Hoy

img
Categoría: Uncategorized
Cuatro consejos para ahorrar en Navidad

cuatro-consejos-para-ahorrar-en-navidad

Cuatro consejos para ahorrar en Navidad

Ya veíamos la semana pasada cómo, con un poco de arte y un poco de voluntad y constancia, podemos llegar a ahorrar. Ahora toca el más difícil todavía. Cuatro consejos para ahorrar en Navidad sea más fácil.

Tenemos que llegar a la Navidad con claridad en los gastos. La cantidad de dinero que vayamos a gastar la tenemos que tener, si no ahorrada, lo que ya sé que es imposible, sí en la cabeza.

Sabemos cuáles son los principales gastos que vamos a tener: regalos, comidas con grupos, copas con los amigos, alimentos para esas interminables celebraciones familiares, y algún extra en amigos invisibles de última hora.

1 CELEBRACIONES FAMILIARES

Estas suelen convertirse en maratones gastronómicos. Como siempre, tenemos nuestras especialidades, y nuestros comensales las esperan.

Pues si sabemos lo que vamos a hacer, ¿por qué no empiezas a comprar y congelar? Estás a tiempo. Todavía están bien de precio esos gambones que vas a hacer a la plancha. Ese cordero lechal y el guarrito al horno.

Si hablamos de marisco puro y duro, cómpralo ya congelado. La clave de este alimento es descongelarlo adecuadamente. Aquí sí que puedes ahorrar dinero en cantidad.

¿Y has pensado cambiar esos menús que, por décadas, llegan hasta el aburrimiento?. Si el capón o el pavo suben, el pollo relleno lo sustituye bien. Si el lechón no queremos congelarlo, podemos ir a la ternera. Y esa sopa de marisco, acepta con agrado palitos y caldo de tetrabrik enriquecido.

Recorta aperitivos. Se comen con hambre, y luego te dejan la cena. Ya sabes: si vas a poner mucho menú, recorta aperitivo. O viceversa, si vas a ahorrar en el menú, dale alegría al comienzo de la velada.

2 REGALOS Y PAPA NOEL

Ya sé que siempre estás pensando que lo que te digo, lo vas a hacer este año. Adelanta las compras. Empieza ya. No hay problema como antiguamente, que tenías que esperar a que los escaparates se llenaran de productos navideños.

Hoy internet te ofrece la más variada y completa gama de productos, y lo único que tienes que hacer es ir indagando en los gustos y necesidades de tus allegados para ir comprando regalos desde ya.

Así te permitirá ir repartiendo el gasto en varios meses y no perjudicar tu plan de ahorros.

Ni que decirte tiene que Alibabá y Amazon están encantados de servirte con ofertas espectaculares.

3 COMIDAS Y CELEBRACIONES

¿Te has fijado en los espectaculares precios de las comidas de empresa, que ya no paga la empresa, y de los grupos de amigos? Parece que no va a haber un mañana en la amistad si no nos reunimos en los últimos días.

¿Y por qué no empezamos esas celebraciones unos días antes, cuando todavía están desprevenidos los restaurantes? ¿Has pensado algo más imaginativo como barbacoas campestres, vaquillas, o reuniones caseras donde, por menos de la mitad, cada uno lleva algo, y otro pone la casa? Comerás mejor jamón, beberás mejor vino, y hasta una hora decente, antes de las doce, podrás castigar a los vecinos con el karaoke de Pepe. Por cierto, no olvides ir en taxi porque ambos sabemos cómo va  a acabar la cosa.

4 PON CABEZA.

Ten claro lo que te vas a gastar u organiza sobrecitos mentales: comida, juguetes, celebraciones etc.; compra sabiendo lo que vas a adquirir para cada uno, no te dejes llevar por los impulsos, que el márketing juega duro en estas fechas.

No te tienes que comprar un vestido o chaqueta todas las Navidades para la fiesta de fin de año. Recicla, que el de hace dos años nadie se acuerda, y no vayas de compra con prisas porque comprarás lo que te entre por los ojos.

