Hoy

img
Autor: jose.moreno.losada_933
Estampas navideñas
img
José Moreno Losada | 26-12-2016 | 11:37| 0

Estampas de Navidad

Caricias de Navidad: “Un beso divino” (Navidad)

Cuando Dios fue besado por lo humano y se sintió querido. Navidad, cada año, me revuelve por dentro y se me hace real y evidente en detalles que me sobrepasan y me enternecen de un modo tan entrañable que me hacen desear ser más bueno de verdad, renovarme en los sentimientos mejores, al sentirme tan querido y tan acariciado.

Primera caricia de la vida: En la espera.

Encuentro de Navidad de los jóvenes estudiantes de acción católica, veinticinco años caminando en el deseo de ser y hacer al estilo de Jesús en medio de los institutos y la universidad. Allí están Juanjo y Eva, son animadores de estos jóvenes, antes ellos fueron jóvenes animados, ahora ya profesionales médicos con espíritu y deseos de servir más y mejor, también en grupos de revisión de vida. Pero ahora están en un momento trascendental de sus vidas, tras algunos años de matrimonio, están esperando a César y Ester. El seno de Eva es grande y redondo como el mundo y esta lleno de amor, su rostro de belleza de mujer fecunda que ya aguarda el momento del parto. Toco su vientre y quiero acariciar a Dios en los que ellos esperan y siento que Dios se deja tocar por mi mano, se siente querido, y desde ellos me responde con un beso divino.

Segunda caricia de luz : Tenemos una estrella.

El año pasado estaba recién nacida y era un lucero en el portal, este año ya es una estrellita en el portal de Belén, en su guardería, junto a sus profes, cuidadores y compañeros. Ella se convierte en centro la vida familiar de sus padres –mis sobrinos- y sus abuelos. El punto débil nos llena de fuerza, de ilusión y de vida. No ha dicho, ni ha hecho nada…sólo llorar y reír, pero para nosotros es todo. Lo débil confunde a lo fuerte, Dios está con nosotros. Paula abraza con fuerzas a su madre y le acaricia la cara sonriendo y es una de las imágenes más bellas de Dios que he visto nunca. Y profundizo de un modo nuevo en el texto bíblico, en medio de la guardería, porque “hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo”. Y lo hago desde estos días en los que me he visto rodeado de centenas de niños en nuestra parroquia celebrando juntos el misterio de la navidad, con sus catequistas y familiares. Y es que no es Navidad porque haya fiestas, sino que es fiesta porque es Navidad.

Tercera caricia de sencillez en el límite: Los pastores de Belén.

Cada Domingo me dirijo a la Residencia de los Mayores de la Granadilla, es mi lugar de referencia celebrativo dominical más continuada. Allí me aguardan mis mayores para celebrar la vida y no la muerte. Repetimos a coro siempre: “Aquí no hemos venido a morir, aquí hemos venido a vivir”. Y son muchos de ellos los que buscan después de misa para decirme que han disfrutado de la celebración, que eso que yo he dicho lo están viviendo ellos, que esto del Evangelio es verdad. Yo sólo trato de llevar el evangelio a sus vidas, y ellos me responden como los pastores: “fueron y encontraron a María, a José y al Niño acostado en un pesebre como les había dicho el ángel”. El último día que estuve salió Juan a mi encuentro, él tiene sus límites y discapacidad, pero me recibió, abrazó y me besó como a alguien muy querido, y cuando en la homilía pregunté quién y qué iba a ser lo más importante en estos días –mi pregunta era retórica- el gritó: Jesús, Jesús. Nunca creí que entendiera y atendiera, pobre de mí. Y Dios, en él, volvió a besarme como alguien muy querido.

Cuarta caricia de amor puro: “cuando Dios besa a Dios”.

