Hoy

img
Autor: jose.moreno.losada_933
¿Es posible soñar en pasado? 25 años
img
José Moreno Losada | 17-12-2016 | 8:29| 0

JEC   en sus  veinticinco años: “Soñar  y celebrar el pasado yel futuro”

Un día de sueños: Navidad

El día de hoy si tuviera que titularlo dudaría entre  estos titulares: “Soñar en pasado” o “Sueño cumplido”. Porque las dos cosas estaban ocurriendo al mismo tiempo, y me estaban produciendo –lo más curioso de todo-  el deseo de seguir soñando en futuro con razones de vida y de peso. Voy a  intentar explicarme.

Todos tendemos a pensar los sueños como realidad de futuro que nos gustaría que llegaran a ser realidad algún día. Yo hoy sin embargo me he sentido como que estaba soñando hacia el pasado y que las cosas estaban ocurriendo como ocurrían, como realmente han ido aconteciendo, y no deseaba que fueran de otra manera porque realmente me parecen y son un sueño. O sea, que puesto a soñar y a pensar el pasado para llegar a este presente, yo lo sueño tal y como ha sido.

Ayer me decía Manolo Rico, nuevo consiliario de JEC en nuestra diócesis, que hoy en la celebración diocesana de la navidad  de estos jóvenes estudiantes católicos –JEC- querían que presidiera la Eucaristía. La razón que me daba era que se iba a tener en cuenta la cifra simbólica de los 25 años de esta nueva andadura del movimiento por Badajoz, y que yo era significativo en esa etapa porque había sido consiliario durante más de veinte años, los había acompañado en este proceso. Yo ya estaba ilusionado con la celebración como cada año y había caído en la cuenta de esta edad tan simbólica, pero el hecho de presidir la Eucaristía hizo que  me durmiera anoche y  esta mañana con ese sabor de inquietud celebrativa, preguntándome acerca del hilo conductor de la liturgia eucarística celebrativa de tanta vida.

Sentir para celebrar

El sentimiento al recorrer estos años –que a veces refresco con un álbum de fotos y dedicaciones que me regalaron en mis veinticinco años  sacerdotales los de la JEC- era de profundo agradecimiento por la utopía realizada y cumplida. Aquí se cumple aquello de que ha sido utópico pero no ucrónico, algo que no estaba en el lugar, que no tenía espacio en nuestra diócesis, pero que de modo progresivo se había ido encarnando y fecundando en nuestra realidad eclesial y estudiantil, y así ha demostrado que sí se ha dado en el tiempo, que era posible, que no era algo que no tuviera nunca su tiempo.  El tiempo ha sido lugar de nacimiento, consolidación, crecimiento, extensión, fecundidad, compartir y universalidad de esta misión específica y especializada de llevar la alegría del evangelio a la realidad juvenil estudiantil, en los institutos y universidades. Y terminaba mi sueño viendo a Alvaro Mota, pacense –aquel niño que se bautizó con quince años- , en un encuentro internacional en Roma representado a la pastoral universitaria de España, enviado por la Conferencia Episcopal, y saludando al Papa con el ósculo de la Paz y dando testimonio de  que su caminar cristiano juvenil estaba dinamizado en el movimiento de acción católica especializada estudiantil de España.

Aquella semilla de mostaza, la pequeña levadura, el grano de trigo…

Esto ha sido posible porque muchos han creído en ello y lo han creado, desde aquel primer profesor universitario cristiano – Vidal Luis Mateos-, animador de jóvenes en la parroquia de san José, que se informó y se formó para acompañar a cuatro adolescentes de instituto en un camino que les fuera propio y les diera protagonismo humano y cristiano real.  Hoy estaban allí miembros de los grupos de aquellos primeros años: Fabio, María José, Paco Colón, José Miguel, Nazaret, Marieta… Y de éstos ha habido cientos que están sembrados por el mundo. A lo largo de los 25 años han sido bastantes los que han pasado de un modo u otro y han trabajado sus vidas y han compartido sus caminos en la búsqueda y en el compromiso de su ser jóvenes, ser estudiantes y ser cristianos. Todos en búsqueda pero con verdad y gracia. Y los adultos que los hemos acompañados siendo testigos del hacer de Dios en lo oculto de sus vidas y sus personas, enriqueciéndonos así a todos nosotros.

