Hoy
img
Categoría: Artistas
Hay vida…

Buenos días… os felicito en la octava de la pascua de Resurrección con esta fotografía y poema de Mar Galcerán, que recibo desde Barcelona:

La imagen puede contener: 1 persona, flor y primer plano

Hay vida …. y esperanza,

cuando alguien ama

contra toda lógica,

contra toda razón,

contra toda posibilidad.

 

Hay vida …. y nuevas oportunidades,

en la fuerza y el coraje

de quienes luchan día a día,

en medio su desolación,

para construir los sueños

de una vida mejor.

 

Hay vida …. y luz,

en el corazón de aquellos

que responden,

serena y pacíficamente,

ante la impunidad del mal

que los asedia,

y en los que no guardan rencor

ante la ofensa y la agresión.

 

Hay vida …. y belleza,

en la armonía de la creación,

y en aquellos que aman,

apasionadamente, todo lo que hacen,

no para sí, sino para ofrecer al mundo.

 

Hay vida …. y alegría serena,

en el corazón de los que saben vivir

acogiendo y agradeciendo todo lo que son

y lo que tienen, sin desear más

o, incluso, sin tener nada.

 

Hay vida …. y ternura

en los gestos de compasión

de los que curan heridas

y remiendan las roturas del corazón.

Sí, hay vida cargada de Luz,

esperanza, novedad, belleza,

ternura, alegría …

Y una música de Amor que todo

lo envuelve más allá

de los confines de la tierra.

Nada podrá silenciar su

Eterna sinfonía.

Tampoco el mal, … ni la muerte.

Mar Galceran


Ver Post >
“Silenciarnos, para que la vida hable”. Irene y su luz.

vk3mxilp6h9

Los primeros pasos de Irene… Una lección de vida en cuaresma 

En el tiempo de cuaresma el evangelio nos propone contemplar el pasaje de la curación del ciego de nacimiento, con él se nos invita a liberarnos de todas nuestras cegueras. El ruido nos ciega, estamos necesitados de la visión del silencio, del interior, de lo más profundo. Hoy siguen ocurriendo los milagros que nos abren los ojos. Irene es un milagro que está abriendo los ojos a muchos, y a los primeros que se los ha abierto ha sido a sus padres… os invito a dejaros tocar en el silencio por esta invitación sencilla, que ponemos en el candelero para que nos alumbre a todos los de casa y con esta luz veamos mucho mejor la vida y nos curemos de tanto ruido falso y ensordecedor que nos ciega en nuestro interior.

Un vídeo para contemplar a fondo y en silencio: 

Un fin de semana apasionante

He vivido un fin de semana apasionante, lleno de pasión en el contexto de esta cuaresma que me está marcando con la clave del “silencio”. El jueves celebrábamos el perdón en la comunidad parroquial, el viernes un encuentro de profesionales que, desde el Evangelio, viven a fondo el compromiso por la equidad y la justicia en la sanidad, la educación, la empresa, la universidad y la ciencia. El sábado una mañana de lujo con preadolescentes en un taller de inclusión  y apertura a los que tienen otras capacidades, entendiendo la parálisis cerebral y el autismo. En la tarde un retiro arciprestal con más de cien personas adentrándonos en claves teológicas de autenticidad y originalidad por el camino del silencio fecundo, en el verdadero ayuno, la oración y la limosna cristiana. Para terminar el Domingo con una celebración eucarística festiva en nuestra parroquia con los miembros de Aspaceba – Parálisis cerebral-, Apnaba -Autismo-y del colegio de la Luz -Coro la luz-– otras capacidades-, con una paella solidaria, donde faltó paella –no hubo multiplicación- pero no solidaridad y fraternidad a pie de calle y de vida. El broche de oro, el concierto impresionante organizado por Manos Unidas en el palacio de Congresos de Badajoz, con músicos de talla experimentados y jóvenes, así como con la grandeza de los componentes del coro Amadeus, que nos ganaron el corazón y el espíritu(Canción Amani: Paz). Trepidante fin de semana y gozoso, no se puede vivir más en menos. Orgulloso de esta ciudad, estos ciudadanos, esta iglesia y estas asociaciones, todo lleno de vida, sensibilidad, fraternidad y esperanza. Y todo eso en medio de una sociedad que está tocada de dolor, límites, exclusiones, violencia… nos dolía la noticia de último Gabriel aniquilado que recibíamos a mediodía, junto a los miles de gabrieles que todos los días sufren, los mártires inocentes de nuestro mundo.

