Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

Alberto, un joven ecuménico

Con jóvenes en Madrid
Hace catorce años que conocí Alberto. Se acercó a la JEC -jóvenes estudiantes católico- vio lo que hacíamos y se quedó con nosotros, siendo una persona inquieta e interesada en su persona y en lo que pasa en el mundo. La perspectiva religiosa se desarrolló en él desde la vivencia del estudio y su experiencia de comunidad en el grupo de revisión de vida, tanto en Badajoz como en la Facultad en Cáceres donde se graduó en historia. Uno de los caminos que le atraen es el que se refiere a la relación entre los cristianos, el tema del ecumenismo, del deseo de la unidad entre todas las iglesias que tienen como centro el Evangelio y la persona de Cristo. Está informado y formado en este tema, por eso quiso participar con la delegación de ecumenismo de Badajoz en el encuentro organizado por Taizé estas navidades en Madrid, allí más de 15.000 jóvenes, en la peregrinación de la confianza, vivieron una experiencia de profundidad y de esperanza única. Yo fui testigo junto a un grupo de cristianos de Badajoz. Le pedía a Alberto que contara lo que había supuesto para él este encuentro para poder compartirlo con todos vosotros. Considero fundamental darle la voz a los jóvenes para escuchar sus experiencias de vida. Gracias Alberto por todo lo que nos transmites con tu inquietud y tu vida. foto madridEscuchemos su testimonio:

La experiencia de Alberto

alberto“Esta Nochevieja del 2018 al 2019 fue muy distinta para mí. El motivo es que participé junto con amigos de Badajoz y de Cáceres en el encuentro ecuménico de jóvenes en Madrid organizado por Taizé. Se trata de un encuentro anual que se celebra cada año en una ciudad europea distinta a la que participan jóvenes de todo el mundo y de todas las confesiones cristianas en un clima de oración y meditación al estilo de la comunidad Taizé. Para mí como creyente fue un encuentro precioso y emotivo. Me sentí en comunión y fraternidad al estar con jóvenes de todo el mundo y de distintas confesiones cristianas (católicos, ortodoxos, protestantes). Los mejores momentos de ese encuentro para mí fueron las oraciones del mediodía y, especialmente, las de la tarde en el IFEMA. Todo en un clima de recogimiento, silencio y oración en fraternidad al estilo de los hermanos de Taizé. Sentado en el IFEMA durante las oraciones de la tarde me sentía en paz cada vez oía cantos como el “Nada te turbe, nada te espante” o el “Da pacem cordium”. En concreto oyendo esos dos cantos me sentía en paz y serenidad y con la seguridad de que Dios siempre estará conmigo incluso en los momentos más tristes y difíciles de mi vida como siempre lo ha hecho. En esos momentos me sentía en comunión con todos esos jóvenes. Pese a nuestras diferencias estábamos unidos en la oración, el recogimiento, el silencio y la fraternidad. Era consciente de que pese las diferencias del idioma o de la iglesia a la que pertenezcamos, todos teníamos en común que éramos cristianos y miembros de la misma familia humana. Otro momento del encuentro que recuerdo muy bien fue que una tarde que íbamos en el metro hasta el IFEMA, mis amigos y yo nos pusimos a cantar cantos de Taizé con una chica portuguesa y un grupo de jóvenes polacos. Rememorando este hecho, pienso que la fe en Dios no hace distinción entre lenguas, países, culturas ni, por supuesto, entre distintas iglesias cristianas. Esos y otros momentos los disfruté con buenos amigos míos con los que asistí. También tuve la ocasión de asistir a un taller sobre el cuidado de la creación. Con todo lo vivido sé que Dios está siempre con nosotros tanto en los mejores como en los peores momentos de nuestra vida. En tiempos de incertidumbre y de desesperanza no hay que perder la esperanza ni desanimarse ni rendirse sino luchar por un mundo mejor para todos. También creo que la fraternidad, la justicia y la paz entre los seres humanos puede ser posible tal y como lo proclama el canto “The kingdom of God”. Se debe recordar que Dios nos quiere más allá de nuestras posibles flaquezas y debilidades. En ese sentido habría que aprender a valorarnos y querernos a nosotros mismos y comprender que Dios es amor y está donde hay amor como lo proclama el himno “Ubi caritas Deus ibi est”. El canto “Bóg jest miloscia” nos enseña que Dios es un padre tierno y también nos anima a amar al prójimo.”
taize
video

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728