Dios cumple la  promesa a los sencillos

Pero también era sueño cumplido. A mi lado en el altar estaban Carmen, Javi, Jesús, Teresa, Carlitos…pitufos que son ya hijos fecundados en matrimonios y profesionales que viven su fe en lugares eclesiales y seculares de distinto tipo y que la mayoría siguen teniendo grupos de revisión de vida como referencia a la luz del evangelio con el deseo de hacer un mundo con las claves del Reino de Dios. Ahí veo la posibilidad de confesar hoy con fe que la promesa se ha cumplido que el sueño que yo podría tener como sacerdote cuando llegué a este movimiento con aquellos animadores entregados y militantes jóvenes inquietos estaba bien cumplido por el Padre. Claro que he disfrutado y mucho, como decían hoy algunos, pero sobre todo he aprendido a ser apóstol en medio de ellos que son verdaderos apóstoles de los jóvenes.

Presente y futuro de JEC

Pero la riqueza  del pasado solo nos sirve para saber que estamos enraizados en una tradición de vida, ahora nos sigue importando el presente y el futuro de los jóvenes que pueblan nuestras escuelas en sus distintos niveles ¿Quién les acompaña y les ofrece un proceso de vida y de luz? Nos alegrábamos por el testimonio de todos los que hoy siguen construyendo la casa viva de la JEC en la iglesia diocesana, lo han testimoniado hoy, que siguen apostando por el reino y la presencia evangelizadora en su ambiente. Allí estaban los universitarios de hoy, los alumnos adolescentes de institutos, los había de quince años y también de más de veinte, en armonía, caminando juntos, pensando juntos, construyendo juntos, queriendo juntos, programando y transformando. Y todo por el conocimiento de Jesucristo que van experimentando y que lo consideran una verdadera ganancia frente a los bienes pasajeros de este mundo. Ellos han organizado el encuentro y por ellos hemos acudido. Son nuestro sueño, soñamos con ellos, creemos con ellos y queremos que ellos sigan creando lo que van creyendo.

Hoy este movimiento, en su vida  sencilla y comprometida, desde jóvenes adolescentes y maduros, han vuelto a proclamar que han encontrado la señal de Dios, la verdad de este niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre, hoy se han vuelto a sentir y a reconstruir como casa-belén. Desde su corazón ha buscado ventanas, puertas, chimeneas, ojo de buey, veleta…y han visto que merece la pena hacer de su ser jóvenes, estudiantes, y creyentes, una casa común, un movimiento juvenil de protagonismo auténtico y en el que sus personas sean el centro, donde puedan descubrir juntos al Dios de la vida, al Cristo de sus entrañas, para ser y para vivir, para hacer comunidad y un mundo de todos y para todos. Seguimos naciendo y creciendo en la navidad… a por otros 25 años, que merece la pena.

 

 

 

Ver Post >
SIN PALABRAS
img
José Moreno Losada | 16-12-2016 | 10:06| 0

“Cuando se calla a Dios para que no moleste”

Un deseo sin fundamento. Este podría ser el título de la última felicitación que he recibido en estos días que no sé si llamar navideños, porque podría “ofender a alguien”. Aunque si no puedo llamarlos así, me pregunto por qué me felicitan, si de algún modo me están diciendo que me calle a mi Dios, o al menos que no lo nombre, y lo quede en lo íntimo de mi subjetividad porque con mi fe y mis sentimientos puedo herir a quien no los tiene.

