Hoy
img
Autor: jose.moreno.losada_933
Ascender amando, desde el dolor…
img
José Moreno Losada | 17-05-2018 | 10:19| 0

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, árbol, niños, multitud, exterior y naturaleza“Voy sintiendo que mi dolor se va transformando en más amor”, así sintetizaba una madre el proceso de duelo que está viviendo desde que perdió al hijo de su alma. Ayer tuve la gloria de pasar un día de “ascensión” singular y auténtico, entre dos orillas, la de los dos pantanos que se sitúan en Cordobilla de Lácara, un paraíso natural de agua y dehesa, que te abre el alma entre alcornoques y jaras, en plenitud de colores y de vida. Allí compartí la jornada con miembros de la asociación “Por ellos” – de lugares distintos y distantes de Extremadura-, madres y padres que están unidos por un dolor, la pérdida de sus hijos queridos, que se ha transformado en amor entre ellos y para los demás.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie, árbol, boda y exteriorCon vosotros viví el verdadero misterio de la ascensión, al ver cómo desde el dolor más profundo, el que más puede dar muerte por pérdida de los seres amados, os levantáis al amor más puro y gratuito, entre vosotros y para los demás. Mostráis la experiencia que está en lo más alto de lo humano y de lo divino, amar y dar la vida para que otros se consuelen y se alivien en vuestra experiencia, que se ha convertido en poder a precio de herida filial en vuestros corazones.

En vuestra convivencia vi, hecha carne, la sentencia bíblica cristiana “que no podemos estar alelados mirando al cielo” a ver qué pasa, sino que hemos de correr por la tierra para hacer oasis y trozo de cielo allí donde hay tristeza, soledad, llanto.La imagen puede contener: una o varias personas, árbol, césped, multitud, planta, cielo, exterior y naturaleza Las heridas se sanan curando a otras heridas y vosotros sois la señal clara de esta verdad, sabéis mostrar vuestras heridas en las manos y en el corazón como signo de una esperanza que sobrepasa la muerte. Ayer ascendí con todos vosotros al gritar y brindar con vuestros corazones: “POR ELLOS”.

 

La imagen puede contener: comida

Ver Post >
Nuestros niños… con espíritu y vida
img
José Moreno Losada | 14-05-2018 | 11:34| 0

Interioridad y trascendencia para los niños: Verdad y vida.

“Pues, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde  su vida? ¿O qué podrá dar una persona a cambio de su vida? ” (Mc 8,34)

La imagen puede contener: texto

Recibid la luz de la vida…

De qué nos servirá que nuestros niños se elaboren -se formen-  con la mejor cera del mundo en el cirio de sus vidas, si les falta la mecha del espíritu y del amor… Cuidemos a nuestros niños y favorezcamos su interioridad y trascendencia, para que lleguen al amor más puro y verdadero, a la autonomía más verdadera que se ejerce cuando uno puede darse totalmente porque se posee realmente, para que puedan arder en la llama de la bondad y la ilusión, con la alegría que nadie puede robar nunca. Caminemos, con ellos, hacia la libertad que se hace verdadera cuando nada ni nadie puede impedir que se entreguen amando porque han perdido todo el miedo a la muerte y a los que, con ella, amenazan ofreciendo seguridad a cambio. Nuestros niños se merecen la mejor luz y toda la gracia, acompañemos sus procesos para que puedan crecer en gracia y sabiduría delante de Dios y de los hombres.
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, árbol, planta y exteriorEsta tarde gozaremos viendo su “museo del despertar”, ellos serán los artistas que nos muestren todas las huellas de sus pasos dados en este curso, despertando a la fe… será una fiesta de alegría, resurrección, ascensión y un adelanto de pentecostés.