La necesidad del silencio

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo, texto, exterior y naturalezaTodo vivido desde de algo fundamental que traemos entre manos y que deseamos que pueble nuestro corazón humano. La sociedad está aquejada y dolorida, pero la sociedad somos nosotros, nuestra vida, nuestras luchas, nuestros límites… nos dicen los expertos que necesitamos saber silenciarnos para hacer menos, o al menos, para vivir algo de lo que hacemos, pero vivir con profundidad y fondo, porque en el fondo todas las cosas son diferentes y se hacen más auténticas. En el retiro arciprestal hubo momentos distintos, uno de ellos fue orar en la presencia de Cristo en la Eucaristía, pero lo hicimos desde la vida. Le pedimos a personas que, desde su silencio y vivencias, compartieran su oración con nosotros, que nos manifestaran cómo sentían y vivían ellos situaciones concretas de sus vidas cuando se adentraban en su interior y las  vivían ante Dios Padre. Las situaciones eran distintas: unos padres que acababan de recibir a su primer hijo, un mujer que visita semanalmente el asilo con los ancianos y que acompaña un grupo de niños en la catequesis, un trabajador que tras un accidente laboral ha estado un año sin poder moverse apenas, un voluntario de cáritas que acoge semanalmente a las personas que acuden desde su pobreza y necesidad, una universitaria que investiga y colabora con universitarios de ecuador en la selva amazónica, y le pedimos también su oración a Reyes Y Pedro, padres que hace dos años acogieron a su tercer hija, Irene, que vive con la dificultad de la ceguera. Comparto con vosotros la oración que proclamó Reyes, acompañada al órgano por su  esposo Pedro, en ella creo que aparece la clave de una vida almada. Se lo pedí a ellos porque hacía unos días que me habían enviado como una de las mejores noticias del mundo que Irene, a sus 24  meses, ya estaba dando sus primeros pasos, y que hasta corría confianda para abrazarse, un video de luz y de visión del amor y la verdad, sin límites. Por eso quiero compartirlo con todos vosotros, es su alegría que se desborda y no se la quieren guardar para ellos mismos:

Irene, que no ve, ha dado luz a nuestras vidas

“Irene nació hace dos años tras un embarazo lleno de miedos e incertidumbres.

                Esos 9 meses, en el silencio de una espera con muchas sombras y con un futuro incierto y desesperanzador, nosotros nos abandonamos en tus manos Señor, lanzándonos sin red hacía lo desconocido; con muchas dudas y con mucho, mucho miedo.

                 Y nació Irene, deseando enseñarnos un camino nuevo, muy distinto al que ya habíamos recorrido con nuestros otros dos hijos; y entonces empezamos a buscar respuestas, llamando a muchas puertas, buscando esperanza, soluciones, algo de luz en todo este camino de tinieblas;  una respuesta humana a tanta confusión….y nos sentimos solos en este proceso,   ….

sin darnos cuenta que tú Señor ibas a nuestro lado, cerca, muy cerca, porque Irene SIEMPRE  ha ido en tu regazo Señor; pero sólo en el silencio de una escucha serena y confiada hemos podido descubrirte.

                Perdona nuestra torpeza Señor, perdona las veces que nos hemos perdido en el ruido del mundo, perdona las veces que hemos dado entrada a la tristeza, perdona las veces que no hemos celebrado cada victoria, perdona nuestra ceguera Señor.

