsidad.

POR SU OBRAS… LOS CONOCERÉIS

(Al profesor universitario que ultima su labor)

Alguna vez te he visto  revestido con el traje litúrgico académico en los grandes acontecimientos de la universidad de Extremadura. En tu rostro  veía tu historia y tu corazón ensanchado y lleno de nombres de personas, lugares, acontecimientos. En realidad somos lo que vivimos y lo que nos relacionamos. Por eso ahora cuando el sol toma la belleza del atardecer en tu vida académica, de un atardecer que seguro que será largo porque se da en tiempo de verano, cuando la cosecha está en la era y hay que pasarle el trillo, es ahora cuando te ha de gustar abrirte a  la contemplación de lo vivido, siempre convencido de que “caminante no hay camino se hace camino al andar”.

Yo compañero y hermano

Yo como compañero y hermano en tu fe, la fe que compartimos, te hablo desde el corazón y de cómo yo te he conocido y reconocido. Para ello me uno a  ti, en tu oración, para dar gracias por tu vida y tu persona. Para ello recojo en esta mañana textos evangélicos que me recuerdan tu hacer y ser:

Al hilo del Evangelio del único maestro
TU JUICIO

 ”No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”.

Doy gracias a Dios Padre, porque nunca me he sentido juzgado por ti, ni te he oído juicios negativos sobre nadie. Qué bueno cuando la comunidad universitaria no se estructura desde los prejuicios y hace honor a su búsqueda de la verdad por caminos abiertos y fraternos.

TU GENEROSIDAD

 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá… Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es la ley y los profetas.”

Siempre que te he pedido, que te he llamado  y te he buscado, he recibido, me has contestado y te he encontrado. Además que he sentido que con mucha familiaridad me has pedido, me has llamado y me has buscado. Por eso me has dado la riqueza de la fraternidad, donde no hay ni haber ni debe, sino comunión y bienes compartidos. Qué bueno cuando la universidad haciendo honor a los que es  se hace verdadera “com-munio”, entiende el saber como servicio y  no olvida su bien interno a favor de las personas y la sociedad, consciente de que “una universidad que no sirve, no sirve para nada”

TU APERTURA

 “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. “

En lo que te he conocido nunca te has conformado con lo fácil y lo cómodo, en tu horizonte no ha estado la seguridad y el embudo de lo ancho para ti y lo estrecho para los demás. Tu embudo ha sido siempre ancho especialmente para los demás. Se te podrá acusar de poco exigente pero no de poco generoso. Gracias. La universidad que se cierra no es universal y se contradice en su propia realidad, es necesario abrirse a todas las “versiones” para construir la “unidad”, nunca la uniformidad de la ideología y el adoctrinamiento, no es otra cosa la “uni-versidad”

TUS COMPAÑEROS Y DISCÍPULOS

“Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos.”

Tus frutos… yo te conozco por alguno de ellos. Me recuerdas a Pedro Casaldáliga cuando habla del juicio final y cuando se encuentre con Dios Padre y le pregunte: ¿Has amado mucho? Comenta que abrirá su corazón y lo mostrará lleno de nombres. Tus frutos son los hombres que caben en tu corazón porque les has dado lugar en tu vida y en tus sentimientos. Ese es tu mejor currículum, y en ese sentido soy un pobre testigo de que es incalculable, mucho más que todas las condecoraciones que se pueden poner en tu vestido universitario de gala. La universidad  es un mundo de relaciones esa es su esencia y su identidad, somos lo que nos relacionamos, y la universidad es el lugar del encuentro del verdadero ecumenismo de saberes, ideales y utopías, sentimientos y futuro común.
 TU FUNDAMENTO Y SER

“ Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca. “

Y ahora cuando llega ese atardecer, que será tan bello, como rica ha sido tu vida, no te romperás porque tú has sido como el hombre sabio que ha edificado sobre la roca de la verdad, la alegría, la vida, la cercanía, la relación…y te seguirá faltando tiempo para seguir viviendo y queriendo.  Y la universidad no podrá olvidarte porque en ti va parte de ella y en ella queda parte de ti. Tú no has pasado por la universidad, sino que eres universitario y eso no se deja de ser ni siquiera en la muerte, por donde entrarás como desde una última lección aprendida – la del sentido de la vida- , al aula de la vida eterna y al laboratorio del amor sin medida. Gracias¡