Empieza a buscarle alternativas al besugo, lechón y cordero y, sobre todo a los mariscos, y si eres rápido y listo, la tarde de Nochebuena habrá autenticas gangas en alimentación, pero quizás eso sea jugar con fuego. Mejor remata el día antes, que ya habrá algunas ofertas.

Y sobre todo no olvides que las Navidades ya están ahí, aunque todavía andemos en manga corta. Hazme caso que, lo que no son cuentas…son cuentos.

Ver Post >
Vuelve la cuesta de septiembre

vuelve la cuesta de septiembre

vuelve la cuesta de septiembre

Volvió el mes de septiembre y con él todos los problemas económicos que no se habían ido de vacaciones. Vuelve la cuesta de septiembre, la vuelta al cole.

Tenemos que volver a medir nuestros gastos, a realizar los consumos de una forma racional porque ya se ha terminado el tiempo de no pensar cómo se van a pagar esos dineros utilizados con la tarjeta de crédito. Visa, no es el primo ese fortachón que está para echarte una mano, en verano, se convierte en esa cigarra que te recuerda que además de pagar todas las alegrías del mes de agosto, hay que liquidar los libros de los niños, los uniformes y esa compra bien grande que te está esperando en la gran superficie.

Y no están de más unos consejillos para ahorrar algo éste mes.

Ahorra en energía eléctrica.

Uno de ellos es ahorrar en energía. Esa energía cada vez más cara que hace tiempo se ha convertido en un socio más de nuestra nómina. Recuerda apagar las luces que no utilices, esa luz que dejas encendida de noche para los niños, puedes sustituirla por pilotos leds que por poco dinero te venden en cualquier sitio y su consumo es mínimo.

Recuerda ir sustituyendo las viejas bombillas de filamentos por bombillas leds. Si, son mucho más caras, pero tienen garantía de muchos años y sobretodo disminuye tu factura de la luz de una manera importante. Quienes han realizado el cambio de todas sus bombillas de filamento a leds de una sola vez, han visto reducir sensiblemente la factura de la luz…

Si vives en viviendas unifamiliares, no olvides que para esas luces exteriores que también utilizas, existen ya en todos los establecimientos, pequeñas instalaciones solares que con una placa solar muy pequeña o incluso incorporada a las propias lámparas  te resuelven ampliamente el problema de tener iluminadas tus zonas externas. Si vas a adquirirlas, no olvides tampoco que las hay con sensores solares y de movimiento que las encienden cuando cae la noche y se iluminan plenamente cuando detectan movimiento.

Promociones de septiembre

Las tiendas y grandes superficies saben bien que para poder vender en septiembre, tienen que echarte una mano.

Por ello es el momento de las grandes ofertas para la vuelta al cole. Vuelve la cuesta de septiembre y en las grandes superficies, suelen incorporar a los gastos de la compra, bonos y promociones para que los libros del cole también los compres allí con importantes descuentos.

Pero no solo los libros, sino que también los uniformes y ropas colegiales tienen bonificaciones para la compra de libros de la misma manera que éstos las tienen para la compra de ropa destinada a los pequeños de la casa.

Que no te gusta que te capten todas las compras en el mismo sitios?, Si lo sabemos, pero las grandes superficies quieren que compres allí los libros del cole, la ropa y que cubras también tus necesidades familiares porque de esa manera para ti puede resultar un ahorro y para ellos un beneficio.

Y la semana que viene, veremos cómo organizar nuestras finanzas del mes de septiembre, como gestionar las tarjetas y resolver el agujero veraniego que vuelve como vuelve la cuesta de septiembre, porque lo que no son cuentas, son cuentos así que bienvenido a la realidad y volvemos a los consejos útiles para el arranque financiero postvacacional de tu economía familiar.

Ver Post >
Cómo ahorrar para las vacaciones

ahorrar-para-las-vacaciones

ahorrar-para-las-vacaciones

Llegan los tiempos de las vacaciones. Llega el momento de intentar por unos días desconectar de la rutina. Desconectar del conformismo, recuperar las ganas de vivir aprendiendo nuevas costumbres, disfrutando de puestas de sol, conocer nuevas gentes. Llega el momento de viajar, pero también de ahorrar para conseguir ese objetivo. Pero ¿cómo podemos ahorrar para las vacaciones?

