Hoy
img
Autor: jose.moreno.losada_933
Hay vida…
img
José Moreno Losada | 03-04-2018 | 12:00| 0

Buenos días… os felicito en la octava de la pascua de Resurrección con esta fotografía y poema de Mar Galcerán, que recibo desde Barcelona:

La imagen puede contener: 1 persona, flor y primer plano

Hay vida …. y esperanza,

cuando alguien ama

contra toda lógica,

contra toda razón,

contra toda posibilidad.

 

Hay vida …. y nuevas oportunidades,

en la fuerza y el coraje

de quienes luchan día a día,

en medio su desolación,

para construir los sueños

de una vida mejor.

 

Hay vida …. y luz,

en el corazón de aquellos

que responden,

serena y pacíficamente,

ante la impunidad del mal

que los asedia,

y en los que no guardan rencor

ante la ofensa y la agresión.

 

Hay vida …. y belleza,

en la armonía de la creación,

y en aquellos que aman,

apasionadamente, todo lo que hacen,

no para sí, sino para ofrecer al mundo.

 

Hay vida …. y alegría serena,

en el corazón de los que saben vivir

acogiendo y agradeciendo todo lo que son

y lo que tienen, sin desear más

o, incluso, sin tener nada.

 

Hay vida …. y ternura

en los gestos de compasión

de los que curan heridas

y remiendan las roturas del corazón.

Sí, hay vida cargada de Luz,

esperanza, novedad, belleza,

ternura, alegría …

Y una música de Amor que todo

lo envuelve más allá

de los confines de la tierra.

Nada podrá silenciar su

Eterna sinfonía.

Tampoco el mal, … ni la muerte.

Mar Galceran


Ver Post >
Isabel: autismo con corazón
img
José Moreno Losada | 02-04-2018 | 10:56| 0

Nadie dijo que es fácil…

La imagen puede contener: 11 personas, personas sonriendo, interior
El corazón de Gonzalo y Choni: Isabel.
 
“Hola, hoy en el día del autismo, sólo debo decir que nuestra experiencia es muy bonita. Nuestra vida se llena con nuestra niña, la felicidad que ella tiene, nos la transmite a los dos, nos da solo alegrías. Nadie dijo que es fácil, pero es gratificante.”
A través de Facebook recibo este grito de celebración en el día del autismo. Lo lanza Gonzalo que, junto a Choni, han recibido en su vida matrimonial como un fruto divino la adopción en acogida de Isabel. Lanzados por el amor y el evangelio, un día, entraron en contacto con niños que estaban en ámbitos de protección de menores de la Junta. Allí conocieron a Isabel –niña con autismo- y se dispusieron para poder recibirla los fines de semana en casa y las vacaciones, se trataba de una apuesta de compartir y comprometerse con la realidad débil del mundo, desde su opción creyente.
La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie, océano, exterior y aguaAsí comenzó un proceso de relación y de profundización en el sentido auténtico de la vida, en la comunión de esperanza y de amor gratuito, y en el proceso apareció la seducción de apostar con más radicalidad por la verdad encontrada: la fuerza ser realiza en la debilidad.
El amor auténtico no tiene vuelta atrás y va a más, porque te ayuda a descubrir el tesoro en aquello que la gente considera enterrado y sin vida. Te revoluciona entender que en la debilidad alguien te hace fuerte y saca lo mejor de ti mismo abriéndote un camino de realización y de felicidad que no sospechabas. En el excluido y en su debilidad tu encuentras tu integración y tu fuerza, entonces comienzas a creer que los muertos resucitan, que es verdad que hay vida allí donde parece que sólo hay muerte y te lanzas a algo que sabes que “no es fácil” pero es auténtico y está “lleno de vida”.
Así es como estos padres reconocen que ahora tienen más vida y más amor entre ellos porque se lo ha dado Isabel. Y en ellos encuentro yo lo que estoy buscando en estos días de pascua, una señal fuerte de resurrección. Qué alegría haber conocido a Gonzalo y a Choni, junto a Isabel, pero, sobre todo, escuchar cómo proclaman que Cristo resucitado se ha dejado ver en favor de ellos en esta niña regalada que trae salvación y alegría hasta en su autismo. Y es que es verdad que Cristo ha resucitado, lo saben Gonzalo, Choni, y, sobre todo, Isabel, que lo siente gozosa en sus entrañas. Porque su corazón es grande, grande, grande… para sufrir y gozar, para llorar y reír,  para amar y amar…APNABA Y PARROQUIA
 

