Hoy

img
Anécdota y categoría. Primeras comuniones.
img
José Moreno Losada | 10-05-2017 | 08:56| 0

De anécdotas y categoría

Recuerdo cuando un profesor nos decía que cuidado de no hacer de la anécdota una categoría. Cuando llegan las primeras comuniones me acuerdo mucho de este dicho, porque me da la sensación que en el modo celebrarlas hay mucha confusión de este tipo, las anécdotas: trajes, adornos, regalos, comidas, etc. se convierten en categorías. Y lo más trabajado durante tres años de catequesis, la iniciación cristiana, el sentir y descubrir la interioridad y la comunión con lo trascendente se puede quedar atrás. Esto hace que, a veces, la celebración de estos eventos para los sacerdotes nos deje un sabor agridulce. Por una parte el corazón de todos estos niños que tras su paso por la parroquia los siente ya como propios y te ilusionan sus pasos, pero por otra toda la parafernalia que la acompaña, incluso personas que nos están acostumbradas a celebrar cristianamente y que hacen muy difícil la celebración intima y real de la comunión, es decir, lo categórico. Pero bueno, el balance es entrañable, yo disfruto con los  niños y niñas, me alegra poderles ayudar en este día a saber que están celebrando, aunque el trabajo bien bueno es de los catequistas en la parroquia, habría que hacerles un verdadero  monumento, tres años, semana por semana, con ilusión y corazón para abrirles su interior a la trascendencia para que sean trascendentes sus vidas y sus personas, toda una tarea divina.

Un salmo de la “categoría”

Pero hoy escribo porque, a veces, hay señales que te abren el corazón y te interpelan como celebrante. Este año, una de las familias -podría contar más anécdotas que son categóricas- , la madre me comunica que ellos no van a ir a celebrar banquete de comunión, me lo dice delante de su hijo comulgante, que en familia han decidido que ese dinero lo van a compartir con una familia que saben que tiene necesidad y con los refugiados. Se juntará la familia, comerán,  bailarán, disfrutarán…. pero de un modo sencillo. El niño viene con los ojos abiertos y brillantes y se va sonriendo según su madre lo va contando.  El día de la comunión viene vestido con una sencillez apabullante que le hace brillar de un modo único, trae una sonrisa de luz  transfiguradora, su hilo y su cruz de madera que la lleva desde hace un mes y no hay quien se la quite. Está atento y participativo en toda la celebración, junto a todo su grupo, respiro a Dios en todos ellos, en sus vidas y sus caras yo lo comulgo a El, y sonríe especialmente cuando llega el momento del salmo y sale su madre a proclamarlo, con una dicción y una profundidad que sale del alma agradecida, en nombre de todos los padres, y ese salmo me sabe a gloria en medio de tanto jaleo y parafernalia. Y me acuerdo de que todo lo que suele rodear a las primeras comuniones son anécdotas, para algunas veces brilla la categoría, y aquí el salmo estaba lleno de esa categoría. Me alegró la coincidencia de que fuera esta persona quien lo proclamara. El salmo decía así:

SALMO PRIMERA COMUNIÓN

¡Señor,  Dios de los niños, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

Hoy, nosotros los padres,  acompañando a nuestros hijos reconocemos que su vida es un regalo que tú nos has dado, te agradecemos el habernos concedido ser padres de ellos.  Hoy son ellos los que te alaban y en su alabanza vemos tu fuerza y tu amor contra todo mal.

 

¡Señor,  Dios de los niños, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

Junto a ellos, con su corazón de inocencia y de fe, contemplamos el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado. Y te damos gracias por toda la naturaleza que nos rodea, la que has puesto en nuestras manos para que la cuidemos y la cultivemos.

¡Señor,  Dios de los niños, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

En su pequeñez de niños piensan en tu grandeza y nosotros también nos preguntamos:

¿Qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides?  Sólo tu amor nos hace grandes en la pequeñez, sólo tú nos haces encontrar el sentido de la vida.

¡Señor,  Dios de los niños, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

Nos has hecho a nosotros y a nuestros hijos poco inferiores a los ángeles, nos has coronado de gloria y esplendor; nos has dado dominio sobre la obra de tus manos, todo lo  has puesto a nuestro servicio: todos los rebaños y ganados, y hasta los animales salvajes; las aves del cielo, los peces del mar y cuanto surca los senderos de las aguas.

¡Señor, nuestro Dios, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

Te bendecimos por esta comunidad, por todos los que nos  acompañan en esta celebración, todo es gracias a ti, sin ti no somos nada. Te alabamos con la vida de los hijos, con la gracia de tu evangelio aprendido por ellos en las catequesis, con la Iglesia que los quiere y los cuida.

¡Señor,  Dios de los niños, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

Ver Post >
De la maldición a la bendicion
img
José Moreno Losada | 07-05-2017 | 19:19| 0

Bendición

Encuentro ecuménico en Badajoz

Ha sido un encuentro lleno de vida y bendición. Nos hemos encontrado en la casa de ejercicios de Gévora (Badajoz), personas  de distintos lugares y delegaciones, pero lo más interesante es que éramos de distintas confesiones cristianas: Evangélicos, luteranos, baptistas, ortodoxos, católicos. La razón del encuentro eran tres motivaciones fundamentales: Orar juntos, reflexionar sobre lo fundamental de nuestra fe en Jesucristo  y compartir vida y mesa, ahondar y celebrar lo que nos une. Los niveles propios de un verdadero ecumenismo que quiere ser fiel a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo cuando oraba ante el Padre deseando la unidad de todos sus seguidores.

Nuestra delegación diocesana, que anda en sus primeros pasos para construir un nuevo equipo de relaciones interconfesionales e interreligiosas, ha recibido con gozo la oferta de que recibimos de ACEMU -asociación del centro ecuménico de Madrid, a través de las Misioneras de la Unidad, del centro ecuménico de Madrid, para realizar aquí su encuentro de formación anual. Suponía un acicate y una animación especial para caminar con deseos y esperanza en esta labor ecuménica e interreligiosa que, aunque es muy necesaria en la actualidad, no se valora y no forma parte de nuestras prácticas habituales. No hay duda que nos ha impulsado y animado de un modo extraordinario.

