Hoy

img
LAS EDADES DEL HOMBRE; OTRO VARAPALO PARA PLASENCIA,PROPICIADO POR SU ALCALDE
img
Julian Gutiérrez | 26-09-2016 | 11:50

LAS EDADES DEL HOMBRE; OTRO VARAPALO PARA PLASENCIA,

PROPICIADO POR SU ALCALDE.

 

*Tanto lo anunció el Alcalde que al final molestó a la Fundación.

*Ninguneo al Alcalde de Béjar, como si en su Comunidad autónoma no contase.

*El Obispado de Plasencia, único interlocutor válido, hizo la gestión correspondiente ante la Fundación. Fueron las declaraciones del Alcalde de Plasencia las que dieron la voz de alerta tanto al Alcalde de  Béjar como a la Fundación.

 

Lo mal hecho mal acaba, dice la sabiduría popular. Con esta máxima nos encaminamos nuevamente en esta singladura a intentar analizar algunas claves de todo este varapalo sufrido por la Capital placentina, después de casi asegurarnos que vendría esta exposición junto  con la Ciudad hermana de Béjar. Todo terminó y nuevamente a empezar, con retranca claro.

Al creerse ser él quien es, con la ayuda de algún familiar próximo a la Curia, que podría conseguir ser una de las dos sedes de las Edades del Hombre, dado su efecto tenaza sobre el Obispado, han hecho reconsiderarlo a la Fundación.

Han ninguneado al Obispo llevándolo a un espacio farragoso de tierras  movedizas  y  pantanosa, poniendo en alerta y en mal lugar al Alcalde de Béjar, que era a la sazón el eslabón por donde tirar de la cadena para conseguir la voluntad favorable y necesaria de la Fundación.

Es bueno que el Alcalde de Plasencia y bajo su mandato se pudiera conseguir la susodicha exposición. Eso le cegó desde el primer día de su mandato al conocer las gestiones que estaba realizando el Obispado. Lo iba pregonando de reunión en reunión con cualquier colectivo y al mismo tiempo pedía mucha confidencialidad. Es decir, secretismo a voces. Típico de una personalidad populista y con falta de madurez política en la gestión que como Alcalde comenzaba. Todos los colectivos mantuvieron la confidencialidad pedida, pero por la boca muere el pez. Él mismo empezó haciendo declaraciones públicas al respecto como buen inicio en su gestión municipal sumándoselo como éxito personal y ahí fue donde se empezó a torcer la alegría.

No tuvo en cuenta que la exposición sería compartida con otra Ciudad, Béjar, que perteneciendo a la Diócesis de Plasencia en lo religioso, en lo político era de otra comunidad autónoma y por tanto pieza necesaria para conseguir su voluntad.

Ante todo este alarde noticioso e imprudente propiciado por el Alcalde de Plasencia, había otro silencio profundo llevado por el Alcalde de Béjar, conocedor también de todas las gestiones que se estaban realizando. Este, con mayor prudencia política, mantenía el silencio informativo para que el Obispo de Plasencia y el Presidente de la Fundación mantuvieran los contactos precisos y necesarios para no distorsionar los planteamientos del gobierno de Castilla y León y conducirlo con normalidad al ofrecerse dos sedes una en Castilla y León, Béjar, y otra en la capital Diocesana, Plasencia. Todo se ha ido al traste por ese afán personalista e imprudente.

Hace más de dos años, el Alcalde de Béjar, denunció el afán populista del Alcalde de Plasencia, sobre las gestiones  que  se estaban  haciendo ante la Fundación “Edades del Hombre” y que con sus filtraciones se estaban perjudicando y dañando las gestiones del Obispado y que la propia Fundación conocía, sin haberlo estudiado de manera definitiva todavía. Es decir el Alcalde placentino, estaba adelantando noticias que la propia Fundación aún desconocía por no haberlo tratado aún.

De todo ello tenemos fuentes de la propia Fundación, que nos han podido confirmar este despropósito mediático cometido por el Alcalde de Plasencia, que han distorsionado y llevado a un cambio de criterio para estos próximos años.

De aquí viene el malestar del propio Alcalde de Béjar, que se quedaba sorprendido por lo publicado en la prensa placentina, citando fuentes municipales y del propio Alcalde.

Y ante todo este desaguisado, ha dejado al Obispo de Plasencia, ahora de Jaén, mirando a Sierra Morena, después del papelón que le ha hecho hacer, llevado por el afán de protagonismo del Alcalde placentino junto con la participación de la Directora de Patrimonio de la Diócesis y algún enredador más que prefiero no descubrir por sus responsabilidad en la Curia Diocesana.

Esperemos que la Providencia, el buen hacer del futuro Obispo, y sobre todo de las 22 Parroquias del Arciprestazgo de Béjar, se vean recompensadas por ser de justicia y que la Fundación cambie de criterio.

Para ese futuro inmediato ya no estará, con toda probabilidad este Alcalde representando a la Ciudad, y el tiempo habrá podido borrar esta huella dejada por su populismo desbordado y falta de prudencia política mantenida por un gobernante que perjudica a otro gobernante que prudentemente mantuvo el silencio durante la gestión.

 

Categorías

Otros Blogs de Autor