Hoy

img
Categoría: Artistas
“HAS ELEGIDO VIDA”

“HAS ELEGIDO VIDA”

(In memoriam Juan Martín González)

Venimos a la existencia, no arrojados sino enviados:

Así llegó Juan al mundo y a la historia, en una familia sencilla y honrada. De sus padres recibió la luz de una existencia agradecida, en una infancia y juventud educada, en la que creció en estatura, sabiduría y gracia ante Dios y los hombres. Adquirió y conquistó una personalidad que es la que le ha caracterizado a lo largo de toda su vida. Ahí fue hijo y hermano, familiar entrañable, descubriendo la ternura y el cuidado que después le han acompañado toda su vida. Todo lo vivió agradecido.

Saber ser y saber hacer, vocación y vida

Vocacionado entra, muy joven,  en el camino del magisterio  e hizo de la profesión un lugar de encuentro con los otros, un mundo de relaciones y de servicio a lo largo de toda su vida en lugares y con personas distintas, como compañeros y discípulos.

Cuando el amor es donación y fidelidad

Vivió la grandeza del amor y el enamoramiento en el encuentro con  Rosa, su esposa fiel, con la que ha compartido la vida hasta la muerte, hasta el último suspiro ya deseado para lograr el descanso, en una vida que se ha hecho corta pero fecunda, en una ausencia que ahora parece una nube, pero que será sacramento dolorido de su presencia.

Padre amable

De ese amor y esa entrega, la corona de los hijos Rubén y Juan Manuel, paternidad a pequeños sorbos para que no se escapara ningún momento de sus vidas, entre la protección cuidada y el deseo de su libertad, para que fueran ellos mismos con autenticidad y originalidad.

Señalado por la riqueza de la amistad

Rodeado de amigos, en la sabiduría de que la vida  es vida cuando se comparte y se celebra. Débiles pero amigos, para caminar juntos y desbrozar caminos de novedad y de agrado, en la vivencia de la sencillez de los momentos y los lugares.

Criatura y creador

Todo tocado de color y creatividad, en la humildad del artista la grandeza de reflejar lo creado con la luz de lo nuevo y lo atrevido para que la huella, sin dejar de serlo, fuera mínima, y así dejar  que la obra fuera más auténtica.

Juan, tu eres mi hijo amado, en ti me complazco

Soy testigo de que has sido un buscador de Dios y su evangelio. Lo has tenido a tu lado y le has abierto las puertas, en lo bueno y en lo duro, en lo seguro y en el riesgo, en la luz y en la noche. El ha estado a tu puerta y ha llamado, y tú has sentido que cuando le abrías entraba y cenaba contigo, en  la mesa de la esperanza y del amor.

Adiós…

Y ahora estamos aquí, toda esta asamblea, junto a tu familia querida, queriendo ser sacramento junto a tu persona, hemos venido a celebrar esta comida sagrada –de la que tú has sido comensal tantas veces- comida de despedida, poniendo tu persona en el altar de Dios, en la patena de la ofrenda y en el cáliz de la vida cumplida y merecida. Hemos escuchado la Palabra de Dios buscando consuelo y serenidad, sabiendo que tú, Padre del Cielo,  acoges a los cansados y agobiados que desean tu descanso. Hoy queremos sentir que Juan ya ha entrado en tu gloria y tiene la vida que no se marchita, pero también queremos tu consuelo, tu fuego de esperanza, para vivir este momento con la luz y el color de los cielos y atardeceres que Juan contemplaba y recreaba pintándolos con sus manos y su corazón.

Necesitamos hacer lectura creyente, Señor, de tu historia con él, imaginar y creer en el encuentro definitivo que  nuestro hermano ya ha tenido contigo. Y nos sirve para ello, la palabra de la vida. Tú has puesto ante él vida y muerte, luz y oscuridad,  y él ha querido ser fiel  a su conciencia y vivir con el deseo de lo auténtico, aun en medio de su debilidad. Hoy tú lo habrás recibido con la ternura de Padre y nosotros escuchamos el eco de tu abrazo en el corazón de nuestra fe:

“El encuentro del Padre Dios y este hijo querido”

Oración:

-          Juan querido, hijo mío,  no tengas miedo, vienes entrando a la luz en el corazón de mi hijo crucificado, el ha estado contigo, abrazado a ti y a los tuyos en tu enfermedad, y ahora te acompaña, con la gracia de resucitado, para que tú tengas la alegría y la vida consumada. La paz sea contigo, mi paz, la que mi amor quiere regalarte, la que tú has buscado siempre en el interior de tu conciencia.