Habilidades y entrañas…

En medio de una sociedad que se va perfeccionando y especializando en habilidades, apostemos por la interioridad y la trascendencia de lo humano y lo personal. Usemos todos los posibles caminos para que no haya vacío en el interior de nuestros niños. Hay muchas cosas en la vida  que no se consiguen por las habilidades, o mejor, hay muchas habilidades que no serán posibles si no nacen de entrañas profundas, auténticas y libres. Ya lo decía el Evangelio – y lo comprobamos en la vida- que lo que hace puro o impuro al hombre no es lo que llega de fuera, sino lo que sale de dentro, del corazón, de la sede entrañable en la que se fundamenta nuestro “yo” y se abre al “tu”.

En gracia y sabiduría: el absoluto

Todos nuestros niños tienen derecho al absoluto, abramos las puertas de su espíritu  más profundo para que lo encuentren y se abracen a él con toda su libertad y autonomía. Ayer una señora ya mayor confesaba públicamente que había llegado tarde a la vida, a la contemplación de la vida, a darse cuenta del valor real, de la profundidad de lo que le rodea, para poder vivir en verdad. Había hecho muchas cosas en su existencia, pero había vivido muy pocas y se había perdido muchas, quizás el camino tuvo que ser así para descubrirlo. Le dijimos que bienaventurada ellas que había llegado a esa verdad, para no vivir en la mentira o en la superficialidad en estos momentos. Hagamos lo posible para que nuestros niños lleguen lo más temprano posible a la verdad de la vida, lo hagan con un proceso real cuidado  y acompañado por nosotros. No los entretengamos con el mucho hacer y el poco vivir, vamos a darles armas y herramientas para vivir a fondo  lo que son  y lo que les rodea, que no se pierdan la vida. Que nuestro deseo de seguridad sobre ellos no les quite su libertad auténtica ni su amor verdadero.

Ver Post >
El arzobispo Morga con la asociación “Por ellos”
img
José Moreno Losada | 12-05-2018 | 5:09| 0

En este día de Pascua, celebrando ya la Fiesta de la Ascensión,  el arzobispo con motivo de su encuentro con padres que han visto morir a sus  hijos , unidos en la asociación ” Por ellos”, les agradece su paso del dolor al amor, al consuelo, la unidad y la fraternidad entre ellos y desea colaborar para que su acompañamiento, consuelo y alivio pueda llegar a tantos padres doloridos por la muerte de sus seres más queridos, los hijos. Así se ha dirigido de un modo público en los medios:

ESCRITO DE CELSO MORGA, ARZOBISPO DE MÉRIDA-BADAJOZ

En estos días nos han llegado noticias de dolor en nuestras comunidades cristianas, como la de Villar del Rey, con la muerte de un adolescente en un trágico accidente.

No es la primera vez que nos llega la noticia de la muerte de un joven. Hace poco fue cerca de Santa Marta y anteriormente en Badajoz por la zona de la estación, amén de otros muchos y en circunstancias muy distintas.

Cuando se dan esas situaciones sentimos dolor por el sufrimiento tan fuerte que supone para todos, pero muy especialmente para sus padres, la pérdida de uno de sus hijos. Todo el pueblo se duele, incluido los propios sacerdotes que, en el ahogo de la pena, les cuesta celebrar los funerales. Yo mismo he sentido esa pena y me ha preocupado qué podemos hacer por esas familias.

Entre los evangelios de Pascua se encuentra la proclamación del buen Pastor, ese modelo referencial que hemos de mirar constantemente los obispos y los sacerdotes, para ser fieles al que nos eligió para ser apóstoles suyos. El Papa Francisco, que también quiere seguir a ese Pastor único, nos decía que el pastor ha de saber ir delante de las ovejas para guiarlas, en medio para acompañarlas en sus vidas, y también había de ir detrás para estar atento a las que más sufren, se retrasan, se rompen, lloran, las más débiles.

Estando en este dolor y oración ante Dios, por estos sucesos últimos, han llegado a mí en una tarde de pascua, como presencia del resucitado y de su abrazo ante los que lloran -como hizo Cristo resucitado con santa María Magdalena- representantes de la asociación extremeña “Por ellos”, padres que han tenido la experiencia de ese mayor dolor que es ver morir a sus hijos, como le ocurrió a Santa María en la cruz del calvario.

