Hoy

img
Categoría: Jóvenes
Tarde de gloria, Cruces que resucitan

Tarde de gloria y luz

tarde2Tarde de gozo, alegría y fiesta en nuestra parroquia. Ojalá ellos siempre fueran los primeros para nosotros. Gracias de corazón por venir y alegrarnos con vuestra sencillez y cariño!

A lo largo del año organizamos algunos encuentros en nuestro patio parroquial con nuestras “personalidades”, unas veces los niños de catequesis, otras con personas y familias de las parroquias con motivos de convivencia y solidarios. Y las más extraordinarias son con los chavales de los centros que nos rodean y que sabemos que deberían ser el corazón de nuestra parroquia. Los centros de Aspaceba, Apnaba, Aprosuba, Colegio de la luz… Ahí hay un tesoro por descubrir por nosotros pero que otros tienen muy descubiertos hace mucho tiempo: sus padres, sus cuidadores, profesionales, los voluntarios…

Esta tarde, cuando ya va acabando el curso, nos hemos reunido con ellos y hemos compartido una merienda, pero sobre todo ha sido lugar de encuentro entre ellos y con nosotros. Una familia, otro modo de hacer pandilla, de salir de la rutina, de mostrar habilidades, de colaborar, de cantar, bailar, reír, saludarnos, abrazarnos, fotografiarnos, despedirnos, reconocernos… toda una letanía de verbos todos de fraternidad y familiaridad.

Un material humano noble y divino
tarde4Y esto es posible por el material humano de base que aportan ellos: sencillez, sinceridad, humildad, agradecimiento, disponibilidad, disfrute, sin prisas, con ilusión… Y lo que más me gusta es que la descripción la puedo hacer escuchando a sus padres, que me hablan de ellos y de otros chavales, y de otros padres. Cada día estoy más convencido que este mundo tiene tesoros escondidos que son la clave de la enfermedad que la humanidad tiene, tesoros de una humanidad compasiva que ha descubierto que en los límites y en la debilidad está la fuerza del amor más puro y sincero, el que realiza al hombre desde dentro y le descubre que es divino.  Admiro a todos aquellos que han descubierto que la grandeza y el poder de lo humano está en la compasión que entiende que en la pasión del otro está la luz y el deseo de resurrección, resurrección que sólo es posible si caminamos juntos. No hay vida para mí si no la hay para ti, no hay compasión para mí si no la recibo de ti. Crecer en la misericordia del amor entregado porque ha sido seducido por lo entrañable de la debilidad sincera y agradecida es lo más grande de este mundo y los que lo descubren tienen un tesoro que nadie nunca les podrá quitar.

De homenaje y monumento

tardeMe gustaría hacer homenaje a los padres de todos estos chavales, a los profesionales que los cuidan con vocación auténtica, a los voluntarios que entienden que compartir la vida con ellos es la mejor inversión porque en su compañía es como se hacen más humanos y más dignos.A ellos homenajes, pero a los chavales monumentos, porque ellos saben tallar la vida a momentos, a sorbos y le van sacando , sin precio, lo mejor al minuto, la infinitud al límite, la sonrisa al dolor, el gesto a la parálisis, las entrañas a los que les rodean, la fiesta a la tormenta, la fuerza a la debilidad, el abrazo al extraño, el baile a la silla de ruedas, el canto al mudo, el ritmo al parado, la gracia a la desgracia.

Al Dios desconocido  y tan cercano

tarde3Después me he ido a la mesa del altar y los he comulgado, a la luz de la palabra de Dios en Pablo que nos hablaba del altar al Dios desconocido y decía que él lo conocía, que era Jesús el crucificado que ha resucitado. Lo mandaron a callar, los romanos porque no podían oír hablar de esa locura de resurrección de un crucificado. Y yo me acordaba de ellos, en concreto, de Antonio Padre de Antonio Manuel, con autismo, que me decía hoy que en la cruz, mirando a su hijo, hay resurrección, que ellos sacan lo mejor de nosotros, que ellos nos resucitan y que resucitamos juntos. A mí solo me falto aclamar sus frases con “Palabra de Dios”. Y es que en esos templos: Apnaba, Aspaceba, Aprosuba, La luz… ahí está el verdadero Dios, desconocido para muchos, pero para los que lo encuentran fuerza de salvación. Sí, sin duda, hoy he vuelto a creer que hay cruces que nos resucitan cuando las abrazamos, porque tienen el mayor amor en su aparente mayor debilidad. Somos una parroquia con suerte, a ver si sabemos estar a la altura de esta llamada tan humana y tan divina, otra vez estamos con lo “divino de lo humano”.

