Hoy

img
Autor: jose.moreno.losada_933
Desde el pupitre…Felicidades¡
img
José Moreno Losada | 24-11-2016 | 9:52| 0

DÍA DEL MAESTRO (Oración)


Me llamáis maestro y señor…

Nos acercamos a la festividad de San José de Calasanz, en el que celebraremos el día del maestro. No olvidamos que el magis-ter (más) está llamado a ejercer su magisterio como un minis-ter (menos), o sea como un ministerio. Saber para ser y servir…un horizonte de bien interno para una profesión que es fundamental en nuestra sociedad actual: “Dime cómo enseñas y te diré qué maestro eres”… “no se trata de llenar un recipiente sino de encender un fuego”. Felicidades a todos los maestros. Y yo no puedo dejar de acordarme del texto joanneo donde presenta a Jesús como el verdadero maestro, en la última cena, cuando se dispone a lavar los pies a sus discípulos, oficio del esclavo-siervo más inferior de la casa: “Ma llamáis el maestro y el señor y decís bien, porque lo soy. Pues si yo el maestro y el señor os he lavado los pies, haced vosotros lo mismo” (Jn13)

Oración del maestro

Y surge en mi interior esta oración sencilla en del día de los maestros desde la escuela vivida y la que construyo desde mi ser docente:

“Señor, tu eres el verdadero Maestro. Nos dice tu Evangelio que Tú enseñabas con autoridad. Primero fuiste discípulo de tu Padre, viendo lo que Él hacía y decía. También supiste aprender de tus padres en Nazaret y de todas las cosas que pasaban en la vida.
Después, quisiste dar a los demás todo lo que sabías y tenías, y te pusiste en camino para llegar a todos y enseñarles, especialmente a los más sencillos y pobres. Fuiste Maestro, siendo siervo, pontiendo todo al servicio de los demás. Esa fue tu verdadera sabiduria: “Amaos unos a otros como yo os he amado”.
Tú nos invitas a ser tus discípulos, a que aprendamos en la vida como lo hiciste Tú. Has puesto en nuestras manos multitud de personas y cosas buenas para educarnos. Hoy te quiero dar gracias por todo lo bueno que he encontrado en este camino, en las escuela desde la infancia hasta los últimos estudios e investigaciones en la universidad pública. Me siento afortunado en medio de un mundo donde la mayoría no tiene estas oportunidades.
Ayúdame a aprovecharlas a fondo para que llegue a saber con profundidad para servir más y mejor a los demás, para hacer el mayor bien al mayor número posible.
Dame un corazón sabio en misericordia para que sepa enseñar a los que no saben, luchar para que todos tengan escuelas dignas y que siempre sepa arrepentirme cuando me confunda en la vida y alguien en tu nombre sepa corregirme. Que con todos sepa buscar la verdad y nunca me crea dueño de ella.”

Ver Post >
Investigación y contemplación: Padre nuestro de la selva
img
José Moreno Losada | 21-11-2016 | 11:54| 0

Desde la selva amazónica: Laudato si

La fortuna de acompañar y ser acompañado, trae riquezas como ésta: hoy me he encontrado esta oración sálmica de una profesora de la Universidad de Extremadura, compartida en su grupo de revisión de vida y comunicada para todos los militantes de ese movimiento. Juntos anduvimos hace una año, junto con Carmen -bióloga ecutatoriana- por esa selva y entre esas plantas, con esas gentes… y el sentimiento compartido: ¿Cómo no creer en Dios…?

 

Padre Nuestro que estás en la Selva Viviente del Bobonaza. Y en los mil verdes de los árboles, y y en los  colores de los hongos y de los insectos, y en las huellas y sonidos de los animales y hasta en el corazón de la tierra, que guarda los minerales que tu Poder -de alguna manera, en algún momento-, hizo ser lo que son. Señor de esta tierra, y de sus aguas, Espíritu que sopla dentro de nuestros espíritus, de nuestras personas, de nuestras gentes, de nuestras comunidades, de nuestro vivir.