                Irene, que no ve, ha dado luz a nuestras vidas; Irene que aún no habla nos ha enseñado el valor de la ESCUCHA, Irene nos ha enseñado el valor de la esperanza, de la paz, de la calma, del compartir cada logro;

 NOS HA ENSEÑADO A CELEBRAR LA VIDA CONTIGO SEÑOR.

                Gracias Señor por Irene y todo lo que le rodea, Gracias Señor por esa luz que nos transmite su sonrisa, Gracias por esa paz que nos transmite su mirada, gracias por enseñarnos a orar en su camino, desde la VIDA, y gracias por esos logros de Irene que tanto celebramos y en los que sentimos el beso de Nuestra Madre. 

GRACIAS SEÑOR.”

(Pedro y Reyes)

                                                                                                                       

Ver Post >
Jesús, el Dios que reza en silencio…desde la vida.

LA PALABRA DADA Y LA ESCUCHA DIVINA:

Dios ha creado por amor y para el amor, por desbordamiento de su corazón y su ternura. Su palabra es fecunda y entregada, es palabra dada a favor de otros como promesa y felicidad (Gn 1). Y una vez dicha su palabra y creada, se pone a la escucha de la humanidad y sus necesidades, en medio de la naturaleza, como un servidor en silencio, dándonos todo el protagonismo. Por eso busca a Adán y Eva en el jardín cuando los ve perdidos (Gn 3), por eso escucha el grito y el dolor del pueblo en Egipto (EX 3), por eso habla con sus profetas y los envía al pueblo, por eso siempre está atento a la oración del hombre, especialmente del pobre y el herido en el camino de la historia. Y por eso se silencia en la humanidad de Cristo (Flp 2, 5-11) para compartir todo con la humanidad menos el pecado y recibir todo lo que le duele, le cansa, le agobia, le destruye, tomándolo como propio en su hijo: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré” (Mt 11,28). Por eso Jesús nos ha enseñado a orar como él: “Padre nuestro…” (Lc 11,1-6), a construir nuestra dimensión orante en silencio contemplativo.

EL SILENCIO Y LA INTERIORIDAD DE CRISTO: LA VERDADERA PALABRA Y LA ORACIÓN

Jesús, el hombre fiel al padre y a la humanidad, se hace reflejo de ese Dios profundo, sencillo y silencioso, y nos muestra los caminos por los que se conquista la verdadera interioridad, dándole el protagonismo al Padre de la vida y del amor. Los caminos por los que se encuentra el tesoro escondido, la perla preciosa, el ciento por uno, la alegría del cielo, la vida eterna… Contemplemos como Jesús se ha abierto al Padre y cómo nos invita a abrirnos hoy nosotros a su Espíritu para que nos podamos sentir amados y afortunados con Él, para que nosotros también podamos poseer el tesoro. Descubramos como él vivió estos caminos. El camino de la intimidad y el fundamento en el corazón del Padre pasa por el silencio de su oración, Cristo hombre orante es nuestro referente cuaresmal invitándonos a orar con El:

Dejarse hacer…

Jesús se ha abierto al a voluntad del Padre y lo ha escuchado en el silencio profundo de su propio ser y, desde ahí, ha construido su identidad y su personalidad, el Padre lo ha hecho auténtico en su interior. La oración para Cristo es un dejarse hacer por la voluntad del Padre y para eso ha de silenciarse, entrar en su interior más profundo, en medio del mundo, ante la vida y ante él mismo, para encontrarse con el absoluto que es la verdad y la vida. Él es un hombre de verdadera oración en la que le da el protagonismo al Padre para poder logar a su verdadera autonomía personal (Mt 26,39). La cuaresma quiere que nos adentremos en la dimensión orante de Jesús, que purifiquemos nuestra oración para que nos haga más libres y más auténticos, para que abriéndonos al Espíritu nos invadan los sentimientos de Cristo y la voluntad del Padre para nosotros y para el mundo. La oración necesita de nuestro silencio: externo e interno. Sólo desde el silencio bien construido nos abriremos a escuchar al Padre y nos adentraremos en la vida, en la propia y en la de los demás, en la naturaleza y la historia, por el camino de su voluntad y sus sentimientos más profundos, desde las entrañas de lo verdaderamente humano y divino (Mt 26, 38-41).

