Hoy

img
Fecha: enero, 2016
6 IDEAS PARA NO DEJAR DE CORRER NUNCA
Carlos de Moreno 13-01-2016 | 11:55 | 0

¿Por qué dejarías de correr? ¿Por la edad? ¿Porque ya no está de moda?¿Por dejadez? ¿Por falta de tiempo?

Los años no pasan en balde, y a veces cada vez nos cuesta mas salir a correr. Es difícil mantener la motivación como el primer día pero correr es algo que nos aporta tantos beneficios que no deberíamos dejarlo nunca.

Es verdad que cuando no entrenamos nos sentimos mal con nosotros mismos, con ese sentimiento de culpa que todos los que corremos hemos sentido alguna vez. Pero esa sensación se va poco a poco mientras buscamos más excusas los días siguientes para sin darnos cuenta acabar dejándolo.
Buscamos tiempo para lo que en realidad queremos hacer, por eso la falta de tiempo no es excusa para no hacerlo o dejarlo.
No es fácil mantenerse en forma y estar motivado mucho tiempo.
Adapta tu nivel a cada momento y disfruta de lo que te rodea. Si estas bajo de forma, no te desanimes, trabaja en positivo y mira tu entrenamiento de forma positiva aunque sólo puedas caminar deprisa. No lo dejes por otros deportes o aficiones, intenta combinarlo y así le sacarás todo el partido.
6 IDEAS PARA NO DEJAR DE CORRER NUNCA 

Anda y corre. Sea por lo que sea si no puedes correr, no desistas, anda rápido. Caminar todo lo rápido que puedas es como correr al trote 2 kilómetros por hora más lento. Trata de mantener el ritmo andando rápido y poco a poco continuar corriendo en pequeñas distancias. No hay edad para correr ni para andar.

No lo cambies, combínalo. No cambies correr por otras actividades, simplemente combínalo con ellas. No es cuestión de correr todos los días de la semana, si no de disfrutar cuando lo hacemos. Correr te mantendrá muy en forma compaginándolo con otras actividades deportivas.

Da el salto a la competición. Nunca es tarde, y una vez que tengas el hábito de correr, puede resultarte interesante competir los fines de semana. Esto será un aliciente para mantenerte en forma. Hay muchas carreras populares para todos los niveles y grupos de edades. Trata de buscar tu distancia y de disfrutarlo.

Corre solo. Correr solo, puede  resultar una actividad profunda que nos acerque a nosotros mismos. A veces es mas relevante conocernos a nosotros mismos que darnos a comocer a los demás. No es cuestión de ser antisociales y aislarnos, pero entrenar en soledad y en contacto con la naturaleza es una actividad que puede aportarnos fuerza interior. Experimenta!

Corre acompañado. Busca compañeros de entrenamiento para compartir esos momentos. Correr es una forma también de conocer gente.

Viaja y corre. No hay edad para correr, ni límites. Hay gente que recorre grandes distancias corriendo, esa puede ser una manera de conocer sitios nuevos. Además, cuando vayas de viaje no dejes las zapatillas en casa y prueba la experiencia de correr y descubrir sitios nuevos.

 

En definitiva, quitando  una lesión, las cosas que te gustan de verdad, no las dejas nunca. Un corredor es corredor 24 horas al día, independientemente de lo que corra o entrene ese día.

Ver Post >
EMPIEZA EL AÑO CORRIENDO
Carlos de Moreno 04-01-2016 | 10:19 | 0

Empieza el año y con él los nuevos propósitos. Hay muchos deseos por cumplir, pero la mayoría de ellos, incluidos los más populares, giran en torno a lo mismo: Tener buena salud.
Abrimos una llave y agrupamos los propósitos del tipo: dejar de fumar, comer sano, hacer dieta, ponernos en forma, perder peso o incluso ser más positivos.
Haruki Murakami en el libro “De qué hablo cuando hablo de correr” que se publicó en Abril de 2010 habla precisamente del concepto “dejar de fumar/correr” y utiliza la expresión: “cuando empiezas a correr, es inevitable dejar de fumar”.
Quizás no sea lo único inevitable. Estos propósitos caminan de la mano y confluyen en un punto, al que podemos llegar si nos lo proponemos, corriendo. Correr para sentirnos mejor, por ejemplo y todo lo demás vendrá solo.
Adquirir hábitos de vida saludable empezando a correr puede resultar el mejor propósito. Para lograrlo comienza de manera progresiva e intenta ser constante. Lo más complicado cuando nos iniciamos en algo es mantenerlo en el tiempo.
Si tu estado de forma es muy bajo, no te desanimes, alterna correr con andar rápido y no fuerces en exceso. Fija pequeñas metas diarias por cumplir, recuerda cuales son tus motivaciones y vence la pereza.
El día que te cueste arrancar, recuerda lo bueno que te aporta. Las sensaciones que tendrás luego seguro que merecen la pena y lo vas a agradecer. No busques excusas para no hacerlo, se puede sacar tiempo si realmente es tu objetivo.
Tampoco te asustes con lo cambios en tu cuerpo, los pequeños dolores y agujetas al levantarte de la cama al día siguiente son una buena señal y se quitan con más trabajo, no descansando. Si paras será mucho peor los días sucesivos.
Con el tiempo puedes variar los recorridos y los desniveles, busca zonas que te inspiren. Prueba correr con música escuchando tu grupo favorito y otro día sal sin ella, buscando sensaciones. Al principio no corras más de 40 minutos, incluso 30 minutos estaría muy bien. Lo importante es la constancia, no te pegues una paliza en un entrenamiento y el resto de la semana nada.
Apenas llevemos un mes corriendo de manera regular, entre 3 y 5 veces por semana, será fácil notar otras mejorías. Si te animas y te gusta, puedes unirte a algún grupo de corredores y hacerlo en grupo, aunque recuerda que ellos no correrán por ti.
Pero sea como sea, con música o sin ella, solo o en compañía, andando o corriendo, no dejes de disfrutar ese momento único en el día. Suerte!

Ver Post >
Sobre el autor Carlos de Moreno
Me gusta correr bajo la lluvia, llegar a casa empapado y entrar en la ducha directamente. Mi madre dice que mis primeros pasos fueron corriendo, pero no lo recuerdo. Con mi padre hice footing a finales de los '80 y desde bien pequeño he estado ligado al deporte. Los domingos me gusta competir en carreras y poder sentir los nervios instantes antes de salir. Siempre he estado en forma, suelo entrenar 5 veces por semana, corro o hago running, como lo llames no importa. Me gusta sentir el viento aunque no soy el más rápido ni quizás el más resistente. No corro por huir de nada, persigo una meta y cada día que la cruzo lo escribo en mis notas para correr.