Hoy

img
Autor: jose.moreno.losada_933
Pentecostés: El Espíritu de las puertas abiertas y la libertad
img
José Moreno Losada | 04-06-2017 | 9:44| 0

Ahora es el tiempo de la comunidad en libertad, el tiempo de la Iglesia

pxSomos la Iglesia del Espíritu Santo, del Espíritu de Cristo Resucitado. Ahora es el momento de acabar con todos los miedos y los temores para vivir eternamente desde la confianza. En medio de este mundo, siempre tentado por un poder y una riqueza miedosos y encerrados en su deseo de seguridad, la Iglesia está llamada a abrir todas sus puertas y ventanas para que el Espíritu que ha recibido, se haga extensivo para todo el mundo y toda la creación. Ella no puede ser frontera cerrada para la libertad. Hoy, ha de abrirse al impulso del Espíritu que le dice que ha de ser «Iglesia en misión, en salida, compasiva, generosa, de perdón y sanación, de fuerza para los débiles y denuncia para los injustos y los inmisericordes», para llamarlos a la conversión de corazón.

Los retos a los que le empuja el Espíritu a la Iglesia actual – de la que nos sentimos parte viva y activa los profesionales Cristianos, así como la JEC y demás movimientos de Acción Católica-  siguen siendo los de aquel Pentecostés primero:

• Abrirse a las sugerencias del Espíritu para tener un lenguaje nuevo, una lengua de luz y de verdad, de libertad y de justicia, de coherencia y entrega radical.

Llegar al hombre de hoy y hablarle en su propio idioma, en su dolor y angustia, en su pobreza y cansancio, en su desnortamiento y agobio, para, más allá de las diferencias y las divisiones implantadas, llegar a entender a todos y ser entendida en su mensaje de amor y gracia.

• Le toca abrirse, como nunca, al lenguaje del ecumenismo y del diálogo, en la verdadera libertad y en el deseo del encuentro de lo más humano y lo más digno. Ahora no estamos para distinguirnos, sino para salvarnos; para salvarnos todos los cristianos en Cristo y todas las religiones en el amor. Nos toca amar sin fronteras y sin límites porque es lo propio de nuestro Espíritu.

• La Iglesia, en su interior, hoy como nunca, se siente impelida por el Espíritu para vivir la diversidad de dones, ministerios y funciones atendiendo al bien común, sabiendo que es un mismo Dios el que obra todo en todos. Sólo así será una Iglesia creíble.

• El mundo, hoy, lo que más necesita y pide, en todo su dolor y división, en todos sus miedos, temores y parálisis, es el Espíritu en el que todos nosotros hemos bebido.

• Pentecostés desea manifestarse hoy en todos los que hemos sido bautizados en el Espíritu de libertad, que ha vencido todos los miedos y los temores que hieren el corazón de lo humano. La Eucaristía, la liturgia de hoy, quiere prolongar el único Pentecostés del Resucitado. Por eso, una vez más, nos dará a comer su Cuerpo y su Sangre. Y así, nos da su propio Espíritu: para que no desfallezcamos en la misión y para que nuestra fuerza sea, aún mayor, que toda nuestra cobardía.

José Moreno Losada

Ver Post >
“Del pueblo y para el pueblo” -Un nuevo sacerdote-
img
José Moreno Losada | 03-06-2017 | 11:26| 0

Sí quiero, con la gracia de Dios

francisco-oran-ordenacion-300x260Hoy, querido Quico Orán,   resonará en toda la creación un sentimiento que sale de lo más profundo de ti y que será pronunciado con sencillez y humildad en la solemnidad de tu celebración sacerdotal en la catedral de Badajoz, ante nuestro arzobispo Celso, una gran representación del presbiterio diocesano, así como una asamblea de fieles y  religiosos: “SÍ QUIERO, CON LA GRACIA DE DIOS”.

