Hoy

img
Categoría: buena noticia
“Haceos como niños…” -Día internacional del Niño-

“Lex orandi, lex credendi”

“Haceos como niños…”

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, calzado y niñosEn esta mañana, Padre, al enterarme de que celebramos el día internacional del niño me acuerdo de tu hijo Jesús, envuelto en pañales y acostado en un pesebre, y recuerdo sus palabras invitándonos a ser como niños para entrar en el Reino de los cielos, en la dinámica verdadera de la vida auténtica y original, la que es transparente y sin tapujos.

Fuertes en la debilidad

La imagen puede contener: 1 persona, durmiendo y primer planoEn esa invitación me siento llamado a saber vivir en la debilidad y en la dependencia. En una sociedad en la que todos queremos ser independientes, fuertes, superiores, y así educamos a nuestros hijos, tú te presentas envuelto en pañales, recordando lo que realmente somos criaturas débiles que necesitamos de los demás. Nos presentas la debilidad como la oportunidad de vivir en el verdadero agradecimiento y en la confianza total, llegamos a la vida en la intemperie de la mayor necesidad, sedientos de vida sin más armas que la compasión que inspiramos en la mayor de las debilidades y ahí nos muestras nuestra grandeza. Señor cómo celebro tu ser y tu amor cuando a los más pequeños y recién nacidos los veo rodeados y protegidos de toda su familia, siendo el centro y lo más importante para ellos, disfruto en cada bautismo, en el que ponemos como centro de nuestras vidas, de la familia y de la iglesia, a los seres pequeños que nos ganan para el amor y la ternura. Ayúdame Señor a ser como un niño, a reconciliarme con mi debilidad, a no esconderla ni huir de ella, sino acogerla, compartirla y celebrarla junto a los demás y agradecer todo gesto de ternura y cuidado que reciba en mi vida.

Auténticos y transparentes

También descubro tu llamada a la transparencia de los verdaderos sentimientos y emociones. En una sociedad en la que se brindan unas emociones y se ocultan otras, en las que se utilizan algunas de ellas para vendernos y se nos vende para vencer otras que se les califican como negativas, tú nos muestras en los niños la coherencia de los sentimientos, el crecimiento en todas las emociones como la alegría y la tristeza, el miedo y la valentía, la timidez y la ira… en todas hay vida, verdad, amor. Encauzarlas y vivirlas es el reto, ocultarlas es morir y romper la verdad de lo que la existencia nos da y nos quita. Ayúdame Señor a ser transparente, a vivir en lo auténtico y lo original, a mostrar sentimientos verdaderos, a encauzar y no reprimir lo que siento y lo que soy. Dame la luz suficiente en mi experiencia para poder conocer los sentimientos de los demás y sus emociones sin juzgarlos, a quererlos como son y acogerlos para darles mis mejores sentimientos y emocionarnos juntos en la fraternidad y en la facilidad de un mundo y una vida mejor para todos.

Gozosos y confiados

bisaMe seduce su alegría y su alboroto, su gozo de vivir y de encontrarse, su expresa petición de cariño y cuidado, y su expresión libro de afecto y cariño. En un mundo en el que la alegría se busca en el puro bienestar, tú me muestras a los que son gozosos por el puro bien-ser, por el abrazo y la risa, por el juego y la esperanza, por la confianza y el riesgo. Sácame Señor de la comodidad de lo reglado, de la seguridad de lo medido y controlado, llévame a la naturalidad del encuentro, de la sorpresa, de la admiración, de creer en lo imposible desde la pequeñez de lo diario y de lo posible, entra la magia del Espíritu en mi corazón para ser creativo en la creación, para soñar lo nuevo y lo imposible, para dormir en la paz de una vida cansada de andar en el riesgo y de lo nuevo. No permitas que me encierre en lo conseguido, en la soberbia de lo ganado, haz que me levante cada día con la programación de lo que vendrá por gracia y será nuevo en el corazón que, aunque tocado de años, se siente vivo y alegre como el del niño que sabe que hoy todo será nuevo.

Padre dame un corazón de niño como el tuyo, dame un corazón divino como el de los niños, un corazón divino y humano.