Ver Post >
Disfrazados de Dios y lo humano de lo divino

A la misma hora

Casi en el mismo día y a la misma hora en que la murga ganadora del carnaval actuaba disfrazada de Dios , soy testigo de dos experiencias que sólo pueden explicarse desde el misterio de lo trascendente, ahí donde lo humano se encuentra con lo divino y se dice de una forma nueva, que sólo pueden descubrir los que por su sencillez son profundos.

Disfrazados de Dios sin serlo…

El contexto en el que estamos en Badajoz, no necesita mucha explicación, nos movemos a ritmo de tambores estamos en carnavales, las riadas de personas van y vienen en la algarabía y el alborozo de una fiesta recreada y alimentada buscando ser emblemática. El ambiente se construye desde el baile, la música, el disfraz, como si fuera la revelación mayor del deseo de darle la vuelta a la realidad para que no aparezca lo duro, sacrificial y rutinario, y construir una realidad que esté llena de risa, de gozos y placeres, sin límites. Se hace quizá con el deseo de ocultar o vencer los límites reales con los que vivimos cada día y las fronteras marcadas por lo social, lo político, lo económico e incluso lo religioso, por eso nos atrevemos hasta a jugar a ser Dios, en las murgas, haciendo liviano lo que podía ser un tema metafísico y teológico. Y como juego no está mal, pero a poco que nos paremos a ver la realidad, los límites permanecen y se hacen sólidos, las barreras no se eliminan, y así lo cantan las murgas cuando se refieren al pago del pregonero, que se lleva lo que sería el sueldo de un año de un padre o madre de familia.

Lo divino sin disfraz…

Pero no era esta la intención de mi reflexión. No, lo que quiero contarles es otro misterio, donde los límites creo que se rompen y las barreras se trascienden en un modo de ser y de hacer que ayudan a recuperar aquel valor absoluto de lo humano, cuando se entiende como “imagen de Dios”, y no porque la farsa de lo carnavalesco lo permita, sino porque el modo de trascenderse de jóvenes actuales así lo manifiestan, mujeres que, desde sus límites, se hacen universales tocadas en sus entrañas por la solidaridad y la contemplación de lo absoluto y me explico. Estas mujeres son concretas y reales, ayer protagonizaban un hecho de su vida muy importante en su razón y motivación última, Mamen y Sara. Las dos están en torno a los treinta años, con vidas construidas en una formación humana, profesional, afectiva de madurez juvenil, con trabajos serios y firmes. Mamen, maestra de educación infantil hace más de cinco años en el colegio de Maristas en Badajoz; la otra, Sara, ejerciendo de neuropsicóloga en Argentina, de origen colombiano.

Ayer se cruzaron en el camino, posiblemente hasta en el mismo avión, y quizás no se saludaron realmente, ni se conozcan. Pero yo fui testigo de su cruce, una viajó a Madrid para salir en un vuelo que le llevaría a Bolivia, para una cuestión de solidaridad. La otra, Sara, llegó en un vuelo a Madrid y se embarcó en el tren -que llegó con casi una hora de retraso con muchos jóvenes que vendrían para los carnavales- para ser acogida en la estación de Renfe en Badajoz donde la aguardaban dos religiosas contemplativas, Yudis y María, esta última hermana de sangre, que a sus diecinueve años ya lleva uno en un convento de contemplativas y que hacía cuatro años que no estaban juntas.