Jueves a las siete de la tarde. Celebración de la Navidad, desde Cáritas, en la parroquia de Guadalupe de Badajoz, acuden el equipo directivo, los trabajadores de Cáritas, algunos voluntarios de las parroquias pacenses, sacerdotes y un buen grupo de acogidos, los residentes del centro hermano. Se forma una verdadera comunidad. Escuchamos la palabra de Dios de un modo creativo y participativo, van entrando los símbolos fundamentales de la navidad: el pan, el vino, las flores… una pancarta que se hace grito profético y eco del Papa Francisco: “Nos han robado la esperanza”… y el niño-Dios viene a esperanzarnos y recuperarnos. Así llegamos al momento central, al gloria de lo humano y lo divino, y un joven acogido en su herida y fracaso, como uno más de la comunidad, se adentra procesionalmente con la imagen del niño desnudo en sus manos. En su rostro muestra huellas de dolor y , al mismo tiempo serenidad esperanzada, sus ojos brillan. Lo porta con una ternura extraordinaria entre sus manos, se acerca a la cuna para depositarlo y, al llegar, se detiene, lo mira fijamente, y le sale de dentro de sus entrañas un beso fuerte y sonoro, no programado, sentido y querido. Ahí, ahí mismo, en esa celebración era Dios quien besaba a Dios, en lo humano, en lo roto, pero sobre todo en lo esperanzado. Devolver la esperanza es el oficio de Dios, se hace carne en cada rostro que vuelve a desear besar desde lo profundo, a sentir cariño e ilusión de una nueva vida, de un nuevo nacimiento.

Cáritas quiere ser el rostro de Dios que devuelve la esperanza y estamos buscando socios que se unan a este oficio divino, únete a esta empresa y serás besado de Dios y tus besos serán divinos como los de este hermano joven al que le vuelven a brillar los ojos por la emoción y los sentimientos de una vida que se sueña ya, como nueva, en su propio corazón.

Ver Post >
“Cuando Dios besa a Dios”
img
José Moreno Losada | 24-12-2016 | 10:44| 0

Navidad:

Cuando Dios fue besado  por lo humano y se sintió querido. Navidad, cada año, me revuelve por dentro y se me hace real y evidente en detalles que me sobrepasan y me enternecen de un modo tan entrañable que me hacen desear ser más bueno de verdad, renovarme en los sentimientos mejores, al sentirme tan querido y  tan acariciado.

 

Caricia de amor puro: “cuando Dios besa a Dios”.

Jueves a las siete de la tarde. Celebración de la Navidad, desde Cáritas, en la parroquia de Guadalupe de Badajoz, acuden el equipo directivo,  los trabajadores de Cáritas, algunos voluntarios de las parroquias pacenses, sacerdotes y un buen grupo de acogidos, los residentes del centro hermano. Se forma una verdadera comunidad. Escuchamos la palabra de Dios de un modo creativo y participativo, van entrando los símbolos fundamentales de la navidad: el pan, el vino, las flores… una pancarta que se hace grito profético y eco del Papa Francisco: “Nos han robado la esperanza”… y  el niño-Dios viene a esperanzarnos y recuperarnos. Así llegamos al momento central, al gloria de lo humano y lo divino, y un joven acogido en su herida y fracaso, como uno más de la comunidad, se adentra procesionalmente con la imagen del niño desnudo en sus manos. En su rostro muestra huellas de dolor y , al mismo tiempo serenidad esperanzada, sus ojos brillan. Lo porta con una ternura extraordinaria entre sus manos, se acerca a la cuna para depositarlo y, al llegar, se detiene, lo mira fijamente, y le sale de dentro  de sus entrañas un beso fuerte y sonoro, no programado, sentido y querido. Ahí, ahí mismo, en  esa celebración era Dios quien besaba a Dios, en lo humano, en lo roto, pero sobre todo en lo esperanzado.  Devolver la esperanza es el oficio de Dios, se hace carne en cada rostro que vuelve a desear besar desde lo profundo, a sentir cariño e ilusión de una nueva vida, de un nuevo nacimiento.