Feliz baile: https://www.facebook.com/1566593959/videos/10213160209150949/

Ver Post >
Las cenizas y el amor de la madre

“El amor es más fuerte que la muerte”

(Desde el dolor esperanzado de una madre rota)

En los próximos días llegarán las cenizas de dos jóvenes y serán depositadas en un camposanto de un pueblo extremeño donde reposarán con los suyos. El quehacer de enterrarlos de su madre me abren al dolor esperanzado del sentido de la vida en la resurrección.

María José Risco , es extremeña de corazón universal como muestra su currículum y su vida, por eso va a traer las cenizas de sus dos hijos queridos a nuestra tierra para que descansen con los suyos para siempre. Lo hace en cuaresma, en tiempo de ceniza, cuando hablamos de la muerte como el camino para la vida. Lo hace con el corazón roto, con la entrañas abiertas y desgajadas, abrazada al hijo que le queda en esta historia, para poder seguir abrazándolo físicamente y ser, por él, abrazada, como sacramento de una realidad  familiar que exige ser eterna porque ha sido verdadera y única.

Quedan atrás los años en que, tocada de inquietud y de sentido profundo del bien interno de su profesión, traspasó los mares y se encarnó en Guatemala, para adentrarse con corazón y vida en proyectos de cooperación  en el deseo de una justicia que iguala y dignifica a los humanos. Guatemala fue su casa, su pueblo, su vida y, por lo mismo, su amor, allí se enamoró y se casó, fruto del matrimonio, nacieron sus tres hijos. Ella, siempre consciente, de que los hijos son de la vida y no propios, caminó con ellos animando sus alas de libertad, verdad, compromiso con la vida y su propio interior, con sus ilusiones y sus esperanzas. Libertad que posibilitó que Guillermo viviera con ella, estudiando en España, y que Alejandro y Cristina realizaran sus vidas, junto a su padre que falleció hace un año, en el mismo día que acaban de morir ellos,  en tierras gualtemaltecas, formándose y trabajando en aquella realidad en la que se sentían identificados, amando sus posibilidades y sus limitaciones, como si fueran propias.

Y ahora el dolor de una violencia mortal, en aquella tierra y pueblo amado,  los arrebata no sólo del abrazo de la madre sino también de la vida. Empujados por la violencia y la pobreza del robo, sin sentido, en una estructura de corrupción y poca seguridad,  han sido arrojados de este mundo y han tenido que vivir su horizonte personal  de muerte en la juventud más pura y más nueva, cuando sólo contaban con veinte años. Dos vidas, mellizos en una misma hora,   abiertas al amor y la esperanza, llenas de fuerza y de alegría, con un entusiasmo que sobrepasaba el tiempo y no encontraba lugar para tanta inquietud y  deseos de vivir y hacer.

El lugar que fue fecundado con la inquietud y la generosidad de aquella voluntaria joven, después madre consagrada, ahora se convierte en cementerio  triste de una luz apagada en este horizonte. Aquella voluntaria, hoy es forzada desde unas cenizas que sólo son amadas por lo que fueron, pero aún no apaga la luz de lo vivido y se agarra a esa realidad tan pura y auténtica, para poder seguir esperando  junto a la cruz, de pie –como la madre de Cristo-, erguida por la verdad de lo amado, por la fuerza de lo vivido, por el deseo de lo eterno, sabiendo y esperando que la injusticia y el mal no tengan la última palabra.