P.D.- Sin olvidar que el mejor instrumento es:   Derechos humanos

Ver Post >
I Jornada mundial de los pobres: “No amemos de palabra…”

Ser y no temer: Todos somos pobres entre los pobresResultado de imagen de I jornada mundial de los pobres



Me piden que escriba lo que hemos contemplado a la luz del Evangelio en la Eucaristía de hoy. Lo que he dicho hoy en la homilía, aunque la he pensado más para mí que para nadie.

Una jornada mundial de la Iglesia ante los pobres

Un Domingo  más en torno a la Palabra de Dios en nuestra parroquia, en la misa dominical. En el contexto de los últimos domingos del tiempo ordinario, que nos darán paso al nuevo año litúrgico con el adviento, nos presentan evangelios de carácter escatológico, aquellos que nos hablan del futuro divino al que estamos llamados por el amor de Dios, son evangelios que nos hablan del juicio definitivo, el juicio del amor, que nos ilumina a la luz de las obras de la generosidad: “Porque estuve enfermo, hambriento, sediento, enfermo, encarcelado¦ y me reconociste, te acercaste y me ayudaste.

En este contexto litúrgico, el Papa Francisco ha invitado a toda la Iglesia a que miremos a los más pobres de la tierra, que toda la Iglesia fijemos nuestra mirada compasiva en los pobres, hoy es la primera jornada mundial de los pobres, que se institucionaliza para años sucesivos.

No nos pide una colecta, sino una mirada compasiva, no se trata de dar sino de ponernos delante de ellos y poder contemplar la riqueza divina que nos puede llegar a través de ellos. Porque esa es la clave cristológica fundamental desde la que vivimos: “Cristo, siendo rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”. La pobreza nos enriquece si nos abrimos a ella con el corazón de Dios y somos capaces de abrirnos a la realidad de Dios que se nos ofrece como salvación en ella, en aquellos mismos que olvidamos y rechazamos por su pobreza.

No esconder, no huir… el talento

Se nos pide que los miremos a las personas en la mayor pobreza, en su verdadero valor, que es el mismo que el nuestro. Hoy cuando escuchamos la parábola de los talentos se nos invita  a entrar en el corazón de la misma, que no es tanto de una responsabilidad moral, sino de un aviso profundo: “Tuve miedo y fui a esconderlo”. Hay un miedo, que nos ciega, nos esconde, nos lleva a huir, y entonces nos hacemos incapaces del verdadero gozo, de la verdadera vida, del verdadero banquete y la auténtica riqueza.

Los talentos no son las capacidades de tener, saber o poder, sino algo más profundo y verdadero: es la vida, el verdadero regalo divino, somos “imagen de Dios”. Lo somos en África o en Europa, siendo hombre o mujer, listo o torpe, rico o pobre, exitoso o desgraciado. Ahí está  nuestro verdadero valor, nuestra autenticidad más original. Ahí reconocemos que somos imagen en la debilidad, como el Señor, “envueltos en pañales y acostados en un pesebre”, y  que lo somos en el resucitado, porque cuando éramos pecadores y limitados, el dio su vida por nosotros, y la dio por todos, por el santo y el por el más desestructurado de la historia, dándonos valor por su verdadero amor entregado.

El Papa nos invita a dar tres pasos muy sencillos en este dí­a de los pobres del mundo:

  • Reconocerlos, ponerles nombres. Muchas veces nos rodean, les damos limosnas, pero es necesario mirarlos a fondo, y dejar que Dios nos ayude a reconocernos desde ellos mismos. Nos da miedo mirarlos y reconocerlos, porque tememos nuestra propia pobreza, cuando los miramos desde el silencio y desde la interioridad fecunda y contemplativa nos damos cuenta de que todos nosotros si nos ponemos a la intemperie, sin seguridades exteriores,  somos tan pobres y desgraciados como ellos. Las seguridades con las que vivimos no dejan de ser vendas de nuestra propia debilidad y pobreza. Todos somos criaturas y abandonados a nosotros mismos, sin los demás y nuestra suerte, nos quedamos en pañales y en el pesebre. Por eso el Señor en los pobres nos invita a conocernos profundamente, a reconocernos débiles como los más pobres, y a vivir agradecidos, enormemente agradecidos. Sólo en nuestra debilidad y pobreza Dios se hará fuete y encontraremos la verdadera seguridad, no la que conquistamos nosotros o nos dan los demás, sino la que fundamenta nuestro Dios, sólo El es nuestro escudo y nuestra fuerza, y lo es de  todos, porque todos somos imagen de El en nuestra pobreza y debilidad. No somos menos pobres que los pobres, por eso somos hermanos también en la pobreza. Así lo decía el propio Papa a los encarcelados: “yo no soy mejor que vosotros… yo en vuestro contexto e historia posiblemente también estaría en la cárcel”.

 

  • Acercarnos: hacernos prójimos. No des limosna si no es desde la cercanía, no se trata de algo económico, sino de encarnación como el Señor que se despojó de su rango, sus poderes y seguridades,  para hacerse uno de tantos, llegando incluso a la mayor pobreza de morir en la cruz como un esclavo. Acercarnos es hablar, conocer, hacer amistad, poner nombre, saludar, echar un rato, informarse, contarle nuestra vida y nuestras cosas, escuchar las suyas.  Salir del anonimato ante ellos y dejar que ellos, si quieren, salgan del suyo ante nosotros. En nuestro barrio, nuestra parroquia, en la región, en el mundo, conectar y compartir vida. Hacer que nuestra comunidad parroquial sea habitable para ellos, que esté abierta, tengan su lugar como uno más, y puedan celebrar la vida y su Dios con nosotros, que tenemos la misma vida y el mismo Dios. Que pasen de la fría puerta a la mesa caliente del pan y el vino.

 

  • Compartir: que no es darles, es sentarnos en la misma mesa, hacer el mismo camino, divertirnos juntos, pasear, reí­r, llorar,  pasar fiestas entrañables juntos, invitarlos a nuestros acontecimientos, “porque si invitamos solo a los que pueden pagarnos invitándonos ellos, eso también lo hacen los paganos, a nosotros se nos invita a ser imagen de Dios que invita a los pobres que están en los cruces de los caminos, a los que no pueden pagarle, es decir, a todos nosotros.

 

  • El Evangelio de Hoy, como los pobres actuales, no nos exigen nada, al revés quieren darnos algo que nadie nos lo puede dar. nadie más que Dios, y eso es  vencer al miedo que impide que entremos en el verdadero gozo del Señor. El miedo a salir de nuestra indiferencia indolora, el miedo a reconocernos por reconocer a los otros en sus pobrezas, el miedo a ser buenos y generosos como muchas veces deseamos en lo más profundo de nuestro corazón, pero que lo acallamos por un temor tonto asentado en el deseo de una seguridad falsa. Yo me doy cuenta que tengo miedo, yo que predico sé que podí­a nombrar y nombrarme más ante los pobres, que podrí­a acercarme muchí­simo más a los que  menos tienen, y que siento el deseo de ser más generoso y compartir mucha más vida pero me quedo en la comodidad de una seguridad que me empequeñece y me empobrece con la claves de un mundo injusto e insolidario.

 

  • Nuestro Dios, que es el Dios de los pobres  -de todos los hombres que son criaturas y dependientes, o sea, todos- quiere hacernos ricos en los más pobres de la tierra, y para eso está dispuesto a hacernos libres, a liberarnos de los miedos que nos impiden se auténticos y originales como lo es Él. Desea romper con todo lo que nos impide ser verdaderas imágenes de Dios y ver la imagen verdadera de Dios en el corazón de los más pobres de la tierra,  a esa imagen que desea abrazarnos para enriquecernos con la riqueza que nadie nunca nos podrá quitar y que nos abre las puertas del Banquete Eterno.

 

  • Comamos juntos en la mesa del pan universal , pidamos a Dios Padre el pan Nuestro de cada día, pero sobre todo pidamos que nos quite el miedo que nos quita su verdadera presencia en nuestro corazón y nos impide su amor más auténtico y original, líbranos de este mal que nos ciega para no ver a los más pobres, no acercarnos y no saber compartir con ellos. Haznos verdaderos prójimos de los últimos con la fuerza de tu Espíritu.

