Hoy
img
Joaquín Conesa, un pura sangre que exporta a China
img
administrador | 26-12-2012 | 12:20| 3
Joaquín con yegua de capa castaña.

Joaquín con yegua de capa castaña.

Tengo en mi granja una yegua noble y poderosa (como casi todas las de su procedencia) que perdió su empedrado con los años, como suele sucederle a los caballos tordos, y ahora es una yegua blanca que conserva toda su belleza y su porte, cuando ya ha cumplido los diez años.

Aparte de su dieta cotidiana, los membrillos la enloquecen, y está feliz en compañía de la “Rubia”, otra yegua de peor linaje  y menos envergadura, a la que queremos igual que a ella y con la que lleva unos años hermanada.

Ver Post >
La huerta morisca de 'Picotín'
img
administrador | 17-12-2012 | 11:06| 3
Picotín en su huerto morisco, donde obtiene frutos todo el año.

Picotín en su huerto morisco, donde obtiene frutos todo el año.

VER MÁS FOTOS DE PICOTÍN Y SU HUERTO AQUÍ

Si ustedes van a Hornachos y preguntan por Antonio Nogales tal vez no sepan qué decirles, pero si dicen ‘Picotín‘ enseguida les dirán quién es y dónde se encuentra su huerta morisca, vergel que si visitan se les quedará en el recuerdo para siempre, tanto por la huerta como por el hortelano.

Recalé por allí hace algunos años  buscando un tomate rosado, sangre de toro le dicen, y me encontré dos joyas con las que mantengo desde entonces un idilio que espero sea de por vida: una huerta en pendiente, abancalada, con sus estanques que recogen el agua de la sierra y la reparten por sus bancalitos bien aprovechados, y un hortelano, tan cachazudo como inteligente, que te cuenta pacientemente el origen de su heredad, y lo que hace con sus frutas y verduras que cultiva permanentemente, con la sabiduría del artesano que se sabe continuador de una cultura morisca, que dejó huellas imborrables en este original pueblo de Hornachos, al que después de varios siglos siguen visitando los árabes expulsados de nuestro país, organizados desde entonces en Rabat, y que aún conservan las llaves de sus casas.

Ver Post >
Joaquín Salamanca, un 'vigneron' extremeño
img
administrador | 10-12-2012 | 17:16| 2

 

Joaquín podando él mismo las vides antiguas que ha preservado.

Joaquín podando él mismo las vides antiguas que ha preservado.

 

Para hablar del cultivo de la viña en la afamada Tierra de Barros extremeña no encuentro otro personaje mejor que Joaquín Salamanca, hijo y nieto de viticultores, que ha hecho de este oficio un arte que mucho me temo sea desconocido, no sólo por la opinión pública, sino incluso por el propio sector al que pertenece, salvo honrosas excepciones, que las hay.

Joaquín es un tipo recio, con figura de boxeador, lo que no le impide ser una persona absolutamente pacífica, ni convertirse en un indignado cuando ve la ignorancia y la injusticia con que suele tratarse a las gentes de la viña y el olivar. Tiene unas manos descomunales y una cabeza autodidacta, amueblada por la curiosidad y un esfuerzo poco común para los tiempos que corren.

Ver Post >
Miguel, un ganadero desconcertante
img
administrador | 03-12-2012 | 18:07| 2
Miguel Cabello Cardeñosa está creando una reserva de razas autóctonas en Siruela.

Miguel Cabello Cardeñosa está creando una reserva de razas autóctonas en Siruela.

Imaginen a un tipo normal, de pueblo pequeño,  avispado en los negocios y con tipo de torero que, como en la zarzuela, alterna el canto con el recitado. Con su familia, todos a una, lo mismo lleva un negocio de pintura, que un supermercado, que una explotación ganadera.

Pues bien, a este caballero se le mete en la cabeza que las razas ganaderas autóctonas son un bien con futuro. Precisamente ahora que éstas no reciben más que puñaladas de eso que llaman “el mercado”, de la administración, de los técnicos, de los ganaderos, que tienen  que producir canales como las que exigen los compradores, etc.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Serna Martín
Va a hacer tres años que inicié este Blog en el diario HOY. Con pausas mayores o menores, según las circunstancias, he ido dando cuenta en él de personas, oficios y productos que han llamado mi atención en mis viajes por los pueblos de Extremadura. Sin periodicidad metódica, intentaré seguir contando las experiencias modélicas que encuentro y los avatares que rodean a cada una de ellas, con la intención de que sirvan de referencia a las enormes posibilidades que tiene esta tierra de ofrecer productos tradicionales o singulares, para la gente que los añora o sabe valorarlos. También para recuperar oficios o actividades cada día más escasas, algunas de las cuales están en trance de desaparición. Vaya aquí mi homenaje a los emprendedores que voy encontrando en el camino.