Reflexión, oración, vida compartida

A lo largo del encuentro hemos vivido y realizado  momentos de vivencia y formación muy excelentes, tras la acogida en la tarde del Viernes y la cena compartida, nos retiramos a descansar una vez que vimos todos los materiales que se exponían del trabajo realizado a lo largo de muchos años y de este mismo curso, como por ejemplo la revista de Pastoral Ecuménica que lleva más de treinta años editándose, así como la última publicación para comprender de un modo muy sencillo la riqueza de Lutero y la reforma iniciada por él. En la mañana del sábado,  oramos juntos en comunión todos los cristianos y nos encontrábamos todos  con una presentación sencilla de todos los participantes – Cuarenta- venidos de distintos lugares y procesos.

Urgencia de unidad,  claves para entender a Lutero, la Iglesia siria-ortodoxa de Antioquía

 Rafael  Delgado y Guadalupe, del equipo  de ecumenismo de la diócesis de Coria-Cáceres expusieron la urgencia y necesidad del ecumenismo hoy, tanto las razones de orden teológico como  las sociales y humanas, adornadas por la vivencia y el proceso del laicado que lleva más diez años en este deseo de crear lazos y  experiencias de comunión y unidad. Susana Torres, historiadora madrileña, nos servía la profundización en la reforma luterana y su contexto histórico y político, para poder entender mejor las claves de una teología que buscaba una iglesia más auténtica y reformada. El diálogo volvía a ser centro del encuentro y de la riqueza mutua. Reposamos y compartimos la mesa, para abrirnos en la tarde a una reflexión  profunda llevada a cabo por el arzobispo sirio-ortodoxo de la Iglesia de Antioquía, Nicolás Matti, que es vicario para España, mostrando la relación entre esta Iglesia Antioquena, que viene de los comienzos de cristianismo, con la iglesia católica, el largo proceso de acercamiento y comunión que se viene produciendo desde el concilio Vaticano II. Han sido muchos los pasos. Fue una riqueza poder contar con su presencia en todo el encuentro y gozar de su experiencia y vida ministerial y personal. También nos visitó el arzobispo Celso Morga mostrando su deseo del avance ecuménico en nuestra iglesia diocesana. Ultimamos la tarde con la presentación de ACEMU de sus actividades y propuestas, así como del recorrido de la delegación de Cáceres y todas sus actividades.

La gracia del Domingo: de la maldición a la bendición

El Domingo ha sido día de celebración intenso y de conocimiento mutuo. Tras la oración de la mañana, animada por un pastor venezolano, nos dedicamos a recorrer la parte antigua de nuestra ciudad de Badajoz, acompañados por Alberto Gata, joven enamorado del tema ecuménico que forma parte del la delegación de Mérida-Badajoz y que  es experto en historia. Acabamos adentrándonos en la Iglesia madre de nuestra diócesis, la catedral en la que nos presidió la Eucaristía don Celso Morga, nuestro arzobispo, acompañado en la celebración por el arzobispo sirio Nicolás, el cual nos  invitó con su canto del padre nuestro en arameo a orar  por el pueblo sirio y por todos los refugiados. Tras la celebración eucarística, disfrutamos de la visita a nuestra catedral con las explicaciones del guía Jesús. Para ultimar con la comida pascual alegre y gozosa de despedida en la casa de Gévora.

Destacamos un detalle que puede ser simbólico de todo el encuentro y de todo el camino de labor ecuménica, tanto de las misioneras de la unidad, como del ACEMU y el centro ecuménico y las distintas delegaciones, al final de la eucaristía Don Celso, arzobispo católico, invitó a Don Nicolás, arzobispo ortodoxo sirio, a impartir juntos la bendición. Ahí está claro el camino:  no tiene sentido que los cristianos, seguidores del mismo Jesús, estemos divididos y nos maldigamos unos a otros, eso es escándalo puro y duro. Ahora estamos en el camino auténtico, y por ahí debemos seguir,  nos podemos unir y podemos bendecirnos, esto es lo propio de los cristianos, sin duda, la  bendición.

José Moreno Losada. Delegado episcopal para el ecumenismo y diálogo interreligioso en Mérida-Badajoz.

Ver Post >
Ante el olvido…Hijo y madre, únicos
img
José Moreno Losada | 04-05-2017 | 21:12| 0

Quiero ser tu memoria amada

No hay texto alternativo automático disponible.En estos días he estado con algún familiar que dentro de su olvido se abrazaba a mí como memoria suya, es una experiencia radical de encuentro con el yo, del sentimiento de búsqueda de la identidad, de un peregrinaje sin vuelta que se hace doloroso y sufriente, tanto para el que olvida como para el que acompaña al olvidado. En nuestra parroquia, situada frente al Centro de día Guadalupe, de la asociación AFAEX, estamos trabajando con los niños la reflexión sobre los mayores cuando les llega la debilidad y la enfermedad del olvido. En el centro hay historias de vida y de dolor, así como de cuidado y ternura. Es el lugar de  entrañas de lo humano y es bueno saber contemplar aquello que nos humaniza y dignifica en situaciones que son de dolor y de limitación, el trato lleno de ternura y de amor, el que nos lleva a ser la “memoria viva y amada” de los que parecen perdidos. Y destaco un ejemplo de vida  cada día en el anonimato, un hijo único que  hace a su madre única, cuando ya va de caída en su vida:

Mujer ahí tienes a tu hijo, Hijo ahí tienes a tu madre

La vida no ha sido fácil, y no porque te haya faltado nada externo. Hijo único de buenos padres con solvencia económica en el mundo de lo rural, buena preparación universitaria, buen investigador y docente. Después murió tu padre y quedó tu madre viuda con el hijo único tú. Para ella tú eres todo, y está bien estando cerca de ti. Tú, tras tus avatares familiares van construyendo y reconstruyendo, y ahora comienzas a observar que esa madre ya va entrando con sus muchos años en su demencia senil, ahora toca  servirla de otra manera, dedicarte a ella con mucho más corazón y más dedicación. Ahora ella es la que necesita casi todo, la relación se va haciendo más difícil, laboriosa, tediosa, repetitiva, pero ahora es cuando más te necesita y tú quieres hacerlo como el mejor hijo del mundo, tu quieres que no sufra, que se sienta querida, acompañada, quizá sufras porque te  da miedo si vas  a saber hacerlo lo bien y  ser tan cariñoso como tú quisieras. Ahora ahí está  la cruz, la de este momento, y ahora ahí está el Cristo vivo, el resucitado que necesita bastón, memoria… y hasta un centro de día para seguir viviendo y existiendo.