En ellos he descubierto la buena noticia del Evangelio hecha carne y vida desde el dolor fecundo y esperanzado. Al escuchar sus relatos e historia, propias y de la asociación, recordaba las palabras de san Pablo de que “a los que aman, todo les sirve para el bien”, mística que se entiende bien en lo normal y en lo bueno, pero que cuesta entenderla en el dolor y en la cruz, cuando se siente el abandono, incluso de Dios, como gritó Jesús antes de morir. Me sorprendió la fuerza del Espíritu del Resucitado que se hace presente como fuerza y luz en los momentos de mayor debilidad y dolor.

Así el ejemplo de MariBeli, que al morir su hijo mayor y sentir el dolor que le quitaba la vida, pensó que ese dolor no podía ser inútil, que esa muerte no podía quedar vacía. Buscó en Extremadura alguna asociación que le ayudara en ese momento de soledad, que supiera de este dolor y vacío, y al no encontrarla, desde su propio pueblo de Esparragalejo, dio los primeros pasos, con el amor que nacía del dolor, para crearla junto a otras personas que sentían lo mismo, y desde el pueblo llegaron a la ciudad.

El dolor cuando lo tocan la bondad de las personas sencillas se convierte en amor. Han pasado cientos de familias por esa asociación y actualmente tienen sedes en Mérida, Villanueva, Badajoz, con más de cien familias asociadas.

Sus claves de vida, sacadas de la muerte, son la buena noticia del Evangelio en lo que transmitían: la vida solo merece la pena si con nuestro dolor sacamos vida para los otros. Juan José y Mari Pepa, policía nacional y auxiliar de enfermería, que ahora coordinan hoy la Asociación -que vieron morir a su hija de dieciocho años-, hace un lustro, son los que lideran esta red de consuelo, vida y esperanza y me mostraban el deseo de que desde nuestra Iglesia diocesana utilizáramos este instrumento de ayuda y acompañamiento a todas las personas que en nuestras comunidades pasan por esta situación y comentaban como últimamente habían llegado personas de Burguillos del Cerro, Alburquerque, Badajoz, Mérida… y lo habían hecho animados desde sus parroquias y sus sacerdotes.

Al ver en ellos esta luz y este deseo de llevar vida donde hay muerte, luz a la oscuridad, consuelo a la tristeza, compañía a la soledad, recordaba los encuentros del Resucitado con las personas en el camino de la vida, y sentía el deseo de acompañarles como pastor y animarles en la tarea de este apostolado del duelo tan importante. Les prometí contarlo y colaborar con ellos y aquí lo estoy haciendo.

Me alegra que esta Asociación quiera colaborar con la Iglesia para este ministerio del consuelo y la esperanza, que haya cristianos vivos dentro de ella, y que todos, sacerdotes, religiosos y laicos colaboremos con ellos para esta gracia del Espíritu Santo no caiga en saco roto y sane a muchos. En Cristo resucitado nos abrazamos en la esperanza de encontrarnos todos de nuevo en el reino de Dios, en la vida eterna. Que la paz y el consuelo habite en todos las madres y padres que estáis sufriendo por la pérdida de vuestros hijos.

Ver Post >
Omella, cardenal de pueblo y parroquia
img
José Moreno Losada | 09-05-2018 | 10:41| 0

XXV Aniversario de la provincia eclesiástica extremeña.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie e interior

Los obispo extremeños y sus  presbiterios en el corazón de Extremadura: Guadalupe

“Los sacerdotes y el gozo de la santidad en una iglesia misionera”

Más de doscientos sacerdotes, acompañados y convocados por los obispos que presiden las diócesis extremeñas de Coria-Cáceres, Mérida-Badajoz y Plasencia, se han encontrado en el monasterio de Guadalupe para inaugurar las celebraciones y actos commemorativos,  con motivo del XXV aniversario de la constitución de provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz, que se denomina normalmente como la Iglesia extremeña. El lugar elegido, en las Villuercas,  tiene un simbolismo singular para esta tierra y sus fieles cristianos, como corazón de Extremadura a los pies de su patrona. Para la ocasión se ha contado con la presencia del cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, quien visitaba por primera vez este santuario y así conocía a la madre de Extremadura, Santa María de Guadalupe. Los actos comenzaron con una oración compartida a primera hora de la mañana, para después continuar con la acogida del prior de la comunidad franciscana y tras la presentación del cardenal, su alocución dirigida a los sacerdotes.