Ver Post >
De vuelo alto en Badajoz – Passarola-

Vacaciones por todo lo alto

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo y exteriorAyer ultimaba cuestiones de Tribunal de trabajos de fin de grado en la facultad de educación y comenzaba el mes de vacaciones escolares, que la parroquia lleva otro calendario. Sentía alivio al comenzar estos días en los que rompes el hábito de lo diario para hacer cosas distintas y más suaves. Pero nunca pensé que iba a comenzar estos días de descanso levantándome a las seis de la mañana y lanzándome por todo lo alto de esta ciudad, la que pateo todos los días con mis quehaceres habituales. La dirección si era la misma en principio, camino de la universidad, pero la dejé a un lado y llegué hasta IFEBA, no había un alma, bueno había dos, los que iban a ser compañeros de vuelo, Reme y Justo. Rápido llegó el todoterreno con su remolque y su colorido amarillo, el emblema singular de “Passarola” y esos dos personajes únicos y amigos del alma , que están unidos hasta el nombre, los “Migueles”. Traían ese globo de grandes dimensiones y de colores vivos y variados que lanzan al cielo como lugar de gozo y disfrute. Quién me iba a decir a mí que este iba a ser mi primer día de vacaciones, no me digan que no ha sido por todo lo alto: Video de altura

Los migueles

La imagen puede contener: cielo y exteriorDos personajes de entidad propia y con denominación pura de origen. Uno de Ahillones que se crió en familia trabajadora y humilde, de esos que ordeñan las vacas antes de irse al instituto, de los que no hacen del estudio un enreo porque no se puede perder el tiempo. Aprovecho bien sus posibilidades y capacidades y se formó como fisioterapetua, sin esperar a que le viniera el trabajo del cielo o de otra cabeza, puso la suya en funcionamiento y creó su propia clínica, con sus propias manos, con su ilusión y su corazón. Por eso son muchos de ámbitos deportivos, sanitarios, económicos, etc. Los que lo conocen y saben de su ser profesional. Además buen deportista, pero sobre todo padre aprendiz con dos mellizos que llegaron hace año y medio. Por otro lado, el otro Miguel, el que se sabe hijo de emigrantes en Alemania –con el alemán ya olvidado y no por alzheimer- que volvió con sus padres y también supo de trabajar en el bar, levantarse temprano, poner los cafés, y después irse al instituto, para después formarse en grados superiores de formación profesional, donde mas que aprender contenidos, aprendió a moverse y a ser, a luchar y crecer, a vencer adversidades con buen corazón y mejor ánimo, aunque se llore en el alma. Los dos forman un tándem de complicidad que superan los niveles de la fraternidad llegando a la comunión de alma en el respeto más absoluto y en el cuidado más extremo de uno por el otro. Esas relaciones donde no existen fronteras porque nada hay oculto.

El sueño del niño de las vacas

El de Ahillones, de pequeño, le gustaban los globos como a cualquiera, pero él los prefería de los que vuelan de verdad. Soñaba con tener algún día un globo propio que volara de verdad por todo lo alto. Lo soñaba y se descubría manejándolo, surcando el cielo azul, sobrevolando ciudades, parajes, montes, llanos, ríos, lagos, dehesas…Y el sueño se hizo realidad, hace unos nueve años que ya tiene su globo propio, su formación específica para volar, su veteranía lograda a fuerzas de horas de prácticas. Y ahí encontró un aliado perfecto en su amigo Miguel Guerrero. En momentos de dificultad matrimonial, se reforzaron como amigos y se apoyaron para crecer y caminar juntos en la vida, optando por la verdadera amistad y volaron muy alto en lo que se refiere a comunión y fidelidad. Y ahí los tienes cómplices y complicados, con una afición que les llena, les une y lo que es más grandioso, con la que hacen felices a mucha gente de un modo original y único. Así ha sido hoy conmigo y con estos compañeros de viaje. Poner el propio disfrute al servicio de otros para compartir el gozo y hacernos felices por el camino de la vida. Así entre todos lo mantienen y todos los disfrutan, mejor que el blablacar. Tú no tienes globo pero lo disfrutas como si lo tuvieras, sin tener incomodidades, que esas ya las tienen los que te llevan, basta con que aportes para que la historia pueda continuar y otros también se puedan embarcar en la misma aventura. Una filosofía de lo común, que casi se acerca a lo público desde el cuidado de los que se organizan para que esto funcione.