                Yo me uno desde otras celebraciones, recordando aquél día en que mi grito, unido al de seis compañeros, se oyó con temor y temblor en la capilla del seminario, hace casi treinta y seis años. Hoy tu persona me ayuda a renovarlo con tu candidez y tu deseo limpio y transparente.

ordenacionDeseos de un cura joven

Me ha alegrado poder leer tus expresiones en el semanario “Iglesia en Camino”, muchas de tus frases las quiero suscribir literalmente y unirme a tus mejores sentimientos y aspiraciones:

          Como sacerdote, lo que más me preocupará es que aquellos a los que me toque servir, se acerquen a Dios…

          En el fondo todo se resume en que tendré que entregarme totalmente, allí a donde vaya.

          Me gustaría ser capaz de poner el acento donde Dios me lo pida, no hacer lo que yo quiera, sino saber escuchar y dejarme llevar por el Espíritu. Querría saber dar respuesta a cualquier necesidad que haya por donde pase.

          Simplemente  sembrar y ya está, confiar en que Dios da el crecimiento y que ya los recogerá quien le corresponda

          De los sacerdotes, el pueblo,  espera tenerlos al alcance, que no les pongamos trabas, que nos paremos y escuchemos.

Quiero renovarme…

Siento tu frescura y tu ánimo, recuerdo cuando te conocí dando tus primeros pasos en el instituto de ciencias religiosas, cuando compaginabas tu inquietud por conocer el misterio de la vida, de lo humano y de Dios, con tu trabajo de fontanero desde la Albuera, cuando en tu más plena juventud, ya comenzabas a sentir  el cosquilleo de que había algo en la vida por lo que merecía la pena entregarse. Ahora das un paso más, de modo solemne y eclesial, y nos sentimos afortunados todos en el presbiterio y, lo que es más importante, en toda la iglesia diocesana y en la sociedad. Tú eres un signo de lo humano, de lo fraterno, de la entrega, de la sencillez de una juventud que cuando “va por el campo y encuentra un tesoro verdadero, por la alegría que le da, va vende todo lo que tiene y lo compra, dándole todo lo que es y siente para poder gozarlo y compartirlo con todos, especialmente con los más pobres y necesitados”. Del pueblo vienes y al pueblo vas como hombre de Dios, que Jesús de Nazaret esté siempre vivo en tu corazón.

Yo tomo tus palabras como signo y llamada del Padre y esta tarde en el silencio orante me dejaré interpelar por tu vida y tu persona, para renovarme como sacerdote, hoy junto a ti en la Eucaristía, en el Por Cristo, con El y en El…musitaré, con tu tono vital y tu ilusión recién estrenada: “Sí quiero, con la gracia de Dios”.

Para leer sus respuestas:

http://www.meridabadajoz.net/don-celso-ordenara-sacerdote-francisco-oran-este-sabado-la-catedral-badajoz/

Ver Post >
“LA FIESTA DEL CENTRO DE LA LUZ” -cincuenta años iluminando-
img
José Moreno Losada | 02-06-2017 | 12:38| 0

Soy yo el agraciado

logo-rettTeresa Carrallo entraba esta tarde, con alegría, en la parroquia a darme las gracias por el artículo que había escrito sobre su hija Loncha –paralizada por el síndrome de Rett- y ellos, le acompañaba una compañera que tiene un niño con dificultades desde que nació y que es dela misma edad. Bromean diciendo que van a ser consuegras, traen alegría. Yo me quedo cortado, porque en realidad el agraciado fui yo de poder compartir aquella tarde y haber recibido aquella luz de vida que me llegó desde su hija, a través de la ternura y el cuidado de ellos. Es una de las alumnas del centro, que conocemos con la denominación de la Luz. Y de eso es de lo que quiero hablar, de la fiesta del centro de la LUZ, en su 50 aniversario.