De Badajoz aBolivia… a ritmo de solidaridad

A Mamen la conozco desde segundo de carrera en la facultad, en aquel entonces ella era una de las primeras chicas que componían una murga femenina para actuar en el López, mujer inquieta, hoy cuando las murgas estaban compitiendo, en el mismo López, ella estaba a diez mil metros de altura dirigiéndose a una zona campesina de Bolivia donde están acompañando un proyecto de becas para que niños y niñas puedan seguir estudiando. Ella, como coordinadora de este proyecto, ha sentido la necesidad de pedir un mes de excedencia en su colegio, sin sueldo, pagarse ella el pasaje hasta allá y hacer lo que el corazón le dicta, sus entrañas de solidaridad en la fraternidad del evangelio. En la última reunión, hace una semana, en nuestro grupo de profesionales cristianos ella nos contaba como lo que le empujaba a ir, venciendo todas las perezas y miedos, queriendo ser generosa y entregada era el amor y el agradecimiento a todo lo bueno que tiene en su vida. No puede quedarse quieta, es un modo de ser libre, darse es ser dueña de ella misma. Y eso lo hace con el acompañamiento de su esposo José, que se queda en su trabajo y que vive desde aquí la misma pasión que ella, y que entiende que esta separación motivada por el amor los va a unir mucho más.

De Argentin, siendo colombiana, a Talavera la Real, a ritmo de absoluto
La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, interiorA Sara, la conocí ayer, llegaba para adentrarse en un convento de contemplativas en Talavera, viene buscando, pero con un proceso de vida bien vivido, joven y profesional, muy cualificada que ha trabajo con mucha gente en la calle, en la marginación, la neuropsicología ha sido su instrumento. Pero en ese contacto y en su interior se ha ido haciendo un hueco, un deseo, una sed de absoluto que le mueve al silencio y al encuentro con lo divino, como fuente única que puede realizarle y apagar su sed. Desea buscar con radicalidad la trascendencia de lo humano en lo divino, y desde ahí ser luz y ánimo para otros, como lo fueron Teresa de Jesús o Juan de la Cruz y otros muchos anónimos. Quiere adentrarse en la verdad sin límites, en el amor de lo eterno, dejarse hacer por Dios, para que otros puedan ser conscientes de que sólo Dios es absoluto y puede colmar nuestro sentido y nuestra sed de amor y de vida.

Pues sí, ayer se cruzaron dos jóvenes, una extremeña que tocada por el absoluto se lanzaba allende los mares para ser libre y auténtica, otra una colombiana, que desde Argentina, ha querido adentrarse en la libertad de un modo nuevo y, dejando todo lo que parecía seguro, viene buscando la autenticidad de Aquél, que le ama, para ser ella realmente libre y auténtica. Y yo callo, contemplo, veo el cruce de caminos y creo en el Espíritu de estas jóvenes, y se me abre el corazón para la esperanza de lo eterno. Cruce de caminos pero un solo Señor y un único Espíritu.

Para leer 0tros artículos del autor, pinche aquí.

 

Ver Post >
Ecumenismo en la clausura. El icono de la unión entre los cristianos.

Preparando la semana de oración para la unidad de los cristianos, como delegado diocesano de ecumenismo de nuestra archidiócesis, me  he encontrado con esta perla que quiero compartir con vosotros. Me gusta entender y presentar el ecumenismo desde la realidad de la vida, desde lo signos concretos que nos los manifiestan, allí donde el Espíritu rompe todas las fronteras y une en el amor, en la belleza, en el arte, en la contemplación, en la adoración. Este es un caso de ellos, Sor Carolina es la testigo fiel de un ecumenismo sano y vivo. Pongo en vuestras manos su reflexión

(Hna. Carolina Espinosa, clarisa, Badajoz).-

¿Cómo hacer una imagen del Invisible? Mi primer encuentro con un icono fue con un Pantocrator: cada detalle de su rostro, su mirada tierna y creadora me cautivó, eso fue hace ya muchos años,  creo que casi 20, momento de mi vida en que empezaba a colarse dentro de mí­ el perfume de la divina-humanidad de Cristo que me invitaba, más bien, me imantaba a ir tras de él y ver donde vivía (Jn 1, 35-42).