Un viaje de ensueño

No hará dos horas que aterrizamos y si me preguntáis que es lo propio de este paseo en globo en la ciudad de Badajoz, puedo deciros que para mí ha sido:

  • Viajar sin ir a un sitio determinado, salir de un punto de partida buscando el aire favorable y dejar que los aires, en las distintas alturas, la experiencia de que te vayan llevando y tu sólo sepas disfrutar de lo que te depara lo inesperado. O sea lo contrario de todos los días y del quehacer de lo rutinario donde todo está marcado y señalado.
  • Mirar desde otro horizonte, con altura, donde lo grande se hace pequeño y tú te siente insignificante ante la pequeñez de lo grandioso, reconociéndote afortunado en lo más pequeño y en lo más gracioso que es la propia vida y el momento de la ilusión y de la emoción, con la brisa suave de las distintas alturas.
  • El ejercicio de la confianza en el que sabe y conduce, te explica y se alegra con tu sorpresa y tu admiración, con tus temores y tus preguntas.
  • La contemplación callada de la alternativa de lo urbano y lo agrario, de lo poblado y lo desértico, de lo verde y lo seco, de la riqueza y de la pobreza, de la abundancia y la austeridad.
  • El cantar agradecido un cántico que sabe de alabanza y de alegría en medio de una naturaleza que te ha sido regalada y que te alegra la mañana de un modo nuevo.
  • El saber que desde abajo te siguen, te saludan, te gritan, te protegen, te buscan y , sobre todo, te esperan.
  • El poder contar y guardar una mirada que puede que se única del todo en la particularidad de lo que tú vives cada día… y sentirte unido y querido allí arriba a todos los del cielo y a los de la tierra, sabiendo y disfrutando de un viaje que ha sido terreno y celestial, humano y divino.
  • Gracias hermanos, lo recomiendo vivamente.
  • Aquí puedes ver para animarte:  Pincha y anímate

Ver Post >
Antonio Sama y ADISANVI. La gloria de un cura jubilado.

Cura hasta la muerte…

La imagen puede contener: 1 persona, de pie e interiorEn San Vicente de Alcántara hay muchas riquezas, yo soy testigo. Hace unos días visitaba ese pueblo, acompañado de Gabriel Cruz –compañero entrañable- para una celebración sencilla y extraordinaria a la vez, de bodas de oro sacerdotales de nuestro buen amigo y hermano Antonio Sama Riafrecha, natural de ese pueblo alcantarino. En el camino recordábamos la figura y el quehacer ministerial de este sacerdote cercano, para nosotros un referente de fe y de fidelidad ministerial. Octogenario avanzado, sigue vivo y activo en su propio pueblo, adonde quiso permanecer cuando llegó el tiempo de su jubilación tardía más allá de sus setenta y cinco años.

Naturalmente cuando un compañero con esta edad se retira a un lugar, todos entendemos que es a vivir con serenidad y paz, a dejarse cuidar por personas cercanas y entrañables. El buscó allí su pueblo natal, su hermana y sus sobrinos, que son cantidad, y los sobrinos nietos, biznietos… Normalmente, en la medida de sus posibilidades, los jubilados ayudan a los párrocos en sus funciones para aliviarle alguna tarea, como es el caso con el compañero Ángel, que preside aquella comunidad parroquial. Este último es el que había insistido en que organizaran una eucaristía de acción de gracias por sus 50 años de sacerdote.  El quería algo anónimo, una eucaristía sin más, pero allí estaba el pueblo con su amor y su agradecimiento para desbordar lo sencillo con la gloria de la vida.