José Moreno Losada

Ver Post >
La noche de la luz para los cristianos
img
José Moreno Losada | 01-04-2018 | 10:34| 0

LUZ, PALABRA, AGUA, PAN

Vivimos en esta noche santa la victoria de la vida sobre la muerte, celebramos el encuentro glorioso del hijo crucificado con el Padre de la gloria en la vida eterna abierta por la resurrección por la fuerza del Espíritu. En la vigilia celebramos y vivimos el paso definitivo –no hay vuelta atrás- , la frontera de la oscuridad, del silencio sin sentido, de desierto y la sed, del hambre de la vida ha sido transformada en la gloria de la Luz, de la Palabra, del Agua viva, del Pan del amor eterno. Ellos son los cuatro elementos fundamentales de nuestra celebración.

Que exista la Luz:

El mundo que habitaba en tinieblas, la humanidad que cerraba los ojos a la realidad, tocada de la ceguera de la injusticia (confusión, desigualdad, violencia, hambre, división…) La que se mostraba indiferente ante los acontecimientos y los sufrimientos de los hermanos, que no analizaba las causas y las consecuencias de lo que vivían y ocurría en el vivir diario, ahora ha entrado en otra luz. Ahora los ciegos ven, porque Jesús de Nazaret, el crucificado resucitado ha sido respaldado por el Padre en el Espíritu, porque Dios no quiere la muerte, es el creador de la vida. Los bautizados en Cristo tienen una mirada nueva la que se aprende en el corazón de la compasión y de la misericordia. Aprendamos a mirar la realidad con los ojos de Cristo, con sus sentimientos, dejemos que la vida nos hable y que Dios nos salve en la realidad de lo diario. Agradezcamos la vida que es un don gratuito del Padre.

He oído el grito de mi pueblo:

Cuando existe el dolor no hay mayor desgracia que no poder decirlo y no ser escuchado por nadie. El silencio del dolor, de la muerte, de la desgracia, del fracaso, de los límites, en la soledad total se hace infierno… Dios, en la resurrección del crucificado, ha roto con ese silencio, ha escuchado el grito de su pueblo, de la humanidad y ha lanzado la promesa de la esperanza frente al miedo y la soledad, ya nadie estará solo, no habrá sordera ni mudez, la Palabra del Padre por el Espíritu, entrará en los corazones para llevar una palabra de aliento y de ánimo. El resucitado estará todos los días con nosotros, con los sufrientes de la historia, pensemos y abramos nuestro oído y nuestro corazón a los que sufren hoy. Ahí se revelará el verdadero rostro de Dios, del crucifado que los resucitará, y en los que sufren nos abrazará para siempre: “Venid, vosotros benditos de mi padre porque…” Esta es la noche en que se ha quebrantado la indiferencia y han renacido los que se dejan afectar por el grito de lo humano. Seamos compasivos.