En un principio contemplar ese rostro, y para sorpresa mía, sentirme traspasada por esa mirada de Jesús, junto con la lectura atenta de la Sagrada Escritura, fueron fundamentando el inicio de mi vocación al seguimiento de Cristo en de la vida contemplativa.

Después de haber ingresado al monasterio, en la orden de Santa Clara, el siguiente paso fue conocer el icono del Cristo de San Damián; en nuestra espiritualidad franciscana la contemplación de esta imagen forma parte integrante de nuestra vocación y confirmación de nuestros sentidos.

Fue de los labios de este icono de quien Francisco escuchó esas palabras que están al principio de su vocación y que le acompañarán toda su vida: “Francisco, ve y repara mi Iglesia, que como ves está en ruinas”; de igual manera fue también el Guardián y Compañero de Clara y sus hermanas de San Damián todos los años de su vida.

La contemplación de esos grandes ojos que no dejan nunca de mirarme fue y siguen siendo parte esencial en mi oración, en mi encuentro con Cristo.

De aquí­ surgía  en mi esa necesidad, ese deseo interno y muy escondido por acercarme un poco a la iconografía bizantina: en un principio ir conociendo los primeros siglos de la Iglesia en que se fue fijando el canon de las imágenes sagradas por los Santos Padres y la Tradición. Los iconos forman parte fundamental de la espiritualidad de la Iglesia de Oriente;  de hecho algunos piensan por ello que se trata de una sensibilidad espiritual que no se corresponde con la nuestra, pero no es así, los iconos son un reflejo de la espiritualidad de la Iglesia anterior a la gran división del siglo XI.

Acercarse a los iconos es acercarse un poco más a la fuente de la unidad. Los iconos tienen sus orígenes hacia el siglo IV en un momento de la historia en que la Iglesia se presenta en toda su unidad. Para entender los iconos hay que comprenderlos como pinturas nacidas en la liturgia y realizadas para la liturgia.

Nacen de la alabanza del pueblo cristiano reunido en asamblea y son pintadas para expresar el contenido de la sagrada liturgia. No se tratan de un mero adorno, ni de una simple imagen religiosa.

Son la expresión de la Iglesia orante, de la Iglesia que alaba, contempla e intercede en Jesucristo ante el Padre. Son expresión de la liturgia celeste. De este modo el acercarse a un icono, el besarlo, el orar ante él, nos lleva a esa liturgia celeste y a la asamblea de la comunidad en oración. Por eso nada más profético que la exhortación del Papa Juan Pablo II en la Carta Apostó sobre las Iglesias orientales de respirar con nuestros dos pulmones: oriente y occidente.

Escribí mi primer icono en el año 2014 en el taller de iconografí­a de la Parroquia Ortodoxa de la Protección de la Madre de Dios de Barcelona con el maestro iconográfico rumano ortodoxo Neculai Saftiu. En el año 2016, dicho maestro se trasladó hasta nuestro monasterio, en Badajoz, donde ha impartido dos nuevos cursos, sumándose dos hermanas más de mi comunidad, un hermano franciscano y uno de los alumnos del taller de Barcelona.

Después de esto con mucho temor y temblor, con pudor, respeto y mucha veneración, he empezado desde mi celda a escribir algunos iconos para nuestra capilla, para algunas hermanas; ahora se ha empezado a conocer y otros monasterios me han encargado algunos iconos para sus capillas, también otras personas que tienen sensibilidad por la teología de la luz y del color han empezado a interesarse por algunos iconos de Cristo, de la madre de Dios La Theotokos”.

El trabajo en cada uno de los iconos me enseñaa que el tiempo y resultados no cuentan. El ambiente que el mismo trabajo convierte la acción en una liturgia sin dejar de ser también una actividad pastoral, no sólo por el alcance de la oración sino también porque sabemos que esa imagen será  presencia de Dios en medio de su pueblo, espacio donde la devoción humilde hará un alto y elevará el corazón. Simplemente soy una hermana que desea aprender y compartir con los otros lo que ella misma recibe de la contemplación y el encuentro con Cristo, su santí­sima Madre y los santos.