Lo que hemos visto y oído, lo que hemos palpado

No hay texto alternativo automático disponible.En la celebración aquella hubo mucha vida y mucha singularidad. Yo recuerdo a Antonio como un hombre de la Palabra y del Pueblo, lo uno a un texto bíblico, de la primera carta de Juan, con el que le he visto emocionarse en más de una ocasión, y que lo define bastante: “Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida…lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo.”  Su vida ha sido un deseo constante del conocimiento de Jesucristo para amarle y seguirle, y sus referentes han sido: el pesebre, la cruz y el altar. Su vida ministerial ha deambulado por muchos lugares, con disponibilidad sin límites, aunque él se viera limitado en su persona: Venezuela, Llerena, formador y director espiritual en el Seminario, Montijo, Barbaño, Sagrajas, San Vicente…

De abogado  para Dios y el pueblo

La imagen puede contener: 1 persona, multitud y exteriorLlego al ministerio desde la adultez, tras haber cursado los estudios de Derecho en Salamanca, tocado por el Espíritu en la búsqueda del absoluto, se dispuso para el Señor, tras la muerte de su Padre que le marcó –según manifiesta su hermana-, se formó en Salamanca y en Lyón, donde conoció la espiritualidad del Prado, del Padre A. Chevriér, y la metodología del Estudio del Evangelio para conocer y seguir mejor al Maestro de Nazaret, con el deseo de llevar el evangelio a los más pobres.

Siempre le oí su pesar por no llegar a los más débiles en su ejercicio ministerial, se veía indigno de esta vocación que estaba en su ser ministerial y en su corazón pero que no veía que la hubiera alcanzado. Pero he de manifestar que lo que vi en esa celebración era más que suficiente para decir que Antonio, como Simeón, ya puede decir: “Ahora Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz porque mis ojos han visto a tu Salvador en los pequeños y en los débiles de San Vicente de Alcántara”. Sí, el centro de aquella celebración fueron los usuarios, trabajadores y voluntarios de ADISANVI, una placa que le ofrecieron en la acción de gracias resumía muy bien el espíritu de esa celebración: “A don Antonio..en los 50 años de su entrega a Dios, y por lo tanto de ayuda al prójimo y en agradecimiento de este centro, por su implicación con nosotros… que Dios le conceda seguir realizando esta labor.”

ADISANVI, en el corazón

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie e interiorTodo el pueblo, allí presente, identificaba a Antonio con Adisanvi, uno y otros se explican mutuamente. Me comentaban cómo al llegar jubilado, comenzó a visitar, junto a una hija de la Caridad y algún voluntario, a todos los discapacitados del pueblo, a unirlos, a comenzar una asociación,  a arrendar un local  y comenzar las actividades. Años después, es un centro con más de una decena de trabajadores, con unas instalaciones dignas, con talleres y labores propias… un sacramento de vida y dignidad, de fuerza y ánimo para los débiles y los últimos de la sociedad. Cuando su vida ya podría parecer apagándose, Dios le dio la chispa que él creía que le faltaba para encender un fuego de vida y de esperanza en muchos. Hoy son trabajadores, una nube de voluntarios, y es que la gracia de Dios no tiene edad, es más, se hace fuerte en la debilidad para confundir a los fuertes.No hay texto alternativo automático disponible.Toda su vida queriendo estar con los pobres y anunciarles el Evangelio, creyendo que no se había dispuesto lo suficiente, y a la última hora, cuando ya estaba de vuelta en la plaza, el Señor lo llama para, en una sola hora, la última, poder realizar su sueño de amor, no ya por su fuerza, sino por la graciosa liberalidad del Padre que nos hace fecundos cuando nosotros nos creemos ya estériles. Así es la locura de Dios. Esta pequeña obra me recordaba a los inicios del Padre Chevriér en Lyon, trabajando con los chavales marginados de los barrios obreros. La formación recibida por Antonio en esa ciudad, su teología, no fue en balde, gracias a Dios.