” Puesto que has sido fiel en lo poco, pasa a la fiesta y a la mesa de mi reino”:

 

  • Porque en medio de los tuyos, de tus padres, hermano, familia, desde lo sencillo de la vida, supiste recibir una educación y te abriste a la honradez y al deseo de lo bueno y de lo justo. Bendito seas, porque entendiste el mandato “honrarás a tu padre y a tu madre”.
  •  Porque hiciste de tu profesión un lugar de entrega y  fecundidad, fuiste maestro siendo servidor de los niños y niñas que te necesitaban, quisiste no llenarlos de conocimientos, sino prender en ellos el fuego de la vida, el deseo de aprender, el valor de sus capacidades y habilidades. Comprendiste mi invitación: “no he venido a ser servido sino a servir”.
  • Porque entendiste el amor de esposos como lugar unificación, supiste vivir la clave de aquella que era carne de tu carne y huesos de tus huesos, con un solo corazón y un solo alma. De la que siempre quisiste sentirte necesitado y a la que siempre quisiste coronarla como mujer fiel, hacendosa, que enriquece a todos los de su casa. Con Rosa has vivido el misterio más grande: “amaos como yo os he amado”.
  •  Porque escogiste ser padre en la tensión del cuidado de la protección y el ejercicio de respetar y generar libertad, de alegrarte de sus alegrías y abrazarlos en sus debilidades, de exigirles con ternura para que crecieran y de felicitarles por todo lo que era superación y bien-ser. Supiste hacer siempre el papel del Padre bueno en la parábola de tus hijos, con el mayor y el menor.
  • Porque no fuiste teórico de la amistad sino espacio abierto y compartido, espacio de fraternidad, casa abierta, mano generosa, respeto fecundo, y fiel en el respeto a la singularidad de cada uno. Ellos seguirán amando y cuidando a la amiga enamorada  que dejas en el mundo. En la amistad supiste vivir “la paz que yo os dejé y os di”
  • Y ahora entra en el paraíso y sigue creando todo lo bello y trascendente que ya imaginabas en tus pinceles, crea conmigo  y ayúdame a seguir coloreando el mundo con el arcoíris de lo bueno y lo justo. Con el salmista, en todos tus cuadros, supiste orar: “Grandes son tus obras Señor”.
  •  Me buscabas en tu vida, nos encontrábamos, pero no era suficiente, hoy ya estás conmigo, todo lo mío es tuyo, ahora todo será luz, vida, gracia, alegría, fuerza…  y tendrás la gracia del ángel y toda su alegría para seguir acompañando en la comunión de los santos a todos lo que quieres, porque el cielo no limita sino que abre y fecunda con un amor nuevo y eterno, y ahora te lo doy con mi abrazo. Cuántas veces he oído en tu corazón: “tu rostro buscaré Señor, no me escondas tu rostro…ahora ya todo es claridad y Tabor”.
  •  Puse ante ti fuego y agua,  y tú quisiste arder sin apagar nunca el amor, puse ante ti vida y muerte, y tu , aun sintiendo la muerte, seguiste siempre eligiendo la vida, puse ante ti luz y oscuridad, y tú hasta en los momentos más oscuros agradeciste los pequeños rayos de los que te acompañaban y te amaban. Bendito seas Juan y todos los que te abrazan y despiden en mi mesa y en el pan de la esperanza y de la vida eterna. “Ven y entra en mi descanso”
  • En la vida recibiste el ciento por uno, te quisieron muchos, y ahora tendrás la vida eterna, porque yo te amo y soy tu padre para siempre.
  • Y a todos los que sentís su partida os bendigo con la esperanza, este Juan que ahora habéis visto irse en la mayor de las debilidades, rodeado de vuestro amor, lo volveréis a encontrar glorioso y feliz, en el reino de la vida. El os estará aguardando y os ayudará a dar el paso que hoy ya ha culminado. Desde esta orilla será para vosotros: vuestro hijo, esposo, padre, amigo, maestro y, sobre todo, artista del amor y del esperanza. Confiad en mí y elegid la vida.