Felicidad y prosperidad, en manos del  “Fatum”

Me felicitan por lo que amo, pero tengo que ocultarlo o silenciarlo. El texto es directo: Felices fiestas y próspero Año Nuevo. No puedo menos que preguntarme sobre las fiestas y sobre el fundamento de la prosperidad deseada en esta felicitación. Ciertamente vale para todos, sin incluir a nadie, a no ser a todos los que pueden permitirse el consumo, el estar con su familia -sin parados a la vista- y a los que hayan jugado a la lotería, entre los cuales me incluyo. No sé si es bueno dejar la felicidad y la prosperidad en manos del destino –fatum- sin más fundamento, yo vivo en otro marco de referencia que es el del proyecto, con punto de partida y de llegada, con historia y finalidad, y a ello me agarro para quererme y querer a los demás, para decir sí a la vida y desear la construcción de un año que tenga fuerza y gracia.

Feliz Navidad y buen descanso

Por eso queridas autoridades, le agradezco –en medio de la que está cayendo- sus deseos sin fundamento, pero yo quiero celebrar la “Navidad”, sin poner mi vida en manos de un destino ciego y anónimo aunque se prometa próspero.

Yo les deseo Feliz Navidad con pocas palabras y de corazón, y agradezco su felicitación aunque sea muda:

Ayer en la parroquia de Guadalupe en Badajoz:

Feliz navidad sin palabras, sólo un texto y un signo:

“Esta es la señal, encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (EV. Lucas)

Aquí el signo: Coro de ángeles

Ver Post >
Juan de la Cruz y el alma contemplativa
img
José Moreno Losada | 14-12-2016 | 2:00| 0

 

Hoy fiesta de SAn Juan de la Cruz, os traigo un escrito de una carmelita contemplativa:

 

Y en la herida, ven, mi Amado

TR_ADJ2799b

 

En la canción primera del Cántico espiritual:

¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
Habiéndome herido;
Salí tras ti clamando, y ya eras ido.

San Juan de la Cruz nos habla de una herida hecha por el Amado al alma; el Amado ha huido y el alma se queda clamando. En la canción nueve:

sanjuancruzestampa

¿Por qué, pues has llagado

Aqueste corazón, no le sanaste?
Y pues me le has robado,
¿Por qué así le dejaste,
Y no tomas el robo que robaste?

 El alma sigue buscando el descanso en el que le ha llagado, sigue anhelando la presencia del Amado y le pregunta, como quien habla a solas, por qué no le ha sanado ésta herida, lo dice con el corazón lleno de lo que ama, de lo que realmente le da sentido a su vida.

El alma en el encuentro con Jesús, es herida y busca incansable a Aquel que le ha herido, lo hace sin descanso, sin pensar en lo que hay a su alrededor, sino es para preguntarle por su Amado, esa ha de ser nuestra actitud frente a los otros, en cada uno mirar el rastro de la huella de Dios que nos ha creado a su imagen y semejanza, en ellos atendemos y amamos Al que tanto nos ama; el alma enamorada solo encuentra descanso en su Amado, en contemplarle y amarle, lo podemos decir con el Cantar de los Cantares: “busqué e

l amor del alma mía, lo busqué sin encontrarlo, encontré el amor de mi vida, lo he abrazado y no lo dejaré jamás”. El alma herida de amor, busca hasta hallarle, y lo abraza cuando lo encuentra en su “centro y mitad” en lo más recóndito de su ser, sí, allí en ese castillo de diamante o muy fino cristal, donde en el centro habita nuestro Ser más anhelado, allí será donde le podamos abrazar completamente sin dejarlo jamás, de allí  brota amar a cada ser en Él y servirle en los otros. Sólo cuándo le encontremos descansaremos.

En esta canción nos atrevemos a preguntar el por qué esta herida no ha sido sanada –¿Por qué, pues has llagado Aqueste corazón, no le sanaste? – nosotros tenemos tendencia a buscar en Dios un amor totalmente distinto, cada uno de una manera, pero el Amor se Crucificó y Resucitó por nosotros, sólo en este encuentro con Jesús llegamos a la respuesta de no ser sanada la herida; pero si miramos a nuestro alrededor, el fuego para que dé calor  hay que mantenerlo vivo, así es esta herida, hay que mantenerla viva, necesita no ser sanada para vivir constantemente con el corazón despierto para buscarle; si no es sanada sabemos que está allí, porque duele, pero no es un dolor que moleste, antes es deseado; cuando somos heridos por este Amor, es imposible ya sanar, por eso dice el mismo San Juan de la Cruz: “porque de esta manera el corazón que está llagado con el dolor de tu ausencia, sanará con el deleite de tu dulce presencia”. A mi juicio, esta presencia solo es verdaderamente contemplada en el Encuentro Definitivo con Jesús, donde lo veremos tal cual es.