Señor de la Biodiversidad, generador de lo nuestro, inspirador de nuestras culturas, destellos de Tu grandeza inalcanzable, de Tu olor indescriptible, de la fuerza de Tu presencia pese al tiempo, transmitido en nuestras lenguas ancestrales -hermosas y distintas-,  de generación en generación…

Sabemos que estás con nosotros y entre nosotros. Por el misterio de la Encarnación, eres uno de los nuestros.

Te reconocemos en los árboles sagrados que conservaron nuestros mayores. Signo vivo de lo que no podemos controlar porque nos sobrepasa,  nos eleva, nos mueve  hacia lo alto, hacia la plenitud, hacia lo que deseamos alcanzar y a la vez está ya dentro de nosotros, de nuestros espíritus, de nuestras plantas, de nuestros sueños. Que se siente  en la alegría de las mingas, en el rito pausado de preparar y ofrecer la chicha. Te bendecimos en la yuca y el manduro, en la chunta y el morete, en el platanillo y el tarapoto…. en las plantas que nos dan alimento, cobijo, medicina para nuestras dolencias, sombra, refugio, fibra para tejer cestos como antaño, colorantes para dibujar belleza en nuestros rostros, brillo hermoso para el cabello largo, liso y espléndido de nuestras mujeres, madres, hermanas, abuelas…

Señor Santo de la Mocawa, tú que vives para ofrecerte y repartirte en la fiesta de ser hermanos y hermanas …. Danos tu protección.

Ayúdanos en el camino, ofrece lucidez a quienes nos guían, fomenta en nosotros el espíritu familiar y comunitario:  que nos tratemos como hermanos y hermanas, que no olvidemos esa manera original de corregirnos fraternalmente, conforme a nuestras tradiciones y culturas. Danos tu la ortiga y el ají, que no nos deje caer en la tentación de olvidar el sabor del diálogo.  Señor de la Guayusa, no permitas que descuidemos el tiempo de familia alrededor de nuestras vivencias. Danos la paz, danos los caminos para resolver entre nosotros los conflictos, como hacían nuestros mayores, y permítenos tener la alegría de tu perdón.

Guarda nuestra tierra del acecho de quienes quieren explotarla sin respeto a la Vida, al Espíritu, a la dimensión transcendente, a la realidad del más allá en la que nosotros creemos. Abre los ojos de quienes están ciegos de materialismo, y sólo ven en la Selva, riquezas materiales y una vida espiritual inexistente, una Selva Viviente imposible. Haznos fuertes como la yasa, la kupa y el intachi.  Danos fuerzas para luchar, por un reconocimiento de que existe una Vida, una Existencia y una Realidad, una Selva Viviente que es mucho más potente que los dólares aunque esto parezca increíbe a quienes dominan hoy la Ciencia, la Tecnología, la Economía y el Poder.

Somos tu pueblo Señor, somos pueblo de Dios, Iglesia Católica y  Universal, que con todos los hombres y mujeres que han conocido el mensaje del Evangelio de Jesús de Nazareth, quiere construir un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva con el ejemplo del Papa Francisco.  Bajo el amparo de tu Presencia,   tu Fuerza nos hace fuertes aunque parezca que somos poca cosa. Te damos gracias por esa Iglesia,  comunidad Universal, que abrió los ojos de nuestros mayores al conocimiento y a la Fe en Jesucristo.  Te agradecemos Señor la labor de tantos religiosos, religiosas, sacerdotes y catequistas, que desde tiempos antiguos dedicaron su vida y su tiempo a mostrarnos la Alegría del Evangelio.

No nos dejes caer en el desánimo, haz de nosotros instrumentos de tu amor. Protégenos Señor,  y líbranos de todo mal, Eterno riki panka Nuestro, Amén.

