Hoy

img
Pro refugiados sirios en Grecia… Marcha solidaria
img
José Moreno Losada | 22-04-2017 | 17:06

Aleluya hermanos

Un proyecto de Cáritas en la comunidad.

Hoy hemos celebrado en la Parroquia, un año más, la marcha solidaria de la comunidad. Convocados por el grupo de Cáritas que organiza el proyecto de compromiso y ayuda anual nos hemos congregado esta mañana para movernos  en favor de los que sufren. Lo hacemos en el clima familiar de una comunidad que camina unida, que comparte,  celebra y sobre todo compadece. No nos da igual lo que está pasando en el mundo, ni en los de cerca ni en los de lejos, porque nadie nos cae lejos si es humano y está sufriendo, es carne de nuestra carne y hueso de nuestro hueso. Al volver a la parroquia, allí estaban preparados unos bocadillitos  y una bebidas frescas para todos, todo preparado por este grupo de vida y compromiso cristianos, que no son perfectos pero son compasivos y van avanzando en la vivencia de la fraternidad que nace de la fe. En el grupo niños, jóvenes, adultos y mayores, familias completas, toda una mañana de gozo compartido y de concienciación comunitaria, otro mundo es posible, merece la pena moverse por los demás, ganarán ellos pero sobre todo hemos ganado nosotros. No nos da igual el dolor, no somos indiferentes, queremos llevarlo a nuestras vidas porque no estamos muertos estamos vivos. La vida no es fácil pero por eso hay que saber compartir y convivir. Por eso hoy recordaba unos párrafos de la homilía del Viernes Santo en el que celebrábamos la fuerza de la Cruz, que nos viene del resucitado y se realiza en nuestra comunidad;

La fuerza de la cruz

Militar, policía, guardia civil…pero sobre todo el grupo de las mujeres Inma, Maricarmen, María Sáenz, Carrasco, Carolina, Mati… Cada familia con su historia, sus problemas, hijos , nietos, soledad, trabajos, destinos. No es fácil construir un matrimonio, educar unos hijos, ser buenos profesionales, atender la ciudadanía. Todo tiene su sacrificio y su dureza. Eso es cruz de la vida, de lo diario, de lo ordinario, que agota, cansa, a veces desanima, duele. Ahí está la cruz, la más verdadera, la de cada día, lo decía Jesús cada día tiene su afán. Ahí estás tú vivo y presente. A veces de bautizo y de boda, otras de guardia con los niños, de hospital e incluso de entierro, la vida¡ no hay otra y es que la cruz es así, no hay otra.

La fuerza del resucitado

Pera esa misma cruz es nuestra fuerza, es nuestro corazón y desde ahí miramos al mundo y nos duele. Contemplamos la realidad dura de los que más sufren y se nos desgarra el corazón con los cercanos y los lejanos. El motor del corazón y la fuerza de la cruz se pone en funcionamiento y nos podemos parar, no podemos:  Colorines, Perú, África, Refugiados, cárcel, acogida, acompañamiento. Corazón universal, dolor de todo el mundo, no podemos estar quietos nos mueve la fuerza del crucificado que está vivo y nos  da sus sentimientos por eso estamos dispuestos a: talleres, paellas, marchas, conferencias… lo que haga falta, es por nuestro hermanos no podemos pararnos de ningún modo, nos empuja la locura de la fuerza de la cruz… por eso no es extraño que algún día hasta tengamos que poner una cama aquí.

Universales

Este año estamos apoyando un proyecto para refugiados sirios en Grecia, otros años han sido en nuestra propia ciudad, vamos alternando entre los de cerca y los de lejos, sin abandonar nunca los de nuestra demarcación parroquial. No se trata solo de aportar dinero, sino de una concienciación progresiva de la realidad del mundo, de sus sufrimientos, del trabajo por la justicia y el deseo de compartir, porque hay más alegría en dar que en recibir, y al dar , con conciencia, recibimos  sensibilidad, la riqueza del resucitad, de una fe viva en la propia humanidad y en el Dios que nos ama y nos conduce. Desde los pequeños a los mayores vamos abriéndonos a esa reflexión fundamental que va desde el “si yo fuera un refugiado” hasta el “lo que le hicisteis a uno de los más pequeños y débiles a mí me lo hicisteis”. Abrir ojos y corazón.

Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.