Celebración hoy (Pincha)

 

La llamada sinuosa de Segunda

lavanderiaHa sido hoy, en la tarde noche, cuando he recibido una llamada de teléfono de Segunda, la consagrada del hogar de Nazaret que bien se podía llamar Luz, por su identidad con el centro del que vamos a hablar. Sus palabras son sinuosas como siempre, de las que mandan con la dulzura de una petición cuidada y tierna: “¿has recibido la invitación?, este año estamos locos con la celebración de los cincuenta años de la fundación del centro. Ah que no te ha llegado, pues bueno ya sabes, es mañana, la misa a las diez, vendrá el arzobispo, ¿vas a venir?…Si puedes.” Esta noche la recibo por watsap con los datos y horario para que no se me olvide. Es un momento en que estoy reflexionando, orando y musitando una canción que me ayuda: “Un día por las montañas apareció un peregrino…se fue acercando a la gente, acariciando a los niños…sus manos no empuñan armas, sus palabras son vidas… y lleva el pecho herido, quiere ser nuestro amigo… y va diciendo por los caminos amigo soy, soy amigo”.

El canto y los rostros llenos de vida

tarde2Uno el canto a los rostros de los doscientos niños y jóvenes que son miembros vivos de ese centro, siendo ellos el centro de todo el proyecto. Recuerdo que hace unos días bailaba con algunos de ellos en nuestra parroquia la canción de la “bicicleta” y el “despacito”, pienso en las veces que he estado con los trabajadores de ese centro reflexionando sobre el evangelio y su quehacer, en las consagradas que han hecho de ese lugar la fecundidad de su virginidad, la libertad de su obediencia y la riqueza de su pobreza. Y me digo, mañana tengo que estar allí, no puedo faltar, aparte de que los churros y el chocolate – no por el frío que hace- me encantan. Necesito ir, porque siempre que voy me siento iluminado y salgo agradecido, por la corriente de amor y alegría que allí el Padre Dios derrocha para todos, más allá de los límites, de la debilidad, de la pobreza, del abandono o de la soledad. Allí hay luz verdadera.

Una celebración del amor divino en lo humano

belenY pienso en el contexto de la celebración. Aquello que comenzó con pobreza y humildad hace 50 años, un cura –Don Luis Zambrano- que predicaba el evangelio y hablaba de las obras de misericordia. Mujeres creyentes y fuertes que hicieron de esas claves evangélicas un lugar de enamoramiento y de entrega superando todas la dificultades, siendo creativas y creadoras, yendo mucho más allá de lo que podían, porque tenían en su manos la “antorcha” del Dios de la providencia, que no abandonó el hogar de Nazaret y tampoco las iba a abandonar a ellas. Mucho menos si se dedicaban a los preferidos de Dios. Y así comenzó, como Dios mismo en Belén, envuelto en pañales y acostado en un pesebre. En pequeños sitios, con pocos medios, con gente muy rota y muy necesitada, lo más pequeño elegido por Dios para confundir a los fuertes. Y después de cincuenta años, ahí está, multiplicado como los panes y los peces, con mayor debilidad, con mucha más gente necesitada, pero desde un concepto de las capacidades que tiene bastante de divino.

La LUZ  del Espíritu

mano3En los que parecen débiles, está la verdadera fuerza y el verdadero amor, de ellos y de todos nosotros. Son imprescindibles como fuente para hacer nacer la verdadera ternura y la auténtica humanidad. Y esto lo confiesan las mujeres de la institución, pero junto a ellas, todos los profesionales de corazón, desde el director a la portera y las limpiadoras –tienen su alma en este centro y ahí reciben su luz, algo más grande que un sueldo- , los padres y madres de todos los chavales, los voluntarios, los que son colaboradores y facilitan el proceso y las ayudas. Se trata de unos de los tesoros mayores que tiene Badajoz, tan importante que ni siquiera se puede enseñar como un museo, porque está lleno de dignidad humana y de respeto a cada uno de los hermanos que lo habitan y que son protagonistas de esta historia. Pero ahí está la lección de lo humano: belentodos somos válidos, todos nos necesitamos, estamos llenos de riquezas para los otros y los otros están llenos de riqueza para nosotros. No es fácil entrar en esta dinámica que no es de riqueza material sino humana, espiritual, trascendente, única, profunda, eterna. Sí, es como aquel hombre que un día, cuando menos se lo espera, se encuentra un tesoro y por la alegría que le da se abraza a él y no lo abandona nunca. Porque la vida ya no sería como es sin ese brillo, sin esa riqueza de luz inmensa. Es aquí donde se hace realidad aquello de venid a mí los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré.

