Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

De prédicas y sermones…

¿Quién predica a quién?

(A David Cruz, el nuevo diácono)

De Francisco de Asís a mi compañero Paco

San Francisco enviaba a sus frailes a predicar el Evangelio y les aconsejaba que sólo en últimas lo hicieran con palabra, y siempre el pueblo dijo que no era lo mismo predicar que dar trigo. Querido David –nuevo diácono de Badajoz-, no están los tiempos para mucha prédica. Así lo sentía hoy cuando, al dejar el coche en el aparcamiento, escuchaba a una persona, que decía a sus compañeros que él no creía en los curas ni en el montaje de la Iglesia, que no le vinieran con cuentos. Yo los saludé amable como ellos lo fueron conmigo, ayudándome a colocar mi coche a buen seguro. Al llegar más tarde a la parroquia, me comenta una feligresa que ayer tarde celebró un sacerdote acompañado por el nuevo diácono, David, que predicó por primera vez. Llevaba preparada su homilía en tres cuartillas, con mucho decoro. El formador que le acompañaba indicó que muy bien, que quizá fue corta –con sonrisa-, pero la feligresa, con rapidez dijo que había tenido la medida correcta y que no la abandonara cuando perdiera los miedos primeros, más vale decir poco y bien. En la tarde, al celebrar me encuentro con el guion de la homilía que mi compañero Paco había utilizado y me puse a leerlo y contemplarlo en silencio, porque sé de su preparación concienzuda semanalmente. Algunas personas amigas , que la habían escuchado, se habían identificado con ella. Se trataba del evangelio en el que Jesús dice a sus discípulos que no rechacen a aquellos, que no siendo de su grupo, sin embargo, hacen el bien expulsando el mal, que eso tiene valor más allá del lugar de referencia, que sean abiertos. Me gusta la reflexión del compañero y algunas de sus afirmaciones: “nos cuesta vivir la unidad en la pluralidad. Criticamos duramente a los que tienen diferentes planteamientos…nos situamos con superioridad y prejuicios, juzgamos severamente. Sin embargo, el espíritu es libre, actúa donde quiere y como quiere, no se deja condicionar ni por ideologías, ni por instituciones, ni por autoridad alguna. A la acción de Dios no se le puede poner límite alguno… hemos de ser humildes para aprender de los demás, reconocer la verdad del otro, agradecer lo que los otros aportan a la vida y a la sociedad”.

¿Nosotros y ellos , o ellos y nosotros?

Quién predica a quién no está tan claro. Al final decía: la misión de la Iglesia es trabajar por el Reino y su justicia, lo demás no es tan importante ¿Hay personas que no piensan como nosotros, que no tienen nuestras creencias…que no son de “los nuestros”? ¡Qué importa ¡ ¿Están a favor de la vida, de los últimos, de la justicia?¿lo último y principal es para ellos la lucha contra la pobreza y la desigualdad? Entonces esos son también de “los nuestros”, porque nosotros somos “de ellos”. Todos unidos para eliminar el dolor, la muerte, la miseria, la injusticia. Eso es lo que vale se trata de sumar, no de restar”. Y pienso en el señor del aparcamiento y estoy seguro que, si vivimos esto que ha predicado mi compañero, acabará pensando de otra manera de la Iglesia. No tendrá que condenarnos como lo hacía hoy.

La música y el baile desde corazones evangelizados y libres

El día anterior pude asistir al concierto del coro Gospel “Living Water” de Madrid, celebrado en el palacio de congresospacense. Allí fue otro modo de predicación. Estuvimos cientos de personas creyentes y no creyentes, cristianos de distintas iglesias, y fue un gozo, una celebración de vida, luz, esperanza, hecha canto, baile, sonido, silencios, interpelación, emoción. Sin duda un nuevo modo de predicar, inspirado en los gritos y cantos de los esclavos que buscaron la luz de la liberación y no permitieron que les robaran ni le compraran su esperanza, que sólo la ponían en Dios, en el verdadero que da sentido a la vida. Fue un sermón realizado por ochenta personas, la mayoría jóvenes, que llevan años dedicados a ser testigos de su vida y transformación en la fe, a través de la música, llenos de libertad por el tesoro descubierto, cantan si ataduras al que los ha librado y lo ofrecen en gratuidad, enamorados de la Palabra.

La predicación pura de una niña bautizándose

Horas antes, yo había administrado el bautismo a dos niñas, Carmen de un año, que gracias a una sociedad justa y al progreso tiene vida, y Aitana de nueve años. En el interrogatorio ritual del credo dialogué con la mayor y me sentí seducido por su pureza en el modo de hablar y sentir a Dios, en el motivo de su deseo de sentir a Cristo en su interior y de ser de su Iglesia, sus propios padres reciben continuamente su predicación sobrepasándoles según me cuentan, al no ser ellos muy creyentes. Nos dejó a todos interpelados y emocionados, nos decía que estaba tan contenta como nerviosa por lo que estaba sucediendo, había compuesto su propio credo desde catequesis y nos lo predicó su inocencia pura.

La predicación oculta del amor comprometido

Y para terminar el sermón del día, la vida. Me cuenta una madre que tiene una niña pequeña sin visión, que una señora que conoce está muy preocupada porque su hija, no se manifiesta creyente, ni practicante; pero esta amiga le responde que ella da testimonio de que su hija es divina, cristiana, porque cuando ella tuvo que hospitalizar a su hija mayor, le faltó tiempo para ir a su casa y llevarse a la niña ciega hasta que saliera del hospital, sin ser familia ni nada. O sea, que muéstrame tu fe sin obras que yo por las obras te mostraré mi fe. Y es que aunque nos calláramos los curas, el Espíritu hablaría en la vida, la calle, en el teatro, en los niños, en hospitales. Habrá que predicar de otro modo, como sentí que me sugería ese señor anónimo del aparcamiento. Tú, David, hermano, no dejes nunca de preparar tus palabras con el mismo cariño que lo hiciste ayer en nuestra comunidad parroquial, con temor y temblor, porque si dejas de hacerlo así, temblarán ellos y seguirán con los comentarios en el aparcamiento. Yo tomo la lección para mí.

 

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.


octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido Patrocinado