Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

Don Antonio Montero, 50 años de episcopado, abrazado con el clero de Mérida-Badajoz

El Clero de Badajoz abraza a su arzobispo emérito

Antonio MonteroHace tiempo que el clero de Mérida-Badajoz recibíamos la invitación a la misa crismal, en la que nos reunimos los miembros del presbiterio de nuestra iglesia diocesana, me emocionaba ver que en dicha celebración haríamos mención especial a Don Antonio Montero, nuestro primer arzobispo, ya nonagenario, que cumple sus cincuenta años como obispo y ha manifestado su interés de celebrarlo con nosotros. Ha hecho todo lo posible y se ha hecho presente, ha querido culminar así su vida, con los curas y este pueblo cristiano, a los que quiere y lleva en su corazón. Pienso que este sentimiento es mutuo. Caminando por las calles de Badajoz, cuando paso por la que lleva su nombre, siento que ese gesto de nominar una calle era un modo sencillo de reconocer un estilo de ser pastor que ha ganado la autoridad y la estima de los que ha servido, por su prudencia y su cercanía.

Amor a la tierra, la gente y su iglesia

Nunca se le oyó hablar en negativo de la tierra extremeña, de la Iglesia que la habita, de los pueblos y sus gentes. Cuando analizó alguna debilidad, siempre lo hizo en primera persona del plural y preguntándose por la responsabilidad de la Iglesia en ese punto a mejorar. Él hablaba de manifiestamente mejorable para motivar y no para enjuiciar: desde ahí reconocía nuestra tierra y sus riquezas, su cultura, su economía, su universidad, su comunidad política… y quería que la Iglesia fuera un punto de identidad y comunión con la tierra y la gente.

La provincia eclesiástica y la virgen de Guadalupe

nosotrosSubrayo dos realidades soñadas y queridas para él, una la de la provincia eclesiástica que vio luz en nuestra realidad de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz, uniendo jurídicamente las tres diócesis de Badajoz, Coria-Cáceres y la de Plasencia, disfrutaba con esa relación de hermandad y de conexión con el pueblo extremeño, sin ser excluyente para nadie ni para nada, sino al revés. El otro punto, no conseguido, fue el de la inserción de Guadalupe, como patrona de Extremadura, en dicha provincia y mostró su dolor en su despedida en la catedral. Hoy Francisco Maya ha insistido en este punto y en el deseo de que todo el Clero con nuestro nonagenario arzobispo y el actual lo sigamos pidiendo a Roma.

Un obispo del Concilio Vaticano II

Y junto a estos deseos simbólicos eclesiales y evangelizadores, no hay duda que su dedicación fue fuerte y firme en el servicio al presbiterio, lanzándolo a una formación intensa y viva, teológica, espiritual, pastoral y social, con una renovación en estudios que enriquecieron el seminario, y la escuela de teología después instituto de ciencias religiosas de nuestra Sra. De Guadalupe, adscrito a la facultad de teología de Salamanca, para la formación de los laicos. Fiel al Concilio Vaticano II propició una Iglesia, Pueblo de Dios, bien formada y abierta a la corresponsabilidad de modo adulto. En ese sentido el Trabajo del Sínodo fue un verdadero reto para “preparar los caminos del Señor”, como se marcaba él en su propio pontificado. La Iglesia de Badajoz vivió intensamente un proceso de reflexión viva durante más de tres años – guardo como un tesoro las carpetas y temas que hasta mi propia madre, mujer sencilla de pueblo con poca formación letrada, pero con sabiduría de lo humano y lo creyente, pasó hoja a hoja, con su grupo en Granja de Torrehermosa- , proceso que afectó al clero, a los religiosos y sobre todo a miles de fieles que sintieron que la Iglesia no les era ajena sino propia, que ellos no eran del obispo, ni de los curas, ni de los religiosos, sino estos de ellos, y con ellos al servicio del mundo para la buena noticia y el deseo de la salvación.

Despedirse sabiendo que vendrá a descansar a nuestra tierra, en la concatedral de Mérida.

becerraAhora, cuando siente que está en las postrimerías de su existencia y de su entrega, ha querido celebrar con nosotros su cincuenta aniversario de ministerio episcopal, se ha esforzado por venir e invitarnos a su fiesta. A decirnos que está preparado, en cuerpo y alma, para recibir el abrazo de Cristo resucitado, que está feliz porque sabe que vendrá a descansar con los suyos en la tierra de la concatedral de Mérida. Delante del sagrario, en el suelo bajo el altar, apoyándose una columna milenaria sobre su tumba, se unirá al Cristo Glorioso y quedará con sus restos como un signo de este momento de la historia, con esa singularidad de haber sido el primer arzobispo de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz, haber querido a la Iglesia universal desde este pueblo y terruño, y de haberse sentido querido por el pueblo que lo ha reconocido como un verdadero pastor que no se ha guardado su vida ni se ha buscado a sí mismo, que en medio de su debilidad se unió al ser y sentir del pueblo cristiano de nuestra Extremadura. Don Antonio sabemos que su vida está unida a nuestra vida, a nuestra tierra, a nuestro pueblo y a nuestra Iglesia, y no lo vamos a olvidar nunca.

Le queremos y estamos orgullosos, como él con nosotros.

Hoy lo ha visto y sentido más de doscientos sacerdotes nos hemos unido y gozado de su presencia y hemos orado por usted, para que Dios le siga protegiendo y por la esperanza de una vida eterna. Usted está orgulloso de nosotros , su emoción hoy lo hacía palpable, y nosotros, no lo dude, lo estamos de haberlo tenido de pastor. Felicidades en su cincuenta aniversario espiscopal, ha sido un día muy especial en la misa crismal, renovando nuestras promesas sacerdotales junto a usted que nos ordenó a muchos de nosotros.
obispos
Palabras de don Celso
José Moreno Losada.

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930