Ahora le toca a esta madre y a esta mujer, de raíces fuertes y firmes como las encinas de esta tierra extremeña, elaborar un duelo desde el credo de sus entrañas, el credo que asentado sobre el deseo de la justicia, de la igualdad y de la dignidad humana, le empuja con dolor a expresar que “el amor –como dice la Sagrada Escritura- es más fuerte que la muerte”, que el amor no puede morir y los amados tampoco. Ahora le toca, con los dolores de aquel parto doble, gritar  y esperanzarse de que habrá  un cielo nuevo y una tierra nueva, en la que éstos que están grabados a fuego en el corazón de los suyos,  especialmente de ella como madre y de su hijo como hermano, vivirán para siempre y volverán a encontrarse. Ahora le toca, con el llanto de la madre herida, manifestar que todo ha merecido la pena, que ha sido afortunada en su ser y hacer, en la vida de estos hijos que ha acabado  tan injustamente, pero no sin sentido porque han amado y son amados, que quiere seguir trabajando por la igualdad y la dignidad de todos los hombres y en especial de ese pueblo que le ha roto sus entrañas y al que ha querido y quiere entrañablemente.

Y yo, que acabo de recibir la noticia, de un buen amigo, Pedro, que está unido en la verdadera amistad con María José, y se encuentra en aquellas tierras para facilitar el viaje de los restos para ser enterrados en la debilidad de la ceniza, en tierra extremeña, rezo a Dios, imaginando el dolor de la madre, por una violencia tan injusta, lo imagino en un corazón tan humano, tan voluntario, tan comprometido, tan maternal, con esa pregunta eterna por el mal injusto y el dolor inocente, desde el amor más puro. Ahora su fe, sólo su fe movida por el amor, la podrá mantener en pie y le da fuerzas  para escribir  la líneas que acabo de leer  con las que se ha dirigido al pueblo de Guatemala para una celebración eucarística en honor de sus hijos, que estuvo llena de vida y de esperanza, entre jóvenes y  personas queridas, con cantos de resurrección y amor. La misma  fe que  le mueve a desear una celebración aquí, en nuestra tierra, que transmita lo que sus hijos le transmitían a ella: ilusión y esperanza, de ese amor que por verdadero es más fuerte que la muerte.

José Moreno Losada. Sacerdote.

 

Ver Post >
Badajoz y los refugiados, por la acogida

 

 

“No solo de pan vive el hombre” Resultado de imagen de badajoz acogida  refugiados

Hoy ha habido un encuentro  festivo y reivindicativo en la plaza del ayuntamiento de Badajoz mostrando el deseo de que nuestra ciudad sea acogedora con los refugiados y se comprometa  activamente en la respuesta y concreción de los miles  que España se comprometió  a acoger, y que de seguir al ritmo que vamos cubriríamos el cupo en el año 2025: ¡ A buenas horas mangas verdes¡ Entre los que han participado había instituciones eclesiales y miembros de comunidades cristianas. En nuestra parroquia se comunicó el Domingo pasado esta actividad y se invitó a participar en ella como un gesto de cuaresma, mostrando un deseo de acogida y compartir con aquellos que se encuentran desplazados y huidos. Las razones  son bien sencillas, sólo basta hacer una reflexión tan sencilla como hicimos  hace unas semanas con los niños en nuestra parroquia.  Creo que sería buena hacerla en muchos espacios, eclesiales y ciiviles, incluidos  asamblea de Extremadura, ayuntamientos, etc.  A ver qué os parece:

 

“Porque fui refugiado…¿cuando? En 2017”

Tema: Compartiendo con los que tienen hambre y los refugiados
Objeto: Reloj de arena que marque un minuto.
Evangelio: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber… Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?…De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”Mateo 25: 35, 37, 40
El minuto del deseo:Has oído a alguien decir, “Espera un minuto”. Es verdad que a veces un minuto puede parecer mucho tiempo. Otras veces un minuto parece pasar muy rápido. En esta mañana he traído un reloj de arena. Posiblemente habéis visto uno de estos relojes. Cuando giras el reloj, la arena tarda un minuto en pasar de la parte de arriba a la de abajo. Voy a girar el reloj y deseo que en ese minuto penséis en las cosas que os gustaría comer. ¿Estáis listos? Bien… ¡en sus marcas, listos, fuera!¿Pensastéis en muchos alimentos deliciosos para comer? Yo sí. Pensé en pollo frito, papas majadas con una salsita por encima, hamburguesa, “hot dogs”, pizza, bizcocho, galletas, mantecados, dulces; y mucho más. ¿En qué pensastéisvosotros? (Dale tiempo para que digan algunos de los alimentos en que pensaron, si el tiempo lo permite.)El minuto del hambre y la muerte:¿Sabéis que en ese minuto que estuvimos pensando en las cosas que nos gustaría comer, diecisiete personas en el mundo mueren de hambre? De esos diecisiete personas que murieron trece eran niños y niñas como tú. Jesús y los pobres refugiados:

Jesús estaba hablándole a un grupo de personas un día y les dijo: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber… ” “¿Cuándo hicimos eso?”, preguntaron.