Grupo de Profesionales Cristianos de Acción Católica: http://profesionalescristianos.com/

Ver Post >
¿NUESTRO “CASO COMÚN”? Laudato, si
img
José Moreno Losada | 19-11-2016 | 11:17| 0

La suerte de compartir

Soy un afortunado, compartiendo con las religiosas  contemplativas de Talavera la Real, las carmelitas,  reflexiones sobre la teología de la creación. En los últimos encuentros estamos analizando el documento papal sobre la ecología y el sentido humano y cristiano de la naturaleza y del cuidado común, de la casa común de todos los humanos y de todos los seres creados. la encíclica “Laudato si”. Una de las religiosas comparte con nosotros  su reflexión , su eco de la primera parte de esta encíclica. en la que se nos invita a mirar la realidad de la naturaleza y del ser humano desde el cuidado y la compasión. De fondo ese deseo de que la fraternidad sea universal y abarque como el arcoiris al cielo y a la tierra, y de saber recibir los mensajes que la propia naturaleza no está lanzando en sus gritos contínuos de muerte y dolor, signos que acaban volviéndose en nuestra propia contra, recogiendo lo que nosostros mismos sembramos casi sin darnos cuestos: desnaturalización y deshumanización. Os invito a escuchar con corazón esta oración -reflexión de una mujer contemplativa:

EL ECO DE UN ALMA CONTEMPLATIVA

“Sin duda alguna, el avance de las nuevas tecnologías constituye, actualmente, un avance importante para la humanidad en todos los campos. Pero también es necesario tener en cuenta hasta qué punto les permitimos ser nuestras “aliadas” para nuestro crecimiento social y desarrollo humano, y no en detrimento nuestro, cual “becerro de oro” que el mismo hombre ha creado y que, ahora, parece se arrodilla ante su propia obra…

El mismo sistema ha condicionado al hombre, le ha llevado a un consumismo exagerado, le ha creado necesidades que a toda costa busca satisfacer. De esta forma, le crea la necesidad de disfrutar de más tiempo y le ofrece la solución a esta necesidad, incitándole a adquirir la gran variedad de productos que se encuentran en el mercado; esos que, más tarde, le “facilitarán” la vida y le ahorrarán tiempo y hasta dinero.

Pero, desafortunadamente, muchas personas, cuanto más tiempo tienen, más actividades buscan realizar por la codicia de ganar más para “TENER MÁS”,  sin ser conscientes de que en realidad lo que cada vez tienen es menos: menos descanso, menos salud, menos unión familiar, menos diálogo, menos paz, menos tranquilidad, menos serenidad y, por ende, más soledad y sentimiento de culpa.

Contradictoriamente, al parecer, la misma tecnología que nos proporciona un mejor bien-estar, nos IN-VOLUCIONA como personas, nos DES-HUMANIZA. Cada vez parecemos menos humanos y más máquinas, y todo bajo el supuesto de una mejor calidad de vida, cuando la realidad es que el hombre está destruyendo todo aquello que lo hace humano y todo aquello que lo mantiene con vida (Recursos Naturales y humanos Nº.18,20 y 34 LS ).

¿Será que el hombre (creación de Dios), consciente o inconscientemente, busca destruir todo aquello que le hable de su Creador? ¿Será que aún no comprendemos, o no queremos aceptar, que somos “CREATURAS”, que fuimos creados, con una naturaleza propia? ¿Qué lo somos, al igual que fueron creadas todas las demás creaturas del Universo y, por lo tanto, con el mismo derecho de existir, de disfrutar y de vivir el resto de la creación? Y no sólo por ser parte de la creación (Nº. 33 LS), sino porque todos los seres necesitamos unos de otros (Nº.42 LS), y nosotros, los “humanos”, no somos la excepción, querámoslo o no, también dependemos de la naturaleza, de sus recursos para nuestra supervivencia.