 

 

 

 

 

Ver Post >
La Belleza y la Gratuidad de un atardecer

( Por  los menores migrantes y refugiados)

La belleza y la esperanza

Uno de los libros, de los  que se convierten en referentes en la vida de las personas, ha sido para mí “El hombre en busca de sentido” de Víctor Frankl. Son muchos los detalles  que han quedado grabados en mi interior de ese pequeño libro autobiográfico, donde el autor de procedencia judía cuenta su estancia en un campo de concentración y de la razón de vivir que alentaba la lucha de los que allí habitaban sin razones de esperanza visibles sino más bien de desesperanza total. Hoy Domingo, en el que la Iglesia nos ha invitado a celebrar el día de las migraciones y los refugiados, interpelándonos con la mirada a los niños que viven en esa situación,  poniendo en  la niña de nuestros ojos a los menores, he recordado ese testimonio vital.  Y en el atardecer, desde el balcón de mi casa, donde he  contemplado con paz y serenidad la belleza inusitada del sol que se despedía en el color más amable y sentido, con ese sabor materno de despedida, no he podido  por menos  recordar un detalle de la obra que se me hacía vivo y real, como si lo compartiera con el autor cuando él exclamaba: “Si alguien hubiera visto nuestros rostros cuando, en el viaje de Auschwitz a un campo de Baviera, contemplamos las montañas de Salzburgo con sus cimas refulgentes al atardecer, asomados a los ventanucos enrejados del vagón celular, nunca hubiera creído que se trataba de los rostros de hombres sin esperanza de vivir ni de ser libres.”

La belleza y el arte, confundidos en el abrazo del sentido, se convierten en razón para la esperanza, al darse en la gratuidad que nadie ni nada puede ocultar y robar de nuestro horizonte vital. Amanecer y atardecer se convierte en el acto más trascendente y misterioso que lanza a la criatura a lo totalmente otro, a aquello que puede convertirse en fundamento de lo último, rompiendo toda desesperanza y alumbrando que la última palabra sobre la vida no la tiene la muerte, sino la esperanza de un amor gratuito y salvaje que no puede ser detenido ni en su belleza ni en su arte.

El Cordero de Dios y el sufrimiento de los inocentes

La liturgia hablaba hoy del “Cordero de Dios”, simbología religiosa que sólo es comprensible en la doble dimensión de aquél que de ningún modo puede ni quiere hacer daño a los otros, porque su inocencia es pura y total, pero que a la vez, su misma inocencia le hace vulnerable al golpe de los otros, que no aguantando su belleza y su verdad, porque se sienten juzgados, la martirizan y la crucifican, sin saber que así le dan la belleza de lo eterno y la fuerza de la salvación, ya imparable para los que sufren inocentemente. Sí, hoy el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, con su propia sangre, está en todos los que están lavando sus mantos en esa sangre inocente, sumándose a ella. Los millares de niños migrantes y refugiados, que con su mirada buscan la belleza del atardecer, y del posible amanecer inseguro, que sienten y se emocionan con el misterio del día y de la noche, del don que reciben sin conquistarlo. Pero, sufriendo a la vez la ausencia de la serenidad y de la paz, de la justicia y la dignidad, tensionados entre la bondad de la tarde y la maldad de los hacen del sufrimiento su poder y su razón de ser y de verdad.

Los reyes de este mundo

Hoy mismo, cuando nuestro rey visita oriente con el cometido de estrechar lazos comerciales, y entre sus asuntos lleva el acordar el posible contrato de que aquí en España le vendamos los carros de combates para sus defensas y batallas.  Esas batallas que se harán al amanecer o al atardecer nublando la belleza del sol y su luz gratuita que solo quieren hablar de paz y de amor. Hoy mismo, hemos orado en el nombre de todos esos niños, desde los niños de nuestra comunidad, los hemos puesto en el altar de la Eucaristía y allí fundidos con el cuerpo y la sangre de Cristo, los hemos comulgado en la mesa de la fraternidad. El gesto ha sido de fusión con ese cordero de Dios universal en los inocentes que sufren, el sentimiento y la llamada no tenía confusión, nos hemos sentido invitados a ponernos de parte de ellos,  a caminar en la dirección que marca la belleza del atardecer. No podemos permanecer quietos, de ninguna manera, la paz y la serenidad con la que hemos gozado la luz abrazada del sol en salida, llena de belleza, es también para ellos y nadie por nada debe robársela.