Jesús les dijo, “Si lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”.

Tenemos mucho por qué ser agradecidos, ¿no es cierto? La pregunta que debemos hacernos es, ¿Estamos dispuestos a compartir con aquellos que no son tan afortunados? ¿Compartirás de lo que tienes con otros que están en necesidad? Recuerda, cuando compartes es como si estuvieras compartiendo de lo que tienes con Jesús.

Oración: Señor, Tú nos has dado tanto… Permite que deseemos compartir lo que tenemos con otros en necesidad. Amén.

 

 Creo que queda claro por qué  los cristianos han de moverse en este tema:

 

Ver Post >
La Roca de la Sierra, un pueblo ecuménico

Del conflicto a la comunión

En el mes de Enero hemos celebrado el octavario de oración por la unidad de los cristianos. Son días intensos de ecumenismo en el camino del deseo de la unidad entre las iglesias cristianas para llegar a ser la única Iglesia de Jesucristo y así ser fieles al deseo profundo de Jesús de Nazaret cuando pedía en su oración ante el Padre de Dios que todos fuéramos uno como lo eran el Padre y él. Pero ese deseo  de unidad  este año tiene un sentido especial porque se cumple el quinto centenario del inicio de la reforma luterana, fecha simbólica y referencial para los “protestantes”.

El papa nos ha llamado a reforzar los caminos de la unidad y el encuentro. Él mismo lo hizo de un modo simbólico y universal al firmar con el presidente de  la federación de las iglesias luteranas  el documento  llamado “Del conflicto a la comunión”. En él se nos invitaba a unirnos a estas iglesias  hermanas para celebrar esta fecha tan conmemorativa para ellos. Pues bien, ese espíritu del Papa Francisco y ese deseo va haciéndose capilar en el cuerpo eclesial y va llegando poco a poco hasta la base, hasta el pueblo.  Y como siempre son los sencillos los que menos reparos tienen en vivir y acoger lo que es positivo y llama a la unión. Así lo he vivido y percibido hoy en la Roca de la Sierra, pequeña población situada a medio camino entre Badajoz y Cáceres. Allí  conviven la Iglesia católica, que  lleva siglos enraizada, dando luz y sentido a sus feligreses, y una reciente comunidad de la iglesia evangélica “de la Esperanza”.  La católica acompañada por el sacerdote Diego Valle, la evangélica  por el pastor Henri Boada.

Diego y Henri, dos pastores con corazón

Al conocer  a este pastor con motivo de la semana de la unidad, como delegado de ecumenismo en Badajoz,  hablamos de la posibilidad de hacer un gesto de comunión y oración compartida en esa localidad, donde hasta ahora se saludaban como conciudadanos pero no habían compartido como cristianos. La mayoría de los católicos nunca habían estado en el ámbito de ese centro evangélico que ocupa el local del antiguo cine del pueblo. Incluso Henri, al comienzo de estar en la población, alguna vez lo pasó mal por su singularidad religiosa. Le hablé de que  no iba a encontrar ningún obstáculo en el sacerdote, sino  más bien  acogida y cariño pastoral. Así ha sido según me ha confesado varias veces en la preparación de este evento.

Se conocieron, se saludaron y quedaron en preparar juntos una celebración de reconciliación y oración compartida entre las comunidades eclesiales. Se vieron en un espacio   sencillo, tomando un café en un bar del pueblo, la gente se alegraban de verlos juntos y lo expresaban con admiración. La idea era acercarse la comunidad católica a  su centro y celebrar juntos con motivo del quinto centenario de la reforma. La celebración litúrgica ha sido  tomada de los materiales elaborados por la comisión luterano-católica con motivo de la semana de la Unidad: “Del conflicto a la comunión. Nos apremia el amor de Cristo”.

