Para cristianos y no cristianos... Vivir-la:invitación | De lo divino y lo humano - Blogs hoy.es

Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

Para cristianos y no cristianos… Vivir-la:invitación

“Vivir la Semana Santa”: Si quieres…

INVITACIÓN: TRIDUO PASCUAL EN LA CASA DE ORACIÓN DE GÉVORA

Resultado de imagen de casa oracion gevoraEn la casa de oración de Gévora (Badajoz) vamos a estar un grupo de cristianos, religiosos y laicos, durante el triduo pascual, desde el Miércoles Santo en la noche hasta el Domingo de Resurrección. La clave va a ser profundizar, en silencio y comunidad, en el misterio que celebramos de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, buscaremos poner nuestros ojos “Fijos en El”, para adentrarnos en sus sentimientos y en la salvación que trae para todos. Ni que decir tiene que está abierto a cualquier persona que quiera compartir este espacio y esta experiencia -Teléfono: 924 43 00 45-. Si me preguntan las razones de hacer esta experiencia pascual utilizaría como respuesta esta reflexión de un gran amigo y hermano mío, Pedro Belderráin, claretiano profundo y apóstol incansable de Jesús de Nazaret. Se trata de un retazo introductorio de una reflexión elaborada por él, con motivo de una intervención en la Iglesia de San Antón de  Madrid, como preparación cuaresmal en torno al acto de piedad clásico de las siete palabras de Jesús en la cruz. Me identifico totalmente con él y me lo aplico personalmente como motivación para estos días de oración, contemplación, comunión y celebración.

Vivir la Semana Santa (De Pedro Belderrain)

Resultado de imagen de pasion y muerte, resurreccionVivimos en una sociedad en la que para muchas personas la Navidad se ha convertido en unas ‘fiestas de invierno’. La Semana Santa se convierte en otra oportunidad para salir de la rutina, descansar de la dureza del año y olvidar unos días los problemas, en esta ocasión al comienzo de la primavera.

No hablo de bondad, ni de calidad humana: en España hay muchas personas de gran corazón que viven nuestras fiestas así, desvinculadas de toda expresión ni fundamento religioso.

Los católicos españoles nos alegramos de que puedan disfrutar de ese derecho. Del derecho al descanso, a la posibilidad de compartir algo más de tiempo con sus amigos, con su familia, con las personas a las que aprecian. Como sociedad necesitamos estos tiempos de encuentro, de socialización, de descanso compartido.

Por ello sentimos de corazón que muchos no podáis tenerlos tan fácilmente, quizá porque os habéis quedado sin familia, porque esta se encuentra muy lejos o porque la vida, en sus vericuetos e injusticias, os está haciendo vivir unos tiempos especialmente duros.

Pero sería muy triste que los cristianos, que quienes nos tenemos por discípulos de Jesús, vivamos la Semana Santa como unos simples días de descanso que el calendario nos regala.

Sería muy triste. La Iglesia, con su liturgia, nos ofrece la posibilidad de que no sea así y nos invita a una serie de celebraciones especiales, en las que la visibilidad y los sentidos cobran un papel que en otros momentos del año no es tan fácil de percibir.

Con la semana santa se nos invita a acompañar a Jesús, a vivir cerca de él en una especie de ‘palco gratis de campo de primera división’ sus últimos días. La Semana Santa da mucho más de sí que un Madrid-Barcelona, la interpretación de la mejor de las orquestas o grupos de música (no en mano muchas piezas de la mejor música tienen que ver con la semana santa).

Es una semana de acontecimientos intensos en que Jesús, el hijo de María y de José, el carpintero, va a entregar su vida hasta el final, demostrando con sus gestos y sus reacciones que se cree de verdad lo que predica y lo que nos invita a vivir. Merece la pena tener hambre y sed de la justicia. Merece la pena ser misericordioso. Merece la pena ser limpio o limpia de corazón. Merece la pena trabajar por la paz.

Las culturas de España y de los países hermanos de América Latina de los que muchos quizá procedéis ayudan también a la liturgia de la Iglesia y su música, sus cantos, sus procesiones, sus costumbres, pueden ayudarnos también a vivir intensamente estas dos semanas de celebración.

¡Qué pena que teniendo el año cincuenta y dos fines de semana muchos cristianos no aprovechen para celebrar a fondo estos misterios que recargarían las pilas de nuestro corazón para todo el año!

En ningún sitio está escrito que los cristianos no tengamos derecho y a veces obligación de descansar, de dedicar tiempo a los amigos, de disfrutar la naturaleza. Claro que sí. Pero como muchos ya habréis experimentado cuatro días bien organizados dan para todo: para celebrar bien los Oficios, para meditar bien la Palabra, para tener algunos gestos especiales de justicia y caridad y para descansar.

La gente comenta sorprendida: ¡puedes entrar a la iglesia de San Antón y recargar el móvil! Efectivamente: gracias a esta comunidad y a su generosidad. ¡Pero también puedes ir a la Iglesia de San Antón y a más de diez mil más en toda España y recargar tu corazón!

Gracias a Dios también hay mucha gente que lo va descubriendo.

La buena vivencia de la Semana Santa es la mejor garantía para una buena vivencia de la Pascua y una gran ayuda para quienes deseamos intentar vivir como Jesús, durante el resto de las semanas del año aunque nuestra vida se parezca muy poco a la del Maestro.

N.B.: Si alguien desea participar llame al teléfono antes indicado o conecte conmigo: jose.moreno.losada@gmail.com

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.


marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031