El colegio de la LUZ  y la LUZ del colegio

logo_centro_ntra_sra_la_luzPor eso “el colegio de la Luz”, que lleva ese nombre mirando a María la madre de Jesús, que desde el hogar de Nazaret y la pobreza radical del pesebre supo darse cuenta que allí estaba la luz del mundo, se convierte en LUZ para todo Badajoz, para toda la ciudadanía. Una luz, que no es de fuego artificial –aunque mañana en la verbena igual salta algún cohete al cielo- sino que se ha ido gestando poco a poco, en la oscuridad y la fe de cincuenta años, de cientos de vidas, de nombres, de gestos de cuidados. Es bueno considerar el proceso de beatificación de don Luis, hombre que se dejó conducir por el Espíritu y no fue obstáculo a su viento, que homenajeemos a las mujeres que fueron incluso más allá que él, lanzándose sin miedo a la aventura de poner en el centro a los últimos, que alabemos a los padres que colaboran, que felicitemos a los grandes profesionales que forman el equipo de todos los proyectos de este centro, que agradezcamos tiempo y dinero a los voluntarios y colaboradores, vendrán las autoridades eclesiásticas y civiles – el arzobispo y del ayuntamiento y la  junta-  pero, ya que estamos cerca de Pentecostés, seamos sinceros y abramos nuestro corazón a la luz verdadera.

El corazón del centro y de Dios

evangelioSólo Dios y su amor están en el fondo de toda esta obra, algunos pueden admirar su construcción, organización, eficacia, sus productos, pero la verdad es que todo eso, sino estuviera lleno del amor de Dios, de la fuerza de su Espíritu, de la ternura de ese amigo de Nazaret que va por los caminos y acaricia a los niños y los cansados y agobiados de la historia, se quedaría en una fachada, en una empresa, pero le faltaría el corazón, los sentimientos, la misericordia, la compasión, las entrañas de lo humano. Por eso, hoy será un día de fiesta por los cincuenta años, pero la Eucaristía estará en el centro y en ella celebraremos, que lo que el mundo considera lo débil y lo inútil, es para nosotros –desde el Espíritu del crucificado resucitado- la LUZ DE LA VIDA. Son ellos el verdadero corazón del centro, son ellos los que nos salvan. Con nosotros, en Cabeza, Cristo mismo va.

¡VIVA EL COLEGIO DE LA LUZ¡ ¡VIVA NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ¡

Ver Post >
El Espíritu de puertas abiertas – Pentecostés cristiano-
img
José Moreno Losada | 01-06-2017 | 12:02| 0

Ante las puertas del miedo

El miedo y el temor nacen de la división que produce el pecado, que rompe la fraternidad y hunde el paraíso de la armonía de lo divino con lo humano y la naturaleza, de los hombres entre sí, con Dios y con toda la realidad creada. Este miedo es paralizante, produce desconfianza, genera inseguridad y cierra las puertas del corazón humano. El espíritu del miedo opta por la dureza y la oscuridad, para ganar en seguridad; y como el talento que se esconde para defenderse, se hace infecundo en su seguridad y dureza. Al enterrarse, el corazón queda sin el latido de lo vivo y lo generoso, sin respiración y comunicación, acaba cerrando sus puertas también a todo lo bueno y sanador que podría llegarle de la vida. Al no arriesgar, acaba con toda novedad posible y se esteriliza. Este miedo, a día de hoy, sigue ganando demasiadas batallas.