Una repuesta de comunión y generosidad mutua: Unidos por la misericordia

La respuesta de la comunidad católica, ante la invitación del sacerdote,  ha sido desbordante, niños, jóvenes, matrimonio, mayores han acudido y abarrotado el local, sin prejuicios  ni miedos, con confianza y deseo de compartir. Los pastores gozosos y felices de esta comunión y cercanía, de esta fraternidad. Si algo había de muro o distancia, no hay duda de que hoy se ha caído. Allí han pedido perdón juntos por todo lo que ha sido división, rechazo, persecución, odio, exclusión, guerra…hemos reconocido la idiotez de los muros y las etiquetas que nos separan y dividen, viendo que eso nunca puede venir de Dios. Se ha escuchado la palabra de Dios, con el profeta Ezequiel que nos hablaba de un corazón nuevo frente al pasado, con el apóstol Pablo que nos decía que no podíamos mirarnos desde la carnalidad del egoísmo y la comparación, sino desde el amor de Cristo que nos apremia, y después el evangelista Lucas nos ha encendido con la parábola del Padre bueno que abraza a su hijo , cuando viene roto y dividido por la ceguera y el orgullo que conducen al fracaso personal y entre hermanos.  Tanto Henri como Diego han hablado en sus sermones al corazón de lo humano, desde los sentimientos de Cristo que nos muestra al Padre y han hablado de lo que nos une y nos llama a caminar juntos, para vivir con más profundidad nuestra relación con Dios y los hermanos.

Una celebración de la sencillez y del camino de la verdadera unidad

Ha sido una celebración de ecumenismo puro en la sencillez, el credo, el padrenuestro, la paz ha brillado y nos ha entrelazado con las manos y el corazón. Ha sido un paso más de amor entre los cristianos que se sienten llamados a ser testigos de ese amor en medio del mundo. Cada uno con sus riquezas y su historia, sabiendo que no están llamados al conflicto, ni siquiera a la fusión excluyente,  sino al enriquecimiento mutuo, para que todos puedan creer que Dios ha enviado a Jesucristo y  que todos nosotros, unos y otros, hemos sido salvados por él.

Soy testigo de que hoy en un pequeño pueblo de Extremadura, en la Roca de la Sierra,  se ha hecho a pie de calle, con calor y sabiduría rural, lo que el Papa y el representante luterano hicieron a nivel mundial. El pueblo sencillo entiende el mensaje y los gestos del Papa Francisco, que fiel al Concilio Vaticano II y a los 50 años de andadura del proceso ecuménico,  nos invita a estar más unidos, a conocernos y reconciliarnos  ante el altar y ante el mundo.

Felicito a la Roca de la sierra y a sus pastores por este signo de unidad y de comunión en Cristo y su gracia salvadora. Y os invito a ver la alegría y el gozo con que los pequeños vivían este momento: La voz y el corazón de los niños

José Moreno Losada. Delegado de Ecumenismo y diálogo interreligioso de Mérida-Badajoz.

Ver Post >
” El matrimonio y la familia hoy” Cardenal Ricardo Blázquez (presidente de la Conferencia episcopal)

El presidente de la conferencia episcopal en Badajoz

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior

Hoy ha sido un día  de escucha en Iglesia Diocesana de Mérida-Badajoz. El azobispo don Celso, a traves de varias delegaciones, ha convocado a un encuentro de formación en el seminario Diocesano, donde casi trescientas personas – matrimonios, profesores de religión, sacerdotes, catequistas, religiosos…- hemos recibido información con el ánimo de formarnos en un tema de actualidad como es el que se refiere a la familia en la sociedad actual, así como de los aspectos que nos interpelan como cristianos a la iglesia católica en este contexto.  Una de los guías en esta reflexión ha sido Ricardo Blázquez Pérez,  Presidente de la Conferencia Episcopal Española y  Cardenal arzobispo de Valladolid, uno de los activos en el último sínodo sobre la familia que ha celebrado la Iglesia, y  colaborador directo con el Papa Francisco. El ,de una forma muy sencilla y en el mismo tono que el papa actual, nos ha acercado a las cuestiones más fundamentales del hoy en la familia y en el matrimonio,  ha compartido las interpelaciones más fuertes que la Iglesia siente, y nos ha invitado a participar de modo activo en la vivencia y proclamación del mensaje  positivo y  y esperanzador del evangelio sobre el amor y la familia que tenemos los cristianos como tesoro que les pertenece a todos los demas, a la sociedad actual.