Pero también ahí hay fuerza para ti y para todos nosotros. La fuerza de la cruz, ella no pide más, lo acepta y lo vive si tú lo ves bien, porque en ti está toda su confianza y toda su fuerza. Tú cuentas con una asociación de vida y gracia, ante el alzheimer, el centro de Guadalupe, está en nuestra misma puerta, ella  lo mismo entra por la puerta de la Iglesia sagrada, que entra a la sala sagrada de ese centro de día, donde el crucificado es fuerza y gracia de Dios, en las familias que se asocian, en los profesionales que los atienden. Cuánta fuerza derrochada en esa asociación Afaex y en otras muchas para  atender a los mayores en sus debilidades  y en sus demencias, para ser fuerza y memoria y nunca se sientan olvidados o no queridos. Tú, querido amigo, te conviertes en testimonio y fuerza para nosotros, porque eres hijo único, pero estás logrando que en su vejez tu madre se sienta madre única en el mundo, por tu fidelidad y tu acompañamiento.

Ver Post >
Volver a Granja
img
José Moreno Losada | 29-04-2017 | 13:52| 0

Volver a Emaús… (Granja de Torrehermosa)

Los whastsapp están a tope, estamos nerviosos, inquietos, deseosos, ilusionados, esperanzados, animados… la mayoría preparando las maletas, algunos ya han llegado, el deseo les ha empujado a llegar antes. Parece un sueño,pero es una realidad. Hace… bueno fue en 1969, cuando, en el colegio libre adoptado de Granja de Torrehermosa, unos cuarenta chavalillos llegábamos a hacer primero de bachillerato, dejábamos la escuela nacional y  nos  atrevíamos a pasar la frontera para hacer esos estudios que parecían de mayores, aunque todos íbamos con nuestros pantalones cortos y con las carteras usadas de la escuela pública, allí estaban casi los mismos maestros, con algún licenciado contratado por el ayuntamiento y venido de Galicia,  pero con otro estilo, con otras claves. Allí, animados por el cura, nos hicimos una fotografía de grupo. Una fotografía de aquel estado de  inocencia y sueños por estrenar, la misma que ha estado silenciada y discreta durante décadas y décadas en nuestras casas y cajones… más de cuarenta y siete años.

En aquel  momento éramos sueño, ilusión, fuerza, empuje, naturalidad, niños  y niñas con voluntad y ganas de caminar y abrir horizontes. Nos respaldaban padres irrepetibles que tenían claro que darían todo lo que fuera de ellos mismos para que nosotros avanzáramos y no quedáramos sometidos a la esclavitud de lo que no cambia ni progresa. Creían en nosotros, nos querían y nos empujaban, no tenían miedo a que superáramos sus límites, más bien éramos su orgullo y no bendijeron con la gracia de los sencillos y el empuje de los que tienen tanta esperanza que no miran atrá,s ni cuentan lo que fue su pasado para que no nos pese lo más mínimo.

Años de estudios, unos más otros menos, cada uno eligiendo camino, y saliendo en la búsqueda del mañana, de la gracia de saber vivir en otro lugar, con otros, sabiendo y haciendo. Unos para Barcelona, otros para Madrid, Sevilla, Córdoba,Bilbao, Badajoz… Algunos enraizaron en el propio pueblo, otros se quedaron sin ninguna raíz en él.  Otros quedaron en el camino en plena juventud – grabado en el corazón de todos por lo que supone la muerte del amigo- otro ya maduro por infortunio, alguno enfermo… la mayoría buscando su estado de vida, casados, con hijos, ya nietos, otros solteros  y también viviendo la viudez, alguno sacerdote –es mi caso. Cada uno con su historia, con su vida, los suyos. Y en el discreto cajón esquinado la foto callada y testimonial de que fuimos sueño, amigos, compañeros, proyecto.

Y  hoy, cuando se acerca ya el Domingo,30 Abril, estamos nerviosos porque esa foto nos ha despertado y sacado del olvido. Ya hace meses, algún ángel, de los que se llevan dejar por los mejores sentimientos, se pone a la búsqueda y casi captura de los  pitufos y pitufas que estábamos en esa foto. La pregunta de fondo: ¿dónde estarán, se acordarán, les gustará reencontrarse…? Y la respuesta superó la expectativa, uno a uno vamos mostrando que no sólo nos acordamos y deseamos, sino que necesitamos expresar, sentir, compartir, recuperar esa realidad que nos pertenece y nos configura. Han  sido meses de locura, con los medios de comunicación facilitadores para el reconocimiento y la conversación, miles de recuerdos, fotos de todos  y todas, risas, lágrimas, pequeños encuentros… no se puede contar. Y ahora en unas horas el pueblo, se va a ver poblado de ese grupo, como en aquel entonces, para hacernos la misma foto, en el mismo sitio, pero cargados de historias que no olvidan las raíces sino que quieren volver a tocarla y sentirla. Necesitamos vernos, tocarnos, abrazarnos, decirnos, recordarnos, reírnos, llorar, jugar, bailar, cantar, gritar, rezar, aplaudir, agradecer, perdonarnos los olvidos y las distancias y recobrarnos. Volvemos a Granja de Torrehermosa y será un hecho único, hay personas que vuelven tras haberse marchado con quince años y ahora tocan casi los sesenta y vuelven porque no pueden no volver al recibir una llamada, 45 años después, que le dice te recordamos, te queremos, nos gustaría que tú también estuvieras. Indescriptible.

Ese Domingo vamos a tener un momento para  celebrar la misa recordando a los que ya no están, compañeros, profesores, padres, esposos, y para dar gracias por la vida. Curiosamente corresponde el evangelio de los discípulos de Emaús, aquellos que volvían a su aldea de origen dolidos porque aquellos sueños y expectativas  no se habían cumplido y venían como fracasados. Pero al encontrarse con el compañero de camino, que les recordó y les revivió su experiencia y deseo junto al Maestro, les ardió el corazón y dieron media vuelta para ir corriendo a Jerusalén y decirle a los compañeros que no estaba muerto, ni fracasado, que su sueño estaba vivo y bien despierto. Así nos está ocurriendo a nosotros, desde esa foto que nos hablaba de lo que éramos, de lo perdido, de lo olvidado, de lo muerto… ahora resulta que por compañeros de camino se nos han abierto los ojos, nos está ardiendo el corazón, y nos sentimos alegres de poder volver al mismo  pueblo, a las mismas calles, al mismo Cristo, a la misma escuela, a la misma foto, pero llenos de vida y esperanza, porque no estamos muerto, sólo hemos estado dormidos y alguien nos ha despertado para vivir más y más juntos. Ahora toca fecundar el encuentro y alimentarlo. Comeremos, bailaremos, cantaremos, gritaremos… y todo será una bendición impagable.