Para mí­ la experiencia de escribir un icono ha sido una de las más sublimes de mi vida; una gracia que me maravilla y me hace comprender como todos estamos llamados por Dios a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa (1Pe 2,9). Me hace comprender aunque sea un poquito la apoteósica alegrí­a de Dios por ver reflejado en cada uno de nosotros el bendito rostro de su Hijo Jesucristo; me hace tener esperanza de ver yo también reflejado el rostro de Cristo en mis hermanos y hermanas y en el mí­o.

Yo misma me siento obra inacabada de Dios. Una inexplicable certeza de que la belleza de cada ser humano se encuentra oculta. Belleza que responde a la mano de Dios en cada ser humano; belleza circunstancialmente oscurecida o dañada, pero posible siempre de ser descubierta y potenciada. Tener una mirada nueva hacia las personas más heridas, aparentemente oscurecidas, y proclamar su valor indiscutible inseparable del misterio Pascual.

N.B. Los iconos pueden conocerse en el convento de Santa Ana de Badajoz. Y pueden hacer obras por encargo.

Ver Post >
Piedrabuena: un castillo con alma

 “Sé parte. Tu generosidad produce alegría”

Resultado de imagen de castillo de piedrabuena“¿Quieres que cuente el cuento de pan y pimiento?… Sí. Yo no te pregunto que si sí o no, sino si quieres que te cuente el cuento de pan y pimiento?…” Cierro mis ojos y vuelvo a oír el rin rin cansino de mi padre que para entretenernos nos agotaba con esta cantinela repetitiva sin fin. Pero yo no os voy a contar un cuento, aunque quizás pueda daros los materiales para que cada uno elabore el suyo y todos podamos acabar con el mismo dicho: “Fueron generosos y vivieron muy dichosos” –adaptación vulgar del comieron perdices y fueron felices-.  ¿Puede un castillo tener alma, puede ser desalmado…?

Un castillo sin armas y con vida

Resultado de imagen de castillo de piedrabuenaMi idea es hablaros de un castillo con alma. Me explico un poco más. En nuestro imaginario los castillos son referentes de señores poderosos, guerreros y armados, que se empoderaban de un territorio y se atrincheraban allí como dueños del mismo y de la gente. Con el tiempo se les unieron los cuentos de miedos con los fantasmas de antepasados y de las hadas maravillosas que equilibraban el mal de las anteriores. Pero lo real ha sido, que aquella historia pasó y los castillos quedaron abandonados, muchos derruidos, sólo algunos conservados por el erario público que los ha recuperado bastante tarde, y ahí están como recuerdo en nuestra tierra de lo que fueron. Pero, a veces, uno se encuentra con sorpresas de castillos que siguen conservados y cuidados por personas privadas que los heredaron de sus mayores y hacen lo imposible por seguir dándoles vida. Así ocurre con el castillo de Piedrabuena en San Vicente de Alcántara, junto a Alburquerque, el cual es cuidado y habitado por la familia Sanchez-LLorente, con su hermano Juan Carlos y su esposa Clara Villavieja. Para ello le han dado, con creatividad una funcionalidad de conexión con la sociedad, a través de eventos y celebraciones variadas, de personas que eligen un lugar singular y único para momentos que ellos consideran del mismo calado que el lugar y la edificación alcantarina. De este modo, en su comarca, se convierte en una referencia de vida y de trabajo, tanto por los que se implican y asumen las tareas de ofrecer los menús de las celebraciones, con cocina, camareros, utensilios, música, etc. así como hostales y casas rurales del entorno que reciben y acogen constantemente a todas estas personas que vienen con este motivo al Castillo de Piedrabuena.

