Hoy
img
Remedios Carrasco y las redes del queso artesano
img
Juan Serna Martín | 19-05-2015 | 10:51

Remedios Carrasco.

Remedios Carrasco.

Hace más de dos años dediqué el primer post en este Blog a Remedios Carrasco. La presentaba como la defensora de los pequeños ganaderos y del queso artesano. Conté las peripecias de una veterinaria extremeña que dedicó sus primeros diez años de trabajo profesional a formarse en distintos países europeos para volver a España con un gran bagaje de experiencia.

Ello le permitía asesorar a la Administración extremeña, desde una empresa pública, sobre  proyectos de desarrollo rural relacionados con la artesanía, el pastoreo, la trashumancia, etc. Pronto se dio cuenta de que aquello no era lo suyo e inició su etapa de profesional autónoma.

Todavía tuvo ocasión de colaborar de nuevo con la Consejería de Sanidad, tras una Conferencia Internacional que organizó en Zafra. A propuesta de la Dirección General de Salud Pública colaboró en la  Comisión de Flexibilidad que creó la Junta de Extremadura para regular el marco normativo higiénico-sanitario de la venta directa y simplificar requisitos para la transformación agroalimentaria, tal y como se viene haciendo en otros países de nuestro entorno europeo.

Fue entonces cuando el consejero de Sanidad lanzó aquellas famosas declaraciones que alimentaron las esperanzas de muchos pequeños artesanos:  “Nos vamos a convertir en una región pionera en aprovechar las innumerables ventajas que encierran los sistemas de venta local o de proximidad, situando a la comunidad de Extremadura al nivel de países como Suiza y Alemania que ya fomentan la aparición de canales cortos de distribución que vienen a facilitar la interacción entre el productor y el consumidor, creando relaciones de confianza entre ellos y proporcionando un nivel básico de soberanía alimentaria”.

En realidad, el asunto se quedó en nada y esta iniciativa parlamentaria no prosperó.  La Comisión se paralizó hace dos años, y tres meses antes de las elecciones sacaron a bombo y platillo una ley vacía de contenido que no tenía nada que ver con el trabajo que habían realizado. Desde “QueRed” (Red Española de Queserías de Campo y Artesanas), con la colaboración de Extremadura Sana, elaboraron una propuesta de enmienda  que apoyaron todos los Grupos Parlamentarios, excepto el PP; como éste estaba en minoría, y no tenía ganas ni tiempo de negociar, retiraron la Ley.

Estas enmiendas fueron defendidas por Remedios en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Extremadura, aunque finalmente sirvieron para poco. Una nota más de la irresponsabilidad y el mal estilo de la Consejería de Sanidad fue no sólo la liquidación sin explicaciones  de la Comisión de Flexibilidad que había creado la propia Consejería para el estudio de este asunto, sino que ni siquiera el Consejero contestara a Remedios, ni le pagaran los gastos que realizó por la asistencia semanal a ellas como habían acordado.

El esfuerzos de Remedios de los últimos años y el de otros colaboradores de dentro y fuera de España han ido destinados a que el sector de las pequeñas queserías artesanas y de campo se organicen. Es así como nace  QueRed, una  asociación de ámbito estatal y sin ánimo de lucro que defiende la especificidad y los derechos de las pequeñas queserías que están llevando a cabo acciones principalmente encaminadas a mejorar el marco normativo.

En los dos años de andadura van recogiendo ya sus frutos  y acaban de participar en una Cata de Quesos que organizaron en el Salón Internacional del Gourmet, en la que se percibía la fuerza de un movimiento que incluye además de las queserías artesanas a técnicos, simpatizantes y a algunas que otra Administración más volcada con la artesanía alimentaria que la nuestra.

QueRed es miembro de la asociación Farmhouse and Artisan Cheese and Dairy Producers European Network, que les representa a escala europea. Remedios Carrasco es Vicepresidenta de FACEnetwork.  Conjuntamente están elaborando para la Comisión Europea una Guía Comunitaria de Buenas Prácticas de Higiene específica para pequeñas queserías. Para principios de 2017 los queseros artesanos europeos contarán con esta Guía de carácter oficial, que les ayudará a preservar modos diferentes de trabajar.

Han pasado más de dos años desde que les hablé de Remedios. En estos dos años ha intensificado sus viajes por distintos países. Ha visitado experiencias muy diversas de pequeñas empresas artesanas singulares, dentro y fuera de España. Y ha colaborado para que este sector se dote de un fuerte asociacionismo que permita conservar lo mejor de los quesos artesanos en cada país y en cada región, sin que la burocracia y la mala aplicación de las normas conduzcan a una producción industrial que nada tenga que ver con la verdadera tradición de los mejores quesos artesanos.

Y lo que es más importante: que los pequeños queseros puedan vivir de su trabajo, y no tengan que realizar grandes inversiones exigidas por una burocracia mal entendida, que les llevan a endeudarse para luego no poder amortizar sus queserías. Tal vez una de sus tareas más importantes sea la de inculcar a los pequeños productores que no deben depender tanto de las administraciones ni de las subvenciones.

El desarrollo rural que ella concibe no es el de una sociedad asistida, sino el de los emprendedores que creen en su proyecto y en su producto, y son capaces de luchar por él, asumiendo el esfuerzo y el riesgo. Y esta misma regla vale para los profesionales que no aspiren a ser funcionarios o empleados públicos. Afortunadamente va habiendo cada vez más técnicos y expertos que eligen el camino de Remedios y que deben ser un referente en nuestra tierra.

Sobre el autor Juan Serna Martín
Va a hacer tres años que inicié este Blog en el diario HOY. Con pausas mayores o menores, según las circunstancias, he ido dando cuenta en él de personas, oficios y productos que han llamado mi atención en mis viajes por los pueblos de Extremadura. Sin periodicidad metódica, intentaré seguir contando las experiencias modélicas que encuentro y los avatares que rodean a cada una de ellas, con la intención de que sirvan de referencia a las enormes posibilidades que tiene esta tierra de ofrecer productos tradicionales o singulares, para la gente que los añora o sabe valorarlos. También para recuperar oficios o actividades cada día más escasas, algunas de las cuales están en trance de desaparición. Vaya aquí mi homenaje a los emprendedores que voy encontrando en el camino.