HAZTE SOCIO, BESO DIVINO

Cáritas quiere ser el rostro de Dios que devuelve la esperanza y estamos buscando socios que se unan a este oficio divino, únete a esta empresa y serás besado de Dios y tus besos serán divinos como los de este hermano joven al que le vuelven a brillar los ojos por la emoción y los sentimientos de una vida que se sueña ya, como nueva, en su propio corazón.

Ver Post >
María, Jose y los hilos de Dios-Amor
img
José Moreno Losada | 20-12-2016 | 10:57| 0

HILANDO EL AMOR…
Hoy, cuando quedan ya pocos días para la celebración de la Navidad, cuando las lecturas bíblicas nos cuentan que Dios le dice, en sueños, a José que colabore con él y que ame a María, por encima de todas las cosas… hoy mismo, le envío a Luis el guión de reflexión para ir preparando su futura celebración de matrimonio, que será en Julio. Pienso en aquella pareja de María y José, la relaciono con la de Luis y María a quien voy a acompañar en este caminar para su celebración sagrada del amor.
Los imagino hablando de sus cosas, repasando sus vidas, compartiendo sentimientos, realizando proyectos, sintiendo risas y llantos, alegrías y preocupaciones, y sobre todo mirando su futuro esperanzados e ilusionados. Y con ese espíritu aprovecho para escribirle a Luis y María y decirles que vayan reflexionando en su interior estas cuestiones, que las compartan y vayamos descubriendo el hilo de amor divino que ha sostenido toda su vida, su encuentro y que les empuja a querer que su unión sea bendecida y consagrada. Mirar y contemplar todos los hilos de amor y de vida que les han ido configurando a lo largo de su existencia, desde que nacieron hata ahora. Así les escribo:
“Hola Luis, lo prometido es deuda. Aquí está el guión de reflexión que nos puede ir ayudando para adentrarnos en la preparación de vuestra celebración matrimonial. Son unas pinceladas de revisión de vida y lectura humana y creyente de los que es vuestra vida de raíz y proceso, vuestro encuentro y camino juntos, así como de futuro y esperanza compartida y abierta a otros. Lo importante es hacerlo con paz y profundidad, cada uno y entre vosotros. Después lo compartimos y desde ahí nos vamos inspirando para elaborar la celebración del sacramento. Trataremos que sea desde la vida y que la preparación de la ceremonia de verdad nos llene y nos ayude a hacerla más auténtica y verdadera.
Ahora el tiempo de Navidad es buena ocasión para mirar y contemplar nuestras raíces y savia familiares: el tronco en el que naciemos y la savia que encontramos en él…
Un abrazo y feliz Navidad:
LO QUE SOMOS:
“No somos sin los otros, por eso no hay yo sin nosotros”
Y esto tanto en el punto de partida, en el pasado, en el presente como en el horizonte y en la perspectiva de futuro. Por eso es muy interesante saber descubrirnos y ponerle nombre a todo lo que nos ha hecho personas, y ahí está todo el contexto de lo recibido, de lo amado, de lo compartido:…
Esos hilos de vida, hilvanados por Dios, como los de José y María, preparados para recibir el misterio de la vida en el niño pequeño de sus entrañas y sus sueños compartidos.

Ver Post >
¿Feliz? Navidad – Desde Alepo-
img
José Moreno Losada | 19-12-2016 | 12:08| 0

ESTA NAVIDAD HAY QUE VOLVER AL DESIERTO


Volver a empezar…“Dios, sin dejar de serlo, quedó hecho hombre” – de mi catecismo de Ripalda- aprender lo que celebramos, con lenguajes nuevos pero un mismo misterio, en la misma tierra y con toda la humanidad. Este año desde el dolor de Alepo:

“Esta Navidad no estoy
para felicitaciones,
que hay muchas tribulaciones
por dondequiera que voy
y, como yo solo soy
una frágil voz que canta,
cantando se me quebranta (Ps 137,4)
el verso en las injusticias
y las palabras de albricias
no salen de mi garganta.