Un mundo de fronteras, cerrojos y parálisis

Resultado de imagen de cerrojos y puertasEl mundo, llamado –en la era de la universalización y la globalización– a pensarse y hacerse de un modo nuevo, siente temor, pánico e inseguridad por la complejidad del proceso. Así, sin siquiera pensárselo, se encierra en la defensa de la seguridad como clave de salvación. Una salvación que, a fuerza de miedo, se hace excluyente y descartable, donde el otro comienza a ser enemigo y las fronteras crecen y se endurecen, congelando toda relación posible de comunión y fraternidad.

Una mirada serena a nuestro propio interior, a nuestros espacios familiares, laborales, sociales, políticos, económicos, eclesiales, nos bastará para ponerle nombre a cientos de temores, a miles de puertas cerradas, a cerrojos con candados. Una mirada compasiva nos descubrirá, inmediatamente, a los que están fuera, a los que quieren entrar y llaman a las puertas cerradas pero no son de recibo, a los que estarían dispuestos a morir para llegar hasta nosotros; pero nuestra seguridad cruel no se lo permite y los ahoga en el mar. El faraón, también hoy, tiene miedo en su poder y en su riqueza, e impone su terror como clave de organización del mundo y de lo humano. Porque nada vale más que la seguridad y la defensa…

Otro Espíritu es posible, el de la confianza

Resultado de imagen de puertas abiertasPero este miedo, fruto de la muerte, que se apodera expropiándonos de la confianza que hunde sus raíces en el amor, ya tiene sus días acabados. Cristo ha resucitado, la muerte ha sido vencida y el miedo, aunque conquistó algunas batallas, ha perdido la guerra. El Resucitado tiene el poder y la gloria, y cumple su promesa definitiva: nos envía su Espíritu. Espíritu de valor y confianza, de fortaleza y verdad, de amor y gracia. Es el Espíritu de la libertad, que arranca las puertas de los temores y las seguridades para abrir las ventanas del riesgo en el amor comprometido; del fuego que aviva la lucha por la dignidad y la posibilidad de la reconciliación del hombre herido y hundido con Dios pródigo y sanante –el que enriquece el desierto de la división entre los humanos con la lluvia de la compasión y la misericordia–. Es el Espíritu que hace posible otro mundo, que nos lleva al cuidado de la naturaleza: la ecología que se hace comunión y se humaniza, frente al miedo del destrozo del universo y de los que lo habitan.

Resultado de imagen de comunidadEs el Espíritu de Dios, del amor, de lo comunitario y lo común. En Él ya no es posible encerrarse, ha traspasado las puertas y los cerrojos afianzados, nos hace abiertos de corazón y de mente, frente a las reservas y las dudas del temor. Con sus dones, comprendemos que el universo es nuestra casa y nosotros no somos extraños en ella, que la humanidad no va al vacío de una existencia de la nada, sino a la Casa Común del Padre, y que la senda es la de los hermanos en la comunidad, para llegar al sentir del amor trinitario en su eternidad y su libertad absolutas.

Ahora es el tiempo de la comunidad en libertad, el tiempo de la Iglesia

Somos la Iglesia del Espíritu Santo, del Espíritu de Cristo Resucitado. Ahora es el momento de acabar con todos los miedos y los temores para vivir eternamente desde la confianza. En medio de este mundo, siempre tentado por un poder y una riqueza miedosos y encerrados en su deseo de seguridad, la Iglesia está llamada a abrir todas sus puertas y ventanas para que el Espíritu que ha recibido, se haga extensivo para todo el mundo y toda la creación. Ella no puede ser frontera cerrada para la libertad. Hoy, ha de abrirse al impulso del Espíritu que le dice que ha de ser «Iglesia en misión, en salida, compasiva, generosa, de perdón y sanación, de fuerza para los débiles y denuncia para los injustos y los inmisericordes», para llamarlos a la conversión de corazón.