Siguiendo la canción nueve dice: “ Y pues me le has robado (el corazón), este es un robo necesario para cada uno de nosotros; es un robo que deberíamos desear, pues es sacarnos de nosotros mismos, de nuestra nada para hacernos felices; “por eso el que está enamorado se dice tener el corazón robado o arrobado de aquel a quien ama, porque le tiene fuera de sí, puesto en la cosa amada; y así, no tiene corazón para sí sino para aquello que ama”. Y lo mejor es que quien le ha robado conoce mejor que nosotros que es lo que nos hace feliz.

Pero quedémonos mejor con la terminación de la canción:

“¿Por qué así le dejaste,
y no tomas el robo que robaste?”

Ojalá que todos lleguemos a vivir en un ansia de amor tal que sólo deseemos buscar a Jesús, sin miedo a lo que vayamos encontrando en nuestro camino, ni las fieras, ni las flores, somos lo que somos, y lo mejor de todo es que el Amado conoce todo eso y lo ama, porque él nos ha creado, sabe que somos barro; ojalá que le podamos responder manteniendo la herida viva y dejándole hacer en nuestro ser.

Yudis Isabel de la Santa Cruz

Ver Post >
Paco Maya ¿futuro obispo?
img
José Moreno Losada | 12-12-2016 | 2:43| 0

PACO MAYA ¿OBISPO DE PLASENCIA?

Hace unos días un medio informativo digital de ámbito nacional, en la sección de religión,  sacaba a la luz que  en la terna presentada a Roma para el futuro obispo placentino figuraban dos sacerdotes de la diócesis de Mérida-Badajoz. Uno de ellos Jose María Gil, actual secretario de la Conferencia Episcopal Española, conocido en medios nacionales e internacionales,  y otro Francisco Maya, actualmente sacerdote en la parroquia de Guadalupe de Badajoz, donde compartimos tarea. Él siempre ha estado en la diócesis de Mérida-Badajoz. Ya dije en un artículo anterior que no estaría nada mal que buenos productos eclesiales y ministeriales de nuestra tierra pudieran servir como pastores en nuestra propia  iglesia Extremeña y me alegra que se suenen estos dos compañeros. También recuerdo cuando comenzó a sonar el nombre de Celso Morga para Badajoz.

El sentir de la gente

A partir de entonces forma parte de la conversación, en mi ámbito normal de vida, esta posibilidad  episcopal para Paco y de ella hablan todos los que  le conocen.  Ayer en la parroquia todos comentaban el sabor agridulce de esa noticia, por una parte, la alegría de que Paco sea considerado para ese ministerio y el bien que puede hacer por esa iglesia, por otra el disgusto de perder un tesoro del que gozamos actualmente, como persona y como pastor. Así que la oración es sencilla por parte de su comunidad: que se haga la voluntad de Dios, si no se va, qué bien porque se queda, si se va, qué bien por la bondad y alegría que va a llevar a esa diócesis. Pero me hablan de él en la universidad, personas de la política local y regional, los compañeros sacerdotes, los trabajadores y responsables de cáritas diocesana, muchos profesionales. Y yo siento lo mismo que los demás miembros de la comunidad, ese sabor agradecido y tensional, deseando lo mejor para la Iglesia, aunque sea a coste de sacrificios para él como persona que tendría que mostrarse disponible para algo nuevo en lo que dar su vida en esta etapa sexagenaria de su existencia, y para  los que lo tenemos cerca y gozamos de su estima, cariño y cercanía, a la vez que de su valía humana y pastoral.