El reto ante los refugiados: ahi está el cordero de Dios

Hoy el cordero de Dios, el que tiene el Espíritu de la vida, nos ha llamado  a trabajar por la justicia y la paz, a defender a los inocentes que sufren y a batallar con la gratuidad hasta que llegue a todos el pan, la paz y la alegría que nos es ofrecida y regalada cada mañana para que la podamos presentar realizada cada atardecer. Así lo contempló Juan el bautista al ver la humanidad de Jesús de Nazaret, su dolor inocente y su compromiso con los sufrientes de la injusticia humana, ahí sintió que estaba el verdadero Espíritu de Dios, y por eso lo proclamó Hijo divino. 

 

 

 

Ver Post >
Profesionales frente a la desigualdad

 


Profesionales Cristianos celebra su Comisión General de 2016

 

comision-general-profesionales-cristianos-2016

octubre 18 2016

Desde los comienzos…

Hace veinte años nos reuníamos un grupo de personas en Madrid pensando este posible movimiento, buscando presencia cristiana en los ámbitos profesionales, sociales, culturales, políticos. Con el deseo de avanzar unidos en la construcción del reino en estos ambientes.

Hoy es realidad, incipiente pero con identidad, en ocho diócesis. Yo me siento feliz de ver este proceso y sobre todo de compartir vida con personas de una prufunda experienica creyente y comprometida. Seguiremos adelante y acogeremos a todos aquellos profesionales que inquietos, desde su búqueda y su  fe, quieran unirse para construir juntos una sociedad y un mundo según el Reino de Dios, un reino de justicia, verdad y libertad.

La comisión general 2016

Durante los días 15 y 16 de octubre, Profesionales Cristianos ha celebrado su Comisión General de principio de curso, congregando a la mayor parte de responsables y representantes de las diócesis en las que cuenta con grupos de manera continuada. Han participado cuantro militantes de nuestra diócesis de Mérida-Badajoz.

comision-general-profesionales-cristianos-201627/10/2016. Madrid. Cerca de 25 responsables procedentes de Bilbao, Canarias, Madrid, Mallorca, Mérida-Badajoz, Palencia, y Zaragoza, junto con el Equipo Permanente,  celebraron el paso fin de semana la Comisión General, espacio que da comienzo al curso, y en el que se decide y aprueba la programación anual del trabajo que llevarán a cabo las diócesis durante el año.

Esta Comisión, además, ha servido para inaugurar el trienio próximo, bajo el lema “La desigualdad en el mundo profesional y de la Cultura”, que se irá desarrollando en los próximos tres años.

En concreto, a lo largo del curso 2016/17 Profesionales Cristianos desarrollará un intenso análisis (ver) compartido acerca de la desigualdad en los espacios profesionales y de cultura, articulando las dimensiones ética, política y teológica de la desigualdad en estos ámbitos. Este trabajo incluirá elementos de lectura creyente de esa realidad (juzgar), y de presencia pública (actuar)a medida que se avance en el año, con un enfoque que vincula inseparablemente igualdad y justicia.

Por otro lado, la Comisión concretó los contenidos del Proyecto de Evangelización del Movimiento (PEM), que servirá de marco de referencia de Profesionales Cristianos, tanto aspiracional como programático, definiendo los procesos de espiritualidad, compromiso y evangelización en los espacios profesionales y el mundo de la cultura.

El Encuentro tuvo lugar en Madrid, en la Residencia Universitaria “La Asunción”, de las religiosas de la Asunción.

Ver Post >
Gladys, restaurante de arte y disfrute

La originalidad de lo humano

La originalidad del restaurante Gladys no está en un elemento, sino en la confluencias de muchos, y sobre todo de aquellos que son intangibles, lo que se cuenta dentro de la verdadera “economia”, la organización de lacasa de lo humano.  Hacer de un negocio un lugar de encuentro, es verdadero arte, y dentro de él caben todas las artes y todos los artistas, así como todos aquellos que buscan lo que merece la pena. Manu está consiguiendo articular lo humano y está “restaurando” más allá de la cocina, que se hace un instrumento, de aquello que tanto necesita este mundo y esta sociedad, unas relaciones humanas, creativas, claras, sinceras y solidarias.