Esta Navidad se llama
Navidad (2016)mil novecientos…
y los vientos
se hacen lenguas de su fama;
más la mujer que por cama
de parir tuvo un pesebre
¿qué pretendéis que celebre
con su aguja en el sudario,
si por hilo un dromedario (Mt 19,24)
le dna para que la enhebre?

Esta Navidad que, huida
de la Navidad primera,
recorre la tierra entera
de dulce infancia vestida,
habla de Belén -Alepo- y olvida
lo que aconteció en Belén.
¿Cómo dar el parabién
por tan gran desconcierto?
Hay que volver al desierto (MC1,12)
y empezar las cosas bien”.
(Benito Acosta)

Ver: https://www.facebook.com/elmundo/videos/10154075115826867/

Ver Post >
¿Es posible soñar en pasado? 25 años
img
José Moreno Losada | 17-12-2016 | 8:29| 0

JEC   en sus  veinticinco años: “Soñar  y celebrar el pasado yel futuro”

Un día de sueños: Navidad

El día de hoy si tuviera que titularlo dudaría entre  estos titulares: “Soñar en pasado” o “Sueño cumplido”. Porque las dos cosas estaban ocurriendo al mismo tiempo, y me estaban produciendo –lo más curioso de todo-  el deseo de seguir soñando en futuro con razones de vida y de peso. Voy a  intentar explicarme.

Todos tendemos a pensar los sueños como realidad de futuro que nos gustaría que llegaran a ser realidad algún día. Yo hoy sin embargo me he sentido como que estaba soñando hacia el pasado y que las cosas estaban ocurriendo como ocurrían, como realmente han ido aconteciendo, y no deseaba que fueran de otra manera porque realmente me parecen y son un sueño. O sea, que puesto a soñar y a pensar el pasado para llegar a este presente, yo lo sueño tal y como ha sido.

Ayer me decía Manolo Rico, nuevo consiliario de JEC en nuestra diócesis, que hoy en la celebración diocesana de la navidad  de estos jóvenes estudiantes católicos –JEC- querían que presidiera la Eucaristía. La razón que me daba era que se iba a tener en cuenta la cifra simbólica de los 25 años de esta nueva andadura del movimiento por Badajoz, y que yo era significativo en esa etapa porque había sido consiliario durante más de veinte años, los había acompañado en este proceso. Yo ya estaba ilusionado con la celebración como cada año y había caído en la cuenta de esta edad tan simbólica, pero el hecho de presidir la Eucaristía hizo que  me durmiera anoche y  esta mañana con ese sabor de inquietud celebrativa, preguntándome acerca del hilo conductor de la liturgia eucarística celebrativa de tanta vida.

Sentir para celebrar

El sentimiento al recorrer estos años –que a veces refresco con un álbum de fotos y dedicaciones que me regalaron en mis veinticinco años  sacerdotales los de la JEC- era de profundo agradecimiento por la utopía realizada y cumplida. Aquí se cumple aquello de que ha sido utópico pero no ucrónico, algo que no estaba en el lugar, que no tenía espacio en nuestra diócesis, pero que de modo progresivo se había ido encarnando y fecundando en nuestra realidad eclesial y estudiantil, y así ha demostrado que sí se ha dado en el tiempo, que era posible, que no era algo que no tuviera nunca su tiempo.  El tiempo ha sido lugar de nacimiento, consolidación, crecimiento, extensión, fecundidad, compartir y universalidad de esta misión específica y especializada de llevar la alegría del evangelio a la realidad juvenil estudiantil, en los institutos y universidades. Y terminaba mi sueño viendo a Alvaro Mota, pacense –aquel niño que se bautizó con quince años- , en un encuentro internacional en Roma representado a la pastoral universitaria de España, enviado por la Conferencia Episcopal, y saludando al Papa con el ósculo de la Paz y dando testimonio de  que su caminar cristiano juvenil estaba dinamizado en el movimiento de acción católica especializada estudiantil de España.