En su mensaje creo que se pueden  subrayar los siguientes aspectos:

Mensaje realista e interpelador

Hay realidades que son nuevas y no se pueden obviar forman parte de un nuevo modo de vivir, pensar y actuar, se trata de una cultura que abarca nuestro mundo, cultura que está ante todos nosotros que somos diferentes, hemos de tener en cuenta que en el mundo y momento actual convivimos “cuatro generaciones biológicas y culturales … los mayores somos cerrados ante los jóvenes . Hemos de escucharlos, así se ha abierto la convocatoria del próximo sínodo de juventud, hemos de abrirnos a los mensajes de los que viven los jóvenes, escucharlos. Hay hechos constatables nuevos que están ahí y que hemos de interpretar, responder, acogiendo sus interpelaciones : los jóvenes conviven en parejas antes de dar el paso al matrimonio civil o eclesiástico, a veces sin pensar si lo van a dar algún día, la mayoría no eligen el matrimonio sacframental como vínculo de sus relaciones, es una realidad las parejas del mismo sexo y su institucionalización a nivel civil,  la fertilidad alquilada para obtener hijos, el divorcio “exprés”,etc.  A la vez que se constatan realidades sociales y económicas que les envuelven, así por ejemplo, los jóvenes, según el papa, se cansan de buscar empleo, precarios, sin futuro , esto es un freno radical al ideal.

Cuestiones de fondo: Fidelidad, desinstitucionalización,esperanza.

–  Hay cuestiones de fondo que pueden interpelarnos: ¿Ya no sé lleva la fidelidad?¿ Las crisis no maduran? Ir más allá,  nosotros creemos que es bueno aceptar la crisis como lugar de vida. Queremos presentar  la fidelidad no como algo que es del pasado, de una forma tradicional de entender la familia,  sino como  signo de vida y madurez, autenticidad. La integración del dolor y la crisis es realización. Creemos en la alegría del amor que se fecunda en lo diario y sencillo, hemos de anunciar la familia como gozo libre y creativo, no es una carcel. Consderamos que los hijos, en libertad, son un don. Tienen valor absoluto, un niño no es un gatito y requiere una entrega única. Smos testigos de que los jóvenes aman la familia frente a la intemperie. El hogar es amado y querido por todos.

La desinstitucionalización del matrimonio y de la familia afecta a la pastoral familiar. El descenso y desplome de la celebración cristiana, es una cuestión que nos plantea el tema de la fe cristiana y los procesos de iniciación cristiana. No hay matrimonio sin esa iniciación. La pertenencia eclesial no está lograda en la vivencia de la fe de los jóvenes y no la consideran a la hora de celebrar su vida de pareja y de familia.

Una exhortación para alegrar y esperanzar: desde la compasión y la misericordia encarnada.

La necesidad de una mirada positiva y evangelizdora: Sobre “Amoris laetitia”: Título positivo y animador, la alegría y el optimismo es necesaria en la iglesia en su mirada al matrimonio, la familia y la historia.  Fuera la gafas negras!!!!! El defraudado genera frustración. El esperanzado da esperanza. Miremos a la LUZ De Dios. Alegría y dolor puede caminar unidos.
El papa es realista en su mirada a la pareja y a la familia, habla desde la vida más que desde la doctrina. El papa se alegra de la coincidencia de publicarse en el año de la misericordia, es la lógica del documento. La “irregularidad” no requiere denuncia si compasión encarnada y humilde. Solo la misericordia genera comunidad reconciliada y en paz, en fiesta… como el padre bueno. No caigamos en el juicio del hermano mayor. Hay que situarse en cada persona y curcunstancia, hace falta discernimiento real. Las personas somos complejas, no podemos seguir solos. Todos tenemos nuestros pecados y fallos. Todos necesitamos perdón y gracia.Todos necesitamos acompañamiento en nuestras vidas y problemas.

