Hoy

img
Fecha: febrero, 2017
Por qué no contar a nadie que estás lesionado por correr
Carlos de Moreno 13-02-2017 | 6:48 | 0

 

El corredor Carlos de Moreno.

El corredor Carlos de Moreno.

El mayor enemigo de los corredores son las lesiones. Todos hemos estado lesionados o tocados físicamente alguna vez. La clave si no quieres estar lesionado nunca es no moverte del sillón, pero si te mueves corriendo es fácil que, en algún momento, te pase este contratiempo.

El mundo no acaba, aunque parezca un profundo agujero, hay luz al final y, en la mayoría de los casos, con final feliz. Mientras tanto, te explico tres razones por las que no deberías contar que estás lesionado si corres

1. Mantener actitud positiva

Para mí,  la más importante de las razones por las que debes mantener la boca cerrada es porque, aunque pases 300 días al año corriendo, y durante 15 días tengas que parar por motivos físicos, al que se lo cuentes se va a quedar solo con la parte de que estás lesionado. Si por circunstancias, te ves obligado a parar en dos momentos en la temporada, parecerá que has pasado el año entero tumbado en la cama, y dará la sensación de que siempre estás lesionado. No importa lo que la gente piense, pero de esta manera evitarás frases hechas del tipo “los corredores estáis siempre lesionados”.

2. Objetivo: estar recuperado

Tu objetivo es recuperarte, y recuperarte lo antes posible. Por eso siempre debemos hablar en términos positivos quitándole importancia, y dando la visión más optimista de nuestro problema. Puedes compartir tu situación con las personas más cercanas, pero mi consejo es que no vayas contando tu vida a todo que se te cruza por el camino. No utilices la palabra ‘lesión’.  Puedes referirte a este periodo como “pequeñas molestias que me han obligado parar un par de días”.

3. No escuches opiniones que no hayas pedido

Si cuentas que estás lesionado, darás pie a que te den su opinión al respecto, y eso puede terminar por cansarte. Unos te dirán que es porque has entrenado mucho;  otros te dirán que porque entrenas poco;  uno,s que porque entrenas por superficies duras;  otros, que porque entrenas por montaña. All final, todos opinan, y el único que tiene la capacidad para valorar junto con un profesional los porqués de lo que te ha ocurrido, eres tú mismo.

Por último, quejarse es de viejos, No seas un viejo cascarrabias, y no estés todo el día llorando por las esquinas.

Enfréntate de una manera directa, con una actitud positiva, y siempre con las miras puestas en tu regreso” (carlosdemoreno)

Ver Post >
Siete alegrías que solo un corredor puede entender
Carlos de Moreno 03-02-2017 | 5:43 | 0

 

Correr da muchas alegrías que solo pueden entender lo que lo hacen.

Correr da muchas alegrías que solo pueden entender lo que lo hacen.

Hay siete alegrías que solo podrás entender si corres: 

 

1. Acabar la carrera. Parece una obviedad, pero nos gusta terminar lo que empezamos. Retirarnos no va con nosotros, por tanto, finalizar una carrera es siempre motivo alegría.

 

2. Mejorar tu tiempo. En este lenguaje de 4.30 ritmo promedio, muchos se pierden, pero para los que saben de lo que hablo, mejorar es fundamental. Bajar los tiempos es algo inevitable si seguimos una buena planificación de entrenamientos. Es para estar satisfechos limarle segundos al crono de nuestras marcas personales.

 

3. Sacar tiempo para entrenar. De tiempos va la cosa, y de tiempo para entrenar. Hoy en día, la mayoría compaginamos esta afición con nuestros quehaceres del día a día. Conseguir una hueco en el día para entrenar, muchas veces es misión imposible. Sacar tiempo, de momento nos saca una sonrisa ese día. Corre, coge las zapatillas…!

 

4. Estrenar zapatillas, sí, otras. Al final siempre parecen pocas, aunque ya no entren en casa. Es una alegría tonta estrenar zapatillas y sentirse como un niño con zapatos nuevos.

 

5. Cruzar la meta. No sé qué tiene ese arco con cronómetro que, cuando lo ves acercarse al fondo, se te quita la fatiga, aprietas los dientes, y lo cruzas con una gran sonrisa. Es ese momento, es esa sensación de superación cruzando la meta. 

 

6. Conocer a alguien que también corra, pero menos. Es un tema muy recurrente esto del “running”, pronto será conversación de ascensores. Conocer a alguien y tener un tema de conversación, al menos nos hará pasar un buen rato. Mucho mejor si corre algún segundo menos por kilómetro.

 

7. Que salga bueno el día de la carrera. El buen tiempo es determinante en nuestro estado de ánimo, por eso, si sale un buen día de carrera, afrontaremos con más ánimos la misma. Aunque la lluvia o el calor es para todos igual. Pero una carrera con buen clima ayuda bastante.

Ver Post >
Sobre el autor Carlos de Moreno
Me gusta correr bajo la lluvia, llegar a casa empapado y entrar en la ducha directamente. Mi madre dice que mis primeros pasos fueron corriendo, pero no lo recuerdo. Con mi padre hice footing a finales de los '80 y desde bien pequeño he estado ligado al deporte. Los domingos me gusta ir a las carreras y poder sentir los nervios instantes antes de salir. Siempre he estado en forma, suelo entrenar 5 veces por semana, corro o hago running, como lo llames no importa. Llevo colores vivos, fluorescentes o incluso voy sin camiseta. Me gusta sentir el viento aunque no soy el más rápido ni quizás el más resistente. No corro por huir de nada, persigo una meta y cada día que la cruzo lo escribo en mis notas para correr.