Hoy

img
EL TRAJE SENCILLO DE LA GENEROSIDAD
img
José Moreno Losada | 14-07-2017 | 20:57

huertaRelaciones entrañables

Unos sencillos pimientos, tomates y unos ajos… de primera calidad y de valor simbólico y atrayente. Me los han regalado hoy y los he recibido con un sentir de lo que realmente es sencillo y auténtico en las relaciones.

Hoy he llegado a la parroquia y me han comentado que una feligresa va a venir para el sacramento del perdón, lo que siempre llamábamos confesarse. Ha llegado rota por el calor, diciendo con mucha razón que “la penitencia ya la trae cumplida”, pero traía en unas pequeñas bolsas estos presentes para mí y la persona que colabora en la parroquia en el despacho.

Profesionales y usuarios: fraternidad

Ella es profesional de lo público y trabaja en un pueblo cercano a Badajoz, allí tiene relación directa con sus usuarios en el ámbito de la sanidad. Y es ahí en ese ámbito, donde las personas que atiende agradecidas por su servicio y su trato, le hacen partícipe de las cosas más sencillas que tienen en sus casas y en sus campos, sabiendo que para nosotros tienen un valor especial. Unas veces son huevos de las gallinas de campo, otras son unos espárragos, o una sandía o melón, ahora frutos de huerta regados y cuidados con mimo por las propias personas que los ofrecen o sus familiares. En estos presentes se manifiesta la relación de agradecimiento y de cariño, que va más allá de lo obligatorio. Ellos no tienen por qué llevar nada, pero también saben que estos profesionales no tienen la obligación de quererlos, de tratarlos con cariño, de acordarse de ellos, que eso es algo totalmente gratuito que no tiene precio. Por eso quieren agradecerlo, el pueblo siempre ha sido así, agradecido. Se da cuenta de lo que viene dado en gratuidad y quiere mostrase gratuito en lo pequeño y en lo humilde que son y que tienen. En este sentido estos presentes tienen un valor sagrado, porque no sólo hablan del alma generosa de los que lo ofrecen, sino del eco agradecido de lo que muchos profesionales hacen con cariño más allá de lo puramente legal y obligatorio. Cuando nos relacionamos en el cuidado y en la ternura, la generosidad y la alegría se besan, y la dignidad y la paz se encuentran.

Saber relacionarse, saber vivir…

En esta tarde he compartido reflexión de conciencia con esta feligresa, hemos celebrado el perdón, y lo hemos hecho en este contexto de gratuidad y alegría. Estos frutos sencillos de huerta, se convertían en sacramento de una relaciones reconciliadas y amables, generosas y sencillas, todo un motivo para dar gracias a Dios, porque así es él con nosotros, como han sido estos usuarios con este profesional, y como ha sido ella con nosotros compartiendo lo que ha recibido con gratuidad y alegría de aquellos a los que sirve con su profesión todos los días.

Y no puedo menos que recordar la vida de mi pueblo, la relación entre los vecinos, el compartir los frutos de la tierra con signo de fraternidad y de hermandad. Y doy gracias de que esto llegue hasta esta parroquia de Guadalupe, en medio del asfalto, por unos y por otros nos llega el corazón del pueblo y sus buenas relaciones, llenas de generosidad en esos frutos: Brevas, cebollas, tomates, sandías, melones, huevos, chorizos, bizcocho… detalles entrañables de familia y vida.

Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.