Una exposición de collage y una cena

No todo está en manos de las administraciones y de las subvenciones. Hay mucho de vida y de relación que genera bien-ser y bienestar. Ayer me acerqué a la cafetería Gladys, el motivo era doble; por una parte había prometido a mi amigo Manolo Barrantes que me acercaría a ver su exposición de collages, por otra quería ir con unas amistades a tomar unas tapas celebrativas de fin de curso, para conversar y compartir de nuestras propias vidas. El lugar era propicio y amable. Allí se daba la mezcla del arte y del bien hacer en el servicio de la restauración culinaria y de relación.

Un rincón de arte y relaciones

Está siendo una filosofía que genera vida en la ciudad desde un sencillo rincón. Manu en esta nueva etapa  del negocio, transmitido de su padre, quiere ser creativo, aportar algo nuevo, y quiere hacerlo con aquellos que son creadores, que son de la ciudad, que desean aportar y compartir desde lo que piensan, sienten, crean… He visto ya pasar a bastantes: Gamero, Pedro Monty, Seres, Barrantes, Juan Ledesma, Christian…  El establecimiento es sede del encuentro, del arte, la música, la literatura, sin límite, abierto y acogedor. Pero sobre todo es lugar de relación y de ciudadanía, de comunión y esperanza.

Aportar, unir y crear

Es un modo  de aportar y crear, de enriquecer en la interconexión de sentires y bellezas que hablan al corazón y al alma de lo humano. Se puede tomar una copa, tener un conversación profunda y estar acompañado de una obra de arte, de una música excelente, o de una magia incomparable. Así ha sido siempre en la historia de las artes, las lenguas y las literaturas, se han encontrado, comunicado, compartido, han generado escuela y ambiente, y eso ha sido lugar de acogida  y de crecimiento de otros que llegan inocentes e iniciandos para  poder adentrarse en el mundo de la creación.

Cuando los creadores se unen

Ayer eran los collages de Manolo Barrantes, mirarlos, acoger su colorido, atreverse a pensar la idea que transmiten, dejarse hablar por ellos o hablarles, comentarlo, y eso hacerlo en un momento de esparcimiento, de fraternidad y disfrute, se convierte en un complemento de lo humano y de lo creativo. Generado por iniciativas de gente inquieta y generosa, capaces de lo comunitario, más allá de lo mercantil. Ojalá se multipliquen iniciativas de este tipo, y ya sé que hay algunas más. Pero hoy quería señalar esta que ya lleva un proceso de vida interesante con bastantes personas implicadas que van haciendo que nos impliquemos y lo conozcamos muchos más.

El negocio

Ayer fue una velada estupenda e integral, como han sido otros momentos anteriores. Nada espectacular, pero  sí algo profundo y sencillo que tiene otro lenguaje, otra finura y agrado,  en medio de esta sociedad, a veces, tan burda y tan basta. Felicito a Manu por saber ser lugar de unión y relación, generar un “negocio” en el verdadero sentido del término: lugar para la relación, la contemplación, el ánimo y la ayuda en el intercambio de aquello que no sólo es crematístico, sino humano.

Ver Post >
Geografías interiores

Joven, cristiano, músico. Amante de la poesía, el arte y la vida.
Hay jóvenes que se definen así, nada más y nada menos, están en medio del mundo, forman parte de él, son al mismo tiempo tan divinos como humanos, traen lo nuevo y van en silencio, procesionando  ”con pasión y compasión”. Bastaría con escucharlos para enriquecernos con su juventud apasionada e inquieta. Álvaro Mota, pacense, es uno de ellos, por eso hoy me callo en la pasión de este Domingo de Ramos y  le doy mi palabra:Geografías interiores
http://devivenciasycadencias.blogspot.com.es/2016/03/geografias-interiores.html

Ver Post >
Juan Ledesma: “In Vivo”

JUAN LEDESMA BRILLÓ

“No pasó inadvertido”

No hace mucho tiempo tuve la oportunidad de disfrutar del concierto  de IN VIVO, de liryc pop.  Tres tenores y un barítono de calidad que divulgan la riqueza de su canto haciéndola cercana y popular. Fue en el López de Ayala, cuando quise comprar la entrada ya estaban agotadas todas, pero fui afortunado por uno de los tenores que me facilitó poder entrar para gozar de este evento, se trata de Juan Ledesma. Una persona de esas que cuando llega a tu vida enseguida reconoces que está llena de profundidad y cuidado.