José Moreno Losada

 

Ver Post >
En “primera fila”, Evangelio a pie de GRADA
img
José Moreno Losada | 28-04-2017 | 23:38| 0

  He vuelto a ver y sentir  “LO DIVINO DE LO HUMANO”

Ha vuelto a pasar. Este año he repetido,  he participado como un fiel más en una liturgia divina de lo humano, en la gala de los premios GRADA. Y ha vuelto a ocurrir, allí estábamos en la “primera fila” y , desde ella, en la última “grada”, la que da acceso al cielo. Allí estaba una celebración de vida, esperanza, gracia, verdad, sentido, humor y amor, ilusión y alegría.

Yo recordaba el texto apocalíptico: “allí no hay llanto, ni luto, ni lágrima, ni dolor, sino alegría sin fin, porque el primer mundo ha pasado y el mar ya no existe”. Se trata de una celebración cuidada, en la que la buena noticia es el hilo conductor de toda ella, en la que se va intercalando el premio del reconocimiento, con relatos de humanidad y generosidad, de entrega total,  y la gratuidad del arte hecho música, canto, humor, poesía. Los presentadores monitores que presentaban palabras de vida, los premiados testigos vivos de la resurrección en medio de un mundo que se abre a la luz, allí donde parece que están los más ciegos, los más cojos, más lentos…

Y en la última palabra, José Antonio Lagar, dando la razón de todo, lo que se hace desde primera fila por los que quieren ser felices y vivos en sus propias condiciones, recibe sus fuerza de un solo lugar: los que parecen los débiles, pero que son los más luchadores, más vivientes, más esperanzados, más motivados, más decididos. Ellos, que parecen los beneficiarios, son realmente el motor y la fuerza de la vida. Otra vez, haciéndose verdad el Evangelio, no porque él lo diga, sino porque lo viven todos los que van dando testimonio de lo vivido en esta gala litúrgica de resurrección en tiempo pascual, ellos los que para el mundo están en la cruz, son los que nos dan la vida, los que nos empujan, los que sacan  lo mejor de nosotros  mismos, los que nos llaman a creer que otro mundo es posible y que merece la pena luchar por cambiarlo. Y para ello slogans que no tiene desperdicio: “que tu sonrisa cambie el mundo, pero no permitas que el mundo te cambie tu sonrisa”.

Hasta el presidente de la Junta, ha sabido ponerle palabra a la lección fundante de lo allí visto y vivido: “El bien le ha ganado al mal, la solidaridad al individualismo, la generosidad al egoísmo”. Y en el centro de toda esta revolución  y esta batalla ganada los que  parecen para el mundo los más débiles y necesitados, ellos son  los que mueven y  los que nos llaman a lo mejor que le puede pasar a esta humanidad: ser dignos, justos, compasivos, fraternos, acogedores, alegres, festivos, luchadores, comprometidos, cercanos… porque somos afortunados de tenernos los unos a los otros. No tenemos mejor tesoro que nosotros mismos cuando somos los unos para los otros.

Hoy en esta celebración de la vida la palabra humano y amor se han casado, la liturgia ha sido de perfección por la clave de la compasión, saber apasionarnos juntos por lo más humanos y lo mas grande, el corazón y la alegría de cada persona en su singularidad, no valemos por lo que podemos hacer o mover, sino por lo que podemos amar y vivir. Por eso si tuviera que elegir un título para la experiencia de esta noche en el palacio de congresos de Badajoz, donde se han conjurado todos los buenos espíritus en los que creo, sería el de la canción que nos ha regalado Juan Ledesma: “Sueño imposible, soñar lo imposible, soñar…”(Juan Ledesma), pero sueño realizado, he soñado desde el gozo y la esperanza, me sigo apuntando, al año que viene la decima edición de los premios gradas, donde todos tienen voz y a nadie se le silencia ni se le pone etiqueta.

Ver Post >
Cuando un padre coge una linde…
img
José Moreno Losada | 24-04-2017 | 14:37| 1

( A la luz de J.M. Fernández Chavero)

Hoy he visto la noticia en el periódico hoy y me he alegrado.  Una vez más otro signo de resurrección, la fuerza de la cruz  sigue actuando para llevar vida donde hace falta. El camino de la salvación está abierto y pasa por la vida y lo diario, por la lucha y el compromiso por lo justo y lo digno.

Coger la linde

En el argot popular se decía para hablar del tesón y la constancia sin fin aquello de que “cuando un tonto coge una linde, la linde se acaba pero el tonto sigue”.  Pues hoy al ver la noticia de que junto a José María Fernández Chavero, estaban representantes de partidos políticos extremeños, para presentar a nivel nacional un propuesta de atención de formación profesional para niños y jóvenes con “otras” capacidades, pensaba yo en mi interior que “cuando un padre coge una camino ese camino no acaba hasta que llega a su meta”. Y lo relacionaba con una reflexión que con motivo del Viernes Santo, hacía sobre la “fuerza de la Cruz”, cómo había gente que ante la cruz, la dificultad, la injusticia, la desigualdad… se arman de valor y se ponen a favor del débil, luchan como jabatos para que se haga justicia y se les rodee de dignidad y gracia humana a aquellos que  más la necesitan y merecen. En esos hechos los cristianos vemos la fuerza y el poder de la resurrección que nos viene por la cruz. Miraba yo distintas estampas vitales de nuestra comunidad parroquial, y una de ellas eran todos los centros que nos rodean espacialmente y que son Aspaceba, Apnaba, Aprosuba… Asociaciones de padres y familiares, junto a otros, que no descansan, que han pillado el camino de lo digno y lo justo y marchan con sus seres queridos, como verdaderas joyas, dando testimonio fundamental en la sociedad del verdadero valor de lo humano y de lo bueno.