Los retos a los que le empuja el Espíritu a la Iglesia actual siguen siendo los de aquel Pentecostés primero:Resultado de imagen de comunidad

– Abrirse a las sugerencias del Espíritu para tener un lenguaje nuevo, una lengua de luz y de verdad, de libertad y de justicia, de coherencia y entrega radical.

Llegar al hombre de hoy y hablarle en su propio idioma, en su dolor y angustia, en su pobreza y cansancio, en su desnortamiento y agobio, para más allá de las diferencias y las divisiones implantadas, llegar a entender a todos y a ser entendida en su mensaje de amor y gracia.

– Le toca abrirse, como nunca, al lenguaje del ecumenismo y del diálogo, en la verdadera libertad y en el deseo del encuentro de lo más humano y lo más digno. Ahora no estamos para distinguirnos, sino para salvarnos; para salvarnos todos los cristianos en Cristo y todas las religiones en el amor. Nos toca amar sin fronteras y sin límites porque es lo propio de nuestro Espíritu.

– La Iglesia, en su interior, hoy como nunca, se siente impelida por el Espíritu para vivir la diversidad de dones, ministerios y funciones atendiendo al bien común, sabiendo que es un mismo Dios el que obra todo en todos. Sólo así será una Iglesia creíble.

– El mundo, hoy, lo que más necesita y pide, en todo su dolor y división, en todos sus miedos, temores y parálisis, es el Espíritu en el que todos nosotros hemos bebido.

– Pentecostés desea manifestarse hoy en todos los que hemos sido bautizados en el Espíritu de libertad, que ha vencido todos los miedos y los temores que hieren el corazón de lo humano.
La Eucaristía, la liturgia de hoy, quiere prolongar el único Pentecostés del Resucitado. Por eso, una vez más, nos dará a comer su Cuerpo y su Sangre. Y así, nos da su propio Espíritu: para que no desfallezcamos en la misión y para que nuestra fuerza sea, aún mayor, que toda nuestra cobardía.

Oración – Secuencia
(Apuntes elaborado para la revista Homilética)

Ver Post >
Aurora Presa, cocinera y buena samaritana, ruega por nosotros¡
img
José Moreno Losada | 31-05-2017 | 1:37| 0