Cómo ahorrar para las vacaciones

Ahorrar para las vacaciones no es distinto que ahorrar para cualquier otro objetivo que nos propongamos. En principio no sería mala idea controlar la totalidad de nuestros gastos. Hacer un listado de lo que gastamos en la hipoteca o alquiler del piso, móviles, copas, salidas, colegios, compras, ropa.

También podemos recuperar los listados de los bancos y controlar todos  recibos que se cargan en cuenta y los extractos de tarjetas para ver cómo hemos invertido nuestra nómina mensual.

Y una vez que hayamos puesto blanco sobre negro nuestros gastos , haremos dos listas de ellos. Los que necesitamos para vivir: alquiler, comida, ropa, el canal plus acuérdate que no es necesario, etc. y todos aquellos que liquidamos mensualmente con alegría: copas, cines, salidas, cervecitas, incluso el móvil si no está destinado al trabajo.

Parece ya una obligación ver los partidos por cable. Pues al bar con los amigotes a ver la final de la Champions y te quedas con “Narcos” en Netflix que son diez euros. Pues diez euritos más que tienes. Ni hablemos de las posibilidades que tienen las TV con internet integrados para ver a través de páginas web multitud de programas.

El teléfono ese que tienes con tropecientos gigas de internet es reducible. La mayoría del tiempo estás en casa, trabajo o bares donde hay wifi, así que cómprate tarjetas con 1 Gb y el resto a aprovechar wifis.

Esa operación bikini que incluye el gimnasio y que te justificas como si te fuera la vida en ello es superfluo. Cómprate con el coste de un mes de gimnasio unas buenas zapatillas, cierra la boca, y mueve las piernas y a correr por ahí que haciendo running, además de ahorrar, harás amigos.

Y si en las rebajas de verano ves ese abriguito que te vale para el año que viene, mira el del año pasado, que lo mismo lo puedes apañar. No caigas en el “rebajing”, ese deporte tan popular que supone que, en cuanto ves un cartel de rebajas, ya estás pensando que tienes que comprar. Si lo necesitas, compra. Si dudas, no compres.

Otra opción: ¿Te acuerdas de esa figurita de porcelana que te regaló la tía de tu pareja en la boda y lleva quince años en las estantería esperando que se rompa y no lo consigues? Excusa perfecta para que ese Giga de internet que tienes se use en venderla a través de tantas web destinadas a la compraventa de objetos caseros.

¿Y si ya he llegado al tope de ahorro?

Entonces tendremos que buscar alternativas para el veraneo. Te tendrás que tragar al cuñado listo y compartir apartamento o un piso más grande donde quepan dos familias, y así al aligerar al 50% el coste de estancia.

Salir todos los días a comer “pescaito” es una de las esencias del veraneo, pero si nos repartimos y hacemos comidas compradas del mercado, evitamos algunos restaurantes y los cambiamos por unas “cañas”, y desde luego el McDonald se le considera como premio, y no como forma de quitarnos la cena de los niños, pueden ser medidas complementarias que ayuden a nuestro fin.

En fin, búscate la vida, da vueltas a tus cosas, apriétate un poquito el cinturón porque tenemos que descansar unos días. Y como lo que no son cuentas son cuentos, hazme caso, ahorra un poquito para las vacaciones, que merece la pena.

 

Ver Post >
Sobre el autor Antonio Sáez
Licenciado en Derecho y MBA por el Instituto de Empresa, se ha especializado en el mundo de la Economía y los negocios trabajando en varias multinacionales del sector servicios, en empresas de capital riesgo y Banca, e incluso ha disfrutado de la experiencia del servicio público en la Administración en áreas Economicas y de Empleo. Especializado en Márketing y Emprendimiento, también dedica sus conocimientos a la formación, la consultoría y la comunicación. En este blog quiere enseñar a los lectores a proteger su bolsillo en estos tiempos de crisis, enseñando a manejar bien los dineros desde la mesa camilla.

Otros Blogs de Autor