Celebrando el memorial de la pasión de nuestro Señor Jesucristo

En la liturgia del triduo pascual, pasión, muerte y resurrección de Cristo, nosotros no hacemos un recuerdo, no, hacemos un memorial. ¿Cuál es la diferencia? Pues que no miramos atrás, más bien hacemos lo contrario, traemos aquel acontecimiento al presente para celebrarlo desde la vida que traemos entre manos, esta vida que nos asegura que aquel acontecimiento es real, está presente, sigue dándose y siendo fecundo entre nosotros.  Que lo que ocurrió  en aquel calvario y en aquella resurrección hoy sigue vivo entre nosotros. Separamos el misterio en momentos: Cena del Señor, adoración de la cruz, vigilia pascual, pero todo está unido por el mismo espíritu: El crucificado ha resucitado y vive para siempre. Sabemos que el crucificado está presente y abrazado, con el espíritu de  la gracia, a todos los crucificados de la historia, a los de hoy, aquello de que lo que hagáis a uno de estos  los dolientes y sufrientes de la historia a mí me lo hacéis porque yo estaré vivo en ellos, hoy se cumple con una fuerza extraordinaria. Y del mismo modo, aquello de cuando sea elevado y me miréis os curaréis y os salvaréis también se está realizando hoy. ¿ Cómo es eso de que hoy en los crucificados está el Dios vivo, identificándose, compadeciendo y liberando con su fuerza… cómo es eso de que una cruz puede dar fuerza a alguien?  En esta tarde el Cristo Vivo, el que estuvo crucificado nos invita a mirar nuestra propia comunidad, para que creamos no por lo que otros nos han dicho sino porque nosotros mismos lo estamos viendo. Hoy miramos a nuestra comunidad desde la cruz y la vemos viva, cristificada y le damos gracias a Dios, como locos, porque en la cruz nos está salvando y dando una fuerza misteriosa e increíble.

Señor, en la cruz, oíste al compañero : Acuérdate de mí cuando estés en el paraíso

Está a su lado, tocado también de dolor, no sabemos si culpable o no, seguramente la vida… o la naturaleza,  o sabe Dios qué. Pero cruz junto a la cruz… y nosotros en nuestra parroquia lo sabemos y lo vemos: por un lado la cárcel, el centro hermano. Pero por otro lado todo un entorno que nos pasea y nos procesiona diariamente: aspaceba, apnaba etc…  Nos contemplan y nos miran, y nos piden poder estar dentro, en comunión, en derecho, dignidad….los parados….cruz, cruz….Presencia real de Cristo que dan sentido a la Eucaristía y al sagrario, ante los que debemos silenciarnos como Jesús, para oír su grito y poder responderles hoy estaréis con nosotros, en nuestra mesa, en nuestra casa, en nuestro dinero, en nuestro parque, en nuestra fiesta… En su rostro, sus heridas, esta el poder de Dios, la fuerza de nuestro salvador.

El obispo en la visita se sorprendió, por el dolor, pero sobre todo por la fuerza y la riada humana de amor , de lucha, de esfuerzo , de respuesta, a favor de ellos, por todos los que los aman. Se maravilló de la fuerza de la cruz, cuando oyó oír a un padre de un niño parálitico cerebral que comunicaba aparentemente muy poco, solo con gemidos de alegría o tristeza, “ES LA ALEGRÍA DE MI CASA”,   la cruz era la alegría, el paraíso de su casa ¿ES verdad o no es verdad que la fuerza es de la cruz?  Hay personas que miran con el corazón, que tienen la mirada de la resurrección y esos han de ser nuestros modelos de lo humano. Ese es el camino, ojalá los “tontos” de la humanidad -que no somos pocos- sepamos coger, como estos ciudadanos de la vida,  la linde y llegar hasta el final.

 

 

Ver Post >
Pro refugiados sirios en Grecia… Marcha solidaria
img
José Moreno Losada | 22-04-2017 | 17:06| 0

Aleluya hermanos

Un proyecto de Cáritas en la comunidad.

Hoy hemos celebrado en la Parroquia, un año más, la marcha solidaria de la comunidad. Convocados por el grupo de Cáritas que organiza el proyecto de compromiso y ayuda anual nos hemos congregado esta mañana para movernos  en favor de los que sufren. Lo hacemos en el clima familiar de una comunidad que camina unida, que comparte,  celebra y sobre todo compadece. No nos da igual lo que está pasando en el mundo, ni en los de cerca ni en los de lejos, porque nadie nos cae lejos si es humano y está sufriendo, es carne de nuestra carne y hueso de nuestro hueso. Al volver a la parroquia, allí estaban preparados unos bocadillitos  y una bebidas frescas para todos, todo preparado por este grupo de vida y compromiso cristianos, que no son perfectos pero son compasivos y van avanzando en la vivencia de la fraternidad que nace de la fe. En el grupo niños, jóvenes, adultos y mayores, familias completas, toda una mañana de gozo compartido y de concienciación comunitaria, otro mundo es posible, merece la pena moverse por los demás, ganarán ellos pero sobre todo hemos ganado nosotros. No nos da igual el dolor, no somos indiferentes, queremos llevarlo a nuestras vidas porque no estamos muertos estamos vivos. La vida no es fácil pero por eso hay que saber compartir y convivir. Por eso hoy recordaba unos párrafos de la homilía del Viernes Santo en el que celebrábamos la fuerza de la Cruz, que nos viene del resucitado y se realiza en nuestra comunidad;

La fuerza de la cruz

Militar, policía, guardia civil…pero sobre todo el grupo de las mujeres Inma, Maricarmen, María Sáenz, Carrasco, Carolina, Mati… Cada familia con su historia, sus problemas, hijos , nietos, soledad, trabajos, destinos. No es fácil construir un matrimonio, educar unos hijos, ser buenos profesionales, atender la ciudadanía. Todo tiene su sacrificio y su dureza. Eso es cruz de la vida, de lo diario, de lo ordinario, que agota, cansa, a veces desanima, duele. Ahí está la cruz, la más verdadera, la de cada día, lo decía Jesús cada día tiene su afán. Ahí estás tú vivo y presente. A veces de bautizo y de boda, otras de guardia con los niños, de hospital e incluso de entierro, la vida¡ no hay otra y es que la cruz es así, no hay otra.

La fuerza del resucitado

Pera esa misma cruz es nuestra fuerza, es nuestro corazón y desde ahí miramos al mundo y nos duele. Contemplamos la realidad dura de los que más sufren y se nos desgarra el corazón con los cercanos y los lejanos. El motor del corazón y la fuerza de la cruz se pone en funcionamiento y nos podemos parar, no podemos:  Colorines, Perú, África, Refugiados, cárcel, acogida, acompañamiento. Corazón universal, dolor de todo el mundo, no podemos estar quietos nos mueve la fuerza del crucificado que está vivo y nos  da sus sentimientos por eso estamos dispuestos a: talleres, paellas, marchas, conferencias… lo que haga falta, es por nuestro hermanos no podemos pararnos de ningún modo, nos empuja la locura de la fuerza de la cruz… por eso no es extraño que algún día hasta tengamos que poner una cama aquí.