AURORA PRESA -sencilla y humilde cocinera- , MUERTA POR AUXILIAR EN CARRETERA, RUEGA POR NOSOTROS
noticia¿Dónde hallas tu descanso y alivio en la vida? Sigue habiendo samaritanos buenos y anónimos que se juegan la vida para auxiliar a otros, no son capaces de pasar de largo!
Bendita Aurora Presa, vecina de Mérida , cocinera con entrañas, ruega por nosotros pecadores, cómodos e indiferentes. Pasa al Banquete alegre y eterno de los amados y elegidos.
El hecho de vida en la muerte, la luz en la oscuridad
Acabo de llegar a casa, ya tarde, vengo de estar cenando con una familia llena de gracia y de verdad, de libertad y de amor, he disfrutado con ellos, nuevamente me considero afortunado y querido, con una familia amplia y generosa gracias a Dios Padre. Antes estuve en una reunión con laicos cristianos adultos, adentrándonos en el estudio del evangelio con un texto de Mateo (11,25-30) que es transversal para poder entender a Jesús y comprender la actitud de Dios ante la humanidad: “Venid a mí lo que estáis cansados y agobiados…”. Comenzamos pidiendo, desde la secuencia de Pentecostés, que nos llegara el Espíritu del resucitado para poder entrar en el corazón de su palabra, en el fuego  de sus sentimientos y nos abrimos a contemplar la verdad evangélica que invitaba a la sencillez y a la humildad: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”.
¿Dónde están los sencillos y humildes de corazón?  abrimos los ojos. Nos sirvió de entrada una noticia sencilla del periódico regional HOY en el que se mostraba el suceso acontecido en la autovía, accidente de tráfico con unas connotaciones significativas, evangélicas y sacramentales.
El gesto radical del cuidado
Un conductor, que dio  positivo en la prueba de alcoholemia, desbarró con su coche y tuvo un pequeño accidente en la nacional V. Una mujer que pasaba por allí, Aurora Presa, una cocinera sencilla y humana, -como el buen samaritano- al verlo, se conmovió su corazón y fue incapaz de seguir adelante sin pararse. Su corazón sencillo y humilde le condujo para hacer esa obra de misericordia de atender al necesitado, de ponerse en su lugar, de servirle y prestarle lo que necesitara, de facilitarle salir de esa situación de dolor y postración… y al ir a socorrerlo, fue atropellada por otro vehículo, perdiendo su vida. Hasta ahí el dato, ahora ha de venir la lectura creyente.
Te doy gracias Padre porque tú te has revelado a la gente sencilla
evangelioCuánta gente sencilla y humilde cada día vive siendo consuelo y alivio para los que sufren y se agobian: en las familias, en la calle, en el trabajo, en la educación, en la sanidad, en las ongs, en la cooperación, ante el paro, la enfermedad, soledad… Sí, hoy me he querido parar y comentarlo con la cocinera del bar de la facultad de Educación y con el camarero. El valor de la sencillez y de la humildad, de saber dejarse llevar por lo mejor del corazón.
Es cierto que nuestra sociedad necesita riqueza, trabajo… pero lo que, de fondo más se necesita, incluso sería la solución de lo anterior, es la sencillez y la humildad de corazón, esa que hace que te pares cuando ves un dolor y que no pases de largo, la que te implica, te hace compasiva, te une al otro y te hace red con él, la que consuela y alivia el sufrimiento. Sólo desde estas entrañas se resolverá el problema del mundo, el problema mundial, se hará la revolución de lo verdaderamente humano. Por eso Aurora, para mí, ya no será nunca una mujer más, seguirá siendo sencilla y humilde, pero ya gloriosa para siempre. A partir de ahora, la pongo como intercesora mía en mi vida, como buena samaritana, y a ella acudiré cuando me caiga y accidente mi vida, mi norte, mi bondad, la canonizo en mi interior y la tendré como modelo. A ella la pongo como intercesora ante Dios, para que me ayude a pedir perdón, por todas la veces que ante el dolor ajeno no he parado, incluidas las veces que he visto a personas en la carretera con el coche accidentado y sintiendo que debería parar, pensando que podía ser yo el accidentado, he seguido hacia adelante porque iba a 120, era peligroso o ya habrían llamado por el móvil.
 De la vida a la vida eterna
En mis letanías de intercesores, ocuparás un lugar alto porque tú, hoy, me has hecho ver este evangelio a pie de accidente, en la carretera, queriendo auxiliar, tu me has hecho más fuerte y radical la parábola del buen samaritano, aquella que nos hablaba de un Dios que por socorrernos, a nosotros pecadores, aceptó el accidente de su muerte en la cruz, porque pensó más en nosotros que en él mismo. Es lo que has hecho tú Aurora, pensaste más en el herido que en ti misma, por eso creo que no has pasado de la vida a la muerte, sino de la vida sencilla y humilde a la VIDA ETERNA Y GLORIOSA.
 Oración
oracionPor eso, sin dudarlo, esta noche mi oración a Dios, aparte de pedir por toda tu familia para que Dios la bendiga, la proteja y la consuele, acaba musitando: Aurora Pedrosa, buena samaritana muerta por auxiliar al caído, ruega por nosotros, ruega por esta humanidad para que tenga la misma sensibilidad que tú has tenido, y ayúdame a estar cerca de Cristo, con los mismos sentimientos de sencillez y humildad con los que tú has llegado al cielo, tras morir queriendo dar la vida, sin más contemplaciones, dejándote llevar por un corazón humilde y auténtico, como el de Jesús de Nazaret, que pasó haciendo el bien y queriendo ayudar y curar a los caídos en el camino de la vida.
Gracias Aurora, para ti la medalla del cuidado y de la ternura, la corona de gloria que no se marchita.

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.