Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

Cuaresma: la verdadera limosna de Rubén

No hay texto alternativo automático disponible.
Miércoles de ceniza
Comenzamos la Cuaresma, tiempo religioso en el que los Cristianos nos sentimos llamados a cambiar la piel de nuestro corazón para que se haga más profundo, más generoso, más libre. Nuestros caminos son la oración-silencio, la limosna-generosidad, el ayuno-austeridad-libertad. Creemos en un hombre nuevo, resucitado, que vence el mal con el amor y con los sentimientos de Cristo, y necesitamos revisarnos con paz y ánimo a la luz de la humanidad de ese Dios que se nos da en la vida de cada día y en detalles sencillos pero divinos y transformadores que nos llaman a la verdad, a encontrar el verdadero camino, a gozar de una vida auténtica.
Para comenzar traemos a colación un hecho de vida del que se hace púlpito nuestro diario HOY dedicándole toda una página. Se trata de la generosidad de un niño en la celebración de su primera comunión, se convierte de esta manera en el grito mejor dado del comienzo de la cuaresma entre nosotros en Extremadura, en la mejor predicación de este miércoles de Ceniza.
Es verdad que en muchas ocasiones hacemos de ese día  de la primera comunión algo contradictorio con lo que se celebra, lo convertimos en un homenaje sin límite para el niño, un acto social programado -ya hasta con barra libre-, olvidando los sentimientos de Cristo al que comulgan. Pero  no todo el mundo lo hace así, hay gente que recupera el sentido más genuino de esa celebración en la que se parte el pan y se recibe la generosidad del propio Dios que se da a sí  mismo. Rubén ha iniciado el camino de la verdadera Eucaristía, en él vemos un signo de la verdadera cuaresma, de la que lleva a la libertad y el gozo por el camino de la generosidad. Esta es la limosna que Dios quiere. Reflexionemos.
Cuaresma, sin palabras.
La imagen puede contener: 1 personaLa verdadera limosna: “Cogió el pan lo partió y se lo dio diciendo: Tomad y comed todos de él…”
Rubén, con su corazón de niño acompañado por unos padres con sabiduría divina, lo entendió y dejó que los sentimientos de Cristo le cambiaran la piel de su corazón, haciéndolo realmente compasivo. Nadie nunca le podrá quitar esta alegría ni este regalo de ser generoso. Te damos gracias, Padre, porque has revelado estas cosas a los pobres y sencillos… y a los niños. Desde Rubén entendemos que si no nos hacemos como niños no entraremos en la dinámica del Reino de Dios, donde la generosidad es fuente de una alegría auténtica y permanente. En esta cuaresma, Señor, ayúdanos a cambiar un poco más la piel de nuestro corazón, llénanos de tu compasión, haznos realmente generosos, para que hagamos de nuestra vida una verdadera limosna y así alcancemos la alegría que nadie nunca nos podrá quitar.
En nuestra parroquia alguno niños están haciendo una hucha solidaria  durante el curso para que cuando llegue el día de su comunión ellos la presenten para los necesitados en la mesa del altar su propia ofrenda. Se trata de la hucha para los otros compartiendo de lo suyo. Maqueba, que se acercará al altar este años,  ya me ha dicho que en su familia han decidido que serán tres regalos, porque no todos los niños tienen lo necesario para vivir… que cunda el ejemplo para que aprendamos los mayores, porque como decía José Antonio Marina educa “toda la tribu”.
Así nos lo recomienda el papa Francisco este año:
No hay texto alternativo automático disponible.“El ejercicio de la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío. Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia. A este propósito hago mía la exhortación de san Pablo, cuando invitaba a los corintios a participar en la colecta para la comunidad de Jerusalén: «Os conviene» (2 Co 8,10). Esto vale especialmente en Cuaresma, un tiempo en el que muchos organismos realizan colectas en favor de iglesias y poblaciones que pasan por dificultades. Y cuánto querría que también en nuestras relaciones cotidianas, ante cada hermano que nos pide ayuda, pensáramos que se trata de una llamada de la divina Providencia: cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos; y si él hoy se sirve de mí para ayudar a un hermano, ¿no va a proveer también mañana a mis necesidades, él, que no se deja ganar por nadie en generosidad?” (Discurso sobre la cuaresma 2018)

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728