Y lo curioso de todo esto es que ella misma nos lo da todo, nos provee de lo que necesitamos, se nos entrega. Desgraciadamente, hemos abusado de su generosidad, la hemos prostituido, maltratado, nos hemos aprovechado de ella y no la hemos proporcionado el cuidado necesario ni oportuno. Y, ahora, sufre, gime y se nos muere, y con ella morimos también nosotros, porque no puede darnos más de lo que en ella sembramos; si sembramos muerte, cosecharemos de ella muerte y generaremos un circulo de muerte. Es decir, “recibimos de ella, lo que le damos”, o bien, como lo expresa el Nº48 LS : “El ambiente humano y natural se degradan juntos”. Y, ante esta realidad, ¿qué hacer?, ¿cómo recuperar esa relación filial con ella?

 Nuestra Hermana Tierra nos está reclamando un cambio de rumbo (Nº53 LS)… ¿Será que la misma naturaleza nos está queriendo indicar el camino, nos estará aleccionando en sus ya continuas manifestaciones?

Si lográramos entender su lenguaje, traducir sus gestos, escuchar sus gritos, seguramente nos daríamos cuenta que es más poderosa que toda la humanidad armada; con su furia, la que el mismo hombre está despertando, podría hacernos desaparecer enseguida, en un instante. Ya lo hemos visto, y somos testigos: ante su furia, no hay arsenal que valga.

Sin embargo, pudiéndolo hacer, no lo hace, porque es MADRE, es BUENA MADRE, con otra naturaleza, pero madre, al fin y al cabo, y nos corrige mostrándonos su alcance. Pero, al parecer, no nos enteramos… Y seguimos en contra de ella; la que CAMBIA DE RUMBO, calma su ira y se nos sigue dando, esperando de nuestra parte la misma generosidad y reciprocidad.”

Comunidad contemplativa del convento de la Inmaculada Concepción de Talavera la Real

Ver Post >
El papa, la política y la biblia
img
José Moreno Losada | 13-11-2016 | 11:56| 0

Ante le nuevo presidente Americano, la prensa busca el pensamiento del Papa Francisco y lo que opina de esta situación. Parece como si se tratara de una cuestión personal, pero en realidad es una cuestión más amplia que se enmarca en la relación entre el cristianismo y la política. Cuál es el lugar y el modo de los cristianos ante el mundo actual, qué papel les toca asumir y con qué claves se sitúan desde su fe ante el momento actual. En este sentido es interesante acercarnos a las claves bíblicas que han de estar de fondo de un planteamiento cristiano ante la realidad política hoy. Aportemos elementos posibles de esa reflexión.

¿Qué está pasando? ¿Otro mundo es posible?

Da la sensación de que…

Izquierda: el fracaso del “socialismo real” desde la caída del muro de Berlín. ¿No hay alternativa al capitalismo? Da la sensación de que se ha perdido la esperanza de la izquierda con todas sus esperas: fin de la pobreza, igualdad entre los seres humanos, estructuras económicas que aúnen liberta y justicia, creación de un mundo solidario.

–  Derecha: El capitalismo se ha puesto al servicio de la satisfacción de deseos individuales, que nunca podrán ser satisfechos.

Un solo Dios: el mercado. Se defiende que el mercado dejado al albur de sus propias leyes genera más riqueza social que el capitalismo mixto regulado por el Estado. A la política se le ha despojado del carácter de acción que podría producir un cambio hacia algo mejor. Ha desaparecido la esperanza de un cambio de naturaleza política. La política sólo es lugar de estancamiento, tanto para los liberales que querrían reformar fuertes y rápidas para la eficacia del mercado, como para los de izquierda que no ven posibilidad de alternativa por ningún lado.

Ante la realidad al Cristiano no le queda otro instrumento de reflexión de fundamento que la historia de la salvación y la realidad del proceso histórico bíblico, desde ahí descubre unas claves que pueden sin iluminadoras e inspiradoras del hoy. Claves que valen para el Papa y el cristiano de a pie que en su vida diaria ha de tomar postura y decisiones de orden social, económico, político, cultural y religioso. Veamos claves fundamentales a tener en cuenta.