Una mirada entrañable al mundo, sus esperanzas  y  dolores

32202665_10216243406028944_3619183152938876928_nEn su discurso, Omella, siguiendo las claves del Papa Francisco, propició elementos de contemplación y reflexión que son retos para el momento eclesial actual en medio de nuestra sociedad. Comenzó invitando a una mirada esperanzada sobre el mundo, dando cuenta de cómo la sociedad está en búsqueda, se siente dolida en todo lo que le produce infelicidad, y está abierta a cauces de reflexión y de revisión de vida que lleve a una profundidad que posibilite una vida mejor y más digna. Señaló elementos de esta cultura y esta inquietud en las que estamos llamados a estar atentos y disponibles: jóvenes que aceptan retos de interioridad y de novedad, conciencia de la situación de la mujer y la necesidad de valorar su ser y su hacer en nuestro hoy, la inquietud por lo desigual y por el dolor en muchos de los ciudadanos con ánimos de favorecer lo digno y humano en los más débiles de la tierra.

La fidelidad ha de ser creativa y  renovadora

Ante esta realidad subrayó líneas de transformación estructural que han de nacer desde los propios espacios parroquiales en los que estamos a ser  fieles y creativos al mismo tiempo. Es tiempo de sembrar más que de cosechar, no hemos sido llamados a ganar sino a fecundar la realidad, para eso nuestras estructuras han de ser de una acogida radical, de una presentación limpia del evangelio y de la persona de Cristo, de siembra permanente y gratuita, de celebraciones vivas y de vida encarnada,  abiertos a las problemáticas que hacen sufrir a las personas que nos rodean, presentes en la ciudad y sus ambientes, comprometidos en las cuestiones de orden social y en torno a la pobreza.

No hay fecundidad sin santidad, sin Cristo no podemos hacer nada

La imagen puede contener: una o varias personasOmella, una vez señalados los restos estructurales sencillos a pie de parroquia para los sacerdotes, invitó, desde la última exhortación del Papa, a la santidad que ha de estar de fondo en el quehacer y ser del sacerdote para que su ministerio pueda ser fecundo. Habló de que la santidad ha de ser encontrada y sentida en la vida de lo diario y lo normal, en lo sencillo de las vidas de las gentes, donde el espíritu cada día va actuando y santificando. Para ello anotaba dos claves sencillas que autentifican la santidad: una que sea una santidad que no se notada por los otros, como espectáculo, y otra que no sea creída por parte del que la ejerce. Invitaba a lo profundo y a lo auténtico, de aquellos que con naturalidad ofrecen y dan su vida, sin hacerse notar, pero dándose con radicalidad en el acompañamiento de vida y de encuentro con el propio pueblo al que se sirve. Esta santidad no es viable sino es en el encuentro profundo y radical con Jesucristo y su Palabra, como Jesús hacía con su Padre. Señaló que, sin apasionamiento por Cristo, la predicación y la acción queda vacía y no puede ser fecunda. Y animó a renovarse en la verdadera espiritualidad del bautismo y ministerial.