No nos extraña nada

Pero la verdad es que no me extraña lo más mínimo que lo tengan en cuenta y que lo valoren para el ministerio episcopal. No porque lo desee o lo haya buscado, estoy completamente seguro de que no, sino por lo contrario porque es para mí un ejemplo de vivencia del ministerio sacerdotal con clave evangelizadora. Un hombre de iglesia y para la Iglesia, en medio del mundo, sabedor de lo pequeño, lo humilde y lo pobre. Experimentado en las claves de las bienaventuranzas y con  el marco de las obras de misericordia como reto personal y comunitario.

Desde aquel seminarista, “patarro” de Segura de León,  que se ponía colorado por cualquier cosa y que trabajó su timidez para ser un hombre, despojado de sí mismo, para ser de utilidad pública en la entrega, hasta la Vicaría general que ha  servido durante unos años y la que ahora ejerce en la ciudad de Badajoz, desde la que ha coordinado y animado el reciente plan pastoral de nuestra iglesia diocesana. Todo este camino sin perder nunca la sencillez y la humildad, sino agrandándola según el ministerio le exigía más responsabilidad y le dotaba de  más autoridad para ello.

Fiel a Dios y compasivo con los  hermanos

Sus pasos han sido determinantes  en dos direcciones, en lo que se refiere a Dios  en la persona de Jesucristo y en lo que respecta a lo humano. Ha cuidado su perfección interior, desde el encuentro con el Evangelio, la formación teológica constante, la vivencia en equipo y comunitaria de su ser y hacer ministerial, con otros compañeros y con los laicos. En este sentido es un hombre de Dios y un experto en pastoral y eclesiología desde el quehacer en lo más básico como es la construcción y animación de una comunidad parroquial y su quehacer docente en los centros teológicos de nuestra diócesis. Siempre ha sido un referente de saber pastoral y eclesial.

Pero a esa verticalidad le complementa una horizontalidad humana, de corte cristológico, ser hermano de todos los hombres. Desde aquellos primeros pasos en la parroquia de San Juan Macías, junto a los jóvenes y sus inicios de comunidades cristianas vivas e inquietas, su paso por la comunidad de San Francisco de Asís, con espíritu realmente franciscano, viviendo la historia de las cuestas orinazas y su desaparición como un verdadero éxodo del pueblo y él con ellos. Para estar siempre enredado de corazón y alma con Cáritas, desde una clave de amor, compromiso y transformación verdaderos, poniendo a la persona como verdadero centro del quehacer eclesial. Desde ahí ha priorizado su cercanía a todos, especialmente a los más pobres y rotos, ha escuchado incansablemente de un modo anónimo y gratuito. Ha acompañado, querido, cuidado de los compañeros sacerdotes con esmero y ternura. Ha sido fiel a las misiones diocesanas que se le han encargado por los distintos pastores diocesanos,  obediente y sincero. Se puede decir que es libre y respeta en la pluralidad y la unidad, nunca ha roto la caña cascada ni ha apagado el pabilo vacilante. Todo el proceso le ha hecho también ser dialogante y hombre de frontera con el mundo y sus dimensiones: políticas, sociales, culturales, de compromiso y voluntariado.

Aquel compromiso de ser fiel a Dios y compasivo con los hombres, que ha de ser la enseña de todo sacerdote secular, lo ha vivido a fondo y lo hace ser una persona capaz de realizar cualquier ministerio. Por eso no me extraña que la  Iglesia a la hora de buscar un pastor para nuestra Iglesia extremeña mire a esta persona y se plantee la posibilidad de llamarlo para ello.

Acorde con el Espiritu del Papa Francisco

Considero que él puede ser un pastor de la iglesia  como los que describe el Papa cada vez que se dirige a los obispos en cualquier lugar del mundo. Paco, está acorde con el tono marcado por el papa Francisco: un pastor que, en lo humano, se deje hacer por Dios a través de la realidad, en lo espiritual nos ayude a amasar el Evangelio y la vida para encontrar la Buena Noticia de la esperanza y la alegría –así las celebraciones estarán llenas de vida-, en lo pastoral nos invite a la corresponsabilidad ayudando a crecer a todos en el aporte a lo común para que el Reino avance, en lo social sea sensible a los que más sufren y necesitan -siendo su voz en medio del pueblo- y, en el trato,  quiera a los fieles  como suyos y se deje querer y ser algo propio de su pueblo.