Universales

Este año estamos apoyando un proyecto para refugiados sirios en Grecia, otros años han sido en nuestra propia ciudad, vamos alternando entre los de cerca y los de lejos, sin abandonar nunca los de nuestra demarcación parroquial. No se trata solo de aportar dinero, sino de una concienciación progresiva de la realidad del mundo, de sus sufrimientos, del trabajo por la justicia y el deseo de compartir, porque hay más alegría en dar que en recibir, y al dar , con conciencia, recibimos  sensibilidad, la riqueza del resucitad, de una fe viva en la propia humanidad y en el Dios que nos ama y nos conduce. Desde los pequeños a los mayores vamos abriéndonos a esa reflexión fundamental que va desde el “si yo fuera un refugiado” hasta el “lo que le hicisteis a uno de los más pequeños y débiles a mí me lo hicisteis”. Abrir ojos y corazón.

Ver Post >
Señal de resurrección y cruz (A pie de hospital)
img
José Moreno Losada | 20-04-2017 | 10:08| 0
¿Dónde está el resucitado? ¿Puede estar en el crucificado y sus señales…?
Hoy es mi amigo y hermano Roberto, profesional de Bilbao, el que a pie de hospital, en ese oficio de acompañar, me habla de un encuentro más donde se revela un momento de gracia y de luz en medio de la oscuridad… desde ahí oro al Padre:
“En la mayor parte de ocasiones el acompañar a una persona pasa por momentos sencillos, por ponerse uno a tiro, ir sin prisa y sin guion. Para mí acompañar es atender a la cotidianidad de la persona que tengo aquí y ahora delante de mí, y a su vivencia de esas variables concretas que están en ese momento preciso re-configurando su vida. Acompañar es escuchar el relato que cada uno vamos elaborando de nosotros mismos y de nuestras circunstancias.
Esta tarde he vuelto a visitar… a un hombre al que he visitado en anteriores ocasiones. Hoy me ha contado que la lucha contra el Cancer no va bien. En unas semanas ira para casa…hemos hablado desde dónde aborda el esta situación, de cómo esto afecta también a las relaciones familiares…., también aparece en nuestra conversación su marco de creencias, tenemos por ahí algunos otros nudos….para el diálogo, la auto exploración, la búsqueda…
Tiene una traqueotomia que nos suele dificultar el entendernos a la primera, nos solíamos valer de una aplicación de voz para móvil pero que al tener que introducir las palabras a través del teclado tan pequeño nos hacía casi perder el hilo de la conversación.
Siendo esto así, hoy hemos decidido explorar las posibilidades de la tablet que tiene y hemos bajado una aplicación muy sencilla para escribir con el dedo y borrar del mismo modo, como una antigua pizarrita de tiza pero en digital. Y ahí hemos estado entrenando con la aplicación y sus diferentes opciones, de trazado, colores, borrado, etc.
Una cosa ha llevado a la otra…y me ha pedido que le descargara una aplicación para ver la TV y hemos conectado con el partido de Champions, Real Madrid vs Bayern y entonces….se ha dibujado una sonrisa de oreja a oreja!!!! Y me ha despedido!!!
Volveremos a vernos durante esta semana y seguiremos conversando sobre la vida y la muerte! Eso sí, tecnologías mediante
LA PALABRA:
Recuerdo, a la luz de este hecho, los encuentros del Resucitado con sus discípulos y  las mujeres, siempre encuentros de paz, de invitación a la alegría, al descanso… y el envío para que esa paz llegara a todos: “Id a Galilea, allí me veréis”. Allí donde está la cruz me veréis y me descubriréis resucitado en la conversación sencilla y profunda, natural y directa, en la asunción de lo humano, en el compartir del sufrir y del vivir, también en el detalle de poder visionar un partido de futbol desde el Calvario, para que sea menos el dolor.
ORACIÓN:
Padre, te doy gracias por Roberto y por su encuentro con este enfermo dolido y roto. Ayúdame a entender que en el encuentro con el otro, en la conversación de su vida, en sus dolores y tristezas, así como en sus alegrías y sus esperanzas, estás tu esperándome y dándote, en gracia, para que  yo te descubra y te goce. Al contemplar esta conversación, a través de los medios posibles, te ruego que me concedas saber estar abierto al diálogo y la conversación sencilla y profunda con todos los que me rodean. Pido perdón por las veces que nos soy articulador de diálogo y encuentro, por las ocasiones que mis palabras son muchas, huecas y vacías, por todos esos momentos en que no sé leer y escuchar lo que el otro me está queriendo decir y le avasallo con lo que yo pienso. Ayúdame a escuchar en profundo y  a hablar despacio. A saber recuperar el habla perdida con muchos de mis hermanos, las ocasiones rotas, las lejanías sin sentido…
Ver Post >
“Manolo Méndez, un Lázaro resucitado”. (Señales de resurreción a pie de calle)
img
José Moreno Losada | 17-04-2017 | 19:33| 0

El gozo de una visita

Acaban de marcharse Manolo Méndez y Loli Durán, matrimonio poblanchino, que aprovechando que venían a Badajoz a asuntos de inspección técnica del vehículo, me han llamado porque querían verme y estar un rato juntos, lo que suele llamarse tomar juntos un café, la excusa para vernos, relacionarnos, contarnos nuestras cosas, compartir la vida. Manolo  es ese hombre grandón del que ya escribí, hace casi un año, con motivo de un accidente brutal que sufrió trabajando, camionero arrollado por un coche alocado cuando descargaba sus cajas de pollos. Fue algo grave  y duro, pero hoy nos hemos estado riendo y disfrutando con la vitalidad, alegría, entrega, bondad que le caracteriza, con esa gran mujer con la que se complementa de una manera total y absoluta, los dos en amor y en compañía, a la vez que en verdadera libertad e independencia, aunque no cada uno se sabe y se vive todos los pasos y los sentimientos del otro. Estábamos los tres muy resucitados haciendo honor al lunes de Pascua

¿Qué conversación es esa que  traéis  por el camino?