La imagen puede contener: 1 persona, de pieGocé de la celebración, pero sobre todo disfruté con las personas que hicieron las ofrendas, las peticiones, las moniciones… Todos tocados por la gracia de ADISANVI, asociación de discapacitados de San Vicente de Alcántara. Una joya y un tesoro, un sacramento del hacer de Dios en la vejez de uno de sus sacerdotes, para que la fuerza se siga realizando en la debilidad, y sigamos creyendo en su bondad y en su  misericordia. Él sigue caminando deseando una residencia para los que ya van siendo mayores y se van quedando sin familias, para que no tengan que salir de su entorno… y  vamos a ver qué hace Dios, porque Antonio Sama, otra cosa no será, pero cabezón…. Un abrazo hermano.

La imagen puede contener: 3 personas

Ver Post >
EL TRAJE SENCILLO DE LA GENEROSIDAD

huertaRelaciones entrañables

Unos sencillos pimientos, tomates y unos ajos… de primera calidad y de valor simbólico y atrayente. Me los han regalado hoy y los he recibido con un sentir de lo que realmente es sencillo y auténtico en las relaciones.

Hoy he llegado a la parroquia y me han comentado que una feligresa va a venir para el sacramento del perdón, lo que siempre llamábamos confesarse. Ha llegado rota por el calor, diciendo con mucha razón que “la penitencia ya la trae cumplida”, pero traía en unas pequeñas bolsas estos presentes para mí y la persona que colabora en la parroquia en el despacho.

Profesionales y usuarios: fraternidad

Ella es profesional de lo público y trabaja en un pueblo cercano a Badajoz, allí tiene relación directa con sus usuarios en el ámbito de la sanidad. Y es ahí en ese ámbito, donde las personas que atiende agradecidas por su servicio y su trato, le hacen partícipe de las cosas más sencillas que tienen en sus casas y en sus campos, sabiendo que para nosotros tienen un valor especial. Unas veces son huevos de las gallinas de campo, otras son unos espárragos, o una sandía o melón, ahora frutos de huerta regados y cuidados con mimo por las propias personas que los ofrecen o sus familiares. En estos presentes se manifiesta la relación de agradecimiento y de cariño, que va más allá de lo obligatorio. Ellos no tienen por qué llevar nada, pero también saben que estos profesionales no tienen la obligación de quererlos, de tratarlos con cariño, de acordarse de ellos, que eso es algo totalmente gratuito que no tiene precio. Por eso quieren agradecerlo, el pueblo siempre ha sido así, agradecido. Se da cuenta de lo que viene dado en gratuidad y quiere mostrase gratuito en lo pequeño y en lo humilde que son y que tienen. En este sentido estos presentes tienen un valor sagrado, porque no sólo hablan del alma generosa de los que lo ofrecen, sino del eco agradecido de lo que muchos profesionales hacen con cariño más allá de lo puramente legal y obligatorio. Cuando nos relacionamos en el cuidado y en la ternura, la generosidad y la alegría se besan, y la dignidad y la paz se encuentran.

Saber relacionarse, saber vivir…

En esta tarde he compartido reflexión de conciencia con esta feligresa, hemos celebrado el perdón, y lo hemos hecho en este contexto de gratuidad y alegría. Estos frutos sencillos de huerta, se convertían en sacramento de una relaciones reconciliadas y amables, generosas y sencillas, todo un motivo para dar gracias a Dios, porque así es él con nosotros, como han sido estos usuarios con este profesional, y como ha sido ella con nosotros compartiendo lo que ha recibido con gratuidad y alegría de aquellos a los que sirve con su profesión todos los días.

Y no puedo menos que recordar la vida de mi pueblo, la relación entre los vecinos, el compartir los frutos de la tierra con signo de fraternidad y de hermandad. Y doy gracias de que esto llegue hasta esta parroquia de Guadalupe, en medio del asfalto, por unos y por otros nos llega el corazón del pueblo y sus buenas relaciones, llenas de generosidad en esos frutos: Brevas, cebollas, tomates, sandías, melones, huevos, chorizos, bizcocho… detalles entrañables de familia y vida.