José Moreno Losada

Ver Post >
Desde el pupitre…Felicidades¡
José Moreno Losada 24-11-2016 | 9:52 | 0

DÍA DEL MAESTRO (Oración)


Me llamáis maestro y señor…

Nos acercamos a la festividad de San José de Calasanz, en el que celebraremos el día del maestro. No olvidamos que el magis-ter (más) está llamado a ejercer su magisterio como un minis-ter (menos), o sea como un ministerio. Saber para ser y servir…un horizonte de bien interno para una profesión que es fundamental en nuestra sociedad actual: “Dime cómo enseñas y te diré qué maestro eres”… “no se trata de llenar un recipiente sino de encender un fuego”. Felicidades a todos los maestros. Y yo no puedo dejar de acordarme del texto joanneo donde presenta a Jesús como el verdadero maestro, en la última cena, cuando se dispone a lavar los pies a sus discípulos, oficio del esclavo-siervo más inferior de la casa: “Ma llamáis el maestro y el señor y decís bien, porque lo soy. Pues si yo el maestro y el señor os he lavado los pies, haced vosotros lo mismo” (Jn13)

Oración del maestro

Y surge en mi interior esta oración sencilla en del día de los maestros desde la escuela vivida y la que construyo desde mi ser docente:

“Señor, tu eres el verdadero Maestro. Nos dice tu Evangelio que Tú enseñabas con autoridad. Primero fuiste discípulo de tu Padre, viendo lo que Él hacía y decía. También supiste aprender de tus padres en Nazaret y de todas las cosas que pasaban en la vida.
Después, quisiste dar a los demás todo lo que sabías y tenías, y te pusiste en camino para llegar a todos y enseñarles, especialmente a los más sencillos y pobres. Fuiste Maestro, siendo siervo, pontiendo todo al servicio de los demás. Esa fue tu verdadera sabiduria: “Amaos unos a otros como yo os he amado”.
Tú nos invitas a ser tus discípulos, a que aprendamos en la vida como lo hiciste Tú. Has puesto en nuestras manos multitud de personas y cosas buenas para educarnos. Hoy te quiero dar gracias por todo lo bueno que he encontrado en este camino, en las escuela desde la infancia hasta los últimos estudios e investigaciones en la universidad pública. Me siento afortunado en medio de un mundo donde la mayoría no tiene estas oportunidades.
Ayúdame a aprovecharlas a fondo para que llegue a saber con profundidad para servir más y mejor a los demás, para hacer el mayor bien al mayor número posible.
Dame un corazón sabio en misericordia para que sepa enseñar a los que no saben, luchar para que todos tengan escuelas dignas y que siempre sepa arrepentirme cuando me confunda en la vida y alguien en tu nombre sepa corregirme. Que con todos sepa buscar la verdad y nunca me crea dueño de ella.”

Ver Post >
Investigación y contemplación: Padre nuestro de la selva
José Moreno Losada 21-11-2016 | 11:54 | 0

Desde la selva amazónica: Laudato si

La fortuna de acompañar y ser acompañado, trae riquezas como ésta: hoy me he encontrado esta oración sálmica de una profesora de la Universidad de Extremadura, compartida en su grupo de revisión de vida y comunicada para todos los militantes de ese movimiento. Juntos anduvimos hace una año, junto con Carmen -bióloga ecutatoriana- por esa selva y entre esas plantas, con esas gentes… y el sentimiento compartido: ¿Cómo no creer en Dios…?

 

Padre Nuestro que estás en la Selva Viviente del Bobonaza. Y en los mil verdes de los árboles, y y en los  colores de los hongos y de los insectos, y en las huellas y sonidos de los animales y hasta en el corazón de la tierra, que guarda los minerales que tu Poder -de alguna manera, en algún momento-, hizo ser lo que son. Señor de esta tierra, y de sus aguas, Espíritu que sopla dentro de nuestros espíritus, de nuestras personas, de nuestras gentes, de nuestras comunidades, de nuestro vivir.