 En la conversación que hemos tenido ha salido la vida, todo lo que realmente interesa y por ese orden: su momento actual de salud y ánimo personal, la situación familiar tras el fallecimiento de Juan, padrino de su hija Adela, con relativa edad temprana; el momento vital de cada hija y cómo se están situando ante la vida. La pequeña, con su trabajo en educación,  que se ha currado mucho su currículum y está disfrutando de poder hacer y crear lo que realmente ama y desea como maestra; Adela que ya está con su trabajo fin de grado y que también está ilusionada en seguir formándose, acompañada por su  pareja Jorge, que es ya como otro hijo de la familia; y  la mayor,  Loly, que anda con sus afanes de concejal comprometida en el ayuntamiento, que se lo está tomando como un verdadero trabajo pero sin sueldo, que atiende también cuestiones de Cáritas, y que tiene más dejados sus estudios de enfermería, de la que sólo le quedan unas asignaturas y eso nos preocupa. Aunque la verdad, que se le ve feliz y eso, dicen sus padres, es lo más importante, de qué serviría que tuviera el título y estuviera triste e insatisfecha. Hemos hablado de la abuela y el deseo de vivir y ser por ella misma, su última gran acción  ha sido comprarse, por su cuenta y riesgo, el andador, que incluye bolso y asiento para cuando se cansa en la calle poder descansar. Ni que decir tiene que hemos andado también por las caminos de lo social, lo político, lo que preocupa de la sociedad, de lo eclesial, especialmente en la parroquia, sus movimientos, cofradías, la vida, y sobre todo también de su ser salesiano, su compromiso por trabajar ese carisma de dar vida y animar, sobre todo a los jóvenes y a los niños.

 Disponibles y agradecidos, el corazón les arde

Ahora, Manolo, tras todo este proceso tan duro, se quiere dedicar más a su formación y a la animación de grupos. Todo un proyecto de apóstol y de vida que está pendiente también de cómo quedará su situación cuando pase por el tribunal médico. Loli, la esposa, sigue firme en todo su quehacer: esposa, madre, nuera, suegra, trabajadora con los mayores, vecina, compromiso con la mujer, e inquieta por querer ser y vivir más y mejor, pero con una paz y una ternura que cura a cualquiera, incluido a Manolo. También nos hemos reído y contado anécdotas y deseos de compartir más momentos y actividades. Él siempre dispuesto para todo lo que sea apostolado, solidaridad, voluntariado…sin límite, y ella el apoyo que le sostiene para que él pueda tener esa disponibilidad. Ya están dispuestos a venir a la cocina del las jornadas de formación de la JEC en verano, aunque esta año Manuel tras el accidente y la situación de su cuerpo roto, en restauración, no podrá trabajar en la cocina –si partir el jamón-  ni dormir en el suelo como los años anteriores. Quedamos que tenemos que ir un día a la Puebla de la Calzada a su casa para comernos esa “paella pascual, de resurrección”, nunca mejor dicho porque Manuel, en el accidente, lo recogieron muerto y ahora está vivo pero que muy vivo.

Me he acordado de Jesús y su amigo Lázaro

Cuando se han marchado, me he quedado en el silencio de la tarde, cuando ya el sol va de caída, cuando los discípulos se encontraban con Jesús resucitado y sentían que les ardía el corazón y volvían esperanzados porque no estaba muerto, sino que el crucificado había resucitado y estaba con ellos. En ese momento me sentía invitado a la contemplación de este hecho sencillo de vida, esta llamada y esta visita en mi casa, cosa no muy normal pues casi nunca estoy y casi nadie viene. Me acordaba de Jesús y su amigo Lázaro, cómo este se puso enfermo, murió, y la visita de Jesús le devolvió la vida. Me imaginaba yo, que aunque el evangelio no vuelve a hablar de Lázaro, éste en más de una ocasión buscaría a Jesús y lo iría a visitar , y compartirían la vida, tendrían su conversación de lo que estaba ocupando sus vidas en esos momentos, y recordando que estuvo más de  cuatro días sin dar en sí. Pues así me sentía yo, me había visitado mi amigo Manolo (Lázaro) con su esposa Loli.

El sufrimiento era parte del camino para seguir amando

Él que estuvo muerto, días oscuros de UCI, desnortado, ahora viene con su coche, lo que pudo ser muerte quedó en susto, y tras un proceso largo de curación y sanación, todavía pendiente, aquí está resucitado, animado, motivado, agradecido, entregado, ilusionado, alegre, comprometido con ganas de ser más por dentro y poder hacer mucho más por fuera a favor de los otros. Es imparable. Está vivo, pero que muy vivo. Y agradezco a Dios, no sólo que se haya recuperado en buena parte, si no fundamentalmente cómo nunca le oído una queja de esta experiencia, ni una  pregunta de por qué le ha tenido que pasar a él, ni una condena del que le produjo por imprudencia esta situación de postración, peligro y dolor. Más  bien ha sido lo contrario, siempre agradecido, aprendiendo, diciendo que ahora valora más la vida y el sentido de la fe que mueve su vida, que esta ocasión ha sido de formación y aprendizaje de cosas muy importantes que hacen definitivas y marcan sus pequeñas opciones de amar y ser para los demás, que se siente más cerca y más querido por Dios. Sí, para él la situación de muerte que ha vivido no ha supuesto en ningún momento debilidad de su fe o su esperanza, sino más bien la confirmación de que Dios estaba con él y que su Jesús lo estaba animando y fortaleciendo en estos momentos, muchos más que en otros donde todo parecía ir de rosas. Es más, me dice Loli, que hasta se arrepiente de las etapas en las que se ha preocupado más de gozar y disfrutar que de ser más para los demás y compartir.

Y yo lo reconozco porque sigue partiendo y dando el pan de su vida

Ahora, cuando podría estar pensando en su pensión y en la paga que le quedará, siente que  el tiempo le apremia y quiere servir  más y mejor, quiere amar más a fondo perdido y que su vida, la que siente que una vez más le ha sido regalada, merece la pena si sabe darla. Y vuelve a repetirme que por favor cuente con él para todo lo que haga falta, o sea, que le hacemos un favor cuando le pedimos que nos dé parte de su vida. Y entonces, yo recuerdo a los discípulos  de Emaús, cuando al ver que el caminante anónimo, que entró en su casa y su mesa,  cogió el pan y lo partió para dárselo, lo reconocieron resucitado, y veo como esta tarde mi amigo Manolo-Lázaro-, con su cuerpo todavía roto y dolorido, no tiene  otra preocupación que seguir siendo para los demás en todos los minutos de su vida, y yo veo en él, cuando se va, a aquel caminante –Jesús- que pasó haciendo el bien … Manolo sigue queriendo coger su vida, tras haber estado muerto y roto, para vivir dándose, y me confirma en la fe de que el crucificado ha resucitado y vive para siempre, y  sigue dando su poder de resurrección a hombres de nuestro pueblo y nuestras comunidades como Manolo y Loli. Hoy vosotros, habéis sido la razón viva para aumentar mi fe en la resurrección de Jesús, en vosotros me ha visitado Él.