Ver Post >
Jesús, o nada (Poema de Benjamín desde el asilo de Badajoz)

El asilo y sus monjas

residenciaEn estos días de Julio sustituyo al capellán del Asilo de Badajoz, la residencia de la Soledad. Allí celebro la Eucaristía por la mañana a la hora de tercia, cuando el sol ya ilumina todas sus vidrieras y la capilla se convierte en un centro de luz y de vida en medio de todas esas personas mayores, acompañadas por ese ejército de religiosas de los Desamparados, que los amparan como a sus propios padres, haciendo de la vejez el lugar de la familiaridad y del cuidado extremo, porque en ellos  ven el rostro del Cristo que las ama y que les ha llamado para darles el ciento por uno y la vida eterna.  Así rezaba el Evangelio que hemos proclamado esta mañana, día de san Benito, patrono de Europa: ” A los que dejen padre, madre, hermanos o hermanas… recibirán el ciento por uno … y la vida Eterna”.  Y el evangelio se hace verdad cuando son ellas las que entonan cánticos, tras haber dejado el delantal a la entrada con prisas, para dirigirse a su Dios y alabarlo rodeadas de todos estos mayores que son cientos, ahí ven ellas a sus padres y madres. Y en ellas, ven ellos, a sus hijos queridos. El evangelio apuesta por la radicalidad de aquellos que quieran arriesgar al máximo y brinda una posibilidad de felicidad que nadie ni nada podrá arrancar de los que se adentran por esa puerta estrecha y se fían del Padre Dios en la persona de Jesús. Cuando les distribuyo la sagrada comunión a las hermanas, contemplo la fusión del Cristo pan troceado con sus vidas entregadas desde la punta del alba hasta entrada la noche a favor de los que ultiman sus vidas, haciendo que le saquen alegría y paz a lo roto y destrozado de sus cuerpos y de sus almas. Ellas han optado por el todo y para ello se han atrevido a quedarse sin nada.  Como el apóstol Pablo cuando afirmaba que todo lo estimaba pérdida y basura  en su vida comparado con el conocimiento de Cristo y de su amor.

El poema de Benjamín Serrano

benjaminEsta misma apuesta y descubrimiento del absoluto se da también por parte de los ancianos que habitan en la casa y ellos lo expresan a su manera. El otro día, al terminar la Eucaristía, se acercó a la sacristía,  Benjamín, ya nonagenario, que le gusta escribir y expresar en poemas todo lo que va viviendo y descubriendo en su existencia. Siempre que voy comparte sus creaciones conmigo, me alegra ver de qué escribe  un anciano en su corazón… cosas muy sencillas y vivas: el sagrario, el nieto, un gorrión, la cruz del vivir, la virgen de la Soledad…y lo fundamental: la vida. poemaEn este poema expresa, tras el camino recorrido en su vida, algo fundamental al manifestar dónde está el fundamento de vivir y su esperanza. Me recuerda al texto de Pablo antes citado y a la misma vida de las hermanas que lo cuidan y lo  protegen en su ancianidad. Me dice que su vida está ultimada y que aquí está para la voluntad del Señor, que no teme su partida, que vive en paz y con gozo, por todo lo vivido y todo lo amado, por los signos de cercanía de su Dios y todos los que le han rodeado en su vida. Recuerda con gozo a su esposa que ya partió, disfruta de familia, y se encuentra con el gozo de su Dios que le habita y que musita también en su corazón:  “Te seguiré dando el ciento por uno…y la vida eterna”.  Por eso lo espera con confianza y sabedor de que está en la verdad,  como proclama en su poema que transcribo y que hoy se ha alegrado mucho al ver que está publicado en cartas al director del HOY:

sagrarioJesús, o nada

Son noventa años pisando basura,

esperando encontrar algo divino,

de acá para allá, buscando el camino,

que me ilumina la noche oscura.

 

Siempre quise tener mi alma segura,

y en este “quehacer” bebí de tu vino,

quien iba a pensar que trago tan fino,

fuera el espejo de tu hermosura.

 

Fue la locura de mi más grande Amor,

la cara y la cruz del todo o la nada,

El saberse pleno de felicidad.

 

En tu cariño rebosas el fervor

de un alma que te espera enamorada,

y sabedora de que está en la verdad.

Benjamín Serrano –desde el asilo de Badajoz-

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.