Sacerdotes diocesanos, al estilo de san Juan de Ávila, mirando al Maestro

La imagen puede contener: interiorPosteriormente presidió la Eucaristía, junto a los demás obispos extremeños,  animando a  ser pastores del pueblo en medio de la gente, compartiendo la vida diaria de los que forman parte de la comunidad parroquial a la que sirven los sacerdotes, y hacerlo con el espíritu de la misión y el compromiso de los que han sido elegidos por Dios, para este momento y esta causa, no dejarnos vencer por un cansancio que nace de la falta del amor y la confianza en Dios. Se nos  ha mostrado en Jesucristo que  no estamos llamados al éxito sino a vivir en la verdad, verdad que viene por la vida de la minoridad evangélica, como la presentan las parábolas de lo pequeño y profundo, de lo que se gesta sin gloria pero se hace eterno, muriendo y resucitando. El gozo de un sacerdote no ha de ser su acción, sino la confianza en que Dios actúa y se hace eficaz, a su modo, a pesar de nuestra debilidad y pobreza. Hoy es tiempo para la fidelidad en lo pequeño y lo insignificante. Los sacerdotes aplaudieron y agradecieron la sencillez y cercanía de estas palabras y de esta invitación a caminar, tan llenas de ánimo y ternura, llena de anécdotas de vida.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie e interiorEl encuentro culminó compartiendo la mesa fraternal todos los sacerdotes que participaron en el encuentro con sus pastores, un modo de mostrar la riqueza y necesidad de este modo de ser en la provincia eclesiástica en la que están llamados a compartir proyectos en orden a servir y amar al pueblo extremeño, sirviendo el gozo y la alegría del evangelio de lo sencillo y de lo diario, en lo rural y lo urbano, en lo que es propio y característico de nuestra tierra y nuestra gente.

Al volver, en el autobús en el que viajamos cincuenta sacerdotes, el clima era de satisfacción, alegría y buen ánimo. El objetivo se había conseguido:https://www.facebook.com/1566593959/videos/10216238701271328/reflexión en la mañana

La imagen puede contener: 3 personas, personas sentadas, multitud e interior

Ver Post >
Sacerdotes extremeños en Guadalupe
img
José Moreno Losada | 09-05-2018 | 12:06| 0

Bienvenido a nuestra tierra e iglesia extremeña

Querido cardenal Omella:

Hoy lo vamos a tener entre nosotros, invitado por su conocido Celso Morga, a quien le une ese sentimiento riojano, uno por nacencia y el otro por misión y entrega. Una vez más, como quien no quiere la cosa peregrinamos a Guadalupe. Seguro que estaremos “como en casa”, no podría ser de otra forma si se trata de celebrar el XXV aniversario de la constitución de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz que tiene que ver bastante con la realidad de Extremadura y, por ello mismo, con la patrona, nuestra Señora de Guadalupe. Lo haremos como presbiterios de las tres diócesis extremeña, Coria-Cáceres, Plasencia y Mérida-Badajoz, nos presidirán nuestros pastores diocesanos, Francisco Cerro, José Luis y Celso. En esta ocasión viene a animarnos en la fe y en el sentido apostólico de nuestro ministerio el cardenal Omella, de estilo cercano y amicable. Seguro que nos hablará de cuestiones muy entendibles como que seamos pastores con olor a oveja, que nos encarnemos en la realidad de nuestras comunidades extremeñas, valorando las riquezas que nos configuran y sufriendo con los dolores y pobrezas de nuestro pueblo. Seguro que, como es cercano y vivo, se dará cuenta de la realidad simbólica a la que le hemos invitado, todo el presbiterio de las diócesis extremeñas, junto a todos nuestros obispos, con nuestra patrona de Extremadura, tenemos una mirada común y un deseo sencillo, que es caminar juntos como pueblo en la dirección del Reino de Dios y su justicia. La verdad que para que eso se haga realidad, ser pueblo al estilo de Jesús y su evangelio, no hacen faltan muchas declaraciones institucionales, ni ritos, ni siquiera proclamaciones solemnes, pero no estaría mal que se diera cuenta que sería un gesto eclesial digno de actualidad y de sensibilidad que eclesialmente lo que se refiere a Guadalupe formara parte de la jurisdicción de la provincia eclesiástica que sigue “peregrinando a Guadalupe como a su casa”, como no puede ser de otra manera. Será un día de fiesta, de fe, de unidad y de esperanza, porque aquí cabemos todos. ¡Viva la virgen de Guadalupe¡
PISTAS PARA EL DIÁLOGO: http://blogs.periodistadigital.com/cree-en-la-universidad.php/2017/09/08/la-joya-de-guadalupe-y-el-silencio-de-lo-2

José Moreno Losada.

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.