 

Ver Post >
“La resurrección, cosa de locos”
img
José Moreno Losada | 16-04-2017 | 00:12| 0

AleluyaPREGONADLO EN LAS CALLES Y EN LAS PLAZAS:

Hermanos:
Este cirio encendido, con el que rompemos la oscuridad, que ilumina nuestras pequeñas luminarias representa a Cristo resucitado. Ha surgido de la noche, del dolor y la muerte. La locura de la cruz se ha hecho fuerza en la debilidad y el amor ha vencido a la muerte.
El Espíritu de Dios, desde siempre,  el creador, el que nos  enriqueció con  la vida, la inteligencia, la libertad, la conciencia. Nos ayuda a ver y a entender la realidad. Como el ser humano no siempre encontró caminos de vida para todos:buscando al seguridad  perdió la libertad, se hizo esclavo, tentado a acaparar, a guardar para sí y para los suyos;  Y se perdieron los más  débiles de la historia , en inteligencia o en fuerza, fueron marginados; la guerra por tener y ser más, estuvo pronto servida. Y la muerte los envolvió a todos, lo que estaba llamado a ser paraíso se hizo fatiga, agobio, tensión, estrés, miedo…dolor y tristeza –muerte-  para muchos.

La historia –nuestra historia- es la lucha por la vida,  y en ella  Dios siempre nos acompañó deseando que descubriéramos, por su  amor y cercanía, que: nuestro egoísmo es noche, es cárcel, es tiniebla… no tiene salida; pero nuestro amor es día, es libertad, es luz… abre la mesa compartida.En la historia ha habido –y hay- profetas del egoísmo y del amor:
ricos, dictadores, violentos, satisfechos, cómodos, indiferentes, fríos… son los voceros del egoísmo;
pero nunca han faltado pobres voluntarios, servidores, trabajadores de la paz… son portavoces del amor. Ellos son los verdaderos instrumentos de la historia de la salvación. Y en el centro de la Historia, Cristo, el crucificado resucitado. Hoy, esta noche, evocamos a Jesús de Nazaret, al hijo de María y de José: el hombre del  Espíritu, que aprendió a vivir en sinceridad, en pobreza voluntaria, en justicia.Este Espíritu le empujó a través del desierto donde reconoce públicamente:
– “que el Espíritu de Dios está sobre él;
– que le ha ungido y enviado a dar la buena nueva a los pobres,
a anunciar la libertad y la vista a esclavos y ciegos,
a proclamar el año de gracia del Señor” (Lc 4, 1. 14. 18-20).

Invita a diversas personas a trabajar por la vida:
les pide la renuncia voluntaria a los falsos valores del dinero, el brillo y el poder;
les propone vivir sencillamente,  compartir, ser hermanos, servir solidariamente, la revolución del lebrillo con el lavatorio de los pies. Su propuesta es sencilla: Sólo teniendo al Dios-Amor como rey:
encontrarán dicha, consuelo, ayuda mutua,pan para todos, comprensión sincera, trabajo por la paz;
la persecución por el Amor será alegría compartida. Nos hizo presente a un Padre compasivo y misericordioso, de grandes entrañas, de amor profundo.

Ya sabéis el final de este profeta del Amor:
los hombres religiosos y los poderosos del mundo  le creyeron un peligro para su institución para la seguridad, un blasfemo; ellos no vivían el reino de Dios que él predicaba y lo quitaron de la tierra de los vivos, lo crucificaron.

Esta noche (hoy) celebramos que el Crucificado tenía razón, Dios  se la ha dado para siempre, celebramos su victoria:
el Amor, sólo el Amor, tiene salida.
La muerte no pudo con el Amor:
– éste siguió vivo para siempre; está con nosotros y canta nuestro aleluya.
– él es la luz que celebramos; y alumbra nuestro corazón con el deseo y el sueño de una utopía fraterna que vence a todos los miedos.
– él es el agua que nos fecunda y nos purifica para que nada pueda atarnos ni esclavizarnos, para que podamos ser libres como El.
– es Jesús de Nazaret resucitado y vivo para siempre, que nos abre las entrañas para hacernos mas buenos, más generosos, mas hermanos, más universales, más comprometidos, más llenos de vida y de alegría auténtica. Ya nada nos podrá separar de este amor y de esta fuerza, aunque podamos estar en las mayores de las debilidades sabemos que tú te haces fuerte en nuestra debilidad y nos amas más cuando más débiles nos sentimos, sólo tú eres nuestra fuerza, Cristo Resucitado.

Nosotros hemos creído en el Amor:
por eso estamos viviendo en comunidades fraternales y deseamos una parroquia en salida, misionera, abierta, viva, alegre, arriesgada comprometda, lúcida, crítica, participativa y sobre todo, Padre, misericordiosa como tú has sido en Jesucristo con nosotros, al resucitarlo de entre los muertos, no queremos una parroquia muerta, queremos una parroquia viva, parroquia del Espíritu encendido y de corazones abiertos;
por eso compartimos con los necesitados, hacemos, pero nos parece poco, no solo queremos dar rqueremos sentir y vivir desde ellos, apostando por su dignidad, compartiendo la vida y los espacios, haznos hermanos;
por eso trabajamos por la libertad, la justicia y la paz. Creemos que el miedo ha sido vencido, que la esperanza está abierta, que la utopía es posible y se elabora día a día, fermentando como la levadura en la masa, como el grano de trigo cuando cae en tierra y muere.

Esta fe en el amor que Dios nos tiene las expresamos en el bautismo:
 por él nos  “sumergirnos” en el Espíritu de Jesús, en su amor;
el amor le llevó a él a dar la vida por todos;
el amor nos conduce a nosotros a dar la vida por todos. TE bendecimos por todos los que inician en la fe en nuestras comunidades, en nuestra parroquia, ayúdanos a encender la gracia del bautismo en todos los niños y jóvenes, que puedan llegar a sentir tu amor y tu atracción, para que despierten y no se duerman en el sueño de la indiferencia, de los que no se mojan.

Estamos aquí porque hemos sido tocados por la locura del amor de Dios, esa que resucita a los muertos, que da vista a los ciegos, hace andar a los cojos, y anuncia la buena noticia a todos los que sufren:  enfermos, parados, excluidos, refugiados, inmigrantes, presos, ancianos, transeúntes…

Tu espíritu nos aviva y nos anima, y estamos alegres, sentimos que:
Nosotros vivimos en el Amor del Dios de la vida: nos ilumina su luz y nos empapa su fuerza.

¡Felicidades, resucitados, vivos en el Amor de Jesús!

Cantemos todos con la alegría del Espíritu del Resucitado.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.