CLAVES BÍBLICAS:

– Ningún sistema político es el más acorde con el sueño divino. Sólo dos constantes para analizarlos todos: la Alianza de Dios con su Pueblo y el sufrimiento de los más débiles. La soberanía de Dios que relativiza toda forma de poder y la preocupación divina por la suerte de los más indefensos marcan la hoja de ruta de la “política bíblica”.

Enseñanzas bíblico-políticas:

El sueño de las promesas: Dios siempre trabaja prometiendo en referencia a deseos profundos, por muy lejos que se estuvieran de ellos. Moisés tuvo el gran trabajo de ideologizar al pueblo, fue lo más duro pero lo más necesario para que se produjera la liberación. Rearmarnos ideológicamente: sí hay ideologías y debe haberlas. NO hay neutralidad, no son iguales las izquierdas que las derechas, no deben serlo.

Liderazgo y gestión: Política y religión necesitan dotarse de estructuras de resistencia que alimenten la permanencia de liderazgo que marca la meta final de la tierra prometida y la gestión que organiza las etapas del camino, en medio de la dificultad. Generar y potenciar liderazgos, acompañarlos y fortalecerlos, que sigan avanzando en deseos y promesas dignas. A Moisés se le pide que se organice con otros para que no deje de ser lo que él tiene que ser, avanzadilla con el cayado de una esperanza que está más allá del puro maná.

Soñar despiertos: En un mundo de tecnología y éxitos, se nos llama a deslindar sueños, utopías, de la verdad y de la mentira. Las promesas del mercado y de las promesas divinas. La preocupación por el sufrimiento ha de ser clave de discernimiento de los sueños y las promesas que son del evangelio para el mundo: “la suerte de los huérfanos y las viudas actuales”. Una escatología situada denuncia una iglesia acomodada, que se afana con la postmodernidad para resolver sus angustias existenciales. La preocupación cristiana no ha de ser la finitud o el nihilismo filosófico, sino la injusticia y el sufrimiento del inocente. Nuestro reto que los pobres estén en el centro de la política. No nos basta con recordar las bondades del bien común. Además fieles a Dios queremos promesas que estén referidas a la liberación de sufrimientos concretos que están aconteciendo hoy. Estamos convencidos de que hay ricos porque hay pobres, no podemos consentir que los ricos sean más ricos porque consiguen que los pobres sean más pobres, como está ocurriendo en esta crisis.

Ni un pobre vendido por un par de sandalias: González Faus distingue entre una “izquierda económica” comprometida en la defensa de los derechos primarios del ser humano: alimentación, vivienda, salud y educación dignas, y una “izquierda cultural” preocupada por la satisfacción de deseos individuales propios. Los privilegios de las élites nos han hecho olvidar los derechos humanos de los pobres en nuestras sociedades y en el mundo. La sociedad se ha tenido hacer cargo de las reivindicaciones de los últimos y los pobres porque los políticos profesionales se han olvidado de los descalzos de nuestro mundo.

La historia es transformable, no está predeterminada. Avanzar por los caminos de los pequeños signos que hacen esperar contra toda esperanza. Ese es el programa del Reino que viene por los signos y señales que se dan con los ciegos, los cojos, los pobres… Crear condiciones de posibilidad de algo nuevo en personas concretas, en contextos sociales, familiares, educativos, políticos. Se trata de ir forzando, también políticamente, la realidad hacia donde marca el sueño de la esperanza cristiana, con las claves escatológicas del Reino. Un forzamiento que es transformador y conquistado desde una esperanza activa, protagonizada y liderada.

Ver Post >
¿DESAGRADECIDOS O AGRACIADOS? ( Ante los comas etílicos de preadolescentes)
img
José Moreno Losada | 10-11-2016 | 11:11| 0

 

Muerte y vida ante nosotros y nuestros jóvenes

De vez en cuando nos sorprenden noticias de destrucción de vidas que nos ponen en vilo y nos desconciertan. Me refiero a muertes como la de la preadolescente de doce años  por coma etílico. Noticias que pueblan de interrogantes a los padres que tienen hijos en esa edad y que a mí no me queda indiferente e imagino que a nadie.