Oíd sedientos todos, acudid por agua:

Una humanidad sedienta: rotos por el ritmo de vida, por los objetivos marcados, por las superficialidades de la existencia, sentimos una sed inagotable y no encontramos la fuente de la vida. Las personas no se sienten felices, consumimos fármacos para nuestra tristeza y nuestra infelicidad. Nuestro mundo se diagnostica de enfermedad del sin-sentido, de la ansiedad agotadora. Lo tenemos todo pero no somos nada. La noche de resurrección abre la fuente del agua de la vida, Cristo quiere darnos su Espíritu, derramar sobre nosotros un agua pura que nos purificará de todo lo que nos ata y nos aprisiona, para respirar en la libertad de los que han encontrado un sentido de la vida en la generosidad y en la entrega, la que nos hace salir de la muerte de la seguridad y de la autorreferencia. De nuestro interior saltará la fuente del agua de la vida eterna, si incorporados –bautizados- a Cristo dejamos que su Espíritu guíe nuestra vida en lo diario, notaremos que donde hoy hay miedo y sequía, nacerá el vergel de la comunión y la valentía de la alegría profunda. Señor dame de tu agua.

Id a Galilea, allí lo veréis y comeréis con El:

El pan sin comunidad se hace duro como la piedra, no hay quien lo coma, solo sirve para tirarlo, es el pan que se come pero no da la vida, sino la muerte, como el que comieron nuestros padres en el desierto. El mundo muere de hambre no por falta de pan, sino por no saber partirlo en comunidad. El resucitado es el crucificado que ha partido el pan en la mesa para hacer una comunidad que llega hasta la vida eterna. En esa mesa, junto a los apóstoles, estamos sentados nosotros y nos alimenta, ya resucitado, para que sepamos construir una mesa redonda como el mundo, un lenguaje nuevo, una esperanza universal. Esta es la noche en la que el Pan se ha hecho de vida eterna y el que lo coma no tendrá hambre jamás y será alimento para todos sus hermanos en la entrega comprometida por la fraternidad verdadera. En este pan que comulgamos está Cristo Resucitado, el que nos promete la vida eterna y nos envía a la misión de llevar la alegría –Aleluya- a todos los hombres de la tierra, que desea que la buena noticia –Evangelio- se anuncie a todos los pobres.

Aleluya

Nuestra noche, se ha vestido de luz, la palabra nos ha llegado al corazón, nos hemos sentido renovados en el agua del Espíritu que colma nuestra sed de plenitud, y vamos a comer al Crucificado que ha resucitado y se deja ver en favor nuestro para que nadie nos pueda quitar la alegría de la resurrección, nuestro aleluya. Cristo ha resucitado y nosotros estamos alegres, muy alegres, porque tenemos la Vida. Y nos queremos esconderla ni guardarla porque es de toda la humanidad, somos hermanos. Vayamos a Galilea y lo veremos, allí nos espera.

 

Ver Post >
Los 40 de Alejandro Píriz.
img
José Moreno Losada | 24-03-2018 | 12:49| 0

 

Resultado de imagen de alejndro piriz  badajozQuerido Alejandro:

Hoy me levanto con ánimo pensando que voy a estar contigo y tu gente, que será la mía, una vez más, porque con motivo de tus cuarenta años de vida nos has convocado para compartir vida y mesa y estaremos una representación variada de todos los palos que tú, con tu corazón inquieto, vas tocando por la vida: familia, fe y compromiso, voluntariado, trabajo, educación de las hijas, universidad, colegio, amigos, asociaciones, barrio, escuela. Nos convoca y nos une tu persona, tu vida, tus opciones, tus sentimientos, tu gracia, tu inquietud, tu amistad, tu amor, tu compromiso, tu servicio, tu agradecimiento, por eso aunque no nos conozcamos algunos, hoy tendremos un motivo sacramental de unión, tu persona, tu historia y las nuestras porque formamos, sabiéndolo o no, parte de tu  -y de nuestro- nosotros.