José Moreno Losada.

 

 

 

Ver Post >
Aprender a aprender. Con nuestros mayores.
img
José Moreno Losada | 12-12-2016 | 10:09| 0

“Tropa solidaria de Guadalupe” en acción.

La actividad de Diciembre: “aprender a a aprender. Desde la vida”.

Vamos con los más sabios, nuestros mayores. Al lugar más lleno de sabiduría, la residencia de los mayores de la Granadilla, donde la edad media es de más de ochenta y cinco años. Allí se junta la debilidad y la sabiduría, la sencillez y la importancia, los límites y el amor.
Lecciones que nos enseñaron, máximas que nos dieron:
- Lo más importante en la vida es la humildad y la sencillez para saber vivir y aceptar todas las etapas y circunstancias vitales.
-” Dos no riñen si uno no quiere”: reñir es la pérdida más grande de tiempo y de vida.
-”No dejéis nunca de preguntar” lo que sea una inquietud en vuestro interior, preguntar para aprender.
- “El que siembra vientos recoge tempestades”… pero el que siembra bondad recoge bondad. “Sed buenos”
- “Lo más importante de todo en la vida es el amor y la amistad.”
- “Aprender a vivir con todos” es una buena máxima, nunca sabes dónde vas a acabar viviendo y hay que saber vivir bien.
- “Los mayores también fuimos niños” y vosotros también seréis mayores, lo que más alegra a un mayor es verse rodeado de niños. Un abuelo no se puede comprar es un regalo de Dios.
- “En la infancia fuimos felices aunque con dificultad”, jugamos mucho. Os damos un consejo : “ved poca televisión y jugar mucho entre vosotros”.
- “Dios siempre nos ha acompañado”, la fe es una buena compañera para vivir. Con la fe no te siente solo nunca.
– Nuestro lema que recitamos todos los domingos es misa es: “Aquí no hemos venido a morir, aquí hemos venido a vivir”.


Ahora estamos esperando para preparar el Belén en la puerta como todos los años y cantarle nuestros villancicos,P. Podéis ver nuestro encuentro:

https://tropasolidaria.org/

https://vimeo.com/195206032

 

Y, sin saberlo, hemos hecho lo que el Papa nos dice ahora:

La alegría es contagiosa ¿Es verdad? ¿Están de acuerdo?“.

“Quisiera darles una tarea. Esta alegría contagiosa hay que compartirla con todos, pero en especial – y ésta es la tarea – con los abuelos. ¡Piensen bien en esto: esta alegría hay que compartirla con todos, pero en especial con los abuelos!”, apuntó Francisco.

“Hablen a menudo con sus abuelos; también ellos tienen esta alegría contagiosa. Pregúntenles tantas cosas, escúchenlos, ellos tienen la memoria de la historia, la experiencia de la vida. Y para ustedes éste será un gran don que los ayudará en su camino”, declaró.

“También ellos tienen necesidad de escucharlos a ustedes – también ellos tienen necesidad de escucharlos a ustedes – tienen necesidad de comprender sus aspiraciones, sus esperanzas. He aquí la tarea que les doy: hablar con los abuelos, escuchar a los abuelos“, porque “los ancianos tienen la sabiduría de la vida”.

“¡Para no olvidar, repitamos juntos la tarea: hablar con los abuelos, escuchar a los abuelos! ¡Chicos y chicas, todos juntos!… ¡Pero qué débiles que están! ¡Más fuerte!… ¡El próximo año les preguntaré sobre esto, sobre lo que hicieron!”, se despidió Bergoglio, recalcando su deseo de “anunciar el rostro de Dios que es amor. Que el Señor bendiga este proyecto vuestro de bien”.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.