Somos muy desagradecidos

En nuestras sociedades se nos ha dado todo, nos sobra de todo, pero hay algo que falta, algo muy profundo: el agradecimiento. Somos muy desagradecidos, sólo eso puede explicar la vorágine de un mercado que se implanta con su filosofía del consumismo y nos destruye a los mayores, pero avanza y se lleva también a nuestros niños y nuestros jóvenes. Sí,  el botellón es uno de los signos, en los que los niños juegan a ser mayores, a consumir como criterio de bienestar y de felicidad por encima del bien ser. Cuando los corazones  humanos se llenan de ese deseo de tener, de poseer, de parecer, de gozar, sin más claves ni espíritu alguno,  se rompe el corazón de lo humano y nos hacemos sordos a la invitación de la vida. Por ese camino nos amenaza y nos destruye la avidez de un consumo de vida superficial que  nos impide entrar en la interioridad de lo humano donde se asienta la base de la verdadera felicidad. Nuestros niños y jóvenes, quizá  fieles a lo que les representamos los mayores, viven en la esperanza de lo inmediato, con luces cortas, absolutizando el momento y el placer posible, la riqueza y la posesión como lugar de realización. Cuando eso se da, la invitación del Maestro de Nazaret cae en saco roto, su propuesta de felicidad encuentra oídos sordos, incapaces de ilusionarse y trascenderse en la esperanza de un corazón que cree que el amor es el camino de la salvación.

El camino de la felicidad y la gracia

Es cierto que las encuestas nos dicen que nuestros jóvenes no son muy felices,  pero que, por contra, los jóvenes españoles que en sus vidas dedican tiempo libre a ser solidarios y hacer cosas por los demás, son los que mayor grado de satisfacción tienen en sus vidas y difícilmente caen en adicciones y sometimiento de alcohol, drogas, etc. Sí, que los que están llenos y han descubierto el banquete de la vida auténtica,  no pordiosean su felicidad en puertas de un mercado de superficialidades que les cobran la vida por breves momentos de felicidad pasajera.Pero los niños,  y los jóvenes, son espejo de la realidad social en que nos movemos, el papa Francisco nos lo dice con claridad: “Entre los componentes sociales del cambio global se incluyen los efectos laborales de algunas innovaciones tecnológicas, la exclusión social, la inequidad en la disponibilidad y el consumo de energía y de otros servicios, la fragmentación social, el crecimiento de la violencia y el surgimiento de nuevas formas de agresividad, el narcotráfico y el consumo creciente de drogas entre los más jóvenes… algunos de esos signos  son al mismo tiempo síntomas de una verdadera degradación social, de una silenciosa ruptura de los lazos de integración y de comunión social”.

Decrecer para crecer, agradecer para vivir

No hay duda de que, en medio  de esta degradación social, la llamada profética  y evangélica  nos presenta un camino de esperanza que viene por los últimos de la historia, es en los más pobres y sencillos del mundo donde está la clave del verdadero banquete de la vida. Estamos llamados a decrecer para crecer, a adentrarnos en el espíritu para poder acoger la  palabra que nos trae la vida, a iniciarnos en una fraternidad que nos libera y nos realiza en caminos de austeridad compartida y de amor celebrado, donde lo poco es mucho y lo mucho no nos satisface. Hay un banquete de ilusión y de amor que está por los caminos, las calles, las plazas, la vida de cada día. Ahí está el verdadero alimento. A la vida se llega  por la entrega, sólo el que esté dispuesto a perder, a entregarse, se ganará, y tendrá el tesoro que nadie ni nada lo puede quitar. Ahora es el momento de la gracia, ahora es el momento de lo profundo, ahora estamos siendo llamados a no quitarles la vida a nuestros niños y jóvenes, sino a alimentarlos con la verdad de la gracia. Tenemos un reto: “no desgraciar la gracia” El banquete  del amor y de la vida está preparado, hay  quien lo sirve: “Tomas y comed todos de El”

José Moreno Losada

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.