La imagen puede contener: textoSe convierte así el Castillo en un referente de vida, relación, socialización y, de este modo, se puede mantener vivo y bello, a la vez que actualizado. Se convierte así en nudo de red de la zona y en lugar de vida y ánimo en el ámbito rural. Lo dicho hasta ahora, vale para entender que tiene una importancia y un valor humano, social, histórico, artístico. Suficiente para poder sentirse satisfechos aquellos que lo gestionan y dirigen, la familia propietaria y Juan Carlos y Clara que le prestan una atención especial. Queda claro hasta aquí, seguimos con el cuento de la verdad, que no hablamos de un castillo de armas, armado, de poder y violencia, de muros y separación. No, se trata de un castillo bien desarmado, al que se puede llegar de muchos modos, por caminos de celebración y contrato, de familiaridad o de amistad con las personas que lo habitan, pero nunca desde la guerra y la separación. Eso quedó en el olvido. Por cierto, vienen de todas las latitudes a celebrar vida y amor a este lugar.

Una noche con alma, con la alegría de Emaús

Imagen relacionadaPero ahora, va a ocurrir algo singular y curioso que atrae nuestra atención y comparto con vosotros. Un día recibo a través de Facebook una conexión con Clara Villavieja y nos conocemos compartiendo ideas, reflexiones… Tras habernos conocido en alguna celebración bautismal en Badajoz, a partir de ahí compartimos camino. Tras la Pascua este año, me cuenta que ha vivido una experiencia sencilla de retiro espiritual, a la luz del relato de los de Emaús, y que desde ahí surge el deseo de realizar algo sencillo que pueda unir generosidad y alegría. Ha pensado colaborar con Cáritas y hacerlo desde alguna actividad celebrativa en el Castillo, donde vive con Juan Carlos, y comparte con las hermanas del mismo. Toda la familia aprueba esta propuesta y me lanza la posibilidad de que la organicemos. Nos ponemos en contacto con Cáritas diocesana y nos arriesgamos a ello, bueno sobre todo se arriesga ella con una confianza y fuerza tremenda. Sus valores y riquezas son sus relaciones, y usando de ellas comienza a buscar apoyos y colaboraciones que van surgiendo día a día con una generosidad tremenda: artistas, técnicos, catering, materiales, sonido, propaganda, autobuses, publicidad…Imparable, un río de personas dispuestas a colaborar ante esta llamada, toda la zona y todos los pueblos. Y así se prepara una “noche almada en el castillo de Piedrabuena”, donde Cáritas nos una y pueda entrar en el corazón de todos con sus proyectos. Ahora sólo queda que almas buenas de nuestra tierra, tocadas por este cuento del castillo con alma, quieran vivirlo y salir del sueño en la realidad de lo posible. Sí, será el día uno de Julio, sábado próximo, en el Castillo de Piedrabuena de san Vicente de Alcántara, a las nueve de la noche. Estamos invitados todos, -sí, tú también-, esa noche será nuestro castillo, los fantasmas y las hadas seremos nosotros y nuestro deseo de estar juntos y sentir algo bueno.

No hay texto alternativo automático disponible.Se ofrecerá un aperitivo que nace de la generosidad de muchos y gozaremos de un gran concierto con el pianista Joaquin Pareja-Obregón y la bailarina Rosa Ruíz,  artistas andaluces de pro. Ya han anunciado su participación amigos de Córdoba, Sevilla, Cáceres, se han organizado autobuses desde los pueblos de alrededor, incluido Badajoz. Toda una experiencia de gracia y de luz con un sólo slogan: “Sé parte. Tu generosidad produce alegría”. Los participantes abonarán veinte euros que se destinarán a proyectos de cáritas, las entradas se pueden adquirir en las parroquias de San Vicente y Alburquerque, así como en la Librería Padre Rafael de Badajoz; pero será un encuentro de vida, de arte, de luz, de solidaridad, algo impagable que nos enriquecerá de un modo único, viviremos una noche con alma en un castillo encantado, ojalá sea punto de partida de algo fecundo y continuado.

Si quieres participar lo tienes fácil, hazte de tu entrada y, si quieres, conecta con nosotros para el viaje: jose.moreno.losada@gmail.com. Hay también fila cero.  Pincha aquí:video concierto

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.