Aquella semilla de mostaza, la pequeña levadura, el grano de trigo…

Esto ha sido posible porque muchos han creído en ello y lo han creado, desde aquel primer profesor universitario cristiano – Vidal Luis Mateos-, animador de jóvenes en la parroquia de san José, que se informó y se formó para acompañar a cuatro adolescentes de instituto en un camino que les fuera propio y les diera protagonismo humano y cristiano real.  Hoy estaban allí miembros de los grupos de aquellos primeros años: Fabio, María José, Paco Colón, José Miguel, Nazaret, Marieta… Y de éstos ha habido cientos que están sembrados por el mundo. A lo largo de los 25 años han sido bastantes los que han pasado de un modo u otro y han trabajado sus vidas y han compartido sus caminos en la búsqueda y en el compromiso de su ser jóvenes, ser estudiantes y ser cristianos. Todos en búsqueda pero con verdad y gracia. Y los adultos que los hemos acompañados siendo testigos del hacer de Dios en lo oculto de sus vidas y sus personas, enriqueciéndonos así a todos nosotros.

Dios cumple la  promesa a los sencillos

Pero también era sueño cumplido. A mi lado en el altar estaban Carmen, Javi, Jesús, Teresa, Carlitos…pitufos que son ya hijos fecundados en matrimonios y profesionales que viven su fe en lugares eclesiales y seculares de distinto tipo y que la mayoría siguen teniendo grupos de revisión de vida como referencia a la luz del evangelio con el deseo de hacer un mundo con las claves del Reino de Dios. Ahí veo la posibilidad de confesar hoy con fe que la promesa se ha cumplido que el sueño que yo podría tener como sacerdote cuando llegué a este movimiento con aquellos animadores entregados y militantes jóvenes inquietos estaba bien cumplido por el Padre. Claro que he disfrutado y mucho, como decían hoy algunos, pero sobre todo he aprendido a ser apóstol en medio de ellos que son verdaderos apóstoles de los jóvenes.

Presente y futuro de JEC

Pero la riqueza  del pasado solo nos sirve para saber que estamos enraizados en una tradición de vida, ahora nos sigue importando el presente y el futuro de los jóvenes que pueblan nuestras escuelas en sus distintos niveles ¿Quién les acompaña y les ofrece un proceso de vida y de luz? Nos alegrábamos por el testimonio de todos los que hoy siguen construyendo la casa viva de la JEC en la iglesia diocesana, lo han testimoniado hoy, que siguen apostando por el reino y la presencia evangelizadora en su ambiente. Allí estaban los universitarios de hoy, los alumnos adolescentes de institutos, los había de quince años y también de más de veinte, en armonía, caminando juntos, pensando juntos, construyendo juntos, queriendo juntos, programando y transformando. Y todo por el conocimiento de Jesucristo que van experimentando y que lo consideran una verdadera ganancia frente a los bienes pasajeros de este mundo. Ellos han organizado el encuentro y por ellos hemos acudido. Son nuestro sueño, soñamos con ellos, creemos con ellos y queremos que ellos sigan creando lo que van creyendo.

Hoy este movimiento, en su vida  sencilla y comprometida, desde jóvenes adolescentes y maduros, han vuelto a proclamar que han encontrado la señal de Dios, la verdad de este niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre, hoy se han vuelto a sentir y a reconstruir como casa-belén. Desde su corazón ha buscado ventanas, puertas, chimeneas, ojo de buey, veleta…y han visto que merece la pena hacer de su ser jóvenes, estudiantes, y creyentes, una casa común, un movimiento juvenil de protagonismo auténtico y en el que sus personas sean el centro, donde puedan descubrir juntos al Dios de la vida, al Cristo de sus entrañas, para ser y para vivir, para hacer comunidad y un mundo de todos y para todos. Seguimos naciendo y creciendo en la navidad… a por otros 25 años, que merece la pena.

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.