Señor de la Biodiversidad, generador de lo nuestro, inspirador de nuestras culturas, destellos de Tu grandeza inalcanzable, de Tu olor indescriptible, de la fuerza de Tu presencia pese al tiempo, transmitido en nuestras lenguas ancestrales -hermosas y distintas-,  de generación en generación…

Sabemos que estás con nosotros y entre nosotros. Por el misterio de la Encarnación, eres uno de los nuestros.

Te reconocemos en los árboles sagrados que conservaron nuestros mayores. Signo vivo de lo que no podemos controlar porque nos sobrepasa,  nos eleva, nos mueve  hacia lo alto, hacia la plenitud, hacia lo que deseamos alcanzar y a la vez está ya dentro de nosotros, de nuestros espíritus, de nuestras plantas, de nuestros sueños. Que se siente  en la alegría de las mingas, en el rito pausado de preparar y ofrecer la chicha. Te bendecimos en la yuca y el manduro, en la chunta y el morete, en el platanillo y el tarapoto…. en las plantas que nos dan alimento, cobijo, medicina para nuestras dolencias, sombra, refugio, fibra para tejer cestos como antaño, colorantes para dibujar belleza en nuestros rostros, brillo hermoso para el cabello largo, liso y espléndido de nuestras mujeres, madres, hermanas, abuelas…

Señor Santo de la Mocawa, tú que vives para ofrecerte y repartirte en la fiesta de ser hermanos y hermanas …. Danos tu protección.

Ayúdanos en el camino, ofrece lucidez a quienes nos guían, fomenta en nosotros el espíritu familiar y comunitario:  que nos tratemos como hermanos y hermanas, que no olvidemos esa manera original de corregirnos fraternalmente, conforme a nuestras tradiciones y culturas. Danos tu la ortiga y el ají, que no nos deje caer en la tentación de olvidar el sabor del diálogo.  Señor de la Guayusa, no permitas que descuidemos el tiempo de familia alrededor de nuestras vivencias. Danos la paz, danos los caminos para resolver entre nosotros los conflictos, como hacían nuestros mayores, y permítenos tener la alegría de tu perdón.

Guarda nuestra tierra del acecho de quienes quieren explotarla sin respeto a la Vida, al Espíritu, a la dimensión transcendente, a la realidad del más allá en la que nosotros creemos. Abre los ojos de quienes están ciegos de materialismo, y sólo ven en la Selva, riquezas materiales y una vida espiritual inexistente, una Selva Viviente imposible. Haznos fuertes como la yasa, la kupa y el intachi.  Danos fuerzas para luchar, por un reconocimiento de que existe una Vida, una Existencia y una Realidad, una Selva Viviente que es mucho más potente que los dólares aunque esto parezca increíbe a quienes dominan hoy la Ciencia, la Tecnología, la Economía y el Poder.

Somos tu pueblo Señor, somos pueblo de Dios, Iglesia Católica y  Universal, que con todos los hombres y mujeres que han conocido el mensaje del Evangelio de Jesús de Nazareth, quiere construir un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva con el ejemplo del Papa Francisco.  Bajo el amparo de tu Presencia,   tu Fuerza nos hace fuertes aunque parezca que somos poca cosa. Te damos gracias por esa Iglesia,  comunidad Universal, que abrió los ojos de nuestros mayores al conocimiento y a la Fe en Jesucristo.  Te agradecemos Señor la labor de tantos religiosos, religiosas, sacerdotes y catequistas, que desde tiempos antiguos dedicaron su vida y su tiempo a mostrarnos la Alegría del Evangelio.

No nos dejes caer en el desánimo, haz de nosotros instrumentos de tu amor. Protégenos Señor,  y líbranos de todo mal, Eterno riki panka Nuestro, Amén.

Grupo de Profesionales Cristianos de Acción Católica: http://profesionalescristianos.com/

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.