Entrando en el tercer cuarto…

Ya hemos bromeado con que yo entro en los sesenta, son mis últimos cuartos, cambio de tercio, mientras que tú estrenas cuarentena. Yo bajando y tú en la cima, pero en buen momento y con buena velocidad los dos, tu empujando y yo frenando: ¡la vida¡, vamos cambiando los roles. Yo le estoy dando vueltas a lo que quiero en estos momentos, más que por edad por etapa vital, aunque todo acompaña. Y me preocupa, a la vez que me ilusiona y me reta, ver en qué voy a gastar mis últimos cuartos.Pero hoy rezo con los tuyos.

Tus primeros veinte años

Recuerdo cuando te veía anónimo en la eucaristía de la parroquia de Guadalupe en el primer edificio. Tú habías llegado de Cáceres a estudiar física, viviendo con las tías y los abuelos –esa sagrada abuela, ya celestial,como su frigorífico-, participabas alguna vez en la eucaristía y yo recién nombrado de pastoral universitaria, oraba al Padre pidiendo saber llegar a ti y a todos los universitarios… pero desde ti, al ver que inclinabas tu cabeza entre tus manos en el momento de acción de gracias y adoptabas postura de oración y contemplación. No te conocía, después ya me lo expliqué.  Venías de tu primer cuarto de vida, donde desde la familia y la opción por el colegio franciscano de San Antonio, habías intuido que el Jesús de Nazaret podía ser respuesta a muchas de tus preguntas y agua viva para el deseo y la sed de vivir que te inundaba, en tu ser amado y amante, lleno de una afectividad capaz de dar la vida, y sorberla de una vez a impulsos de lo que llegara sin freno ni brida. Quizá por eso, en medio de la vorágine de ese mundo nuevo y por estrenar, en una juventud de iniciativa propia no perdiste el rumbo, aunque sí alguna vez la cabeza, y buscaste sin desperdiciar ofertas de luz y de vida, pequeñas señales de un Dios que quería darte un rostro más cercano, más vivo, más profundo y más auténtico, en el propio proceso de tu vida. Y así fue, tu amigo Fermín que, por azares de lo tradicional, se apuntó a la asignatura de “hombre y Dios” –que tanto ha dado de sí- y como aquellos apóstoles de Jesús que se fueron agrupando por la amistad natural y humana, nos encontramos sin darnos cuenta en un grupo de revisión de vida de JEC –juventud estudiante católica-.  Ahí comenzó el segundo cuarto de tu vida, los otros veinte, si es que llegamos a los ochenta. Deja de fumar por favor…

Dos décadas fecundas y consolidadas

Resultado de imagen de alejndro piriz  badajozEn estos veinte se ha desarrollado  tu ser joven, estudiante-profesional y creyente. Sin que se haya separado nada, sino que ha ido armonizando  y tú has ido creciendo en sabiduría y en gracia en libertad y en verdad, en autenticidad y compromiso. En tu ser personal y humano admiro la construcción de tus emociones en la clave de la búsqueda lo auténtico y lo verdadero sin ceder lo más mínimo al chantaje, al autoengaño, y mucho menos a la infidelidad del respeto a lo humano, a todo lo humano. Desde ese modo de buscar y arriesgar te descubro hijo, hermano, familiar, compañero, pareja,  padre, profesional, educador, ciudadano, universal… y nada acabado sino, consciente de límites y debilidades, aspirando a seguir siendo por encima incluso del hacer.La imagen puede contener: una o varias personas En este sentido me alegra ver cómo en ti aquella aspiración de la pastoral universitaria de un estudio con sentido y el tema del bien interno de las profesiones muestra que es un proceso válido en el contexto actual, que es una repuesta a las personas que quieren construir su existencia, que el estudio ayuda a ser persona y a serlo desde unas opciones que pueden llevar a la organización, la profundidad, el compromiso, la solidaridad, la entrega, la felicidad, la comunión, la transformación de la realidad. Y además siendo conscientes de que eso se hace poco a poco, como el grano de mostaza y la pequeñez de la levadura en medio de la masa. Y me admira cómo estas dos dimensiones  humanas y  estudiantiles/profesionales han ido de la mano de tu descubrimiento de tu ser y del rostro de Dios. Te has abierto al Dios de la vida, y te has ido enamorando  del Jesús de Nazaret que te ha ido haciendo  más libre y más pan en medio de la gente y del pueblo.