Acompañar, discernir, incorporar, este es el reto

Tres palabras claves de la exhortación Amoris laetitia: Acompañiemto, discernimiento e incorporacion. Hoy necesitamos más que nunca resolver y profundizar en esta tensión : Unir verdad evangélica y conciencia personal es un reto. Respetemos la Luz De Dios en las conciencias.”

Ver Post >
Del Papa Francisco y los universitarios extremeños

Sto. Tomás, patrón de la Universidad

¡No os dejéis robar el entusiasmo, fuera la mediocridad y el aburrimiento¡

Según el papa Francisco los desafíos que los universitarios están llamados a afrontar con “fortaleza interior y audacia evangélica” son de diverso tipo. “El contexto socio-cultural en el cual están insertados – ha observado el Santo Padre- a veces está lleno de mediocridad y aburrimiento. ¡No hay que resignarse a la monotonía del vivir cotidiano, sino cultivar proyectos de amplio horizonte, ir más allá de lo ordinario: ¡no os dejéis robar el entusiasmo juvenil! También sería un error dejarse aprisionar por el pensamiento débil y uniforme, el que homologa, por una globalización entendida como homologación”.

Para superar estos riesgos “el modelo que hay que seguir en la verdadera globalización -que es buena- no es la esfera, en la que se nivela cada relieve y desaparece cada diferencia: es el poliedro, que incluye una multiplicidad de elementos y respeta la unidad en la variedad. Al defender la unidad, defendemos también la diversidad. De lo contrario esa unidad no sería humana… Si no os dejáis condicionar por la opinión dominante,y permanecéis fieles a los principios éticos y religiosos cristianos, también encontraréis el valor de ir contracorriente. En el mundo globalizado, contribuiréis a salvar peculiaridades y características propias, tratando de no rebajar el nivel ético. Efectivamente, la pluralidad de pensamiento y de individualidad refleja la multiforme sabiduría de Dios cuando se acerca a la verdad con honestidad y rigor intelectual, cuando se acerca a la pluralidad, a la belleza y así, cada uno pueda ser un don que beneficie a todos”.

 

Y nuestros estudiantes?

Alumno de Matemáicas de la UEx:

Desde mi humilde perspectiva, la docencia en general, no solo la universitaria, debe formar personas, antes y además que profesionales. Es comprensible que la especificidad y exigencia académica de los estudios universitarios desvirtúan el carácter humanista y formativo inherente a la docencia en aras de mayor dedicación a la disciplina estudiada, pero no por comprensible deja de ser un error. Si, en los estudios previos al ciclo universitario, el papel del profesorado no se reduce (o al menos no debería reducirse) simplemente al de transmisor de conocimientos ¿por qué ha de ser diferente en el tramo final y más exigente del periplo educativo? ¿sólo necesitan formación y desarrollo como personas los niños y los adolescentes? ¿acaso somos tan vanidosos que pensamos que, solo por llegar a la edad adulta y ser un ciudadano de pleno derecho, nuestra formación personal, ética o moral ha terminado?

Nos dice el Papa que la humildad es una virtud indispensable que protege de la vanidad en la búsqueda de la verdad y yo creo que la búsqueda de la verdad es el fin último de todo ejercicio intelectual (como por ejemplo la docencia y el estudio) y es precisamente el intelecto lo que nos distingue de los demás seres de este mundo y nos hace únicos, irrepetibles, nos hace humanos.

Alumno de  ingeniería química:

“Desde mi punto de vista, la universidad debe ayudar a los jóvenes a la búsqueda de la verdad en todos los sentidos de la palabra. Quizá hoy la mayor parte del profesorado puede que solo se dedique a formar meros profesionales, pero no debemos generalizar, puesto que también existen casos opuestos.

Además, pienso que falta cierta parte de compromiso por parte de los jóvenes que formamos parte de la misma (entre los que me incluyo), pues de nada sirve que un profesor se preocupe por ti o intente hacerte ver las cosas desde otro punto de vista si uno mismo no muestra interés por ello, y esto puede hacer que incluso el profesorado acabe desmotivándose y centrándose simplemente en dar sus clases.

En resumen, creo que esta universidad de la que nos habla el Papa es difícil de conseguir, pero posible, todos debemos aportar nuestro granito de arena para intentar cambiar la universidad a mejor, podemos llegar a conseguir mucho más de lo que pensamos”.

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.