Lo conocí en el ámbito de un convento de clausura, de la mano del buen amigo, Pedro Monty –el gran descubre/talentos-,  donde nos deleitó con un aleluya de primer orden, celebrando el centenario de santa Teresa entre religiosas de contemplación y artistas en el convento de Talavera la Real, a partir de ahí hemos estado en contacto y he ido conociendo algo de su trayectoria personal, de la cual me siento orgulloso.

Un chaval sencillo y anónimo de la barriada de San Roque, de esos silenciosos de sonrisa amplia y mirada profunda, que no se hacen notar pero que se muestran disponibles y saben enriquecerse con todo lo que pasa a su lado. La banda de música de la cofradía, sus estudios, la parroquia, los campamentos, la familia, amigos… todo aquello que ayudara a desarrollar su persona, junto a otros, en la sencillez   y la humildad. Llegado a una edad de cierta adultez lucha por su futuro en algo que le cautiva y le atrae profesionalmente, se prepara  y acaba  trabajando en Valencia en una profesión de compromiso social y humano, sin perder nunca su referencia a Extremadura y a Badajoz. Y en esas anda cuando siente esa necesidad de seguir desarrollando sus dotes musicales pero ahora desde el canto. Comienza una nueva andadura que le va seduciendo y le va proponiendo actuar en distintos lugares y con distintas finalidades, y de este modo le comienzan a conocer y a valorar. Pasa por el concurso de la canción de Extremadura y ahí ya da su aldabonazo profesional que no ha parado, posteriormente le proponen formar parte de un grupo de tenores y ahí está por toda España, haciendo gozar a  miles de personas, con un disco en preparación que saldrá este verano.

Y se cumple un deseo soñado y querido por él cuando decide venir a interpretar, junto a sus compañeros, sus canciones de vida y luz  en la ciudad de Badajoz en el López de Ayala, en su tierra y con su gente. No cabía nadie más y fueron muchos los que se quedaron con las ganas de poder participar. Nos deleitaron con sus cantos y su cercanía,  debordando familiaridad. Y en medio, Juan Ledesma ,con el corazón henchido, las lágrimas a flor de piel, junto a sus padres, hermanos, sobrinos y junto  a todos los que en ese día había hecho una opción por estar con ellos y, sobre todo, con él, viniendo de muchos puntos de la geografía extremeña y de otros lugares más lejanos. Yo me sentí parte de ese evento y me alegré en el alma de participar en él. Gocé de la altura y la profesionalidad de todos, especialmente de la suya, del éxito que se respiraba en el agradecimiento del pueblo que se deleitaba con este regalo, soñando con poder disfrutarlos en un marco tan emblemático como el del teatro de Mérida con la orquesta de Extremadura. Cosa que pido y suplico desde aquí a los que lo pueden facilitar, para que podamos gozar de lo nuestro con los nuestros.

No deja de ser un gozo que un joven de nuestro pueblo, lleno de riquezas, con serenidad y sencillez, tenga un éxito que ha sido logrado no a la fuerza,  sino paso a paso, con autenticidad, ganado palmo a palmo, con deseo de perfección y de altura de miras. Con disponibilidad y cercanía sin perder su horizonte sino agrandándolo. Estoy seguro que su vida musical va a ser grande y rica, y yo me sentiré siempre agradecido de haberle conocido y haber compartido estos momentos y pasos con su persona. Sé de su interior y de su deseo de bien, de su humanismo y su cuidado con los que lo rodean,  sé de su canto y de su mística de joven y soñador, sé que su canto y su alma van al vuelo y buscan la luz y la vida, y sólo puede desearle que las siga encontrando y que nunca deje de buscarlas por ese camino de lo humilde y de lo sencillo. Enhorabuena Juan Ledesma, porque llevas un tesoro  y te muestras como vasija de barro. Ah, y de  tener que elegir alguna canción de las interpretadas por estos cuatro profesionales, elegiría sin duda la de MAMA, por la belleza de la misma y por la dedicación a tu madre, un sueño cumplido, ¿verdad?

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.