Tu vida y lo divino de lo humano

No hay texto alternativo automático disponible.YO quiero seguir al Dios que  tú has encontrado, me quiero sentar en la misma mesa y partir el mismo pan como los discípulos de Emaús, yo quiero volver contigo al grupo y a la comunidad, para poder contar lo que hemos descubierto juntos, pero cuando lo hagamos yo quiero callarme y que hables tú, porque siento gloria cuando narras tus monografías, agradezco en tu agradecimiento, y doy gracias porque tú con tu vida, también tus fallos reconocidos  e incluso amados en la debilidad, me haces creer en un Dios de la ternura y de la compasión,  me siento seguro porque veo que en ti  no juzga y que siempre salva. Me congratulo con todos tus trabajos, con la empresa que acabaste de tu padre, con la que has iniciado con Maria Angeles, con tu nueva etapa en el colegio de la Asunción, con tu compromiso en la comunidad educativa del Candil, con  Ingenieros sin frontera y ONGWA, con JEC y PX, con tu construcción de la familia, con todos tus compromisos, especialmente con los más pobres y por la justicia,  y opciones, todas tus luchas e iniciativas.  Felicito a Dios por tu cumpleaños y me abrazo a ti, a Blanca, a Jara y a Naia –lo del nombre….- y desde vosotros a todos los que hoy nos encontraremos en el rincón de Caya, señal y sacramento de otros muchos, ahí hoy estará el corazón de Dios a borbotones como siempre está el tuyo.

Y lo publico porque se me cae la baba… dando gracias a Dios por tu vida: “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”.

Y  hoy comenzaremos a expresarte lo que deseamos para tu futuro… esos dos cuartos de vida que, si Dios quiere, estarán muy abiertos para seguir creando y viviendo a tope en esa esperanza llena de sentido y de justicia, de humanidad y verdad, de luz y alegría, de compromiso y lucha, porque otro mundo es posible. Sigue llenando el corazón de nombres que “a jornal de gloria no hay trabajo grande…”

La imagen puede contener: una o varias personas

Ver Post >
Para cristianos y no cristianos… Vivir-la:invitación
img
José Moreno Losada | 21-03-2018 | 2:29| 0

“Vivir la Semana Santa”: Si quieres…

INVITACIÓN: TRIDUO PASCUAL EN LA CASA DE ORACIÓN DE GÉVORA

Resultado de imagen de casa oracion gevoraEn la casa de oración de Gévora (Badajoz) vamos a estar un grupo de cristianos, religiosos y laicos, durante el triduo pascual, desde el Miércoles Santo en la noche hasta el Domingo de Resurrección. La clave va a ser profundizar, en silencio y comunidad, en el misterio que celebramos de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, buscaremos poner nuestros ojos “Fijos en El”, para adentrarnos en sus sentimientos y en la salvación que trae para todos. Ni que decir tiene que está abierto a cualquier persona que quiera compartir este espacio y esta experiencia -Teléfono: 924 43 00 45-. Si me preguntan las razones de hacer esta experiencia pascual utilizaría como respuesta esta reflexión de un gran amigo y hermano mío, Pedro Belderráin, claretiano profundo y apóstol incansable de Jesús de Nazaret. Se trata de un retazo introductorio de una reflexión elaborada por él, con motivo de una intervención en la Iglesia de San Antón de  Madrid, como preparación cuaresmal en torno al acto de piedad clásico de las siete palabras de Jesús en la cruz. Me identifico totalmente con él y me lo aplico personalmente como motivación para estos días de oración, contemplación, comunión y celebración.

Vivir la Semana Santa (De Pedro Belderrain)

Resultado de imagen de pasion y muerte, resurreccionVivimos en una sociedad en la que para muchas personas la Navidad se ha convertido en unas ‘fiestas de invierno’. La Semana Santa se convierte en otra oportunidad para salir de la rutina, descansar de la dureza del año y olvidar unos días los problemas, en esta ocasión al comienzo de la primavera.

No hablo de bondad, ni de calidad humana: en España hay muchas personas de gran corazón que viven nuestras fiestas así, desvinculadas de toda expresión ni fundamento religioso.

Los católicos españoles nos alegramos de que puedan disfrutar de ese derecho. Del derecho al descanso, a la posibilidad de compartir algo más de tiempo con sus amigos, con su familia, con las personas a las que aprecian. Como sociedad necesitamos estos tiempos de encuentro, de socialización, de descanso compartido.

Por ello sentimos de corazón que muchos no podáis tenerlos tan fácilmente, quizá porque os habéis quedado sin familia, porque esta se encuentra muy lejos o porque la vida, en sus vericuetos e injusticias, os está haciendo vivir unos tiempos especialmente duros.

Pero sería muy triste que los cristianos, que quienes nos tenemos por discípulos de Jesús, vivamos la Semana Santa como unos simples días de descanso que el calendario nos regala.

Sería muy triste. La Iglesia, con su liturgia, nos ofrece la posibilidad de que no sea así y nos invita a una serie de celebraciones especiales, en las que la visibilidad y los sentidos cobran un papel que en otros momentos del año no es tan fácil de percibir.

Con la semana santa se nos invita a acompañar a Jesús, a vivir cerca de él en una especie de ‘palco gratis de campo de primera división’ sus últimos días. La Semana Santa da mucho más de sí que un Madrid-Barcelona, la interpretación de la mejor de las orquestas o grupos de música (no en mano muchas piezas de la mejor música tienen que ver con la semana santa).

Es una semana de acontecimientos intensos en que Jesús, el hijo de María y de José, el carpintero, va a entregar su vida hasta el final, demostrando con sus gestos y sus reacciones que se cree de verdad lo que predica y lo que nos invita a vivir. Merece la pena tener hambre y sed de la justicia. Merece la pena ser misericordioso. Merece la pena ser limpio o limpia de corazón. Merece la pena trabajar por la paz.

Las culturas de España y de los países hermanos de América Latina de los que muchos quizá procedéis ayudan también a la liturgia de la Iglesia y su música, sus cantos, sus procesiones, sus costumbres, pueden ayudarnos también a vivir intensamente estas dos semanas de celebración.

¡Qué pena que teniendo el año cincuenta y dos fines de semana muchos cristianos no aprovechen para celebrar a fondo estos misterios que recargarían las pilas de nuestro corazón para todo el año!

En ningún sitio está escrito que los cristianos no tengamos derecho y a veces obligación de descansar, de dedicar tiempo a los amigos, de disfrutar la naturaleza. Claro que sí. Pero como muchos ya habréis experimentado cuatro días bien organizados dan para todo: para celebrar bien los Oficios, para meditar bien la Palabra, para tener algunos gestos especiales de justicia y caridad y para descansar.

La gente comenta sorprendida: ¡puedes entrar a la iglesia de San Antón y recargar el móvil! Efectivamente: gracias a esta comunidad y a su generosidad. ¡Pero también puedes ir a la Iglesia de San Antón y a más de diez mil más en toda España y recargar tu corazón!

Gracias a Dios también hay mucha gente que lo va descubriendo.

La buena vivencia de la Semana Santa es la mejor garantía para una buena vivencia de la Pascua y una gran ayuda para quienes deseamos intentar vivir como Jesús, durante el resto de las semanas del año aunque nuestra vida se parezca muy poco a la del Maestro.

N.B.: Si alguien desea participar llame al teléfono antes indicado o conecte conmigo: jose.moreno.losada@gmail.com

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.